Publicidad

Aquí se construye... Ciudad Papel

21 meses después de haber sido presentada al país, Ciudad Mujer -el proyecto insignia para las mujeres ofrecido por Mauricio Funes- es poco más que papeles. Y tres "primeras piedras" y sus respectivas placas fueron poco más que un show. Ciudad Mujer tiene gerenta desde hace seis meses, aunque aún no tiene presupuesto porque aún sigue siendo una promesa.

Rodrigo Baires Quezada

 
 

 

El bloque de concreto apenas es visible en aquel terreno en la entrada a Santa Ana. Lo tapan los rastrojos de un zacate que creció sin medida en el último año y que fueron podados hace pocos días. Cuando fue mostrado en público, el 3 de marzo de 2009, tenía una placa metálica con letras negras. “Aquí se construirá Ciudad Mujer”, anunciaba la placa. De ella, hoy solo quedan los restos de un pegamento epóxico y los huecos donde alguna vez estuvieron los cuatro pernos que la aseguraban al cemento.

El minimonumento a las promesas electorales está sobre el Bulevar los 44. En él hay solo dos colochos en alto relieve que en algún momento estilizaban la figura de una mujer cargando a un niño, logotipo del proyecto insignia para la mujer salvadoreña de la gestión del presidente Mauricio Funes. En este terreno nunca habrá una de las 14 unidades de Ciudad Mujer prometidas 21 meses atrás.

Ciudad Mujer fue una de las promesas insignia del candidato Mauricio Funes. Y, una vez presidente, comenzó una febril actividad para divulgar que su promesa iba caminando. Para mediados de septiembre del año pasado, Funes ya había colocado tres "primera piedra" en tres departamentos distintos del país. Pasó el tiempo y aunque en ningún caso las piedras germinaron y Ciudad Mujer ni siquiera puede verse en papeles, desde hace seis meses el proyecto tiene una gerenta. Las autoridades lo que argumentan es que el plan nunca se concibió como algo que iba a realizarse en cuestión de meses, sino para ejecutarse en todo el quinquenio de Funes. Y lo que admiten es que lo que se vendió durante la campaña luego tenía que validarse con la realidad de estar en el gobierno.

Tres semanas antes del acto en Santa Ana, el candidato presidencial efemelenista había hecho la presentación del proyecto en un hotel capitalino. El paquete incluía los programas “Madre feliz”, destinado a las mujeres en período de gestación y a sus hijos mejores de cinco años, y “Madre productiva”, una línea de crédito para pequeñas y microempresas de mujeres La presentación en el hotel Sheraton Presidente incluía un vídeo que mostraba un viaje virtual por lo que sería el edificio circular de las unidades del proyecto. “Un espacio que va a concentrar varias acciones y programas destinados a mejorar la vida de las salvadoreñas”, se escuchaba decir a una voz mientras las imágenes ilustraban uno a uno los diferentes servicios de Ciudad Mujer. 45 segundos de propaganda electoral.

Quienes estuvieron en el lanzamiento oficial ese 12 de febrero vieron una versión larga del anuncio que se pasaría en televisión posteriormente. “Quiero que El Salvador tenga, por primera vez en su historia, un gobierno que trabaje todos los días para mejorar la vida de las salvadoreñas, que les garantice más salud, más seguridad y más y mejores empleos. Para eso voy a crear programas como Ciudad Mujer”, dijo Funes, quien en esos días, aunque aparecía generalmente arriba en todas encuestas, mostraba solo una precaria ventaja sobre el candidato presidencial de Arena, Rodrigo Ávila.

Ciudad Mujer incluía atención sicológica, jurídica y en salud para las mujeres salvadoreñas, talleres vocacionales con “salida laboral”, asistencia en microcréditos para crear o mejorar negocios y guarderías, en las que podrían dejar a sus hijos mientras recibían todos estos servicios. “Apoyar la mujer será una gran prioridad de mi gobierno. Conmigo pueden estar seguras de que ustedes tendrán un grande amigo y aliado”, afirmó Funes ante el público invitado, y la gente, la mayoría de ellas mujeres, que vieron entre murmullos el spot publicitario, aplaudieron.

Lo que el entonces candidato no dijo fue que su promesa carecía de financiamiento, que no se conocía todavía cómo se iba a echar a andar ni plazos, y tampoco dijo que Ciudad Mujer era, al final, solo una idea muy abstracta sin un plan concreto que explicara cómo iba a desarrollarse. Funes, sin embargo, continuó con su discurso, claramente orientado a seducir al sector femenino del electorado: “Es así, usando la cabeza y el corazón que vamos a cambiar la vida de la mujer salvadoreña”. Era una oferta 31 días antes de la elección.

Luego, la televisión comenzó a mostrar el anuncio, en una versión más corta. “Propaganda electoral, así como lo hicieron en la campaña de Antonio Saca, para ganar votos de mujeres... eso fue lo que pensé cuando vi ese spot, porque Ciudad Mujer me la desayuné en la televisión”, recuerda América Romualdo, de la organización feminista Las Dignas.

Ahora, los encargados de echar a andar el proyecto en el gobierno reconocen que tenían solo ideas generales, pero que nadie sabía, por ejemplo, cómo se coordinarían las diferentes instituciones, algunas de ellas de fuera del Ejecutivo, que intervendrían en Ciudad Mujer.

En todo caso, durante la campaña no era necesario presentar los planes o los programas, solo proponer y decir que Ciudad Mujer estaba supeditada a que se ganara la eleccióno del 15 de marzo. 20 días después del lanzamiento oficial, la esposa del candidato efemelenista, Vanda Pignato, viajó hasta Santa Ana para poner aquella primera piedra de lo que aseguró sería el primer edificio del proyecto. Y llegó con periodistas, con gente de “Los Amigos de Mauricio”, con la alcaldesa de Apopa, Luz Estrella Rodríguez, y con tres alcaldes efemelenistas de municipios santanecos: Mario Rodríguez, de Chalchuapa; Francisco Monterrosa, de San Sebastián Salitrillo, y un sonriente y vestido con los colores del partido alcalde electo de Santa Ana, Francisco Polanco.

21 meses después, el bloque de concreto sigue ahí. De Ciudad Mujer, ni un ladrillo. El terreno donde se hizo el acto proselitista ya está vendido a particulares. De los 3 mil 250 metros cuadrados originales, solo queda una porción de 650 metros cuadrados, todo parte de la Lotificación Sinaí, un proyecto habitacional de Ivan S.A. de C.V.

-Si está interesado en comprar, ese terreno no creo que lo vendan -dice un vigilante de un negocio aledaño.

-¿Este? ¿No era del Estado?

-No... es de un señor que vive al otro lado de la calle, en la urbanización El Trébol... Ya lo compró hace ratos pero no ha hecho nada en él... -¿Aquí no se iba a hacer una cosa del gobierno? -No sé... ahí hay un volado que pusieron... creo que ahí sigue... -¿Y está seguro de que no lo venden? -No, el de al lado, sí. Tiene 10 metros de frente y 65 de largo, ese vale como 70 mil dólares, me han dicho. A la entrada de Santa Ana está el vendedor. ¿Le interesa?

En donde iba a erigirse el primer edificio de las 14 unidades departamentales de Ciudad Mujer solo queda ese "volado", rodeado de un frijolar, que es un cultivo de subsistencia de un vigilante de la lotificación. Ah, también hay un hormiguero creciendo en uno de los huecos de aquellos pernos que sostuvieron la placa.

En su anuncio en el hotel de San Salvador, Funes también había detallado que cada unidad tendrían un área de 3 mil metros cuadrados de construcción y requeriría una inversión aproximada de un millón y medio de dólares. La información oficial del candidato es que ya tenían elegidos los terrenos para iniciar las obras en La Unión, Apopa, Santa Ana y Santa Tecla.

Después de Santa Ana, Vanda Pignato viajó por el oriente del país pregonando los beneficios del proyecto y, seis días después, estaba develando otra placa de Ciudad Mujer. Esta vez, en Santa Tecla. Era el 9 de marzo de 2009, siete días antes de la elección. Pignato vestía jeans azules, camisa blanca arremangada con el logotipo de Ciudad Mujer bordado. A su lado, el alcalde tecleño, Óscar Ortiz, de traje negro y pala en mano. A sus pies, una placa de bronce reluciente y con letras negras que anunciaban que ahí también se construiría Ciudad Mujer.

El tiempo mostraría que todo el acto, incluyendo los globos, los aplausos y los asistentes, solo era parte de la campaña electoral a la presidencia. Ciudad Mujer estaba lejos de realizarse. Ni la placa ni la primera piedra estaban en el lugar donde se construiría nada del proyecto. El mismo Ortiz lo dijo a los periodistas unos minutos después del acto. La idea era que entregaría en comodato o bajo otro tipo de compromiso el terreno donde funcionaría Ciudad Mujer.

Ah, ¿y que la placa no marcaba el lugar preciso donde se construiría? No, no necesariamente. En ese momento, dijo el alcalde, tenían identificados tres terrenos que cumplían con las necesidades pero nada estaba definido. El primero, ahí donde se estaba poniendo la primera piedra, toda vez que se comprara un terreno adyacente que estaba en venta. Pero eso era muy improbable, porque además de la compra de ese terreno requeriría que se sumara el que ya ocupaba el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), al lado de la alcaldía tecleña.

Según el estudio que hizo la comuna, también se podrían echar mano del terreno que ocupaba una cancha de fútbol frente al Mesón de Goya, sobre la carretera Panamericana, a la entrada de la ciudad. Otra posibilidad era tierras adentro del complejo deportivo de El Cafetalón.

Pero la placa, mientras tanto, se ubicó en el parqueo de la comuna tecleña. Semanas después, cuando se pavimentó el estacionamiento, la placa desapareció y ahora nadie da cuentas de ella.

-La placa estaba ahí -dice una señora, empleada de la alcaldía.

-¿Dónde?

-Al lado de ese palito de almendro...

-Del segundo palito...

-Sí, creo... justo donde está estacionado el carro rojo.

-¿Ahí, donde crece esa mata de chichipince?

-Sí, creo que sí.

-¿Y ahora dónde está?

-No sé. ¿Por qué no pregunta en Comunicaciones?

Ese día que la pusieron, los encargados estaban tomando fotos. Un año y medio después, en el departamento de comunicaciones no saben dónde quedó la placa ni dónde están las fotos del acto. “Era una actividad partidaria”, resume una encargada de prensa de la alcaldía tecleña. “Las fotos las tomó el partido, porque ellos organizaron todo. Las que tomamos nosotros, también se les enviaron al partido”, dice, y promete buscar en su archivo y, de encontrar alguna, las enviaría vía electrónica El Faro. Hasta ahora no las ha enviado.

Acabada la campaña, las inauguraciones de las sedes de Ciudad Mujer terminaron. El proyecto cayó en letargo. La página del proyecto en Facebook, abierta el 22 de febrero de 2009, dejó de actualizarse el 6 de marzo de ese mismo año. El 1 de junio, cuando Funes dio su discurso de toma de posesión, Ciudad Mujer no tuvo cabida entre las menciones presidenciales.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad