Publicidad

Arena expulsa a Saca y Saca no se da por expulsado

Arena anunció este lunes la expulsión de su presidente honorario Antonio Saca. Lo acusó de tener una conducta contraria a los principios del partido, y el ex presidente de la república dice, por medio de sus abogados, que no se da por expulsado.

Sergio Arauz

 
 

Vista de la sede del Coena durante el acto de expulsión de Antonio Saca. Foto Mauro Arias
 
Vista de la sede del Coena durante el acto de expulsión de Antonio Saca. Foto Mauro Arias

“Cristiani, Velado y Acosta, Eje del Mal”, dice un cartel que levanta con sus dos manos una señora que viste una camisa negra con las bandera del partido y el nombre en grande de Tony Saca. Es de Ayutuxtepeque, dice, y viene por cuenta propia. Se llama Mercedes y llega a apoyar al ex presidente Saca. “Porque el señor Cristiani está cometiendo una injusticia... es cobarde y ruin lo que quiere hacerle al Tony”, termina.

Son las 11 de la mañana y Mercedes es una de las cerca de 800 personas que se han congregado frente a las oficinas privadas del presidente del partido Arena, Alfredo Cristiani, para protestar contra la decisión de castigar al ex presidente de la República, en una pugna partidaria que no tiene antecedentes.

Tres horas después de esa protesta, y después de tres días de un proceso disciplinario que terminó este lunes, Cristiani anunció que el Consejo Ejecutivo Nacional (Coena) había resuelto la expulsión de Saca, a quien se había citado a audiencia para que respondiera a las acusaciones que le hacen los mismos areneros. "Existe el mérito suficiente para aplicarle la sanción de expulsión al señor Saca, en base al artículo 96 de nuestros estatutos", pronunció Cristiani, ante la prensa.

Arena acusó a Saca durante el fin de semana de haber amañado el proceso de selección del candidato presidencial, en 2008, y de haber conspirado para fracturar al partido, cisma que hizo perder a los areneros 12 de los 32 escaños legislativos que habían ganado en las elecciones de enero pasado.

Quienes como Mercedes llegaron a protestar frente a las oficinas de Cristiani, en la Droguería Santa Lucía, no ocultaron demasiado sus vínculos con el movimiento Gana, que acogió a los 12 diputados desertores de Arena. “De La Paz, Zacatecoluca somos 400, un poco más, porque venimos en 6 buses. A todos nos organizó Mario Tenorio, todo lo paga él, pero mejor pregúntele a Saúl Rivera, él es el que manda aquí en esta actividad”, dice un hombre que oculta el cuaderno estampado en letras grandes que dice “GANA”. Mario Tenorio es uno de los dos líderes, junto a Guillermo Gallegos, del movimiento Gran Alianza Nacional.

El señor que dice estar pagado por Mario Tenorio sostiene que no está autorizado a dar su nombre, que el único líder, después de Tenorio, es Saúl Rivera. Rivera camina con dos hombres por detrás de la espalda que lo cuidan.

-Mire, dicen que solo usted puede contarme cómo es que organizaron el viaje con todos esos buses para venir a apoyar al ex presidente Saca.

-Después le cuento, deme chance.

A dos metros de Rivera, dos señoras levantan un cartel de cartulina cada uno y gritan en coro: “Tony Saca, te queremos, el pueblo está con vos”. El rótulo de la señora que dice ser arenera de Ayutuxtepeque hace alusión a un ya fallecido dirigente del principal rival de Arena, el FMLN: “Cristiani, el Schafik de Arena”. Su compañera sostiene otro con una consigna contra uno de los más tradicionales dirigentes de Arena, Mario Acosta Oertel: “Mario Acosta, metido, ni fundador sos”.

Poco después, una multitud se iba a congregar frente al cuartel central del partido, en San Salvador, para respaldar la expulsión de Saca y para apoyar a Cristiani. Pero para mientras, esta multitud bulliciosa en la colonia Roma sigue alborotando el ambiente en favor del acusado. “¡Ya va a estar con nosotros el presidente Saca, ya viene, ya viene!”, grita un hombre con gorra desde un pequeño microbús con altoparlantes. Adentro del microbús hay escondidas en el asiento un par de calcomanías rojiazules con la palabra Gana en mayúsculas. La consigna no aclaraba si el anuncio de bienvenida para el ex presidente era para el movimiento de 12 diputados o el arribo personal de Saca a la Droguería Santa Lucía, donde el presidente del Coena sostiene una conversación con dos abogados del despacho “Girón-Girón y Morales”, que representan al imputado.

Ha pasado una hora y los abogados salen del despacho acosados por más de 20 periodistas que literalmente los persiguen. “Creo que lo correcto es comunicar primero al ex presidente Saca, no puedo responderles nada”, dice uno de ellos, al mediodía.

Cristiani sale de su oficina por la puerta de atrás, y su secretaria explica que va a una reunión privada. En la reunión que acaba de terminar, según dijo dos horas después el mismo presidente del Coena, los abogados llevaron una carta de Saca que los autoriza a representarlo, y de una vez el mensaje de que las acusaciones que le hacen no tienen fundamentos.

En las declaraciones que dio luego de la conferencia de prensa este lunes, Cristiani vinculó directamente a Saca con el movimiento de 12 diputados que se rebelaron en octubre y que ahora forman el movimiento Gana: “Si quiere seguir en la política, pues ahí tiene un movimiento”, dijo, luego de afirmar que ya era claro que Saca y Gana eran lo mismo.

El razonamiento para expulsar a Saca, según dijo Cristiani, no tiene nada que ver con un expediente judicial: “Es que violentó los principos al intervenir en el proceso de elección interna”, dijo, para concretar el motivo principal de la expulsión. El presidente del Coena, con un auditorio lleno de simpatizantes que apoyaban su gestión, aseguró que la decisión no la tomó solo y que el proceso de tres días es suficiente. “Esto no es un procedimiento judicial, lo que se busca es que la persona, personalmente vaya a exponer su punto de vista ante las situaciones que se desarrollan en torno a él, no es un tema realmente de abogados”, dijo en la conferencia de prensa, para matizar que el proceso de expulsión no ha sido como se haría en un juicio tradicional.

Sus declaraciones las da con aliados, pues Cristiani mandó llamar a estructuras del partido para enfrentar a la multitud de simpatizantes de Saca que inundaron los alrededores de su droguería.

Más tarde, en el despacho de abogados de Saca, Miguel Girón y Martín Morales, respondían al anuncio de Cristiani: "Es un anuncio que ha salido en los medios, pero hasta el momento no hemos recibido una notificación formal que diga que está expulsado", dijo Girón, para luego explicar que en la reunión que sostuvieron con Cristiani en la mañana este les había explicado que el caso era más político: "Nos dijo que el procedimiento no tiene nada de jurídico, que más bien es político", dijo Girón, en referencia a las palabras de Cristiani. Girón y Morales aseguran que Saca no se da por expulsado, pues hasta las 6 de la tarde no habían recibido ningún documento ni notificiación oficial.

"Nosotros, porque uno de los caminos del ex presidente Saca es apelar adentro del partido, pues los estatutos lo establecen, vamos a pedir acceso a los expedientes... el presidente Saca también puede llegar a pedir un amparo en la Corte Suprema de Justicia, sin embargo, como no hay nada formal, vamos a esperar la decisión que tome más adelante", dijo Girón.

Las otras acusaciones

El artículo de los estatutos en que el Coena basó la decisión fue el 94, que establece que son motivos de suspensión o expulsión del partido: traicionar al partido; desacato o rebelión contra las dispocisiones de sus organismos y autoridades; conducta contraria a los principios, objetivos, estatutos y normas del partido, y el incumpliento de deberes. Cristiani basó su decisión en la tercera opción.

Según Cristiani, el proceso disciplinario inició el viernes pasado, y la audiencia de este día era para comunicar a los abogados de Saca las acusaciones. Los juristas no dieron declaraciones en el lugar, pero Cristiani aseguró que no aportaron ningún elemento de descargo en favor de Saca. “Yo le llamé el viernes, me dijo que nos habláramos el sábado, le hablé y le hablé el sábado y nada, así que no puede decir que no intentamos dialogar”, dice Cristiani.

Detrás de la acusación general hay un hecho concreto que dice Cristiani viene de testimonios de areneros que declararon al Coena que fueron obligados a votar por Rodrigo Ávila en las elecciones internas que este ganó en marzo de 2008.

Ávila obtuvo los 15 votos de las mesas electorales del partido, uno por cada departamento del país y otro que reúne el de los sectores del partido, pero en aquella ocasión la única precandidata que competía por la nominación, la entonces vicepresidenta Ana Vilma de Escobar, aseguró que el asesor presidencial Herbert Saca y el dirigente Adolfo Tórrez habían hecho campaña para conminar a las bases a elegir a Ávila y a no votar por ella.

Dos días antes de eso, el 13 de marzo, Escobar había denunciado que “falsos nacionalistas” tenían una campaña en su contra "y que estaban influenciando en la estructura". Y antes, en febrero, cuando estaban en plena campaña interna, la precandidata dijo a la prensa que había pedido al presidente del partido y del país, Antonio Saca, que "nivelara la mesa" de competición.

Saca declaró a El Faro la noche del domingo que ya sabía de antemano de la intención de Cristiani de expulsarlo, y que era una decisión inconsulta: “Yo creo que la decisión, que ya está tomada por el presidente Cristiani de manera inconsulta con el Coena, es una decisión en donde Arena le manda el mensaje a más de un millón 400 mil votantes de que esa transformación hacia una Arena moderada, preocupada por la gente, por el libre mercado, por la apertura y por la defensa del consumidor no le importa a la dirigencia del partido. Tu servidor sacó la más alta votación histórica por todos los programas que llevé adelante. Le quiero decir a todos los salvadoreños que la decisión de botarme del partido ya la tomó Cristiani con un grupo de gente. No nos tomaron en cuenta”, dijo.

El partido Gana, formado por gente muy cercana a Saca, publicó este lunes una demanda de que se investigue las administraciones presidenciales de quienes antecedieron a Saca. En su comunicado, Gana pide acción pronta a la Fiscalía y a la Corte de Cuentas, para que se dediquen a investigar lo actuado por los ex presidentes Cristiani (1989-1994), Armando Calderón Sol (1994-1999) y Francisco Flores (1999-2004).

Gana destaca lo que considera una conducta ejemplar de Saca al hacer público su finiquito de la Corte de Cuentas, después de que El Diario de Hoy revelara que durante su presidencia, 219 millones de dólares no presupuestados y procedentes de otras instituciones y ministerios, fueron transferidos a la presidencia de la República para que esta los gastara.

"Por ello exigimos que se investigue (...) a Cristiani y sus amigos (...) la privatización de los bancos del país, los millones en medicamentos vendidos por sus droguerías al Seguro Sicial y al Hospital Militar", dice Gana.

Antes de las demostraciones callejeras de este día, en Arena solo un par de veces los militantes se habían dado a espectáculos similares, aunque de menor volumen. Uno fue en 1996, cuando salieron del partido los conocidos como "maneques", y posteriormente, durante el gobierno de  Francisco Flores, se produjo otro resquebrajamiento de un grupo de diputados llamados "paquistas", que sin embargo no terminó en erosión de la bancada, pues terminaron su mandato en Arena.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad