{"code":"25709","sect":"EF Acad\u00e9mico","sect_slug":"ef-academico","hits":"11747","link":"https:\/\/elfaro.net\/es\/202109\/ef_academico\/25709","link_edit":"","name":"El \u201cregocijo cuasi bastardo\u201d de la conmemoraci\u00f3n de la Independencia","slug":"el-ldquo-regocijo-cuasi-bastardo-rdquo-de-la-conmemoracion-de-la-independencia","info":"En 1921, el l\u00edder obrero Jos\u00e9 Mej\u00eda se refer\u00eda al centenario de la Independencia como un \u201cregocijo cuasi bastardo\u201d para ironizar sobre los sue\u00f1os que alberg\u00f3 Centroam\u00e9rica que fueron truncados por l\u00edderes ambiciosos y corruptos que aprovecharon su paso por la presidencia para concentrar el poder, denostar la Constituci\u00f3n y perseguir a cualquiera que los contrariara.","mtag":"Memoria hist\u00f3rica","noun":{"html":"H\u00e9ctor Lindo","data":{"hector-lindo":{"sort":"","slug":"hector-lindo","path":"hector_lindo","name":"H\u00e9ctor Lindo","edge":"0","init":"0"}}},"view":"11747","pict":{"cms-image-000036314-jpg":{"feat":"1","sort":"36314","name":"cms-image-000036314.jpg","link":"https:\/\/elfaro.net\/images\/cms-image-000036314.jpg","path":"https:\/\/elfaro.net\/images\/cms-image-000036314.jpg","back":"","slug":"cms-image-000036314-jpg","text":"<p>Foto de El Faro: Cortes\u00eda Mauro Arias\/ EDH.<\/p>","capt":"\u003Cp\u003EFoto de El Faro: Cortes\u00eda Mauro Arias\/ EDH.\u003C\/p\u003E"}},"pict_main__sort":36314,"date":{"live":"2021\/09\/10"},"data_post_dateLive_YY":"2021","data_post_dateLive_MM":"09","data_post_dateLive_DD":"10","text":"\u003Cp\u003ELas celebraciones del primer Centenario de la Independencia de El Salvador se llevaron a cabo en un ambiente de incertidumbre pol\u00edtica y polarizaci\u00f3n que en mucho se asemejan a la zozobra que estamos viviendo actualmente.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EHace cien a\u00f1os los pensadores m\u00e1s independientes que ten\u00eda el pa\u00eds reflexionaban con pesadumbre sobre el siglo anterior. El peri\u00f3dico \u003Cem\u003ELa Prensa\u003C\/em\u003E public\u00f3 el 15 de septiembre de 1921 una edici\u00f3n especial para conmemorar el d\u00eda patrio, en la que incluy\u00f3 breves ensayos por dos importantes salvadore\u00f1os que han ca\u00eddo en un injusto olvido. El escrito del brillante abogado Salvador Merlos lamentaba que \u201cLa generaci\u00f3n presente lleva infiltrados muchos g\u00e9rmenes pat\u00f3genos adquiridos en 100 a\u00f1os de revueltas y despotismos\u201d. Jos\u00e9 Mej\u00eda, un activ\u00edsimo l\u00edder obrero, ten\u00eda ideas similares. Al hablar de la herencia de la centuria de vida independiente dec\u00eda que \u201cHay dolores que no duelen y que producen bochorno, verg\u00fcenza, remordimiento, y aflicci\u00f3n: estos son los dolores reservados a los pueblos, y estos mismos dolores que sufren los pueblos centroamericanos hoy en esta fecha de regocijo cuasi bastardo\u201d. La frase \u201cregocijo cuasi bastardo\u201d se refer\u00eda a la iron\u00eda de celebrar el momento en el que la reci\u00e9n independiente poblaci\u00f3n centroamericana alberg\u00f3 sue\u00f1os, a pesar de que l\u00edderes ambiciosos y corruptos frustraron su realizaci\u00f3n.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003ELos lamentos de Merlos y Mej\u00eda estaban plenamente justificados. Centroam\u00e9rica comenz\u00f3 su vida independiente con ilusiones. Los pr\u00f3ceres redactaron un documento fundacional inspirado en lo m\u00e1s avanzado de la teor\u00eda constitucional de la \u00e9poca. Las constituciones eran un instrumento relativamente reciente concebido para limitar los excesos de los gobernantes determinando per\u00edodos fijos para los mandatarios, garantizando libertades individuales y estableciendo separaci\u00f3n entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial para que cada uno pusiera l\u00edmites a los excesos del otro. La idea detr\u00e1s de estas salvaguardas era el famoso dicho de Lord Acton: \u201cEl poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente\u201d.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\t\t\u003Cfigure class=\"pict pict_land pict_move_posc 0 cs_img cs_img--curr rule--ss_c\" data-shot=\"pict\" data-hint=\"pict\"\u003E\u003Cdiv class=\"pict__pobj text-overflow\"\u003E\u003Cimg src=\"https:\/\/elfaro.net\/get_img?ImageWidth=2000&ImageHeight=1335&ImageId=36314\" class=\"pobj\" style=\"max-width: 100%\" rel=\"resizable\" alt=\"Foto de El Faro: Cortes\u00eda Mauro Arias\/ EDH.\" \/\u003E\u003C\/div\u003E\u003Cdiv class=\"pict__line block edge--ss_lax edge--ss_rax padd--ss_l0x padd--ss_r0x line--ss_s0b lineh rule--ss_c\"\u003E\u003Cspan class=\"block-inline full-width align-middle lineh__rect tint-back--nake\"\u003E\u003Cspan\u003E\u00a0\u003C\/span\u003E\u003C\/span\u003E\u003C\/div\u003E\u003Cfigcaption class=\"pict__text cs_img_caption folk_content typo_buttons line--ss_s0c line--ss_s0c--auto block full-width text-overflow rule--ss_l relative\"\u003E\u003Cdiv class=\"__content block-inline full-width align-top tint-text--idle relative\"\u003EFoto de El Faro: Cortes\u00eda Mauro Arias\/ EDH.\u003C\/div\u003E\u003C\/figcaption\u003E\u003C\/figure\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003ELa primera Constituci\u00f3n (1824) estableci\u00f3 un sistema federal que inclu\u00eda a los cinco pa\u00edses que ocupaban el territorio de la antigua Capitan\u00eda General. La Rep\u00fablica Federal fracas\u00f3, pero en El Salvador se adopt\u00f3 una nueva Constituci\u00f3n (1841) para la nueva entidad pol\u00edtica separada de las rep\u00fablicas hermanas. Despu\u00e9s de la enorme inestabilidad de la \u00e9poca federal, la nueva ley fundamental renov\u00f3 las esperanzas de tener un sistema pol\u00edtico estable. Muchos historiadores coinciden en que un Estado de derecho con garant\u00edas legales para todos, seguridad jur\u00eddica para la actividad econ\u00f3mica y mecanismos leg\u00edtimos para las transiciones presidenciales hubiera constituido una plataforma s\u00f3lida para lograr, de forma paulatina, un mayor crecimiento econ\u00f3mico, educar a la poblaci\u00f3n, ampliar la participaci\u00f3n pol\u00edtica y lograr que los beneficios de la riqueza nacional alcanzaran a todos.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EDesde el primer momento nuestros pol\u00edticos se encargaron de tirar por la borda la idea del Estado de derecho y de la seguridad jur\u00eddica. \u201cA falta de ideales el hombre sigui\u00f3 al hombre, al m\u00e1s fuerte, al caudillo. Este s\u00ed ya concret\u00f3 sus ideales: la tiran\u00eda y las riquezas [\u2026] Los \u003Cem\u003Elibertadores\u003C\/em\u003E abundaron, pero la libertad no apareci\u00f3 nunca\u201d, escribi\u00f3 Jos\u00e9 Mar\u00eda Peralta Lagos en \u201cCien a\u00f1os perdidos\u201d, un escrito fechado el 12 de septiembre de 1921.\u00a0\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003E\u003Ca href=\"https:\/\/youtu.be\/VTD4EnbALgg\"\u003ELa Constituci\u00f3n de 1841\u003C\/a\u003E tuvo una infancia problem\u00e1tica y lleg\u00f3 raqu\u00edtica a la edad adulta. Doroteo Vasconcelos la enmend\u00f3 en 1849 para poder reelegirse, diez a\u00f1os m\u00e1s tarde, Joaqu\u00edn Eufrasio Guzm\u00e1n prolong\u00f3 el per\u00edodo presidencial para preparar el terreno para que su yerno Gerardo Barrios tuviera una presidencia de seis a\u00f1os. Por su lado, Barrios la manipul\u00f3 con fines propagand\u00edsticos y para perseguir a sus rivales (envi\u00f3 al exilio a Francisco Due\u00f1as despu\u00e9s de despojarlo de sus propiedades alegando corrupci\u00f3n).\u00a0 Entre 1841 y 1900 nuestro pa\u00eds tuvo seis constituciones m\u00e1s. Cuando Due\u00f1as regres\u00f3 al pa\u00eds y derroc\u00f3 a Barrios, derog\u00f3 la Constituci\u00f3n de 1841, patrocin\u00f3 una nueva (1864) y, adem\u00e1s, para ejecutar a su enemigo Barrios, ignor\u00f3 las garant\u00edas legales.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EContrario a lo que prescrib\u00eda la ley, Due\u00f1as quiso reelegirse. Lo derroc\u00f3 Santiago Gonz\u00e1lez. Una vez instalado en el poder, este \u00faltimo se encarg\u00f3 de escribir dos constituciones (1871 y 1872). \u00bfPor qu\u00e9 tanto cambio? Para prolongar el per\u00edodo presidencial y poder reelegirse. A Gonz\u00e1lez lo derroc\u00f3 \u003Ca class=\"campsite_external_link\" title=\"La reelecci\u00f3n es la gran fantas\u00eda de los autoritarios\" href=\"\/es\/202109\/columnas\/25697\/La-reelecci%C3%B3n-es-la-gran-fantas%C3%ADa-de-los-autoritarios.htm\" target=\"_blank\"\u003ERafael Zald\u00edvar, quien tambi\u00e9n fue responsable de dos constituciones\u003C\/a\u003E (1880 y 1883). \u00bfPor qu\u00e9 tanto cambio? Para prolongar el per\u00edodo presidencial y poder reelegirse. Cuando Zald\u00edvar quiso prolongar su presidencia m\u00e1s de la cuenta lo derroc\u00f3 Francisco Men\u00e9ndez. Durante la presidencia de Men\u00e9ndez se escribieron dos constituciones, aunque solamente una (1886) lleg\u00f3 a ser ley.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003ECuriosamente, el documento que se aprob\u00f3 bajo Men\u00e9ndez fue duradero y todav\u00eda estaba vigente para la fecha del primer Centenario. El secreto de la durabilidad de la Constituci\u00f3n de 1886 estriba en que los pol\u00edticos salvadore\u00f1os aprendieron formas de violarla utilizando hojas de parra legales y manipulando elecciones para asegurarse un poder legislativo complaciente. (A los diputados les llamaban \u201cchivos\u201d porque su mayor responsabilidad era la emisi\u00f3n autom\u00e1tica de los balidos propios de dicha especie rumiante). La ley electoral facilitaba el fraude. La votaci\u00f3n no era secreta, los due\u00f1os de finca pod\u00edan llevar a sus mozos a votar comprobando que lo hicieran por el caudillo de turno. De esta manera era f\u00e1cil asegurarse de que la Asamblea Legislativa estuviera dominada por el balido un\u00e1nime de los \u201cchivos\u201d.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EDurante todo el siglo XIX, la v\u00eda m\u00e1s frecuente que utilizaron los caudillos para tomar las riendas del gobierno fue el golpe de Estado. Durante sus a\u00f1os en El Salvador, a finales de ese siglo, Rub\u00e9n Dar\u00edo conoci\u00f3 de cerca a uno de los gobernantes t\u00edpicos de la \u00e9poca, Carlos Ezeta, a quien describi\u00f3 en un art\u00edculo en el peri\u00f3dico bonaerense \u003Cem\u003ELa Naci\u00f3n\u003C\/em\u003E como un hombre cuyo \u201cprincipal rasgo era una ambici\u00f3n desmesurada. \u00a1\u00c9l hab\u00eda de ser presidente!\u201d Y que antes de llegar a la presidencia no ten\u00eda sino sus sueldos militares, pero luego termin\u00f3 millonario: \u201ccasa en Madrid, estancias en El Salvador, rentas y dep\u00f3sitos en el Banco de Londres\u201d. Bajo la administraci\u00f3n de Ezeta, dice Dar\u00edo, \u201cllegaban de Espa\u00f1a los shak\u00f3s (sombreros de uniforme de gala al estilo h\u00fangaro) y uniformes de lujo. No se pagaba a los maestros de escuela, a los empleados civiles, a nadie, pero a los soldados s\u00ed\u201d.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EPara 1921 hab\u00eda quedado atr\u00e1s la pr\u00e1ctica de golpes de Estado y reelecciones. La familia Mel\u00e9ndez-Qui\u00f1\u00f3nez hab\u00eda encontrado un f\u00f3rmula m\u00e1s elegante: pasaban la presidencia de un miembro de la familia a otro. H\u00e1bilmente los gobernantes de esta dinast\u00eda organizaron una maquinaria pol\u00edtica moderna: un partido \u00fanico, el Partido Nacional Democr\u00e1tico, censura y manipulaci\u00f3n de la prensa, y la Liga Roja, un grupo de choque que se encargaba de amedrentar a la oposici\u00f3n.\u00a0\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EAdem\u00e1s de los chivos y de los miembros de la Liga Roja aparecieron otras figuras sociales que caracterizaron el sistema pol\u00edtico de los caudillos antidemocr\u00e1ticos. Proliferaron los \u201csobalevas\u201d, aduladores que se encargaban de ensalzar a los gobernantes. Por ejemplo, los cumplea\u00f1os de miembros de la familia Mel\u00e9ndez-Qui\u00f1\u00f3nez eran noticia de primera p\u00e1gina con foto destacada e inclusive poemas. (\u201cEste d\u00eda cumple a\u00f1os do\u00f1a Mercedes R. de Mel\u00e9ndez, madre del se\u00f1or Presidente de la Rep\u00fablica \u2026 La vida pasa sobre su coraz\u00f3n y se florece de bondad, que es b\u00e1lsamo vivificante\u201d). Escritores talentosos hac\u00edan horas extra ayudando a censurar los peri\u00f3dicos. Los \u201corejas\u201d se sentaban en los bares o se aproximaban a corrillos callejeros para escuchar cualquier expresi\u00f3n opositora que pudiera merecer escarmiento.\u00a0\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EEsta triste historia era la que tanto lamentaban Merlos, Mej\u00eda y Peralta Lagos. Los escritos de los dos primeros manten\u00edan un cierto optimismo. Merlos le apostaba al poder redentor de la educaci\u00f3n y dec\u00eda que era \u201cnecesario que cada hombre sea una fuente de amor y no un fardo de dinamita. Y es el maestro el llamado a desempe\u00f1ar esta funci\u00f3n elevad\u00edsima\u201d. Mej\u00eda ten\u00eda fe que la uni\u00f3n de Centroam\u00e9rica podr\u00eda regenerar al pueblo centroamericano.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EEl m\u00e1s pesimista era Peralta Lagos, quien tambi\u00e9n era el que conoc\u00eda m\u00e1s de cerca a la \u00e9lite pol\u00edtica salvadore\u00f1a. \u00c9l escrib\u00eda que \u201cCien a\u00f1os son muy suficientes para juzgar de las aptitudes de un pueblo para gobernarse dignamente. Durante un siglo de vida seudolibre hemos probado hasta la saciedad nuestra ineptitud para la vida ciudadana, con nuestro desconocimiento del derecho, con nuestro horror a la justicia, y el desprecio de todas las conveniencias. \u00bfPodr\u00e1 esperarse algo bueno de nosotros? \u00bfSabremos aprovechar tan triste experiencia? \u00bfTendremos conciencia del peligro que supone la continuaci\u00f3n de semejante estado de cosas?\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003E\u00a1Qui\u00e9n sabe! Lo dudo mucho y quiera Dios que me equivoque.\u201d\u00a0\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EEl acercarse el Bicentenario cabe preguntarse si las frustraciones de Merlos y Mej\u00eda y las predicciones de Peralta Lagos contin\u00faan siendo v\u00e1lidas. Siguen activos los \u201cg\u00e9rmenes pat\u00f3genos adquiridos en cien a\u00f1os de revueltas y despotismos\u201d, aunque ahora hablamos de doscientos a\u00f1os de experiencia y a las revueltas podemos a\u00f1adir un conflicto armado que dur\u00f3 una d\u00e9cada, masacres impunes y reg\u00edmenes militares. La conmemoraci\u00f3n del Bicentenario tendr\u00e1 la calidad del \u201cregocijo cuasi bastardo\u201d que mencionaba Mej\u00eda. Seguimos descartando constituciones cuando resultan inc\u00f3modas. La legislatura es una vez m\u00e1s instrumento del ejecutivo. Los uniformes de lujo y gastos militares tienen m\u00e1s prioridad que la educaci\u00f3n. El partido \u00fanico y la censura de la prensa est\u00e1n a la vuelta de la esquina. Los ej\u00e9rcitos de troles que supervisan tuits y ba\u00f1an de insultos a las expresiones cr\u00edticas evocan a la Liga Roja de los Mel\u00e9ndez-Qui\u00f1\u00f3nez.\u00a0\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EPeralta Lagos se preguntaba: \u201c\u00bfFue un error nuestra Independencia? \u00bfFue un acierto de nuestros pr\u00f3ceres? No lo s\u00e9; pero estoy seguro de que si ellos resucitaran, llenos de verg\u00fcenza nos escupir\u00edan a la cara\u201d.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EPodemos tomar las duras palabras del escritor como rugido de dolor y reprimenda airada, esa era su intenci\u00f3n. Tenemos otra opci\u00f3n: convertirlas en la bofetada que despierta, que nos ayuda salir del estupor y nos empuja a recuperar nuestros ideales de un El Salvador mejor. Nuestra tarea deber\u00eda ser trabajar para que el tercer centenario de la independencia encuentre a un pa\u00eds optimista, aut\u00e9nticamente democr\u00e1tico, con un r\u00e9gimen de Estado de derecho, donde toda la ciudadan\u00eda participa de los beneficios de la econom\u00eda y no tiene que emigrar para alcanzar su potencial.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Chr \/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003E\u003Cem\u003E*H\u00e9ctor Lindo es profesor em\u00e9rito de historia en Fordham University, Nueva York. Su \u00faltimo libro es \u003Ca href=\"https:\/\/www.leatodo.com\/es\/1921_-EL-SALVADOR-en-el-a\u00f1o-del-centenario-de-la-independencia\/New%20Releases\"\u003E1921. El Salvador en el a\u00f1o del Centenario de la Independencia\u003C\/a\u003E.\u003C\/em\u003E\u003C\/p\u003E"}