Publicidad

El Salvador

Tres mujeres se presentaron ante el juez que procesa la masacre de El Mozote para denunciar la desaparición de dos niñas, ocurrida en diciembre de 1981. De las tres, ninguna es la testigo principal del caso, la última en hablar con las niñas, antes de que se la llevaran unos soldados. Esa testigo clave ya no puede testificar porque la vejez le ha quitado el habla. Esto es lo que queda cuando un país se tarda 39 años para intentar hacer justicia.

Publicidad

Publicidad

El Salvador

Nelson Rauda, Andrés Dimas y Claudia Palacios

 CERRAR
Publicidad