Publicidad

Publicidad

Publicidad

  • 0
  • 546

Migración

Romero, el santo de los refugiados

El Faro

Óscar Arnulfo Romero, el arzobispo de San Salvador asesinado el 24 de marzo de 1980, se ha convertido en un guía, un ícono, un 'santo' para los cientos de migrantes centroamericanos que huyeron durante los años de los conflictos armados, finalizados hace más de dos décadas, pero también para los centroamericanos que hoy huyen de la región más violenta del mundo, y buscan refugio en los países ubicados más al norte del continente. La primera fotografía muestra un monumento ubicado en Belice, en la escuela Católica Monseñor Romero, establecida en 1982, en la aldea Valle de Paz, en el distrito Cayo. Valle de Paz fue fundada por familias salvadoreñas que huyeron del país durante el conflicto armado, que tuvo su auge entre 1980 y 1982. En la segunda fotografía se aprecia un mural de Monseñor Romero que da la bienvenida a una docena de migrantes, en su mayoría hondureños y salvadoreños, que llegan aproximadamente cada día al albergue La 72 en Tenosique, México, huyendo de la violencia de estos dos países. 

Monseñor Romero se ha convertido en un guía, un ícono, un 'santo' para los cientos de migrantes que huyeron de las guerras y que ahora huyen de la violencia de Centroamérica. 

TE PUEDE INTERESAR
CONTENIDO RELACIONADO:

Publicidad

COMENTARIOS

  • 0
x