Publicidad

El cine Libertad, punto de disputa entre dos presidenciables

Gerson Martínez y Nayib Bukele, dos presidenciables en un lista de la Comisión Política del FMLN, tienen proyectos de remozamiento de la ciudad que encontraron su punto de disputa en el excine Libertad. El Ministerio de Obras Públicas pretende demolerlo para construir un homenaje a monseñor Romero, mientras que la Alcaldía propone resucitar la antigua sala de proyecciones.

 
 

El cine Libertad desaparecerá. Su demolición es un hecho. El espacio que ahora sirve como patio de juegos para un perro callejero y reviste con vegetación las antiguas butacas será reemplazado por un parqueo subterráneo, una plaza y una oficina administrativa. Una ruina en desuso será reconvertida en un tributo para monseñor Óscar Romero, auspiciado por el Ministerio de Obras Públicas dirigido por Gerson Martínez, un potencial candidato del FMLN para las presidenciales de 2019. Mientras que Martínez ya ha invertido cerca de $75 mil dólares en el proyecto, el otro potencial candidato de izquierdas, el alcalde Nayib Bukele, se rehúsa a perder al que él considera un icono del Centro Histórico de San Salvador.

Para 2018, en el terreno del mismo sitio que sirvió de escenario para uno de los festivales internacionales de música más importantes de la región y que acogió a celebridades de talla mundial, se espera que se haya construido un memorial a Romero, el arzobispo asesinado en marzo de 1980. Bukele no se niega al homenaje, pero ofrece un terreno adyacente a cambio de la conservación del cine Libertad. Su propuesta, dice, ahorrará recursos al Estado, pero el ministro Martínez la etiqueta de "politiquería". 

Fachada del excine Liberatd, en el Centro Histórico de San Salvador, el cual será demolido en los próximos días. El edificio está ubicado en la esquina opuesta de la Plaza Libertad./Foto El Faro: Víctor Peña

Fachada del excine Liberatd, en el Centro Histórico de San Salvador, el cual será demolido en los próximos días. El edificio está ubicado en la esquina opuesta de la Plaza Libertad./Foto El Faro: Víctor Peña

La demolición de la antigua sala de proyecciones supone un choque de proyectos individuales entre los presidenciables del FMLN. Gerson Martínez, el ministro de Obras Públicas, ya lleva siete años en su cargo y suena fuerte como una de las apuestas de su partido para buscar por tercera vez consecutiva la presidencia del país. Es uno de los hombres clave del presidente Sánchez Cerén, y en los últimos meses se ha tomado las fotos que todo un presidenciable se debe tomar: con el Papa Francisco, en el Vaticano; en un desfile con la comunidad de salvadoreños en New York, caminando por las calles de la ciudad cosmopolita con una banda de "Gran Mariscal" sobre el torso. También ha sido acompañado por el presidente Sánchez Cerén en la inauguración de calles y puentes en Chalatenango y la capital; y fue el orador estrella en el Foro de Sao Paulo, el cónclave de las izquierdas latinoamericanas celebrado este año en San Salvador.

Nayib Bukele, por su parte, ha tenido una carrera meteórica en el partido de izquierda, que en 2012 lo llevó a tomar las riendas de Nuevo Cuscatlán y, tres años después, a dirigir San Salvador. Y aunque no niega su interés por la candidatura presidencial -las encuestas reflejan altos índices de popularidad-, cree que es un imposible con este FMLN. Hace algunas semanas, Bukele incluso criticó que el gobierno de Sánchez Cerén bloqueara algunas de sus apuestas en la ciudad, pero se ha negado a dar detalles de sus quejas.

Hasta la puja de estos dos políticos por el cine Libertad, la historia de este recinto ha sido una historia de constantes abandonos. Desde la clausura de la sala de cine a finales de la década de los 90, nadie desde el gobierno, ni local ni central, tenía el cine Libertad en el radar. Ni para rehabilitarlo ni para demolerlo. Llegó a manos del Estado luego de que el ministerio de Gobernación se lo entregara a Hacienda para cubrir una deuda. El abandono le pasó factura al inmueble que poco a poco ha ido perdiendo las láminas que le sirven de techo. Su insignificancia a nivel arquitectónico es tal que ni la Secretaría de Cultura lo tiene en su lista de inmuebles patrimoniales con protección. Según los técnicos de la dirección de Patrimonio Cultural, lo valioso del inmueble, ubicado sobre la cuarta calle oriente, lo constituían dos murales de José Mejía Vides, que ya fueron trasladados al Museo Nacional de Antropología, y el letrero Libertad que da nombre al cine. En el proyecto del ministro Martínez, cuando las paredes desaparezcan, este será el único elemento que permanezca. Una vez construido el memorial, será lo único que recuerde que ahí existió un cine.

En abril del 2000, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos concluyó que el Estado salvadoreño debía investigar el crimen del beato mártir y además pagar una “justa” indemnización. El memorial es una de las formas acordada por los familiares, Iglesia católica, asociaciones romeristas y el Estado para resarcir el daño.

La apuesta por el cine que ahora protagonizan Gerson Martínez y Nayib Bukele, en un primer momento fue liderada en solitario por el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, otro funcionario del gobierno de izquierdas considerado en una lista de la cual el partido sacaría a su candidato presidencial para 2019. En mayo de este año, José Luis Merino, uno de los hombres más fuertes en el FMLN, miembro de la Comisión Política del partido y el enlace con Alba Petróleos, declaró a Diario El Mundo que el ministro de Obras Públicas, el alcalde de San Salvador y el Canciller Martínez eran nombres a tomar en cuenta para esa candidatura. 

En 2011, la Cancillería, a través de la dirección de derechos humanos, asumió el proyecto y empezó a buscar un espacio en el Centro Histórico. Buscó entre los inmuebles que pertenecen al Estado y así llegó hasta el abandonado cine Libertad, clausurado en 1996. Desde 2008, a los inmuebles del centro de San Salvador los protege la declaratoria de Centro Histórico emitida por la Asamblea Legislativa. Intervenir el edificio seleccionado implicaba, entre otras cosas, obtener la autorización de la Secretaría de Cultura según lo establecido en el reglamento de la Ley especial de protección al patrimonio cultural.

“Conforme a los resultados de la evaluación del inmueble y su entorno inmediato, y tomando en cuenta que el inmueble no posee mayores características arquitectónicas, y con base en el proceso de reparaciones que el gobierno de El Salvador lleva adelante en el marco del caso de monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez a través del sr. Hugo Martínez, quien solicita la demolición del edificio [...] la dirección nacional de patrimonio cultural resuelve: conceder el permiso para la proyección del memorial...”

Si bien a nivel arquitectónico el edificio carece de valor patrimonial, el terreno donde por ahora sigue en pie el excine Libertad tiene valor como sitio histórico. Por cuarenta años, en esa área estuvo ubicada la Casa Blanca, que funcionó como sede del Ejecutivo (1878-1889) y de la Dirección general de Correos hasta 1918, cuando fue consumida por un incendio. “Es una gran galera”, asegura el arquitecto y restaurador Joaquín Aguilar. En la década de los 70, el excine logró reconocimiento en la escena cultural por tener uno de los mejores equipos de sonido y se hizo fama por el Festival Internacional de Música organizados por el Patronato pro Cultura. Por su escenario desfilaron figuras internacionales como el virtuoso violonchelista español Pablo Casals (1967), los pianistas Van Cliburn y Claudio Arrau; los violinistas Ruggiero Ricci e Isaac Stern; y la Orquesta del Teatro Colón de Buenos Aires. Pero aquella glora de antaño ya no existe más en los vestigios, en la armazón de bloques de concreto. “No tiene ningún valor estético, ni arquitectónico ni histórico”, concluye Aguilar.  

Para la alcaldía de San Salvador, lo arquitectónico no debería de ser lo único que determine el valor patrimonial de un inmueble. “El cine Libertad es un patrimonio de identidad, llamale como le querrás llamar, pero creo que es uno de los íconos del Centro Histórico”, dijo a El Faro Nayib Bukele.

La estructura del excine Libertad ha sido desmontada poco a poco. La maleza ha brotado en este inmueble que ha permanecido en el abandono durante los últimos años. /Foto El Faro: Víctor Peña

La estructura del excine Libertad ha sido desmontada poco a poco. La maleza ha brotado en este inmueble que ha permanecido en el abandono durante los últimos años. /Foto El Faro: Víctor Peña

El 20 de abril, la alcaldía de San Salvador lanzó el proyecto de revitalización del Centro Histórico. En su primera fase, este plan contempla el remozamiento de las 11 cuadras que comprenden el corazón histórico de la ciudad, partiendo desde Catedral metropolitana hasta el cine Libertad.

Según la oficina técnica ejecutora del programa temporal de revitalización del Centro Histórico fue en el proceso de identificación de espacios que se enteraron de que había planes del gobierno central para el inmueble. En octubre 2015, la Dirección de Ciudades Inclusivas del Ministerio de Obras Públicas convocó a la alcaldía de San Salvador para presentarle el proyecto del memorial. Más que autorización a la alcaldía, el MOP necesitaba llegar a un acuerdo con el gobierno local para obtener una solvencia para que la Oficina de planificación del Área Metropolitana de San Salvador (Opamss) autorizara el inicio de la obra. Cuatro años después de que Hugo Martínez iniciara las gestiones para convertir el cine en un memorial para monseñor Romero, su salida de la escena obedeció a que la institución que dirige no tiene entre sus facultades la construccíón de obras. Ese papel le corresponde al MOP, y Martínez tuvo que delegar el proyecto.

A diferencia de la propuesta consensuada entre Cancillería y el MOP, la alcaldía no tiene en papel ningún proyecto que echar a andar en el inmueble. Todo lo que tiene es una idea de las actividades que les gustaría realizar en el excine. De mantenerse en pie, la administración resucitaría la sala de proyecciones para exhibir cine independiente.

Convencidos de que el edificio constituye uno de los íconos del Centro Histórico, Nayib Bukele y su equipo hicieron una contrapropuesta. En abril de este año, seis meses después de la presentación del proyecto del memorial, la comuna ofreció un espacio recién liberado como trueque: la plaza general José de San Martín, a un costado de Catedral metropolitana. La sorpresiva liberación de esa plaza, y el anuncio de las obras de recuperación en el Centro Histórico supusieron además toda una campaña en la que Bukele aparecía perfilado como el hombre que rescatará el centro de la capital, hablándole a una escuadra de trabajadores enfundados con camisas celestes, escobas y palas, con el Palacio Nacional de fondo. En la batalla por la candidatura de la izquierda para 2019 las formas hablan por sí solas, y tanto Gerson Martínez como Nayib Bukele están construyéndose su propia marca. 

En esa reunión celebrada en Cancillería participaron además los representantes de las asociaciones romeristas y los ejecutores del proyecto: la dirección de ciudades inclusivas. “‘Si no se puede, ni modo. Les ayudamos con los permisos’’, me dijo el alcalde, pero queríamos hacer el intento por rescatar el excine”, asegura uno de los técnicos del programa de revitalización del Centro Histórico, que pidió el anonimato por no ser un vocero autorizado para dar declaraciones.

Sala de proyecciones del excine Libertad, muestra evidente del deterioro en el edificio, que permanece bajo custodia de la Alcaldía Municipal de San Salvador./Foto El Faro: Víctor Peña

Sala de proyecciones del excine Libertad, muestra evidente del deterioro en el edificio, que permanece bajo custodia de la Alcaldía Municipal de San Salvador./Foto El Faro: Víctor Peña

Como la propuesta no trascendió, Bukele decidió insistir personalmente y llevar la contrapropuesta a otro nivel. En junio, según cálculos del alcalde, el ministro Hugo Martínez lo convocó a cancillería para pedirle permiso para demoler el cine. “Entonces yo le dije: ‘Mirá, Hugo, yo técnicamente no te lo puedo negar, porque cumplen con los requisitos. El único que lo puede bloquear es la Secretaría de Cultura, que entiendo que no lo están bloqueando’”.

Consciente de sus limitaciones, Bukele vendió su propuesta de rescate: “Yo le hice conciencia a Hugo y le dije: ‘El cine Libertad es un patrimonio de identidad. Llamale como le querrás llamar, pero creo que es uno de los íconos del Centro Histórico. Te propongo lo siguiente: si ustedes quieren hacer un memorial a monseñor Romero, la alcaldía tiene un terreno bien bonito, que es el parque del general José de San Martín, que lo acabamos de liberar, que está justo enfrente de catedral".

La alcaldía planteaba al ejecutivo un ahorro en el desarrollo del memorial y, según ellos, una ubicación más estratégica para la construcción de la plaza. Según Bukele, él le dijo a Hugo Martínez: "te cambio el cine, que te va a costar dinero demolerlo, y cuando ustedes construyan el memorial va a quedar bien bonito porque van a tener la catedral metropolitana, donde monseñor Romero era arzobispo, van a tener la cripta de monseñor Romero abajo y van a tener el memorial ahí mismo. Mientras que el otro estás botando un icono del Centro histórico, vas a construir un memorial que va a estar a tres cuadras, no podés hacer un evento en conjunto, entonces no vale la pena. Hagamos una permuta”.

Según Bukele, el canciller Martínez estaba emocionado con la idea y le aseguró que le comentaría la propuesta al ministro de Obras Públicas. Al cabo de una semana, por medio del personal de su despacho, Hugo Martínez mandó a decir que seguía en pie el plan del demoler el cine Libertad. La alcaldía no insistió más, y empezó a tramitar la solvencia necesaria para obtener los permisos de construcción de parte de la Opamss.

El Faro pidió a Cancillería que confirmara la conversación entre el alcalde y el ministro de Relaciones Exteriores. Por medio de la jefatura de comunicaciones se limitó a decir que el Ministerio ha funcionado como facilitador y coordinador con las instituciones del Estado para el cumplimiento de medidas de reparación que estén relacionadas con sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, “y ha llevado su labor más allá del cumplimiento de una sentencia”. Y aunque afirman que Cancillería ha evaluado diferentes opciones con las instituciones involucradas, no especifica el porqué de la negativa a la opción propuesta por la alcaldía.

Las instalaciones del excine Libertad son un salón vacío, que ha sido desalojado y que durante los últimos años ha pasado en el abandono./Foto El Faro: Víctor Peña

Las instalaciones del excine Libertad son un salón vacío, que ha sido desalojado y que durante los últimos años ha pasado en el abandono./Foto El Faro: Víctor Peña

Alejandra Dubón, directora de ciudades inclusivas del MOP, es la voz cantante de la parte ejecutora en la cartera que dirige Gerson Martínez. Ella conoció de la propuesta de la alcaldía de Bukele, pero creyó que aceptarla no era conveniente. Ni desde el punto de vista urbanístico, ni financiero ni organizacional. Cuando El Faro preguntó a Dubón si Gerson Martínez llegó a conocer la contrapropuesta que hizo Nayib Bukele -y que según el alcalde sería comunicada por el Canciller- ella respondió que al menos ella, por la informalidad con que la alcaldía presentó la contrapropuesta, desistió de informárselo a su jefe. "El tiempo para discutir proyectos con el ministro es muy limitado, como era algo súper informal, no consideré necesario decírselo".

En los primeros días de agosto, Sánchez Cerén y Gerson Martínez inauguraron el puente La Palma-Citalá, en Chalatenango. En el acto, Sánchez Cerén halagó la gestión de Martínez y lo calificó como "uno de los mejores ministros" de su gabinete. Martínez, por su parte, dijo que obras como la recién inaugurada se llevaban a cabo cumpliendo con la misión encomendada por el presidente de "hacer más con menos".

A propósito de esa premisa, al finalizar el evento, El Faro le preguntó por qué si la alcaldía de San Salvador les proponía una alternativa que les permitiera ahorrar en la construcción del memorial, esta no había sido tomada en cuenta. Martínez aseguró, sin embargo, que no conoce la propuesta, pero que si existía una propuesta seria tendría que considerarse. El Faro le explicó en qué consistía el canje planteado por Bukele a Hugo Martínez, quien, se supone, le comunicaría la propuesta a él. “Yo soy serio, yo no ando haciendo politiquería”, dijo.

Por la carpeta técnica que adapta el área del cine para convertirlo en una nueva plaza, el MOP pagó 75 mil dólares a la firma Crea Arquitectos. Cambiar de locación, asegura Dubón, implicaría desechar el diseño actual. Y ese no sería necesariamente el mayor problema, sino asumir los costos por un proyecto que no se ejecutó. Según el diseño, en el vértice que une los lados de la plaza se erigirá una escultura con el rostro de monseñor Romero. Su ubicación es estratégica, ya que ve hacia la Plaza Libertad y hacia el espacio de la cripta en Catedral metropolitana. De trasladar el memorial al costado derecho de Catedral, este detalle perdería sentido. Además, agrega Dubón, “todo depende de lo que querrás lograr como urbanista”, señalando que un memorial ubicado a tres cuadras de distancia genera como valor agregado un circuito que le permitirá al visitante conocer otros lugares icónicos del Centro Histórico.

Pero la peor parte hubiera sido, según la arquitecta, darle un nuevo giro a un proyecto que empezó a cocinarse desde 2012, y que debió de haberse iniciado desde la sentencia de la corte en 2000. “Era súper arriesgado comunicarle la decisión a los colaboradores”, dice Dubón, anticipándose a la inconformidad que se hubiera generado entre las asociaciones romeristas de prorrogar por más tiempo el inicio de la obra.

El pasado 9 de agosto la firma entregó la carpeta técnica que será sometida a evaluación antes de dar por iniciada la obra. Todavía no hay fecha fija para el inicio del proyecto. De los 3.2 millones de dólares que se necesitan para demoler el edificio y construir el memorial, el ejecutivo solo cuenta con 1.2 millones. 

Este es el diseño elaborado por la firma Crea arquitectos que la MOP ya aprobó. Aunque no hay fecha para el inicio de la obra, se pretende que para 2018 el memorial ya esté en pie.

*Con reportes de Roberto Valencia

Publicidad

 
Publicidad
 CERRAR
Publicidad