Publicidad

“Tenés que vender mucho tus principios para ser candidato presidencial”

Nayib Bukele nunca ha negado que la presidencia de la República le atrae, pero en este FMLN él sabe que no tiene cabida. Al menos no por ahora. Los desencuentros con su partido le han quitado puntos. Su incontrolable crítica es un obstáculo, y él plantea que prefiere seguir fiel a sus principios que domesticarse al partido, al que llama "verticalista". 

Texto Sergio Arauz / Foto Fred Ramos

 
 

El alcalde de San Salvador Nayib Bukele es entrevistado por El Faro en su despacho en San Salvador, el 9 de marzo de 2016. Foto: Fred Ramos

El alcalde de San Salvador Nayib Bukele es entrevistado por El Faro en su despacho en San Salvador, el 9 de marzo de 2017.

Nayib Bukele parece estar convencido de que el FMLN no lo quiere como candidato presidencial y se plantea un futuro con dos salidas: buscar la reelección por San Salvador, siempre y cuando él logre imponer las condiciones, o alejarse de la política partidaria, algo a lo que dice no temerle. ¿Por qué el FMLN no se rinde a su candidatura? Para Bukele la respuesta es clara: "Si tenés una carta totalmente ganadora, pues la única razón que te pudiera dar (para que no la lleven) es porque no es manejable, no es controlable al cien por ciento".

El alcalde de San Salvador se define incontrolable, y para explicarlo revela uno de los episodios que mejor dibujan el distanciamiento que hubo entre él y su partido, y que a la postre ha sido una de las razones que podrían haberle dinamitado una aspiración para 2019. Nayib Bukele recrea un episodio que también habla del control que el FMLN quiere tener sobre las instituciones públicas que maneja, aun a costa del funcionario de turno. En las remembranzas del alcalde, el FMLN intentó quitarle el control de la alcaldía y, al mismo tiempo, beneficiar al partido con la proyección de la comuna. Cuándo él se quejó buscaron desgastarlo desde dentro de la alcaldía, pero también desde el partido. Él, que siempre ha defendido sus posturas críticas, respondió con astucia. Logró aliarse con los concejales de la alcaldía, incluidos los de Arena, para sacar del tablero a los mandos colocados por el FMLN, incluida la síndica municipal. Bukele cuenta que su propio partido quería desgastarlo, pero también cuenta cómo terminó ganando esa batalla: "Se dieron cuenta de que les salió caro el intento. Los despedimos con los votos de Arena", dice.

Bukele no se ve fuera del FMLN, y sigue planteándose como una propuesta de cambio incluso para el partido, a quien compara con la vieja Arena que acaba de decapitar a un grupo de jóvenes que desafiaron algunos dogmas del principal partido de oposición. "Las estructuras tradicionales de los partidos no entienden que la política ya cambió", dice.

Aunque suelta con un dejo de pesimismo que está cansado de la política partidaria, dice que no cometería exabruptos, y pone como ejemplo aquel intento de Óscar Ortiz, en 2003, cuando intentó ganarle a Shafick Hándal la candidatura presidencial de 2004. O el otro intento de Héctor Silva, cuando en esa misma elección apostó competir con un partido que no tenía el despliegue del FMLN. "¿Estoy en la competencia? No. ¿Por qué? Porque lo veo imposible. Entonces yo no voy a ir a competir por gusto, pues", dice.  

Bukele se da un mes para definir su futuro político. "La lógica es que si voy a decir que sí (a la reelección), será este mes. No puedo decir que sí en mayo, pues, porque los tiempos electorales no dan. Hay primarias en el partido y hay que ir".

¿Tras casi dos años como alcalde de San Salvador, qué evaluación hace de su relación con el partido FMLN?
En Nuevo Cuscatlán tuvimos una relación excelente con el FMLN, a pesar de las tres o cuatro pleitos públicos, que más que pleitos públicos era simplemente usar el micrófono para decir lo que consideraba que estaba mal. A costa de lo que fuera. Obviamente no estaba buscando que me sacaran del partido con el que me identifico ideológicamente. No hubo un problema partidario fuera de esos enfrentamientos porque al FMLN no le interesaba gobernar Nuevo Cuscatlán.

¿San Salvador si le interesa al FMLN?
Sí. Ahí es que empiezan algunas divergencias que todavía existen.

¿Un ejemplo? 
Viene un director de distrito y hace un evento, lo coordinan ellos, de la mano con el FMLN, con los diputados. No se puede micromanejar la alcaldía de San Salvador, son 5 mil 500 empleados. De repente veo unas fotos de gente de la alcaldía, de un distrito, y diputados en chalecos del FMLN. Entonces yo digo: permítame, empezando que es ilegal, no se pueden usar fondos públicos para promoción partidaria. Una cosa es que lleguen los diputados y otra cosa es que lleguen enchalecados.

¿Otro ejemplo?
Se inaugura una obra por día y de repente el diputado tal llega a dar un discurso, con chaleco. Entonces dijimos: eso no se puede. Una cosa es que me llamen a un evento del partido -ya he ido a varios- y otra cosa es que se usa una institución de la gente.

¿Cuándo ocurrió esto?
Todo el tiempo. Desde que empezamos hasta ahorita.

Ese es uno de los motivos de fricciones con su partido, pero hay más.
Siempre ha sido pleito. Ellos lo hacen en otros municipios también, pero aquí no se va a hacer y si lo hacen que no sea con mi venia, de escondidas. Entonces vengo y les digo: esto no se puede hacer, y ahí empieza la fricción.

¿Qué argumenta el partido?
Dicen: ¿Por qué? Si hemos ganado la alcaldía y esa es parte de la estrategia nacional y necesitamos vincular... Y yo les digo: ¿por qué en gobernando con la gente, Salvador Sánchez Cerén no llega con chalecos rojos? No ves a nadie con chalecos rojos... '¡Ah!, no, pero es que la estrategia del presidente es mostrar unidad de país'. Bueno, la estrategia del alcalde es mostrar unidad de país.

Entiendo.
Lo que pasa es que sí respetan el liderazgo de un comandante, pero no respetan el liderazgo institucional.

¿Eso pasa siempre?
A cada rato. No vas a estar despidiendo gente a cada rato por cosas así cuando se pueden resolver con una sentada, una llamada telefónica o un mensajito de WhatsApp. Pero cuando se han dado fricciones mayores ha pasado lo que mencionaste la vez pasada, donde se vuelve algo más público porque son puesto más altos, fricciones mayores, pero es básicamente lo mismo: cada quién puede ser del partido que quiere, en la alcaldía hay gente de Arena, FMLN... pero la institución como tal no puede responder a un partido político. Si votan por el partido porque hizo buena gestión, eso está bien, pero no podés hacer una actividad partidaria con dinero de los impuestos.

En junio de 2016, empleados de la alcaldía vinculados al FMLN le mostraron al secretario general, Medardo González, unos fragmentos de conversaciones en donde funcionarios de la alcaldía, incluyéndolo, se burlaban de las vacas sagradas del partido. ¿Qué significó eso en su relación con el FMLN?
Siempre he tratado de ser amigo de mi equipo, desde que estaba en la empresa privada. Hay jerarquías, pero también somos cheros y bromeamos y lo que vos querrás. Y a veces me tiran memes a mí, el alcalde tal, y yo me río. Dentro de ese círculo de confianza había cuadros del FMLN, nos burlamos de todo, de mí, de ellos mismos, de todo, de Arena, subimos los memes de las redes... Ja Ja Ja Mirá, había gente del FMLN que nosotros considerábamos parte de ese grupo de confianza.

Hablamos de junio de 2016, antes del foro de Sao Paulo.
Cuando pasó lo de mi tío, que se enfermó y yo me fui a Costa Rica... No sé con qué motivo pero esos chats llegaron a la dirigencia del FMLN sacados de contexto. Si vos enseñás el chat completo, donde te burlás de mí y a la vez te burlás de alguien más, o decís algo malo, como que es bruto o lo que sea, se entiende que es coloquial, que es un chat de chistes, pero sacado de contexto parece que estás ofendiendo alguien.

¿El partido lo tomó como ofensa?
No sé si el partido lo tomó así, pero por lo menos...

¿Medardo González?
No sé si Medardo González, pero sí se los mostraron a Medardo González. Medardo no dio ninguna instrucción al respecto, pero sí la estructura departamental y municipal del FMLN les dio la orden de salirse de esos chats y plantear sus posturas de que no estaban de acuerdo.

¿Y ellos también aparecían chistando?
Ellos subían memes y todo, pero sacaron de contexto eso y pusieron los pedacitos.

¿Y qué pasó?
Qué se salga alguien de un chat no es motivo de despido para nadie, lo que pasó después  es que gente afín a nosotros que estaba en la municipal nos contaron de conversaciones que se dieron ahí. Que 'había que tener cuidado con vos' (en referencia a Nayib); se habló de que había que desgranar la estructura de alcaldía e ir cubriéndola con cuadros, en palabras de ellos, más leales al partido. Yo no tengo estructura, pero se refieren a la gente que estaba más afín al proyecto nuestro, que es más institucional. Y luego 'evaluar si vos vas a ser el candidato, pero mientras tanto tenemos que cooptarte'.

Me dice que el partido planificó serrucharle el piso.
Sí, sin dejar que caiga, pero te sostenemos nosotros. Hablaron algunas cosas de mi familia, de cuando estábamos en el lecho de muerte de mi tío y se estaban burlando hasta de eso. ¡Qué barbaridad, por un tío, si todos hemos sufrido cosas en la vida! '¿Cómo es posible que deje abandonada la alcaldía 15 días solo porque el tío está enfermo?'. Creo que cruzaron la línea.

¿Es la gente de la directiva municipal y departamental del partido que trabaja en la alcaldía?
Me enseñaron unos audios de esas reuniones. Aun así, no dije nada, me molesté más, pero dije: si sacaron de contexto lo mío, seguramente... En un momento de cólera cualquiera dice algo.

¿Y su equipo?
Yo les dije: la gente en la cólera dice cosas, no lo agarremos personal, aunque era bien personal lo que decía, pero dejémoslo como algo... midámoslo con la vara con la que nos medimos nosotros: uno puede decir algo y no necesariamente lo siente. Y si lo siente quizá lo siente en el momento de cólera, pero no necesariamente va a trascender.

¿Y qué pasó luego?
Empezaron a activar su estrategia de desgranamiento.

¿Sigue activa hasta la fecha?
Ya no, ya no.

¿Qué pasó para que se hayan calmado?
Ya no tienen correlación.

¿A qué se refiere?
Se dieron cuenta de que les salió caro el intento. Los despedimos con los votos de Arena.

"Empezaron a utilizar su estrategia de desgranamiento", dice Nayib Bukele, al narrar un fuerte desencuentro entre el FMLN y la alcaldía que él dirige.

¿Despidieron a...?
Dos gerentes. Llamé a los gerentes, eran amigos míos, considerados de mi círculo cercano.

¿Francisco Garay e Idalia Zepeda?
(Asiente). Yo no los puedo despedir, eran gerentes, yo puedo despedir a alguien, pero no a los gerentes, esos los despide el concejo. Yo les pedí la renuncia por escrito, pero para mí era una prueba, no iba a despedir a nadie. Fran me llevó su renuncia, triste. Púchica... Idalia me dijo: 'yo voy a esperar lo que el partido me ordene'.

¿Usted qué le dijo?
Yo le dije: mirá, permítime, vos pertenecés a un partido, pero aquí el jefe soy yo, en un futuro quizá vos vas a ser mi jefe. Así que espero tu carta de renuncia. 'Yo ya te dije, yo respondo al partido', eso dijo. Llamó a su equipo y les dijo: 'el alcalde me pidió la renuncia, pero yo no la voy a dar porque yo respondo al partido'. Entonces vine yo agarré la carta de renuncia de Fran y la rompí, y fui al concejo.

¿Entonces es con los votos de Arena que destituyen a la entonces gerente Idalia Zepeda?
Yo creo que esto es inaceptable, dije. Los concejales de Arena dijeron: sí. Otros afines a mí, dijeron es inaceptable, otros del FMLN dijeron: nooo, esto hay que hablarlo... Al final se quitó. El FMLN se molestó, pero la verdad es que era lo correcto, ella no tenía por qué responder a un partido político.

¿Estas personas eran la gente de confianza del partido, los ojos del partido en la Alcaldía?
Parte de... Había más gente del partido, y a mí no me importa que sean ojos del partido o tengan lealtad a su partido. Hasta mucha gente se quejaba de que yo le daba mucha confianza y mucho poder (a Idalia). Yo creo en los derechos políticos.

¿Podemos entonces decir que, en un momento, el equipo del FMLN y de Nayib Bukele trabajaron juntos hasta que se fundió?
Totalmente.

¿Y ocurrió la ruptura?
El problema no era que ellos fueran del FMLN, o que ellos sean fieles al partido, o que lean los estatutos del FMLN todos los días antes de dormir, no es que lo hagan... El problema es que a la hora del trabajo y a la hora de hacer un proyecto municipal, es un proyecto municipal, no un proyecto partidario. Ya te he dicho que si la gestión tiene éxito, tenés derecho a que la gente lo reconozca, está bien, pero de eso a que por tu rol partidario vas a poner a un lado tu trabajo institucional, eso es inaceptable.

¿Qué ocurrió después?
Los cuadros del partido se alinearon más al trabajo institucional.

¿Se pusieron el chaleco de la alcaldía?
En las horas libres se podían poner el chaleco (del partido) o en sus días feriados.

¿Me dice que ahora está corregido el problema?
En un 90%, nada es perfecto. La gente entiende que es diferente el trabajo para la alcaldía y para el partido, ahí son libres y nunca se los voy a impedir. De hecho, un día vi que subieron unas fotos y estaban gente de la alcaldía en una actividad partidaria fumigando en una comunidad. Inmediatamente empecé a averiguar si las motobombas eran de la alcaldía, si eran de la alcaldía iba a haber despidos.

¿Y qué pasó?
Me di cuenta que las motobombas eran del partido, que la actividad había sido domingo y que no se habían usado recursos, ni carros, ni cosas de la alcaldía. Yo no voy a ser quien va prohibir los derechos políticos de nadie, mucho menos de mi partido.

¿A este día cómo definiría la relación de su partido con usted?
Resuelta.

¿Lo ocurrido en junio de 2016?
Resuelto. Ya pasado.

Pero Usted está dudando de si quiere buscar otros tres años como alcalde. Al rato me quedo en casa, ha dicho.
Sí, es probable. No sé, pero es una decisión personal, lo del partido está resuelto. Se lo podés preguntar a quién querrás.

¿Medardo González?
El mismo Medardo, la máxima autoridad individual, hay otras colegiadas, pero es el que tiene más poder en el FMLN, se lo podés preguntar a diputados, a dirigentes históricos, figuras emergentes.

¿Y entonces?
El problema no es con el partido.

¿Lo del chat de las burlás no caló en la dirección?
Medardo González lo entendió... tiempo después vea. Incluso con Medardo tengo buena relación. Para serte sincero siempre me ha tratado bien, con respeto.

¿Pero?
Lo que pasa es que la política... Nuestro sistema partidario -y no solo del FMLN, lo acabás de ver en ARENA- no está acostumbrado a la autocrítica, ni está acostumbrado a la crítica constructiva, ni está acostumbrado a aceptar errores.

De los dos.
Nuestro sistema partidario en general no está acostumbrado a la autocrítica, ni a la crítica constructiva, ni a pedir disculpas, ni a disentir, ni siquiera a tratar de corregir errores. Entonces, las fricciones que se han dado han sido en esos momentos.

Si hablamos de matices, Medardo González también me ha dicho que Nayib Bukele es un excelente alcalde. 
Sí... y lo dijo en televisión y me lo ha dicho a mí y yo te lo puedo decir: como secretario general ha logrado un montón de victorias, dos presidenciales, la alcaldía de San Salvador... Es decir, no es que sea mérito único de él, pero como secretario general hizo su trabajo, ¿verdad? O sea, ha sido un secretario general exitoso

Pero han pasado muchas cosas.
De alguna manera yo ya estoy cansado de la política partidaria.

Bukele ve dos escenarios en su futuro: buscar la reelección en la alcaldía o alejarse de la política partidaria. La presidencial de 2019 la ve

Bukele ve dos escenarios en su futuro: buscar la reelección en la alcaldía o alejarse de la política partidaria. La presidencial de 2019 la ve "imposibile".

Nayib disiente de su partido en bastantes cosas fundamentales.
Sí, sí...Y lo voy a seguir haciendo, desde cualquier trinchera que esté, desde la casa o desde la alcaldía, lo voy a seguir haciendo.

Cuándo nos contó su historia de cómo aceptó ser alcalde de San Salvador, usted decía "no me imaginaba que iba a ser un vocero nacional". Y alguien le dijo que le estaban heredando el FMLN, o sea, o la izquierda.
Siempre en el mundo habrá una izquierda y una derecha. Llámale como querrás: progresistas y conservadores, comunistas y capitalistas... Siempre habrá un grupo que quiere avanzar y un grupo que quiere conservar. Ambos son importantes, es como en el carro: tenés el acelerador y el freno, ambos son importantes. Un carro sin acelerador no camina y un carro sin freno, choca. Vos necesitás siempre el contrapeso del que quiere avanzar en la sociedad y el que dice "hey, espérense, tampoco nos vayamos tan al barranco". Ambos son necesarios y a mí me gusta estar del lado del acelerador, no me gusta estar del lado del freno. Yo considero la izquierda el acelerador -y no estoy hablando del FMLN, ojo- y considero a la derecha el freno, y no lo digo en el sentido despectivo, sino que están los conservadores y los progresistas. Este que quiere ir así y este otro "no, no eso no, pérense, párenle, regresemos a lo de antes".

¿No se considera heredero del futuro del FMLN?
A mi me gusta estar del lado del acelerador, entonces esta persona no me dijo "te van a heredar el partido" y ni yo lo agarraría, sino que me habló en el sentido de que la izquierda debe tener un futuro, o sea, no se puede quedar el país sin acelerador... 'Si querés que la izquierda avance, tienen que entrar cuadros como vos'.

¿No se mira Nayib bukele dirigiendo el FMLN?
No, jamás. imposible. Ni me interesa ni jamás lo he disputado ni lo disputaría. No lo veo, tendría que ser...no, no, no.

No entiendo esto: Si aparece en todas las encuestas como figura popular, ¿por qué su partido no lo valora como carta presidencial?
Obvio, por las mismas contradicciones, la misma situación del disenso. ¿Vos viste lo que pasó en la JRN? Las estructuras tradicionales de los partidos no entienden que la política ya cambió. ARENA, de una manera obtusa, retrógrada, dando pasos para atrás en vez de dar pasos para adelante, como sacaron en su campaña, saca a los jóvenes, independientemente de si estamos de acuerdo o no con su postura. Le habría valido más hacer un debate o hacer un foro, o no sé, hacer algo más elegante para discutir los temas, aunque al final hubieran terminado con su postura retrógrada. Yo siento que el FMLN a mi me ve como alguien que le suma mucho, pero con miedo a que le sume demasiado.

¿Qué significa que le sume demasiado?
¡Ah!, no sé. Una candidatura presidencial... Bueno, si tú te fijás la cuenta oficial del FMLN en Twitter jamás menciona nada de lo que hacemos, pero otro alcalde le pone una llanta a un camión y lo tuitean. Entonces, ¿qué te quiero decir con eso? ¿Que me publiquen en la cuenta? No, por Dios, ya tenemos cuenta nosotros, pero te da una luz que al FMLN le interesa nuestro vocabulario político, pero no necesariamente lo quiere potenciar.

¿Y Nayib Bukele sí se considera candidato presidencial?
No necesariamente quiero jugar ese papel.

¿Entonces Nayib Bukele es una especie de tonto útil?
No. ¿Tonto útil? ¿Por qué? Ja ja ja no me considero tan tonto, ¿verdad? jajaja.

Me refiero a que el FMLN solo quiere aprovecharse del caudal político, pero no lo toma en cuenta.
Es normal que el FMLN me utilice, pero debe ser de una forma positiva para el país. Pero solo utilizarme por caudal de votos... no es algo que yo quiera.

¿Cree que lo están usando por las dos cosas?
Si es por el bien del país, yo estoy dispuesto. Por eso es que la alcaldía de San Salvador para mi es atractiva, porque estamos haciendo un cambio. Va a haber detractores que te van a decir que no, pero si se ve objetivamente, lo estamos haciendo y con lo que viene se verá más. Entonces por un lado siento que estamos logrando cosas y el Frente de alguna manera nos apoyó en lograr esa ventana. Con las intenciones que sean, el FMLN nos sigue apoyando y nos ha ofrecido continuar ejerciendo cosas buenas. Entonces, por ese lado sí, pero por otro lado la política partidaria cansa, y sería injusto decir que solo cansa por el FMLN, porque realmente cansa más por el lado de la oposición...

Pero concentrémonos en el FMLN.
Entiendo. Cuando te digo que me canso, no me cansa el FMLN, me cansa todo: me cansa la política del país, incluso la misma población: cómo se divide. Cuando no es año preelectoral todo está bien, cuando es año preelectoral todo está mal... Al final dicen "cada país, cada pueblo tiene el gobierno que se merece". Creo que tenemos que cambiar un poquito como sociedad, dejar de aplaudir lo bueno solo porque es de mi partido y criticar lo bueno cuando es del otro. Cansa pues. No es solo una decisión de que el Frente, partidariamente, no se hayan resuelto los temas, sino que es una decisión más personal de que si yo quiero continuar en esto o ya estuvo.

¿Antes, sí se consideró candidato presidencial?
¿Antes de qué?

Antes de los pleitos con el partido, con los medios, con todo lo que ha pasado en los últimos dos años.
Siempre lo he dicho con toda la sinceridad del mundo: no hay ningún político que no le atraiga la presidencia. Sería ridículo que querés ser diputado, pero no querés ser presidente: o quiere ser alcalde de la capital, pero no quiere ser presidente o no le atraiga la idea de serlo. Pero siempre lo he visto imposible y tengo años de venirlo diciendo, porque el camino es demasiado... no difícil, tenés que vender mucho para llegar ahí. O sea, tenés que mover mucho la cola, tenés que vender mucho tus principios, aceptar muchas cosas que no aceptarías. Maquiavelo dijo que el fin justifica los medios, no sé si tenía la razón o no, pero yo no soy de esos, o sea, no puedo, no me da la sangre, pues. No tengo horchata en la sangre para hacer lo necesario para llegar a la presidencia. Que no sería difícil si lo ves bien: hacerme más del lado partidario, seguir la línea, matizarme un poco ante los medios, ante la población, pero yo no me veo. No es que no me atraiga o no quisiera, simplemente lo veo como un imposible. Si me parece atractiva la alcaldía por lo que podemos cambiar en la ciudad, por lo que podemos resonar en el país, por el micrófono que te da, pues obviamente la presidencia te da eso por diez. Pero no lo veo posible, entonces...

¿En algún momento lo vio posible?
Tal vez en el momento que lo vi más posible fue en la candidatura para alcalde.

¿Cuando inició la carrera por la alcaldía de San Salvador?
Sí, pero creo que a los diez días de estar en la alcaldía me di cuenta que era un imposible de nuevo y nunca lo he visto como posible. Lo veo como un imposible. ¿Qué costaría llegar ahí? ¿Estoy dispuesto a darlo? No.

Veamos, ordenemos...
Es una pregunta que si la respuesta no se plantea bien, se pudiera dar a malas interpretaciones. Si la pregunta es: ¿te parece atractiva la presidencia? La respuesta es sí. ¿Estás en la competencia para ser presidente? Categóricamente la respuesta es no. ¿Por qué, porque no te parece atractiva? Te acabo de decir que sí, pero lo que pasa es que no voy a ir a una competencia a perder, o sea, no voy a ir a hacer el ridículo, ¿me entendés? No voy a ir a lanzarme... No voy a hacer lo que hizo Óscar Ortíz en el 2003 para la campaña del 2004, o lo que hizo Héctor Silva, pues; o lo que hizo Tony Saca, pues. ¿Me parece atractivo? Sí. ¿Estoy en la competencia? No. ¿Por qué? Porque lo veo imposible. Entonces yo no voy a ir a competir por gusto, pues, mejor le dedico tiempo a mi esposa y a mi familia y no voy a ir a competir en algo ilógico. Ahora, si estuviéramos en otro país donde la coyuntura política fuera distinta y donde realmente pudiera optar por un cargo público donde el pueblo mandara, y con esos números en las encuestas... hombre, hace ratos me hubiera tirado.

¿Qué le respondería a un militante del partido que le llegue y le pregunte por qué el FMLN no lo consideró como candidato?
Eso ya te lo respondí: por la intolerancia a la crítica interna, por el miedo al qué va a pasar si le damos el poder a una persona... no sé, tendrías que preguntárselo a ellos. Yo creería que esas serían las razones, porque tenés una carta totalmente ganadora, pues la única razón que te pudiera dar es porque no es manejable, no es controlable al cien por ciento. Por la incertidumbre que le causaría a una estructura verticalista, acostumbrada a la absoluta y total certeza de lo que va a decir.

¿Se ha dado un deadline para decidir si buscará la reelección en San Salvador?
No. Por lógica sería este mes, pero no. Es que no le tengo miedo a no ser alcalde, entonces no tengo esa presión que si no lo decido ya voy a perder mi otra oportunidad. No tengo otra oportunidad.

¿La opción es?
La opción es ser alcalde o ser nada. Si se me pasa el tiempo, pues simplemente por default decidís ser nada. Entonces no me siento presionado, pero la lógica es que si voy a decir que sí, será este mes. No puedo decir que sí en mayo, pues, porque los tiempos electorales no dan. Hay primarias en el partido y hay que ir. No me siento presionado, pero sí tiene que ser pronto.

"Si estuviéramos en otro país donde la coyuntura política fuera distinta y donde realmente pudiera optar por un cargo público donde el pueblo mandara, y con esos números en las encuestas... hombre, hace ratos me hubiera tirado", dice Nayib Bukele, al plantear la distancia entre su candidatura y las intenciones del FMLN.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad