Publicidad

Megavisión difunde video fraudulento para inculpar a trabajador asesinado en San Blas

Se equivocaron de Denis. Los canales 19 y 21 airearon un video de un entierro en el que pandilleros homenajean a un marero llamado Denis; quien filtró el video hizo creer a esos medios que se trataba de Dennis Hernández Martínez, el trabajador que la PNC asesinó en la finca San Blas, pero el finado es un homónimo: Denis Ernesto Hernández Aguirre, quien sí era pandillero. El diputado Guillermo Gallegos ha aprovechado el error periodístico para explicitar su apoyo a los policías procesados por homicidio agravado. “Puedo asegurar que saldrán libres”, dijo.

 
 

El Grupo Megavisión, propietario de los canales de televisión 19 y 21, difundió este jueves 11 “en exclusiva” un video grabado con un teléfono del funeral de un pandillero de la Mara Salvatrucha. Ambos medios aseguraron que se trata de Dennis Alexander Hernández Martínez, el escribiente de la finca cafetalera San Blas por el que la Fiscalía General de la República está procesando por homicidio agravado a nueve agentes del Grupo de Reacción Policial (GRP) de la Policía Nacional Civil (PNC). Sin embargo, el finado no es Dennis Alexander Hernández Martínez, el escribiente, que nunca fue pandillero, sino Denis Ernesto Hernández Aguirre, pandillero de la Mara Salvatrucha.

Esta publicación se enmarca dentro del que ya se conoce –incluso a escala internacional– como ‘Caso San Blas’. Muy resumido, se trata de una masacre ocurrida el 26 de marzo de 2015 en el casco de la finca San Blas, ubicado en el cantón El Matazano II del municipio de San José Villanueva (La Libertad). Según una investigación periodística de El Faro, avalada nueve meses después por un informe de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) y de la que incluso se hizo eco el Departamento de Estado de Estados Unidos, el GRP mató a ocho personas, seis de ellos pandilleros activos de la MS-13; además, una joven de 16 años que era la novia de un marero; y además, Dennis el escribiente, un joven de 20 años que trabajaba y vivía en la finca, estudiaba bachillerato a distancia, y era un activo servidor en la sede local del Tabernáculo Bíblico Bautista.

La versión oficial que sostiene la PNC asegura que se trató de un “enfrentamiento” y que hubo un “intercambio de disparos”, pero esa versión es falsa.

Pese a que existen fuertes indicios de que incluso los pandilleros fueron ejecutados, el caso más significativo es el del joven escribiente, al punto que su asesinato es el único por el que la Fiscalía decidió –casi un año después de la publicación periodística– abrir un caso contra los policías que supuestamente lo asesinaron. Según consta en el requerimiento fiscal, cuando la balacera había terminado, Dennis salió de su cuarto desarmado y pidió a los policías que lo dejaran explicarse. Su madre, Consuelo Hernández, que estaba a unos pocos metros, en otra casita, lo escuchó suplicar. Dennis el escribiente murió arrodillado de un disparo que le atravesó la cabeza de arriba hacia abajo.

En el video del entierro filtrado por el Grupo Megavisión se aprecia a no menos de medio centenar de personas. El video fue difundido en los noticieros nocturnos del canal 19 y el 21. La grabación se centra en el momento en el que un grupo de jóvenes, emeeses o simpatizantes de esa pandilla, introducen el ataúd en el nicho. Sobre la caja, vistosa y en apariencia cara, hay una bandera de El Salvador, doblada y con dibujos que hacen referencia a la pandilla. Después de que una voz identifica al finado como pandillero de la Teclas Locos, la clica que lidera el poderoso programa de La Libertad, varios de los presentes hacen con sus manos gestos identificativos de la Mara Salvatrucha.

En el video se escucha con claridad que la persona que entierran es “Denis Ernesto Hernández Aguirre alias Bote de las Teclas Locos”, y no Dennis Alexander Hernández Martínez, el escribiente.

Denis Ernesto era un pandillero activo de 17 años, de la Teclas Locos. Su apodo era Bote. Murió también la madrugada del 26 de marzo en la finca San Blas. Murió también por disparos del GRP, por una veintena de balas repartidas en piernas, pecho y cabeza, según la autopsia. Había llegado ese día a visitar a otros pandilleros que se habían instalado en la finca en contra del deseo de la familia de Dennis el escribiente.

En su informe, la PDDH concluyó que Denis el pandillero “también pudo perder la vida arbitrariamente por ejecución extralegal”. Dennis el escribiente y Denis el pandillero solo tienen una cosa en común. Alrededor de sus cuerpos, aquella madrugada, no quedó ni un arma de fuego. Cerca del cuerpo de Dennis el escribiente colocaron dos corvos y un cuchillo. Cerca del cuerpo de Denis el pandillero apareció un corvo. Según la versión oficial a la que ni la Fiscalía le da crédito, murieron blandiendo corvos en un enfrentamiento en el que los policías dispararon al menos 311 disparos con sus fusiles de asalto.

Pese a que habría bastado escuchar el audio para concluir que el joven del entierro no es Dennis el escribiente, los noticieros nocturnos del Grupo Megavisión se esforzaron por presentar el material que les filtraron como la prueba definitiva de que las ocho personas que el GRP mató aquella noche eran pandilleros. En sus noticias sugieren que la grabación es la prueba de que la Fiscalía se habría equivocado en su investigación contra los nueve agentes del GRP, y que está juzgándolos por la muerte de un emeese, y no de un trabajador.

Salvador Castellanos, presentador del noticiero de Canal 21, se refirió al video como “una evidencia”, y lo aprovechó para plantear esta pregunta a la audiencia: “¿Cree usted que los policías acusados en el caso San Blas son culpables o inocentes?”

Mélida Araniva, la periodista que firma la nota en el 21, se hizo eco de las reacciones de un par de diputados consultados para lamentar “la pobre investigación de la Fiscalía”. También asegura que el procesamiento de los asesinos de Dennis el escribiente solo sirve para “debilitar la moral de los policías”. Las últimas palabras que Araniva pronuncia en su reporte son: “Que judicialmente el caso se resuelva lo más pronto posible”.

En la mañana del viernes 12 de agosto, dos periodistas de El Faro acudieron a las instalaciones del Grupo Megavisión para solicitar, en persona, una explicación sobre la ligereza informativa al jefe de informativos, Roberto Hugo Preza, pero uno de sus subordinados, Ángel Iraheta, señaló que no podía atenderlos. Cerca de las 4 de la tarde, El Faro hizo un último intento vía telefónica con Iraheta, pero este respondió que en siete horas no había podido localizar a Hugo Preza y que nadie más podía dar una respuesta. 

La filtración parece encaminada a crear un clima favorable para que los agentes del GRP procesados sean absueltos, bajo la premisa de difundir la idea de que Dennis el escribiente también era marero, en el sobreentendido de que esa condición es un atenuante a favor de quienes cometieron el crimen. 

Quien parece estar especialmente complacido con la difusión de este video es Guillermo Gallegos, el diputado del partido GANA que está previsto que asuma la presidencia de la Asamblea Legislativa a partir del 1 de noviembre de 2016. Gallegos es un férreo defensor de la pena de muerte como solución al problema de las pandillas. 

Entrevistado la mañana de este viernes en el Canal 19 del Grupo Megavisión, Gallegos dijo lo siguiente: “Mi persona, junto a MUJER LEGAL, estamos apoyando a los elementos del GRP, ya me reuní con ellos y puedo asegurar que saldrán libres”. También escribió en su cuenta de Facebook: “Tal como se muestra en video, Dennis era pandillero; en el entierro se puede constatar, hacen un ritual”.

Desde la tarde-noche del jueves, el video está visible en sus cuentas personales tanto de Twitter como de Facebook, acompañado por estas palabras: “Sepelio de Dennis Martínez, a quien agentes del GRP asesinaron en defensa propia; juzguen ustedes si no era pandillero”. De nuevo, el diputado presenta a Dennis el escribiente como si fuera Denis el pandillero. 

Cuando la periodista Mélida Araniva entrevistó el jueves al diputado de Arena, Mauricio Vargas, el legislador, integrante de la comisión de Seguridad Pública, se mostró alarmado: “En ese entierro se puede ver una bandera de la mara MS sobre el ataúd… Entonces, ¿qué está pasando? Algo no está bien, y eso es corregible”.

El Faro habló con Vargas este viernes. Cuando se le preguntó por el video, primero matizó que “hay que investigar que no sea un montaje”. Luego, en la misma línea de lo declarado la noche anterior, aseguró que el video “demuestra una debilidad de la investigación e irresponsabilidad de los querellantes… Se dijo que (quien es enterrado en el video) era cualquier parroquiano vulgar sin nada que ver con las maras”.

Luego, se le explicó que basta escuchar el video para saber que no se trata de Dennis el escribiente. Su tono cambió. Dijo: “Estamos en que el proceso (contra los policías) continúe… el que tenga pecado que lo pague… los diputados no somos investigadores”. Vargas aseguró que la periodista le mostró el video “en el momento”, y que inmediatamente después le consultaron ante cámara su opinión.

Al preguntarle sobre este asunto, Consuelo Hernández, la madre de Dennis el escribiente y testigo de su asesinato a manos de miembros del GRP, dijo que aún no había visto el video, pero se mostró dolida porque se siga relacionando a su hijo –“mi Dennis”, dice siempre ella– con el mundo de las pandillas. A él lo enterraron casi en la intimidad en los días posteriores a la masacre de la finca San Blas, en un pequeño cementerio rural de un municipio del departamento de La Libertad.

No hubo banderas con ‘MS’ ni señales con las manos ni demás parafenarnalia pandilleril; y no la hubo porque Dennis el escribiente nunca fue pandillero.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad