Publicidad

“No hay una intención ni de censurar ni de obstaculizar”

Tiene una cruzada con su jefe, Humberto Centeno, el ministro de Gobernación, para convencer a los medios de un papel educador y culturizador. Asegura que necesitamos más mensajes de valores como los que promueve la Teletón y menos novelas que traten sobre el crimen organizado. Y dice que en el cine las cosas van a cambiar. "Estamos reconceptualizando y definiendo nuevos criterios", asegura.

Daniel Valencia

 
 

Breny Massiel Herrera, Directora de Espectáculos Públicos. Foto Mauro Arias
 
Breny Massiel Herrera, Directora de Espectáculos Públicos. Foto Mauro Arias

En julio de 2009, en este nuevo gobierno de izquierda, Herrera llegó a conducir una institución, que según dice, está llena de subjetividades. Y para evaluar y clasificar -por edades- lo que los salvadoreños podemos ver (o escuchar o leer), ella asegura que se tiene que hacer un análisis técnico y objetivo. La retamos y ella sin tapujos dice que si en su poder estuviera autorizar el trabajo de Spencer Tunick en El Salvador, daría su aval para que en la Juan Pablo II miles de salvadoreños posaran desnudos para el artista, que vaga por el mundo buscando adanes y evas. Eso sí, cuando el arte o "la libertad de expresión" atentan contra la integridad de las mujeres o contra la salud mental de los niños, Herrera está dispuesta a sacar su tijera defensora para recortar aquello que haya que recortar. "Hay diferentes tipos de censura", dice.

Brenny Massiel Herrera, antes de dirigir el aparato censor del Estado, fue la jefa de la Unidad de género de la Alcaldía de San Salvador gobernada por Violeta Menjívar. Y antes fungió como diputada suplente de Blanca Flor Bonilla y -mucho antes- como la suplente del desaparecido líder del FMLN Shafik Hándal, quien fue su padrino político desde que Herrera se enlistó en las filas del Partido Comunista de El Salvador en la década de los 80s. El Instituto de la Mujer de Cemujer lleva el nombre de su madre, Norma Virginia Guirola de Herrera, desaparecida el 11 de noviembre de 1989.

Herrera estudió periodismo en la Universidad de El Salvador, nunca ejerció en ningún medio, pero sí en alguna que otra programación de corte político. En julio de 2009 dejó un trabajo que apenas iniciaba en Unifem para conducir la Dirección de Espectáculos Públicos.

¿De dónde sale su interés por cuidar la salud mental de los salvadoreños?
Desde la Asamblea había una fuerte demanda en relación con este tema. Sobre todo a la utilización de las mujeres y a la niñez en los medios. El Estado tiene una fuerte responsabilidad, sobre todo en el cuido y promoción de la salud mental de la población en general, pero sobre todo de la niñez.

¿A qué se refiere con “utilización” de la mujer?
Usted ve mucha publicidad en donde se utiliza a la mujer como cosificación para la venta de un producto. Hay muchos programas televisivos en donde se utiliza el cuerpo de la mujer para poder promocionar, locutar, presentar cualquier situación. No estamos en contra de la participación de las mujeres; al contrario, estoy a favor de la promoción y participación de las mujeres en diferentes ámbitos: sobre todo en el político. Pero a partir de su experiencia, profesionalismo, y no a partir de una venta o utilización, comercialización de su cuerpo.

¿Esta “cosificación” de la mujer también la encuentra en prensa, radio y televisión?
En la prensa también, usted puede observar utilización no sólo en anuncios publicitarios sino también mediante comentarios y anuncios clasificados.

¿Su posición respecto al manejo de la imagen de la mujer en los medios proviene de un planteamiento feminista?
Es una posición de defensa de los derechos humanos, desde un enfoque de género, respetando los derechos humanos. Organizaciones de derechos humanos que se dicen feministas han logrado detener esas propagandas. De hecho, el señor ministro, cuando me habló, estaba bastante claro que utilizáramos el enfoque de género. Es decir: igualdad y equidad entre hombres y mujeres.

Hay quienes dirían que la libertad de expresión permite sacar a una mujer guapa mostrando sus atributos físicos en un anuncio. ¿Qué tiene de malo?
Sí. Estamos a favor de la libertad de expresión. De hecho usted sabe que durante tantos años, en la época de la guerra, era lo que más se demandaba. Libertad de poder hablar sobre lo que estaba prohibido. Sin embargo, no debemos confundir libertad de expresión con libertinaje. Hay un precepto universal de no discriminación. Al presentar los atributos físicos de una mujer, o al estarla presentando de alguna manera provocativa, las mujeres nos sentimos discriminadas ante anuncios como estos. ¿A dónde está al final nuestro pensamiento, nuestras aptitudes, nuestro profesionalismo? También es cuestión de ética.

¿A la mujer no le gusta sentirse, hacerse sentir o que la hagan sentir bella?
¡Pero no utilizándonos de esa forma! Hay maneras de que un hombre o una mujer le diga a alguien –independientemente de si es hombre o mujer- que es una persona bella o guapa, simpática. Hay formas. Pero si lo pongo a usted en un anuncio publicitario, vendiendo queso en boxer… como que… o sea.

¿A dónde radica la degradación? Si una mujer sale en bikini anunciando un producto X, ¿adónde dice que esa mujer es ignorante o que no tenga otras aptitudes más que las de su físico?
¿Qué es lo que usted mira cuando promocionan un licor y ponen el cuerpo de una mujer en bikini?

A una mujer en bikini sirviendo licor.
Usted no piensa… usted asocia inmediatamente… Bueno, mira a la mujer, no mira a la botella de licor. ¿Qué tiene que ver la chica en bikini con la botella de licor? Usted lo que quiere es promover que la gete compre esa bebida. Me gustaría discutirlo con la gente que hace estos anuncios: ¿Por qué utilizan a una mujer en bikini? ¿Por qué no usan solo la botella… o gente en la playa, no necesariamente en bikini; hombres y mujeres departiendo y promocionan la venta de ese licor?

A lo mejor porque a los hombres nos gustaría tomarnos un whisky acompañados de una hermosa mujer en bikini.
¿Por qué pensamos en qué tenemos que utilizar a la mujer…? Entiendo las preferencias y que le gustaría compartir… pero no es la mejor vía. No es utilizando el cuerpo de la mujer. ¿Por qué la tengo que presentar en bikini?

Hace un momento habló de equidad. ¿Necesitamos más hombres en tanga presentando licores?
No. Creo que es degradante. No es… a ver, la equidad de género y la igualdad no significa que las mujeres queremos ser hombres, o que los hombres quieran ser mujeres. Demandamos equidad e igualdad de derechos y oportunidades. Yo no quiero ver en el periódico más hombres en tanga. Y soy mujer. No es eso lo que pretendo. Lo que pretendo es ver hombres y mujeres promoviendo una nueva cultura: diferente, de valores patrióticos, religiosos y morales. Y un estado no impositivo, un estado nada más canalizando, siendo un medio de promoción de valores.

¿Para qué sirven los medios?
Para mí tienen una gran responsabilidad. ¿La televisión? Tú la miras, la escuchas, y la televisión hoy está llegando a cualquier parte. Es rara la gente que hoy no tiene una televisión en su casa. ¿A qué me refiero con responsabilidad? La periodista, el periodista; la presentadora, el presentador, tiene un contacto directo con la población y la gente le cree. La gente cree todo lo que mira en televisión, todo lo que escucha en la radio y todo lo que lee en la prensa. Por lo tanto, deberíamos de saber que lo que estamos transmitiendo debe de ser limpio, transparente, verídico.

¿Qué es limpio?
Significa que debe ser transparente, que pueda decirle a la gente: yo he investigado. No puedo ser una presentadora o un presentador al que solo le pasan la información: “Esto es lo que va a transmitir”. No puedo presentar un medicamento si no he investigado si atenta contra la salud, no está aprobado, ha sido sacado del mercado, es demasiado caro, etcétera.

Pero no es papel de los medios investigar si un medicamento tiene X o Y deficiencias. Ese es papel del ente regulador del estado que autoriza la circulación de ese producto.
¿Pero cuál es tu responsabilidad como periodista? Dar la noticia o dar la información tal cual. Dependiendo del formato de donde seas presentador o presentadora. Si solo eres presentador, tu papel es transmitir la noticia. Así pasó. Ahí acabó tu papel. Pero en otros formatos, por ejemplo, el de la revista, donde hay gente responsable…. Tiene invitados… hay más responsabilidad.

Me habla de los medios en su papel menos recurrente. ¿Cuál es el porcentaje de pauta de ese papel de informadores? ¿Un 20%, 30% de su pauta?
Correcto. Los medios no solo sirven para informar, sino que también tiene una gran responsabilidad en la educación y en la promoción de información, cultura, valores. Es un entretenimiento, entonces el entretenimiento que me transmite un medio tiene que ser… me preguntaste limpio, utilizaré los términos sano, constructivo. Un entretenimiento en donde pueda tener la plena seguridad que mi hijo o mi hija de seis, siete, ocho, nueve, diez, once años, se pueda sentar tranquilamente a verlo. Mi responsabilidad como estado es crear una nueva cultura de paz, una cultura diferente para contribuir a que bajen los niveles de violencia. La violencia no solo la voy a combatir con la policía… mi responsabilidad es la prevención…

Pero…
…Aunque usted me diga “pero no tiene que ver”, yo le digo ¡como no! Si tenemos que ver. Porque si sé que estoy transmitiendo un mensaje diferente a través de la televisión, la prensa y la radio, a través del tipo de espectáculos que se hacen en el país, eso contribuirá a que la población baje sus niveles de violencia y vaya obteniendo un producto sano que le vaya cambiando la mentalidad; en relación a que se dé cuenta que puede vivir de una forma diferente.

 ¿De dónde saca que a menor exposición de imágenes violentas una sociedad será menos violenta?
No lo dice la dirección, sino los estudios, la sicología te lo dice. Si tú tiene a una persona expuesta a un ambiente de violencia, la persona, aunque no sea violenta, se hará violenta. Si tiene a una niña o un niño, en una familia donde los padres vienen peleando, los niños reproducirán eso. Es así. Está comprado. Entonces como Dirección pensamos eso: si vendo productos de entretenimiento sano, donde diariamente y a todo momento puedes estar recibiendo mensajes productivos, informativos, que te vayan generando una mentalidad diferente, podemos contribuir. Qué bueno fuera que tuviéramos más presencia en la población. Nos hemos reunidos con los medios, con el doctor Saca, presidente de Radio corporación, y dijo estar de acuerdo con una nueva cultura de promoción de valores. Nos hemos reunido con la alianza evangélica de El Salvador, también de acuerdo. Ellos le llaman restauración de valores. Me gusta ese concepto… Con ASDER y han dicho que nos acompañan en esa cruzada que el señor ministro ha iniciado. Y lo que te decía: queremos hacer algo con la información. Estamos terminando de hacer un análisis de programaciones canal por canal. Dentro de nuestros monitoreos, -hemos iniciado con canal 2- todavía no está el análisis completo, pero ¿qué pretendemos? Poder platicar con los dueños de los medios y decirles, en base a datos y propuestas: señores, así está la programación de su canal. Del 100% de su programación, solo el 5% está dirigido a la población infantil. El 85% a un público de mayores de 18 años. Pero dentro de ese 85% qué tipo de programación hay: novelas que promueven el narcotráfico, crimen organizado, prostitución, con lenguaje sumamente fuerte.

¿Por qué dice promueven?
Porque si tú estás presentando algo, y no tiene un programa sino muchos programas, apostándole a una temática común, ¿qué estás haciendo?

Pero es ficción. Si yo tomo el libro El Padrino y lo leo, no creo que sea porque el autor haya querido promover el crimen organizado.
Correcto. Pero tiene la opción de… no cualquier persona te va a comprar El Padrino, y vas a saber que es ficción. Pero tenemos programas, un programa ahí, me reservo el nombre y el canal, que va de crimen organizado y lo transmiten en un horario donde todavía puede haber niños y niñas observando televisión. Hemos logrado que este tipo de novelas pasen a  una hora nocturna muy alta, donde se supone que está el padre, la madre o el representante legal del niño y la niña.

¿Cuál es el objetivo de esto? ¿Qué los medios hagan qué?
Que nos ayuden a promover una cultura diferente.

¿Qué se autocensuren?
No. No es autocensura, es autorregulación. ¿En qué sentido? Pasen los programas, no hay problema. Es libertad de expresión. Pero entonces hazle tu contrapeso: tienes este tipo de novelas, pero entonces como canal has el contrapeso de pasar programas que culturales, la creación de valores… porque la verdad, este tipo de novelas, si alguien me puede demostrara que promueven algún valor, qué me lo digan y podemos analizarlo. Lamentablemente estas programaciones no promueven una cultura de paz.

¿Por qué plantea o por qué espera que los medios sean un instrumento educador, cuando no es su papel? El instrumento educador es el estado, la escuela, la familia, en primera instancia.
Todo es educativo, Daniel. Día adía siempre aprendemos algo, una cosa. Y creo que los medios juegan un papel importante no en una educación formal. Estoy clara que esa es responsabilidad del estado, pero no me refiero a esa educación, me refiero a trasmitir programas que eduquen a la población, en el concepto amplio de la palabra. Tienen mucha responsabilidad. La gente cree mucho en los medios. Pequeños tipos de programas de 10, 15 minutos en donde lo promuevan. La revistas, por ejemplo.

Me parece que le exige un papel a los medios que no deberían cumplir. Yo a los medios los concibo como puertas al entretenimiento y como puertas a información noticiosa o de otra índole. No creo que sean piezas claves para la educación de una nación.
No, claro… no es pieza clave. Realmente no los he colocado como pieza clave. Dije: contribuyen.

Cuando dice: “informa de tal manera y la gente se lo cree” me parece que hace una relación equívoca entre el medio como generador de contenidos y la política editorial de cada medio, que es intocable.
La política editorial de los medios es su política editorial. Nosotras les pedimos ayuda en esta campaña o cruzada, como lo quieras llamar, de promoción de valores. ¿Por qué? Porque tienen el medio. Imagínese esto tan bonito de la Teletón: inclusión, valores, solidaridad. En ese tipo de valores creemos. Que la persona regrese a ser solidaria y fraterna.

¿Pero por qué insiste en los medios como reproductores de los valores como la solidaridad, fraternidad, etcétera?
Porque nos ayudan. Tienen la posibilidad de llegar a muchas más personas. ¿De qué forma podríamos llegar a tres millones de espectadores?

¿Entonces los medios tienen que ser un instrumento de promoción del estado?
No. No son del estado. Nos ayudan, nos contribuyen, como lo haría cualquier salvadoreño o salvadoreña.

El “deberían ser” que plantea de los medios me suena a un “deberían ser” como Canal 10: bien aburrido.
Ja, ja, ja. No. Ja, ja, ja. “Aburrido”. Creo que está cambiando ja, ja, ja. Nosotros lo monitoreamos acá. Antes era más aburrido ja, ja, ja. Antes solo pasaban programas de alemanes ¡ay no! Hemos hablado con gente de Canal 10 para que no sea tan aburrido. Pero no, cada quien es libre de tener su propio formato. Excelente que existan diversos formatos, porque en la variedad está el gusto. Igual en el periodismo. De cualquier forma puedes contribuir.

 Quiero terminar de entenderle con un ejemplo: ¿el sexo debe aparecer sí o no en los medios?
¿El sexo?

Sí. Dos personas teniendo relaciones sexuales en una película, serie, novela. Caricaturas japonesas… (¿Tienen en la mira los anime?, pregunta Mauro).
Ja, ja, ja. No. En la mira no tenemos a nadie. No es nuestro papel. Creemos en la libertad de expresión, en la autorregulación, y en el dialogo y consenso. Escenas de sexo, realmente, hay diferentes categorías. Por eso, ¿qué tipo de sexo?

¿Quién determina eso?
A mi me habían dibujado que antes se iba al cine, los técnicos se acomodaban y la clasificaban: tanto, muy alto, muy bajo… Al venir acá pregunté dónde está la conceptualización. ¿En qué se basan, con qué experticia? ¿Está apegado a derecho, no es discriminativo, es inclusivo? Realmente los criterios eran muy vagos. Entonces, empezamos a reconceptualizar. ¿Qué está permitido para todo público. ¿Qué para15, 18, 21? Pero desde una óptica social, sociológica, psicológica, con enfoque de género. Respetando los derechos humanos de hombres, mujeres niños y niñas.

¿El cine también lo ve como instrumento educador?
(Piensa unos segundos). De entretenimiento. El cine es entretenimiento, aunque hay películas de películas: documentales, por ejemplo. Cine alternativo, cine independiente se vuelve educador en algún momento determinado.

¿Cuáles son los criterios para definir qué se puede ver y quiénes lo pueden ver?
Como te repito, estamos trabajando esa reconceptualización y esto ya casi esta terminado.

¿Son nuevos criterios técnicos?
Correcto. Es sobre las clasificaciones. Por ejemplo, con los dibujos animados: no por ser muñequitos es para niños y niños. Los Simpson son dibujos animados, pero no es para un público infantil.

¿Por qué?
¡Le gusta Bart Simpson, ya lo vi! Ja, ja, ja. Este programa es bastante explícito en lo que refiere a relaciones sexuales, tiene un lenguaje soez, vulgar, que puede ser apto para otro público. Un niño o una niña con el ejemplo de Bart Simpson ya no le dirán papá al papá ni mamá a la mamá. No estamos acostumbrados a ese tipo de irrespetos.

¿Es malo?
Para el público infantil, sí. No promueve valores. Tú puedes encontrarle allá, escondido, en algún capítulo…

…Pero casi en todos los capítulos, al final, plantean temas como el perdón, por ejemplo…
¿Cuántos años tienes?

26.
Ajá. Tú lo puedes comprender, pero un niña o una niña…

Pero de chiquito sí lo comprendía. Mi madre no me dejaba verlos, pero a escondidas lo hacía.
Ja, ja, ja. ¡Porque eras rebelde! ¿Comprendías en ese momento?

Sí. Comprendí que los inmigrantes son seres humanos también y por eso había que aceptar a Abu. Comprendí que el alcohol, en exceso, es malo para la salud.
Ja, ja, ja. Pero el tipo de escenas para lograr determinar eso no son las adecuadas para un público infantil. Sí está bien para muchachos y muchachas que puedan decir: sí, entiendo. Tú tuviste que haber sido bastante precoz y entonces determinaste eso ja, ja, ja. No podríamos empezar a ponernos: este niño o niña tiene 10 años y parece de 14, porque tiene un pensamiento bastante avanzado. Eso depende de la educación y del ámbito en donde se ha desarrollado.

¿Cómo determina qué tipo de sexo pueden ver niños y adolescentes? ¿O es un tema tabú?
Es tabú si lo ves desde la óptica religiosa. Y los dos deben recordar: el tema de la educación sexual ¿cómo se maneja en el país?

Muy mal.
Sí. Educación sexual para quiénes o a partir de qué edad. Esta claro que a un niño de cinco años no le vas a dar educación sexual explícita. El sexo, por eso te preguntaba: qué tipo de sexo. ¿El explícito de una relación sexual de penetración de un hombre con una mujer, o de dos personas en una escena no me parece adecuado para un público infantil.

¿Pero pornografía sí puede pasarse después de las 12, cuándo los niños se supone están ya dormidos?
Por eso preguntó: ¿qué tipo de sexo? Porque tendríamos que discutir qué es sexo y qué es pornografía.

La pornografía no es mala.
¿Por qué no es mala?

¿Por qué será mala?
Dime por qué, me interesa saber (se frota las manos) vamos a hacer un taller ja, ja, ja. 

 No, usted dígame. Yo pregunto. ¿Considera que es mala?
¿Te ayuda en algo la pornografía?

(Mauro piensa unos segundos). Si no existiera, los adolescentes no supieran qué es el sexo. Viviríamos como en el medioevo. (Es una forma de entretenimiento, dice Daniel).
¿Y tú crees que la pornografía es la única que te contribuirá a que sepas de relaciones, de penetración en una pareja?

Pero si los padres no lo enseñan, la escuela no lo enseña, ¿adónde van a buscar…?
Es un sexo bastante explícito, verdad, que en un niño o niña puede causar demasiado impacto. Estamos hablando de pornografía, no de una escena sexual o erótica donde puede haber un beso o caricias. Eso es diferente.

Según los criterios de sus técnicos, no es tan diferente. En los dictámenes de clasificación, que nos permitieron revisar, no encontré ninguna diferencia entre la desnudez concebida hace cinco años a la fecha. Un desnudo, por ejemplo, es un sacrilegio y que se vaya a 21 años. Casi muy a la par de la calificación que se da al cine pornográfico. Y ni hablar del tema del homosexualismo.
No debería ser un tema tabú y por eso se está trabajando en la reconceptualización. Igual, un desnudo o una escena erótica no explícita donde vez a una pareja acariciándose, se desnudan, van a la cama, no pasa nada, y luego aparece desayunando o levantándose. No pasa nada. Eso no lo calificas igual que si miras la escena de penetración o escena explícita completa.

No nos vayamos a lo pornográfico. ¿Por qué es malo que un adolescente, un joven menor de 18 años, vea una escena erótica?
¿Qué es erotismo, qué es pornografía? Eso estamos tratando de definir. ¿Qué es lo erótico, lo sensual, ser sexi? ¿Qué impactos tiene en la psiquis de la persona? A partir de los 18 años ¿cuál es el problema? Estamos tratando de cuidar la salud mental de los menores. Los adultos se supone que somos adultos porque tenemos el total discernimiento. Un niño y una niña no.

¿De dónde sacan la facultada para decir que menores de 18 años no pueden ver algo tan  natural como un cuerpo humano desnudo?
La ley.

Pero la ley no dice que un joven de 15 años no puede ver un desnudo. Y esta dirección si define que un desnudo es solo para 18 y 21.
Justo por eso estamos haciendo esta revisión. Por ejemplo, el de 15 años, en parámetros y criterios de evaluación decía: el material apto para un público para un público adolescente en donde se dan diferencias cualitativas en el nivel de desarrollo, físico, sexual, cognoscitivo y emocional, especialmente entre los mayores de 15. Nada más. Deja la puerta abierta a que la persona que va evaluar ponga cargas subjetivas. Y yo no quiero subjetividades.

¿Todavía hay subjetividades en esta dirección?
No. Estamos tratando de ser los más objetivos. Hay empresarios que han pedido reevaluaciones y las hemos dado. (18:42).

Si ahorita hubiera venido la cinta La puta y la ballena, ¿usted o habría intentado cambiarle el nombre?
¿Intentaron cambiarlo? No sabía. Pero sí así se llama ja, ja, ja. ¿Por qué le vamos a cambiar el nombre?

Hay un punto que me llama la atención: en toda esta charla usted ha mencionado el tema de los valores. ¿Cuándo aparezca un producto artístico que atente contra estos valores será censurado?
No hay una intención ni de censurar ni de obstaculizar. Es el diálogo.

Si soy un director, productor, y mi película es de un asesino que descuartiza… como Saw…
Ni necesitas inventarla, ja, ja, ja.

Sí. Bueno, mi película es violenta, y a eso le agregó que la mujer aparece como objeto sexual, y le agregaré que mató niños… ¿no la pasaría?
Lamentablemente no.

¿Por qué?
Porque no estás contribuyendo… ¿Cuál sería tu objetivo? ¿Qué quieres promocionar, presentar?

¿Y por qué tendría que justificar mi arte?
Pero entonces… está bien, lo haces. Pero entonces el público que quiera accesar eso no será todo el público. Será el público que quiera compartir o que tenga la curiosidad. Para mi la diferencia es entre la persona mayor de edad y la menor de edad. Nosotros tenemos que velar, con más énfasis, por los menores de edad.

¿Usted se compromete a decirme que esta dirección no censurará nada?
No.

 ¿Por qué?
Yo me comprometería a decir que está dirección trabajará apegada a derecho, promoviendo la libertad de expresión y la autorregulación.

Espero que no suceda, pero si algún día censura algo, no estará cumpliendo ese compromiso.
Hay diferentes tipos de censura.

Censura es censura.
Hay en diferentes niveles. Eso lo estamos revisando. Por ejemplo, una casa productora trae una película que consideramos que es para mayores de 15, pero la productora quiere que sea para mayores de 12. Bueno, edíteme algunas partes. Otro tipo de censura: restricción. 

¿El primer ejemplo, el corte de cintas, se hace?
Sí. Nosotros no lo hemos hecho pero entiendo que en el pasado se hacía. La ley lo permite. Se hace. Y no se hace solo acá.

Lucía y el sexo fue clasificada para mayores de 21 años…
¿En qué año vino?

2005.
Es que hay varias películas, si no las he revisado mal, tenían ese tipo de advertencias. El código Da Vinci, Estigma, si no me equivoco.

Que son resoluciones bien subjetivas.
Sí. Yo no las comparto.

¿Una exposición de Stanley Tunig, este que hace miles de desnudos en diferentes partes del mundo, no podría entrar un niño a verlo?
Sí. Es arte. Acompañado de un adulto no tendría ningún problema.

¿Y si pidiera un permiso a la Dirección para tomar sus fotos en la avenida Juan Pablo II, con dos mil gentes dispuestas a chulonearse?
¿Eso se considera un espectáculo? Es un trabajo, no nos correspondería a nosotros. Es bien interesante.

Vaya, si le preguntaran su opinión porque las abuelitas de la iglesia se escandalizarían con ese trabajo.
Tendríamos que hablar con Breny Cuenca también, como secretaria de Cultura.

 Vaya, si en su facultad estuviera, lo autorizaría.
Sí.

Breny Massiel Herrera, Directora de Espectáculos Públicos. Foto Mauro Aria
 
Breny Massiel Herrera, Directora de Espectáculos Públicos. Foto Mauro Aria

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad