Publicidad

Arena y su Centro de Estudios Políticos ocultaron al Estado el ingreso de los $10 millones de Taiwán

La contabilidad formal de Arena y del Centro de Estudios Políticos José Antonio Rodríguez Porth (CEP) no registró los 10 millones de dólares que el gobierno de Taiwán entregó al expresidente Francisco Flores en 2003 y 2004, y que llegaron a cuentas de ambas instituciones. Tanto en el CEP, un instituto que Flores impulsó en 2001, como en Arena, las personas que tuvieron un rol clave en el manejo del dinero guardan silencio.

Efren Lemus y Gabriel Labrador

 
 

Con 125 dólares se puede pagar durante dos meses la pensión básica de un anciano beneficiado con el programa gubernamental para atender la extrema pobreza, y todavía sobrarían 25 dólares. Con 125 dólares se puede pagar durante 15 días a un jornalero para que cargue y descargue fardos de aceite en el mercado central de San Salvador. Y con 125 dólares también puede una asociación pagar al Estado el castigo por ocultar el manejo de sus finanzas. Este último es el caso del Centro de Estudios Políticos "Dr. José Antonio Rodríguez Porth" (CEP), organismo que en 2003 y 2004 sirvió como puente para que millonarios donativos de Taiwán, destinados según el expresidente Flores a ayudar a las víctimas de los terremotos de 2001, fueran desviados hacia cuentas del partido Arena.

La Fiscalía ha determinado que en una cuenta bancaria del CEP se depositaron entre 2003 y 2004 cuatro cheques por 10 millones de dólares que Taiwán libró a nombre del expresidente Francisco Flores Pérez en esos dos años. Sin embargo, el CEP declaró a la Dirección de Asociaciones y Fundaciones sin fines de lucro del Ministerio de Gobernación que en ese perído solo recibió 398 mil dólares de donaciones para funcionamiento y ejecución de proyectos.

La ley que regula a las asociaciones y fundaciones sin fines de lucro obliga a estas a presentar anualmente sus estados financieros con detalle de su activo, su patrimonio y, en un anexo, su lista de donantes. Pero el CEP no registró los 10 millones de dólares en sus estados financieros y presentó extemporáneamente esos documentos de manera voluntaria. Por el atraso, Gobernación decidió imponerle un castigo: una multa de 125 dólares. De sus omisiones, del dinero no declarado, no supo nada, aparentemente, hasta hoy.

¿Podía el Estado haber detectado que el CEP ocultaba su envío de 10 millones de dólares desde Costa Rica hacia una cuenta del partido Arena en El Salvador, como lo asegura la Fiscalía? La respuesta es sí. El receptor de ese dinero, el partido Arena, debía consignarlo en sus informes financieros e incluis al CEP en la lista de donantes que debe reportar cada año al Ministerio de Hacienda. Si lo hubiera hecho, por simple triangulación de información el Estado hubiera concluído que el CEP había movido a escondidas esos 10 millones de dólares. El problema, sin embargo, es que Arena también ocultó en 2003 y 2004 los millonarios depósitos que recibió desde Costa Rica.

El Faro tuvo acceso a la lista de donantes de Arena durante esos dos años. El partido declaró al Ministerio de Hacienda que durante ese período tuvo 16 donantes que le dieron un total de 313 mil dólares. Una cantidad mínima en comparación con los 10 millones de dólares que el CEP le transfirió desde Costa Rica y que sirvieron, durante seis meses, para alimentar la maquinaria electoral arenera que ayudó a que Antonio Saca venciera a Schafik Hándal en la elección presidencial de 2004. La cuenta del CEP en Costa Rica solo tuvo una función de puente: fue creada apenas antes del primer ingreso de dinero proveniente de Taiwán, y fue cerrada apenas después de que se hiciera la última transferencia de ese dinero hacia El Salvador.

¿Quiénes eran los responsables del CEP que debían reportar el manejo de sus finanzas a Gobernación? ¿Quiénes eran los responsables de Arena que omitieron informar al Ministerio de Hacienda sobre las millonarias transferencias recibidas por el partido desde Costa Rica?

Los hombres de la suite 252

El CEP nació el 9 de mayo de 2002 en la suite 252 del entonces Hotel Radisson, ahora Crowne Plaza. Ese día, doce destacados empresarios y dirigentes políticos pidieron al notario Alfonso Pineda Claude que validara la creación de ese organismo para que pudiera recibir herencias, donativos o contribuciones en efectivo o en especies para capacitar en temas políticos a la ciudadanía salvadoreña y a simpatizantes de Arena. El acta de fundación, disponible en el Registro de asociaciones y fundaciones sin fines de lucro, detalla que entre los directivos del CEP había areneros de la talla de Francisco Antonio Esteban Laínez Rivas, quien fue miembro del Coena entre 2001 y 2005; Ana Vilma Albanez de Escobar, hoy diputada y desde 2004 hasta 2009 vicepresidenta de la República; o el ya fallecido Archie Josemari Baldocchi Dueñas, quien además de presidir el Banco Agrícola fue presidente de Arena entre 2002 y 2003. También había funcionarios como Manuel Enrique Arrieta Araujo, que fue presidente de Anda, o exfuncionarios como Federico Guillermo Ávila Qüehl, exsecretario jurídico de la presidencia de Armando Calderón Sol y después diputado. Todos ellos y el resto de directivos (ver recuadro) acordaron, de forma unánime, aportar 100 dólares cada uno para que el CEP iniciara operaciones.

Los fundadores del CEP

Presidente: Gerardo Antonio Balzaretti Kriete

Secretario: Federico Guillermo Ávila Qüehl

Tesorero: Carlos Ernesto Boza Delgado

Directores:

Ana Vilma Albanez de Escobar

Ricardo Harold Kriete

Francisco Antonio Esteban Laínez Rivas

Archie Josemari Baldochi Dueñas

Juan Federico Salaverría Prieto

Roberto Jaime Francisco Llach Hill

Luis Enrique Córdova Macías

Jorge Eduardo Díaz Salazar

Manuel Enrique Arrieta Araujo

Crear el CEP había sido idea de Francisco Flores, presidente de la República entre 1999 y 2004. Una fundadora y dos expresidentes del partido explican que para Flores el CEP fue un vehículo para obtener mayor injerencia en Arena y para tener su propio instrumento de recaudación de fondos, aunque esto se entiende mejor si se retrocede un poco más en el tiempo.

Antes del CEP, hasta el año 2001, Arena tenía otra institución capacitadora de simpatizantes: la Fundación para el Desarrollo, Paz, Progreso y Libertad (Fundepal), la cual fue presidida entre 1997 y 2001 por Gloria Salguero Gross, una fundadora y expresidenta de Arena. “Fundepal tuvo mucho éxito en mi partido, y fue el presidente Flores quien lo cerró porque dicen que cada vez que él escuchaba la palabra Fundepal, escuchaba Gloria Salguero Gross”, cuenta la exdiputada de la Asamblea y del Parlacen, que en plena campaña presidencial, en febrero de 2014, pidió al partido la expulsión de Flores, entonces principal asesor de campaña de Norman Quijano.

Cuando se le preguntó si Flores había impulsado el cierre de Fundepal para poder luego fundar el CEP, Salguero respondió escuetamente: “Sí, pero después no supe nada. Yo me salí del partido a fundar el mío propio”. En 2001, Salguero abandonó Arena entre críticas al creciente peso de altos empresarios en la cúpula. Acusó a la dirigencia del "Coena S.A. de C.V.", como lo bautizó, de haber perdido rumbo y estar privatizando el partido. Fundó el Partido Popular Republicano (PPR) y llegó a participar en una elección bajo esa bandera, pero regresó a Arena dos años más tarde, en 2003, ya bajo la conducción de Antonio Salaverría.

Salaverría presidió Arena entre abril y noviembre de 2003 y agrega detalles a la versión de que Flores estuvo detrás de la creación del CEP. “Paco (Flores) quería ahogar Fundepal como parte de su plan de tomarse el partido. Flores tenía ya en mente la idea del CEP y por eso es que a Roberto Machón (exfuncionario del gobierno de Armando Calderón Sol) le tocó darle sepultura a Fundepal”, contó Salaverría a El Faro, en julio pasado.

Salaverría, que en el último año ha tenido acercamientos con el FMLN y es actualmente uno de los beneficiarios de fondos canalizados por Alba, dice que Flores le ofreció la posibilidad de que su firma fuera una de las autorizadas para manejar fondos de las cuentas del CEP. “Paco me llamó para pedir que diera mi firma para una cuenta del CEP. Yo le contesté que ya teníamos una fundación, el Instituto Roberto d'Aubuisson, pero Paco me dijo que el CEP iba a ser otra fundación para recibir ayuda internacional”. Fue así como Salaverría entregó sus documentos de identidad para que el CEP abriera una cuenta bancaria en Costa Rica, que fue adonde llegaron los 10 millones de dólares donados por Taiwán, según documentó la Fiscalía.

Walter Araujo, exdiputado y expresidente arenero entre 2001 y 2003, dice que Flores en realidad lo que quería era tener mayor incidencia dentro del partido. “Flores impulsó el CEP porque él no tenía control sobre la estructura que manejábamos nosotros, el partido”, dijo Araujo hace dos semanas a El Faro. Salguero Gross, aunque ha manifestado públicamente su rechazo a Araujo por cómo condujo las diferencias que lo llevaron a abandonar Arena en septiembre de 2014, coincide en esa versión: “Flores no tenía mucha cancha ni estructuras dentro de Arena, nunca las tuvo en los cinco años que duró su mandato”, explica. Araujo, que llegó a ser presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en representación de Arena, ahora es candidato a la alcaldía de San Salvador por Gana.

Imagen obtenida de la memoria de labores del Centro de Estudios Políticos José Antonio Rodríguez Porth correspondiente al período 2003-2004. Las memorias de labores estaban disponibles en el sitio web de la centro de estudios, pero la página fue desactivada en 2014.

Imagen obtenida de la memoria de labores del Centro de Estudios Políticos José Antonio Rodríguez Porth correspondiente al período 2003-2004. Las memorias de labores estaban disponibles en el sitio web de la centro de estudios, pero la página fue desactivada en 2014.

El CEP fue bautizado con el nombre del suegro del presidente Flores, el Dr. José Antonio Rodríguez Porth, asesinado en junio de 1989 cuando ocupaba el cargo de ministro de la Presidencia, y un hombre a quien el centro de estudios describe en su página web como “persona promotora de la defensa y el fortalecimiento de la democracia", que "había ofrendado su vida por preservar la libertad de nuestro país”. Arena y el CEP, según explicó el presidente del CEP, Guillermo Balzaretti Kriete, en su declaración a la Comisión Especial legislativa que investiga los millones de Taiwán, tienen una relación de extrema cercanía. “Arena aporta dinero al CEP, y están asociados o vinculados desde el inicio, por sus objetivos”, dijo. Aunque fue esencial para las finanzas de Arena durante su primer año de existencia, Flores no mencionó al CEP en su declaración ante la Comisión Especial de la Asamblea Legislativa que investiga el desvío de millonarios donativos de Taiwán, el 7 de enero de 2014.

Balzaretti sí citó varias veces ante la Asamblea que entre ambas organizaciones había confianza y que por eso el centro de estudios abrió cuentas bancarias para el partido. “Por la relación de confianza que había se abrió la cuenta en Costa Rica”, dijo el presidente del CEP a los diputados en julio, en referencia a la cuenta del Banco Cuscatlán que recibió los desembolsos de la embajada de Taiwán en San Salvador. El director ejecutivo del CEP, Manuel Vásquez, reafirmó en su intervención ante los diputados que el partido y el centro de estudios eran muy cercanos: “como dos líneas paralelas que avanzan a la par pero que nunca se cruzaban plenamente”.

De los tres dirigentes del Coena que estaban en la directiva del CEP, fue Carlos Boza Delgado el que pasó a ocupar puesto de tesorero del centro de estudios. El artículo 19 de los estatutos del CEP detalla que el tesorero era la pieza clave para el manejo del dinero. Sus responsabilidades eran autorizar erogaciones, llevar los registros contables y “recibir los pagos de cuotas de contribución y de fondos que reciba el centro y depositarlos en cuentas bancarias que existan para tal propósito”. Además del tesorero, los estatus del CEP dicen que el presidente es responsable del control y buen manejo de las finanzas. Ese cargo lo ocupa desde entonces hasta hoy Balzaretti Kriete.

A Boza Delgado se le buscó la semana pasada mediante una llamada telefónica a la dirección ejecutiva del Grupo Didea. Una asistente mencionó que Boza Delgado estaba de viaje y que le daría el recado al empresario si este se comunicaba o cuando regresara al país. Hasta la fecha no ha respondido.

Además de Boza Delgado había otras personas a cargo de la contabilidad del CEP. Manuel Vásquez, el director ejecutivo, era uno de ellos. “Yo manejaba la chequera bajo la orden del presidente (Balzaretti Kriete)”, dijo Vásquez en julio pasado en la Asamblea Legislativa. “Pagaba proveedores, honorarios, papelería. Para manejar la cuenta se requería la firma del presidente y la mía”, detalló. Vásquez asegura que de la apertura de la cuenta bancaria en Costa Rica no se enteró casi nadie, y mucho menos él, porque había sido autorizado para viajar a Washington por esos días. “Formalmente no se nos informó de la apertura de esa cuenta a la junta directiva”, dijo Vásquez. Según agregó, tampoco se informó a nadie que a la cuenta llegaron los 10 millones de dólares por cuyo manejo está acusado de corrupción el expresidente Francisco Flores 12 años después.

Los únicos de la directiva del CEP que sabían que la cuenta de Costa Rica se iba a abrir eran Balzaretti, el presidente, y Guillermo Ávila Qüehl, el secretario. “A mí me autorizó a abrir la cuenta la otra firma, la del doctor Ávila Qüehl”, dijo Balzaretti a los diputados en julio, y luego agregó que ese había sido el único rol del CEP en relación a la cuenta: abrirla.

—¿Por qué se abrió la cuenta en Costa Rica? -preguntó un diputado a Balzaretti durante su comparecencia ante la Comisión Especial que investigó los millones de Taiwán.

—Porque así se me solicitó en ese momento.

—¿Sabía que eran cheques de Taiwán?

—Nunca me dijeron que eran cheques de Taiwán, solo me dijeron que era una gestión del presidente Flores.

—¿Quién le pidió que abriera la cuenta?

—Alguien del partido. No recuerdo el nombre.

—¿Quién tenía la potestad dentro del partido para pedirle que abriera la cuenta?

—No sé, nunca he estado en el partido.

—¿Quién dio instrucciones para trasladar el dinero a la cuenta del Coena en El Salvador?

—No sé, el CEP se limitó a abrirla. No sé quien dio instrucciones y yo categóricamente no las di.

Balzaretti y el resto de hombres del CEP que llegaron a la Asamblea en julio de 2014 para declarar salieron del Palacio Legislativo esquivando a los periodistas que pedían más detalles de sus declaraciones.

Entre junio de 2003 y junio de 2004, Francisco Flores, presidente de El Salvador, efectuó tres misiones oficiales a España. En una de ellas, Flores invitó a Gerardo Balzaretti, presidente del CEP (a la derecha). En la imagen, Balzaretti saluda a José María Aznar, presidente del Gobierno español (al centro). Foto tomada de una memoria de labores del CEP.

Los millones que nadie registró

Del 19 al 26 de agosto de 2003 el expresidente Francisco Flores realizó una visita oficial a Taipei, Taiwán, para participar en una cumbre de promoción de la integración centroamericana y que debía atraer inversiones para el país. El acuerdo 465 de la Cancillería dice que al exmandatario lo acompañó José Francisco Merino Reyes, ejecutivo de ese ministerio, hijo de Francisco Merino -exvicepresidente de la República entre 1989 y 1994 y presidente de la Comisión Especial de la Asamblea que investiga el desvío de los donativos- y ahora candidato a diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen) por el PCN. La de agosto era la tercera visita que el expresidente Flores realizaba durante su gobierno a su homólogo de Taiwán, Chen Shui-bien, quien luego fue condenado a cadena perpetua en su país por delitos de corrupción.

Cuando el expresidente Flores viajó a Taiwán habían pasado cinco meses desde la derrota que sufrió Arena en las elecciones municipales y legislativas del 16 de marzo de 2003. Flores y su Coena de empresarios, que entonces dirigía Archie Baldocchi, eran señalados internamente como los principales responsables de la debacle. En Arena habían comenzado los reacomodos. En abril de 2003 Antonio Salaverría asumió la presidencia del Coena; Mario Acosta Oertel la vicepresidencia de ideología; y Eduardo Zablah la dirección de asuntos económicos y sociales, es decir, la tesorería del partido.

El 28 de octubre de 2003, dos miembros del CEP, Balzaretti Kriete y Ávila Qüelh, y dos miembros de ese nuevo Coena, Salaverría y Zablah, abrieron una cuenta en el Cuscatlan International Bank & Trust, en Costa Rica. Ese mismo día, en esa cuenta se depositaron los primeros 5 millones de dólares que Taiwán entregó al expresidente Flores.

Para la apertura de esa cuenta, ninguno de ellos viajó a Costa Rica. El registro de firmas lo hizo desde El Salvador José Mauricio Felipe Samayoa Rivas, presidente del Banco Cuscatlán, una persona clave para ocultar el desvío de donativos de Taiwán según la Fiscalía.

Zablah dice que nunca autorizó transferencias ni ningún tipo de transacción desde la cuenta de Costa Rica. Pero sobre la apertura de la cuenta cree que, como tesorero del partido, era normal que él tuviera firma. “Seguramente yo facilité mis documentos de identidad para registrar mi firma en el banco, pero ocurrió hace tantos años que no puedo asegurarlo con certeza”, dijo Zablah a El Faro. “Pero no hice ninguna transacción ni supe nada, porque yo renuncié el 9 de julio de 2003 al Coena”, agregó, al tiempo que mostró una copia de la carta de renuncia que, según dice, entregó en la sede del Coena en la colonia Flor Blanca. Insiste en que, aunque formalmente tenía firma en la cuenta de Costa Rica, en la práctica no era ya el tesorero puesto que se dedicaba a coordinar la elaboración del plan de Gobierno del entonces candidato Antonio Saca González. El acta Coena 263 confirma en parte la versión de Zablah: lo releva del cargo de tesorero el 16 de octubre de 2003 y nombra en su lugar a Juan Tennant Wright Castro. Sin embargo, no explica por qué Zablah participó en la apertura de la cuenta de Costa Rica doce días después de, supuestamente, haber dejado oficialmente la tesorería.

El viernes 30 de enero, El Faro llamó a Ávila Qüehl para preguntarle si él había enviado sus documentos de identidad para abrir la cuenta del CEP. El exdiputado se disculpó diciendo que estaba en una reunión y pidió que se le llamara luego. Después ya no respondió. Sin embargo, él siempre ha dicho que nunca abrió la cuenta personalmente y que tampoco autorizó transacciones de ningún tipo desde la cuenta. “No sé si dieron mis datos y que yo estaba autorizando, lo que sí aseguro es que no aperturé (sic) cuenta en ningún banco y no vi ningún cheque”, dijo Ávila Qüehl a la comisión legislativa, en evidente contradicción con lo dicho por Balzaretti, que dijo ante la misma comisión que fue la firma de Ávila Qüehl la que le permitió abrir la cuenta en el Banco Cuscatlán de Costa Rica.

Ávila Qüehl, quien ha sido secretario del CEP, perteneció al tribunal de ética de Arena, la instancia partidaria que se supone que tiene en estudio un expediente disciplinario abierto contra Flores. Ávila tardó casi ocho meses en salirse del tribunal desde que el expediente fue abierto contra Flores, a pesar del evidente conflicto de interés que supone su participación en la apertura de la cuenta en que se ingresó el dinero. “Me salí del tribunal excusándome porque salgo mencionado en el expediente contra Francisco Flores como alguien que tenía una firma autorizada en una cuenta que salió involucrada” dijo en octubre. Durante todo 2014, el caso no prosperó. Otro directivo del CEP, Roberto Llach, también integraba el tribunal de ética cuando en febrero esa instancia abrió el proceso disciplinario contra Flores. Para mayo, Llach ya había renunciado al tribunal.

La Fiscalía General tiene un informe de sus homólogos en Costa Rica en el que se detalla que el 18 de noviembre de 2003 la cuenta del CEP transfirió 1 millón de dólares a la cuenta especial "Coena" en El Salvador. En ese momento, las personas con firma autorizada en la cuenta del Coena eran: Roberto Murray Meza, Eduardo Zablah, Antonio Salaverría, Eduardo Berdugo, y Mario Acosta. ¿Sabían estas personas de la llegada de los fondos taiwaneses?

Murray Meza no aceptó una solicitud de entrevista que se le hizo en diciembre pasado durante una cena de recaudación de fondos del partido. Salaverría asegura que él, entre abril y noviembre de 2003, cuando presidió el partido, se aseguró de solo autorizar transacciones de cuentas del Banco Agrícola, no del Cuscatlán.

Eduardo Ernesto Berdugo, un miembro del equipo de contabilidad de Arena, llegó al partido a finales de los años 90 de la mano de Roberto Murray Meza. Desde entonces, Berdugo ha permanecido trabajando ahí, firmando los cheques para pagar la planilla, entre otras tareas. El Faro intentó comunicarse con él dejándole una carta en la sede de Arena, pero ni en la oficina de finanzas y control, ni en la recepción, ni en comunicaciones quisieron recibir la carta que se había preparado para él. También se le buscó en la empresa para la que trabaja, y la recepcionista dijo que le trasladaría el recado. Al cierre de esta nota, cuatro semanas después, no había respondido.

Dos días después del primer desembolso de un millón de dólares, el 20 de noviembre del 2003, el entonces candidato presidencial Elías Antonio Saca comenzó a dirigir el Coena en sustitución de Salaverría. Saca también pasó a tener firma autorizada en la cuenta del CEP en Costa Rica y en la cuenta especial Coena en El Salvador. La primera transferencia que Arena recibió del CEP ya durante la administración Saca fue el 2 de diciembre del 2003, por un 1.3 millones de dólares.

Donativos a Arena 2003 - 2004

Año 2003

Donativo Monto
Juan José Borja  $25 mil
Rafael Arturo Meza Hill $15 mil
Osmín López   $2 mil 500
Francisco Queralt Badía   $2 mil 448
Samuel Armando Cerna Trabanino $5 mil
Francisco Queralt Badía  $702.31
Ernesto Denis Regalado O'Sullivan $3,550
Samuel Armando Cerna Trabanino  $5 mil
Total del 2003   $53,971.29

 

Año 2004

Donativo Monto
Juan José Salvador Gutiérrez Valiente $1 mil
Avícola Salvadoreña $60 mil
Forrajes Salvadoreños $60 mil
Agriza $60 mil
Tomás Regalado Dueñas $25 mil 397 
Carlos Roberto Rodríguez Bou $8 mil
Francisco Armando Arias Rivera  $1 mil 500
Kerim Eduardo Salume Babun $40 mil
Carlos Imberton Deneke $4 mil
Total del 2004   $259,897 

 

Eso significa que, durante el 2003, el CEP transfirió 2.3 millones de dólares al Coena de Salaverría y Saca. El CEP no registró ese dinero en sus estados financieros. Ese centro de estudios políticos le dijo a Gobernación que durante el 2003 recibió donaciones para funcionamiento por 86 mil 742 dólares, y que las donaciones para la ejecución de proyectos fue de 67 mil 705 dólares. Un total de donaciones de 154 mil 447 dólares.

Al siguiente año, en el 2004, el CEP remesó otros 7.7 millones de dólares desde Costa Rica a la cuenta del partido Arena. El CEP le dijo a Gobernación que durante ese año solo recibió donaciones por 91 mil 989 dólares para funcionamiento; y 416 mil 52 dólares para la ejecución de proyectos. Eso significa que aquellos hombres que dijeron operar desde la suite 252 del Hotel Radisson no reportaron ni la cuarta parte del dinero que movieron.

La memoria de labores del CEP del período de junio de 2002 a junio de 2003 revela una millonaria transacción que el CEP tampoco se reportó en las cuentas a Gobernación. En ella estuvieron involucrados el CEP y unas 30 alcaldías del país. En un apartado titulado “Asistencia técnica brindada a las municipalidades” se explica que el CEP entregó dinero contante y sonante a 31 alcaldías para paliar los estragos de los terremotos de 2001: “Monto a recibir entre US$50,000 y US$150,000 por Municipio”, reza el documento. En total, a los 31 municipios se entregó 3 millones 192 mil 473 dólares, según la memoria que no detalla cuáles fueron las alcaldías beneficiadas. La memoria apenas cita al municipio de Chirilagua, en La Unión.

Este tipo de transferencias de dinero a alcaldías, aunque no se corresponde con el período en el que los cheques de Taiwán comenzaron su viaje, fue descrito por el propio Flores el 7 de enero de 2014 cuando dijo en la Asamblea Legislativa que después de los terremotos habían ayudado a muchas alcaldías repartiendo “saquitos de dinero”.

Pero el CEP no reportó estos movimientos a Gobernación, y se deshizo de información contable hace algunos años. “Estamos en un local pequeño, desechamos la información porque quitaba espacio. Lo consultamos antes con nuestros auditores”, dijo Vásquez, el director ejecutivo, en julio pasado ante los diputados. Este fue el mismo ejecutivo que explicó que Balzaretti informó a la junta directiva de la apertura de la cuenta en Costa Rica tiempo después y de manera informal.

El CEP no es el único que ocultó los millonarios depósitos que venían de Taiwán. En el 2003, año preelectoral, el Coena que dirigieron Salaverría primero y Saca después recibió 2.3 millones de dólares desde Costa Rica, pero un informe del partido Arena al que El Faro tuvo acceso asegura que ese partido solo dispuso de 677 mil 738 dólares para el pago de empleados permanentes y personas sin dependencia laboral. Arena aseguró a la autoridad tributaria que durante ese año solo tuvo siete donantes y el CEP no aparece en esa lista. Entre noviembre y diciembre del 2003, cuando recibió los 2.3 millones de dólares desde Costa Rica, Arena aseguró que sus únicos donantes fueron Samuel Armando Cerna Trabanino, Francisco Queralt Badía y Ernesto José Dennis Regalado O'Sullivan. El monto donado fue de nueve mil 252 dólares.

En el siguiente año, 2004, cuando el Coena de Saca recibió los 7.7 millones de dólares de Costa Rica, las cifras declaradas a Hacienda continuaron siendo insignificantes.

Arena dijo a la autoridad tributaria que dispuso ese año de 545 mil 889 dólares para pago de empleados permanentes y personas sin dependencia laboral, aseguró que tuvo nueve donantes y declaró que las donaciones fueron por un monto de 259 mil 897 dólares. Entre enero y abril de 2004, Arena declaró que recibió 181 mil dólares de los siguientes donantes: Juan José Salvador Gutiérrez Valiente y de las empresas Avícola Salvadoreña, Forrajes Salvadoreños y Agriza. De los 7.7 millones que recibió del CEP en esos meses, Hacienda no recibió notificación alguna.

Los cheques que muchos quieren olvidar

El acta 273 del Coena, que data del 20 de noviembre de 2003, consigna cómo Elías Antonio Saca y sus personas de confianza tomaron las riendas del partido. Saca fue nombrado presidente del Coena; René Figueroa vicepresidente de ideología; y Francisco Laínez, uno de los fundadores del CEP, director ejecutivo del Coena.

Seis días después del nombramiento del nuevo Coena, el 26 de noviembre del 2003, Balzaretti Kriete mandó una carta al Cuscatlán International Bank & Trust, en Costa Rica, en las que anexaba un registro de firmas para que Saca y Wright Castro, este último miembro del Coena desde el 16 de octubre de 2003, tuvieran firma autorizada en la cuenta en Costa Rica, en sustitución de Zablah y Salaverría.

Wright Castro y el expresidente Flores tienen un negocio común: Wright Castro es presidente de RIAT S.A de C.V, una compañía domiciliada en Puerto El Triunfo, Usulután, y propietaria de un inmueble ubicado en la punta San Juan, de la isla Corral de Mulas. RIAT S.A de C.V cambió ese inmueble por otro que el expresidente Flores tenía en la isla San Sebastián, en Usulután. El monto de la permuta fue de 34 mil 285 dólares, según los documentos que el expresidente Flores presentó para responder unas observaciones de la Sección de Probidad, sobre un incremento patrimonial no justificado. Por aquella investigación contra Flores y varios de sus exfuncionarios, la Corte Suprema de Justicia que dirigía Agustín García Calderón le quitó a la Sección de Probidad la facultad de pedir información bancaria y tributaria sobre los investigados en 2005. Al final, Probidad terminó resolviendo que el expresidente Flores no se enriqueció ilícitamente.

Wright Castro, Saca, Balzaretti y Ávila Qüehl eran quienes tenían firma autorizada en la cuenta de Costa Rica cuando, entre el 8 de enero y el 27 de abril de 2004, se transfirieron 7.3 millones de dólares hacia el partido Arena. Wright Castro y Saca, además, tenían firma autorizada en la cuenta de El Salvador que recibió ese dinero. ¿El CEP prestó ese dinero? ¿El CEP donó ese dinero? “Pregúntenle a Saca”, dice Hugo Barrera, quien en 2003 y 2004 tenía cargos directivos tanto en el Coena como en el CEP. Este dirigente dijo estar convencido de que el dinero que entró a la cuenta del Coena en el Banco Cuscatlán en El Salvador fue una donación del CEP y no dinero que Taiwán hubiera enviado para financiar programas sociales del gobierno de Flores, aunque eso fue lo que dijo el expresidente el 7 de enero de 2014. Balzaretti Kriete, según el testimonio del director ejecutivo del CEP recogido en la comisión de la Asamblea Legislativa, nunca informó oficialmente al resto de directivos sobre la apertura de la cuenta en Costa Rica. Lo hizo mucho tiempo después en charlas informales.

Un dato curioso: desde su fundación, el CEP capacitó a miles de simpatizantes de Arena y ciudadanos, en general, en diversos temas. Uno de de los cursos que siempre recibía una buena cantidad de participantes era uno denominado: ética y transparencia en la gestión pública.

A Balzaretti se le intentó contactar en un número de teléfono que aparecía en la desaparecida página web del CEP. Un hombre contestó al otro lado del teléfono:

—Hotel Crowne Plaza, buenas tardes.

—Hola, necesito comunicarme con el Centro de Estudios Políticos.

—No, está llamando al Hotel Crowne Plaza.

—¿Me podría decir sí hay una suite reservada para el Centro de Estudios Políticos?

—Sí, es la 370.

—¿Podría comunicarme con ellos, por favor?

—Permítame un momento.

Después de unos minutos, una mujer contestó al otro lado del teléfono, dijo que el presidente del CEP no estaba en ese lugar y sugirió llamar a su asistente. Proporcionó otro número de teléfono en el que la asistente aseguró que Balzaretti Kriete no estaba en el país, pero que a su regreso le haría saber sobre la solicitud de entrevista. Días después, a través de intermediarios, Balzaretti hizo saber a El Faro que había recibido la solicitud de entrevista pero que había dedicido no hablar del tema.

Desde hace meses, El Faro espera respuesta de Elías Antonio Saca a repetidas solicitudes de entrevista por este asunto. El Faro pidió también una entrevista con Wright por medio de su asistente en el Ingenio El Ángel. La persona comunicó que Wright estaba fuera del país y que tralsadaría el mensaje, sin embargo, un mes después, Wright no ha contestado.

Ampliar línea de tiempo

Lea además: 

Memoria de labores del CEP 2002 - 2003

Memoria de labores del CEP 2003 - 2004

Publicidad
Publicidad

 

 CERRAR
Publicidad