Publicidad

El Salvador

Dos empleadas del MINSAL entrevistan a las puertas de un mesón del Centro a la pareja de vida de un hombre que desde hace cuatro días no regresa del hospital. No confirman si hay contagio o no, pero preguntan por la sana distancia, por la posibilidad de transmisión de la gente que vivía alrededor del señor. En el mesón 207 viven unas 100 personas apiñadas, usando la misma letrina y guacaleándose en la misma pila. Quedarse en casa aquí no parece ser la mejor solución. 

Publicidad

 CERRAR
Publicidad