Publicidad

Liberan lista de 247 offshores vinculadas a El Salvador, cuyo capital autorizado supera los $29 millones

Una base de datos parcial con todas las empresas creadas por Mossack Fonseca -y los clientes intermediarios- ya fue liberada al público. El Faro ha descubierto que las 247 sociedades creadas para favorecer a empresarios salvadoreños nacieron con un capital que supera los 29 millones de dólares. La base de datos no incluye todos los documentos filtrados en 2015, y no permite el acceso a correos electrónicos e información bancaria del bufete panameño.

 
 

Un total de 247 sociedades offshores vinculadas a empresarios salvadoreños nacieron con un capital que asciende -en conjunto- a 29 millones 293 mil dólares, según documentos filtrados del buffete panameño Mossack Fonseca.

Este 9 de mayo, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) publicó la base de datos de clientes del buffete panameño, que incluye la información de 214 mil sociedades "offshores" creadas en 21 jurisdicciones, como Nevada, Hong Kong, las Islas Vírgenes Británicas, las Seychelles y Bahamas.

Sobre El Salvador, en la liberación de la información se incluye el listado de esas 247 sociedades y la lista de los 35 intermediarios -la mayoría buffetes de abogados- que ayudaron a hacer los trámites para formar estas estructuras.

Según los registros de Mossack Fonseca, el 95.7% de las sociedades –creadas para beneficiarios salvadoreños- se encuentra en Panamá. Acumulan un capital autorizado de 28 millones 2 mil 293 dólares. El 2.05% se encuentra en Islas Vírgenes Británicas (en conjunto tienen un capital autorizado de 600 mil dólares) y el 1.03% en Bahamas (en conjunto tienen un capital autorizado de 300 mil dólares). El 1.22% se encuentra repartido en las Seychelles, el estado de Nevada, Aguila y la isla de Niue.

Estos valores descubiertos por El Faro en la base de datos completa de los Panama Papers se obtuvieron al sumar los capitales autorizados reflejados en las escrituras de constitución de las sociedades. El 95.7% de esta información se obtuvo de los registros que guarda Mossack Fonseca para las sociedades en Panamá. Esos documentos, aunque no han sido liberados por ICIJ, pueden ser consultados al cruzar la información de las listas liberadas con los registros de constitución asentados en Panamá (de acceso público). El restante 4.3% de los montos reflejados en las escrituras de constitución es información sobre sociedades constituidas en otros paraísos fiscales, en los que el registro de comercio es de caracter reservado. 

El capital autorizado con el que se constituyen las sociedades es un indicador mínimo de la riqueza que pudo hubo haber salido de El Salvador. Existen otros indicadores, que han sido estudiado por otras organizaciones en otras investigaciones que no tienen nada que ver con los Panama Papers, que señalan que lo conocido en paraisos fiscales quizá pueda ser, apenas, la punta de un iceberg detrás de la salida de capitales "fuera de costa". Por ejemplo, la organización internacional Global Financial Integrity calculó que 17 mil millones de dólares salieron de El Salvador hacia paraísos fiscales entre 2004 a 2013.  Esto significa que, cada uno de esos años, 1 mil 700 millones de dólares abandonaron el país. Esta organización no especificó qué grupos empresariales sacaron estos recursos. 

Un perito contable consultado por El Faro para la realización de este artículo -pide el anonimato por temor a represalias en la firma de auditores para la cual trabaja- plantea que el monto que El Faro ha logrado detectar en los Panama Papers podría ser apenas una muestra de los montos totales que estas sociedades se llevan a los paraísos fiscales.  "La empresa puede tener mayor capital que el que dice su escritura como capital mínimo o autorizado, pero no puede tener menos", dijo el perito. 

Con anterioridad, Rosa Cañete, representante para Latinoamérica de Oxfam, ya había planteado que antes de los Panama Papers se estimaba que el 22% de la riqueza de América Latina se encontraba en paraísos fiscales. 

John Doe es la fuente anónima que filtró la información de Mossack Fonseca a los periodistas Frederik Obermaier y Bastian Obermayer, del periódico alemán Suddeutsche Zeitung. Cuando le consultaron por qué lo hacía, dijo:
 
John Doe es la fuente anónima que filtró la información de Mossack Fonseca a los periodistas Frederik Obermaier y Bastian Obermayer, del periódico alemán Suddeutsche Zeitung. Cuando le consultaron por qué lo hacía, dijo: "Quiero hacer públicos estos crímenes". Fotografía cortesía de Suddeutsche Zeitung

¿Qué publicó y qué no publicará ICIJ?

En la base de datos hecha pública por el ICIJ no se encuentra toda la información de los Panama Papers. Los 11.5 millones de documentos filtrados de la firma de abogados Mosack Fonseca, una de las mayores creadoras de empresas, fideicomisos y fundaciones, no fueron publicados. "ICIJ no publica documentos o información personal en masa (...) no publica datos sobre cuentas de bancos, intercambios de correos e información de transacciones financieras", dio a conocer esta organización el 9 de mayo.

La fuente anónima, cuyo seudónimo es John Doe, quien facilitó la información al periódico alemán Süeddeustche Zeitung, dijo el 5 de mayo, a través de un manifiesto, que apoya esta decisión. 

Doe anunció que está dispuesto a colaborar con las autoridades en la medida que le sea posible y se pronunció a favor de que hayan cambios en la leyes, de modo que estas garanticen protección a quienes se atrevan a sacar a la luz graves delitos."Los whistleblowers (informantes) legítimos que sacan a la luz delitos incuestionables, ya sean informantes internos o externos, merecen recibir inmunidad contra las represalias del gobierno", dijo Doe. 

ICIJ publicó todos los nombres de todas las sociedades que aparecen en los Panamá Papers. También reveló nombres de directivos, accionistas e intermediarios. La información de las 214 mil sociedades fue vaciada en el sitio web "offshore leaks". Este sitio fue creado en 2013 por ICIJ para dar a conocer la información de 100 mil sociedades offshores, en el marco de la investigación "offshore leaks". En conjunto, si se suma la información de las sociedades de los Panamá Papers,  este sitio va a albergar la información de más de 300 mil sociedades. 

"La base de datos que ICIJ pública no debe ser utilizada a la ligera para atacar personas, sino para entender los problemas sistémicos del mundo de las empresas offshore", dijo en su cuenta de twitter Marina Walker, la  periodista de ICIJ que lidera el proyecto colaborativo de los Panamá Papers.

Los documentos primarios no fueron compartidos en la plataforma interactiva, pero ICIJ comunicó que el sitio donde se aloja la información permite ver cómo están relacionadas las sociedades, quienes son directivos, accionistas, socios y podrá conocerse quiénes ayudaron a construir las sociedades. Los listados de las sociedades se encuentran organizados por cada uno de los países de origen de los beneficiarios. ICIJ anunció que la investigación aún no ha concluido.

Aunque la aplicación interactiva abre un mundo jamás visto, ICIJ advirtió que no todos los nombres que aparecen en los Panamá Papers como dueños de compañías son los propietarios reales. Esta organización retomó información de escrituras públicas y de bases de datos de Mossack Fonseca. Sin embargo, en estos registros existen sociedades que fueron constituidas con directores prestanombres o que reflejan el nombre de abogados intermediarios, que cumplen la función de esconder la identidad de los verdaderos propietarios.   

En el caso de estas sociedades, los verdaderos beneficiarios son los que recibieron acciones al portador. Este tipo de acciones son títulos, que acredita que alguien forma parte de una sociedad (empresa) por la cantidad de dinero que vale cada título. Este mecanismo -las acciones al portador- es utilizado para evadir cualquier tipo de control. Para las autoridades fiscales, resulta casi imposible rastrear quienes son los beneficiarios reales.  

En el caso de este tipo de sociedades, no se registra el nombre de quien recibe la accción al portador. Estas acciones tienen un valor monetario real y equivale a un porcentaje del valor total de la sociedad. "En ocasiones, Mossack Fonseca no solo falla en recolectar la información sobre los verdaderos dueños sino que confía en los bancos y en otros intermediarios para llevar registros de esta información esencial", dice ICIJ. Para determinar quién es el beneficiario real es necesario revisar cada uno de los correos, poderes emitidos por buffetes de abogados y las comunicaciones internas de los empleados de la firma de abogados.

El Faro ha publicado hasta ahora que accionistas de Telecorporación Salvadoreña utilizan TCS INC (la empresa gemela de TCS en Islas Vígenes Británicas) para comprar derechos de transmisión de partidos de fútbol que fueron revendidos al Canal 4. Es decir que los principales socios de TCS se refacturaron a sí mismos derechos de programación televisiva. Este periódico también reveló que Mossack Fonseca fabricó balances financieros para offshore del Grupo Prieto, una empresa familiar en la que participa el diputado Ernesto Muyshondt de Arena. Además, en los Panama Papers se encuentra la creación de dos sociedades offshore con prestanombres a favor de Miguel Menéndez, Mecafé, expresidente del Centro Internacional de Ferias y Convenciones y amigo del expresidente Mauricio Funes.

 El Faro continuará investigando para qué fueron utilizadas las 247 sociedades constituidas para beneficiarios salvadoreños.


Puede utilizar el motor de búsqueda que aparece a continuación:

Publicidad

 

Gabriel Labrador, Ximena Villagrán, Raúl Sánchez y Jimmy Alvarado

Publicidad

 

 CERRAR
Publicidad