Columnas / Política
El Salvador apuesta por la economía del timo
La aprobación de la ley de activos digitales, el pasado enero 11 de 2023, encamina al país a lo que puede considerarse un modelo económico del timo. El presidente Nayib Bukele convierte en política de estado lo que en muchas economías capitalistas es visto como un defecto del sistema.

Fecha inválida
Ricardo Valencia

La aprobación de la ley de activos digitales, el pasado enero 11 de 2023, encamina al país a lo que puede considerarse un modelo económico del timo. El presidente Nayib Bukele convierte en política de estado lo que en muchas economías capitalistas es visto como un defecto del sistema: un modelo que promueve actividades especulativas que benefician poco a sus ciudadanos y que facilita la aparición de una cultura del engaño y fraude. En lugar de proteger a sus ciudadanos de los timos, el gobierno salvadoreño los energiza y les brinda un halo de legalidad.

Si el café transformó a El Salvador en una nación agroexportadora a principio del siglo XX, y después de los Acuerdos de Paz, el país se consolidó como una economía de servicios, no es exagerado decir que el Bitcoin tuviese -al menos formalmente- una meta similar.  Dentro de la planes de Nayib Bukele, la cripto moneda sería el primer paso para la construcción de Silicon Hills, un parque tecnológico que desde El Salvador emularía a Silicon Valley, el hub tecnológico de California.  Pero, lejos de emular a Sillicon Valley, la adopción del Bitcoin ha convertido la promesa cripto en una carga dependiente del dinero público.

La adopción del Bitcoin parece diseñada para saltarse regulaciones internacionales contra el lavado de dinero con la finalidad de atraer la mayor cantidad de dinero en poco tiempo. Shaun Overton, ex contratista de la plataforma gubernamental Chivo, aseguró que el gobierno salvadoreño eliminó durante el lanzamiento de Chivo mecanismos para confirmar la veracidad de las identidades de los miles de usuarios de la plataforma. Esto facilitó el robo de al menos $12 millones de recursos estatales. 

Las pérdidas de Chivo solo son la punta de un iceberg de un experimento que le ha costado al país alrededor de $425 millones. Bukele sigue subsidiando con recursos y dinero público una ilusión que se desvanece. Ha fundado la Oficina Nacional del Bitcoin que solo tuitea en inglés y ha impulsado la aprobación de una ley de activos digitales con los que se  espera facilite la salida de los bonos Bitcoin a través de la compañía Bitfinex. Esta ley también perfora los fondos públicos al abrir la puerta para que los emisores de criptomonedas y otros activos digitales no paguen impuestos en El Salvador.

Bukele no solo les ha regalado centenares de millones en dinero público a los cripto fanáticos, sino que ha puesto en bandeja de plata el alma de los salvadoreños. La Revista Factum ha revelado como dos esquemas piramidales llamados Mundo Go Sports y Jusco AD podrían haber arrebatado miles de dólares a salvadoreños de clase media baja. En el caso de Jusco AD, el propagandista del esquema asegura que también fue víctima de su experimento. En ambos casos, los vendedores de estas maquinarias de humo emulan el mismo discurso que el presidente: las plataformas digitales harán a los pobres ricos del día a la noche y el dinero viene de China. No solo eso, utilizan la inscripción de estas empresas en los registros gubernamentales como argumento de legalidad y transparencia. 

Antes de hacer el Bitcoin moneda legal en El Salvador, Mundo Go Sports y Jusco AD hubiesen sido fácilmente identificados como potenciales estafa ponzi al estilo de Finsepro e Insepro de los noventas. Sin embargo, el humo de la aprobación de la criptomoneda hace creer a amplios sectores de la población que los timos son normales y los timadores, héroes.

La aprobación del Bitcoin ha empujado a El Salvador a los que muchos han llamado, la era dorada del fraude. Esta era ha sido retratada por un sin número de periodistas, economistas y académicos que describen cómo las redes sociales, el internet y las criptomonedas han facilitado fraudes masivos. La mayoría de estos timos se han realizado bajo la promesa de una falsa libertad económica.  

En El Salvador, la era dorada del fraude deja en evidencia viejos y conocidos problemas:  la desigualdad y la falta de oportunidades que asfixian a buena parte de los salvadoreños. Los más pobres no tienen dinero para participar en los fraudes, pero una incipiente clase media -nacida después de los Acuerdos de Paz- quiere pensar que la tecnología le dará oportunidades de crecimiento que el país les ha negado. Los salvadoreños son víctimas dobles: primero castigados por una industria cripto subsidiada y promovida por el gobierno, y la segunda, a través de los muchos fraudes electrónicos que proliferan en El Salvador.

Lejos de cumplir la promesa de ser vehículos para la prosperidad, la economía del timo hace a los pobres más pobres. Ya sean estos, los jóvenes que trabajan en “call centers” en El Salvador o los trabajadores afroamericanos de los barrios de Nuevo York. La diferencia entre estos dos es simple y macabra:  mientras en el caso estadounidense, el estado hace la pantomima de protegerlos, en el salvadoreño, el estado no es solo cómplice sino perpetrador de un aparente fraude. Bienvenides a la primera economía del timo en el mundo.



*Ricardo Valencia es profesor asistente de Comunicaciones en la Universidad Estatal de California Fullerton. Síguelo en Twitter como @ricardovalp.











Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Tú también puedes hacer periodismo incómodo.Cancela cuando quieras.

Administración
(+503) 2562-1987
 
Ave. Las Camelias y, C. Los Castaños #17, San Salvador, El Salvador.
El Faro es apoyado por:
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
TRIPODE S.A. DE C.V. (San Salvador, El Salvador). Todos los Derechos Reservados. Copyright© 1998 - 2022. Fundado el 25 de abril de 1998.