{"code":"26555","sect":"Columnas","sect_slug":"columnas","hits":"355","link":"https:\/\/elfaro.net\/es\/202211\/columnas\/26555","link_edit":"","name":"Ese gol tan bonito","slug":"ese-gol-tan-bonito","info":"El gol es como un rompehielos, una sentencia, un bocado de aire cuando el agua nos cubre.","mtag":"Cultura","noun":{"html":"Adriana S\u00e1nchez","data":{"adriana-sanchez":{"sort":"","slug":"adriana-sanchez","path":"adriana_sanchez","name":"Adriana S\u00e1nchez","edge":"0","init":"0"}}},"view":"355","pict":{"cms-image-000038208-jpg":{"feat":"1","sort":"38208","name":"cms-image-000038208.jpg","link":"https:\/\/elfaro.net\/images\/cms-image-000038208.jpg","path":"https:\/\/elfaro.net\/images\/cms-image-000038208.jpg","back":"","slug":"cms-image-000038208-jpg","text":"<p>Adriana S\u00e1nchez, columnista de El Faro para el Mundial de Qatar 2022.\u00a0<\/p>","capt":"\u003Cp\u003EAdriana S\u00e1nchez, columnista de El Faro para el Mundial de Qatar 2022.\u00a0\u003C\/p\u003E"}},"pict_main__sort":38208,"date":{"live":"2022\/11\/29"},"data_post_dateLive_YY":"2022","data_post_dateLive_MM":"11","data_post_dateLive_DD":"29","text":"\u003Cp\u003EEl f\u00fatbol se fija en la vida como una fotograf\u00eda, en momentos que siempre son solemnes e inolvidables. Casi todo el mundo tiene un recuerdo inici\u00e1tico, una puerta de entrada a la cancha: es una decisi\u00f3n que un gol toma por una, para siempre y sin remedio. Yo siempre hablo del gol de Burruchaga en la final de M\u00e9xico 86, pero en realidad no lo recuerdo. Recuerdo la mano de mi pa6p\u00e1 y otras cosas que tambi\u00e9n son f\u00fatbol. El gol lo tengo que buscar de vez en cuando en internet para emocionarme por otras cosas que tambi\u00e9n son f\u00fatbol, y por lo general termino llamando a mi pap\u00e1 para hablar del pasado que siempre fue mejor, como los dos viejillos que ya somos.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EMi gol favorito de todos los tiempos se lo hizo Juan Cayasso a Escocia en Italia 90. Ese gol tan bonito: una jugada completa, f\u00fatbol total. Jos\u00e9 Carlos Ch\u00e1ves Innecken \u2013 Claudio Jara \u2013 otra vez Jos\u00e9 Carlos \u2013 Macho Ram\u00edrez \u2013 H\u00e9ctor Marchena la lleva, la lleva, la lleva, se detiene, fintea, quiebra, se escapa \u2013 otra vez Claudio Jara, pase impecable de taquito, elegante, de alto nivel \u2013 le queda en los pies a Juan Cayasso: gol. GOOOOOOL. Costa Rica 1 \u2013 Escocia 0. Hay goles de goles, pero ning\u00fan gol es como este. Mi hermano y yo lo celebramos gritando abrazados frente a la tele. Es monumental, \u00e9pico. El mundo entero nos est\u00e1 viendo mientras le anotamos a Escocia. Todo Barrio Villa Ligia retumba, toda Costa Rica tiembla. Una jugada completa, perfecta, redonda, que termina donde comienza.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EHay otros goles bonitos, como el que La Bala G\u00f3mez le hizo a China en julio del 2002, o los golazos de Chope contra Alemania en el partido de apertura del mundial de 2006. El gol de Joel Campbell contra Uruguay en 2014, que desat\u00f3 a la bestia y abri\u00f3 una racha que nos llevar\u00eda, por primera vez, a cuartos de final: otro golazo. O el cabezazo de Kendall Waston contra Suiza en el 2018. O el que acaba de hacerle Fuller a Jap\u00f3n hace unas horas, el gol que le devolvi\u00f3 a todo un pa\u00eds un poco de fe luego de los eventos traum\u00e1ticos del partido contra Espa\u00f1a: uno de esos goles de los que vamos a estar hablando dentro de 20 a\u00f1os. Si se fijan bien, seis afrocostarricenses le han abierto la puerta del gol a Costa Rica en los seis mundiales a los que el pa\u00eds ha logrado clasificar. Otro d\u00eda, con m\u00e1s tiempo, vamos a hablar del racismo estructural y completamente negado por los blanquiticos: esa gente a la que le gustan los deportistas negros (cuando ganan) pero a las vicepresidentas negras les hacen la cruz.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EVolvamos al gol que es un conjuro, un rompe sellos. A veces pasa que el gol llega como una tabla de salvaci\u00f3n en medio de la tormenta, cuando el equipo est\u00e1 por irse al carajo. Costa Rica es experta en enga\u00f1ar al oponente de maneras asombrosas: a veces, como en el caso del 90 y el 2014, nadie da un cinco por los ticos, y ellos aprovechan el factor sorpresa para hacerse con un pase a los octavos de final. El gol es como un rompehielos, una sentencia, un bocado de aire cuando el agua nos cubre.\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EEn la l\u00ednea de lo que dice Luis Chaves que alguna vez dijo Daniel Alarc\u00f3n, yo creo que una ve el f\u00fatbol con la edad que ten\u00eda la primera vez que le gust\u00f3. De ah\u00ed el asombro. De ah\u00ed ver tan bonitos los goles, con ese sinsabor de no entender el fuera de lugar que nos anula uno, o el penal en contra que nos condena. A los 10 a\u00f1os miro por primera vez el f\u00fatbol. Por primera vez con atenci\u00f3n, porque es nuestro primer mundial. Con mi hermano Antonio damos brincos por la sala de una casa de techo bajo, en un peque\u00f1o barrio de P\u00e9rez Zeled\u00f3n. Corremos por toda la casa. Es una alegr\u00eda sencilla, genuina, un sinsentido: hicimos un gol. \u00bfC\u00f3mo puede una alegrarse tanto por eso? Hay goles que duelen en el alma porque son lind\u00edsimos pero nos los hizo el oponente a nosotros: ese gol incre\u00edble con el que Lahm abri\u00f3 la serenata en el partido inaugural de Alemania 2006. Una quisiera que ese gol, ese golazo contundente, ese patad\u00f3n inmenso, hubiese ido a dar al fondo del marco alem\u00e1n, y duele reconocer la belleza de lo que es tan ajeno. Esos goles que se sienten como el dolor de una herida vieja, algo que fue y pudo no haber sido, tan bonito que ni siquiera querr\u00edamos que no hubiese existido.\u00a0 \u00a0\u003C\/p\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cbr\/\u003E\u003Cp\u003EEl gol tiene ese poder tan raro y sobrenatural que tienen las cosas realmente bellas. Pero hablo de esa belleza que puede ser aterradora. Que puede dejar mudo a un pa\u00eds entero en menos de un segundo. Esa belleza de la que depende que haya mares de gente corriendo por las calles ondeando banderas. La belleza que puede sumir a un pueblo completo en el m\u00e1s abismal de los silencios. Todo lo que pasa antes, todo lo que se construye en el camino. Y una lo celebra con la cantidad justa de alegr\u00eda que le dio el primero que recuerda: la misma alegr\u00eda de los 8, de los 11, de los 5. El momento en el que todo termina, el momento en el que todo comienza.\u003C\/p\u003E"}