Publicidad

El Ágora

"Antonio Saca es el papá de Gana: que se vaya a mojar los pies"

Aunque el presidente de su partido haya abierto la posibilidad al regreso de Antonio Saca a Arena, ella se resiste. "Es un traidor", dice. Con más de cinco cargos diferentes en política, Milena Calderón Sol de Escalón ha pasado una tercera parte de su vida ejerciendo en el sistema político del país. Su participación ha ido desde la formación del partido Arena, Vicepresidenta de Organización del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA), diputada suplente y propietaria hasta llegar a ser la única jefa de bancada de Arena en la Asamblea Legislativa hasta la fecha.

Patricia Carías y Sergio Arauz. Fotografía: Frederick Meza

 
 

Milena Calderón Sol de Escalón nace en una familia involucrada en política desde la década de los años 30s. Su padre, fundador de Arena y asesor legal de Roberto d’Aubuisson, su abuelo ministro de Gobernación en el tiempo del general Martínez. Milena se crio en una familia donde la política podía ser tema de conversación en cualquier tiempo de comida.

A pesar de portar tres de los apellidos más reconocidos en este país, Milena asegura ser una persona que no nació precisamente en una cuna de oro, califica su hogar como una familia que no tuvo lujos pero acomodada que más allá de una cultura política le heredó un el interés profundo por el cultivo del café. Esta descendencia, aunada a la experiencia de su esposo en el ámbito cafetalero, la llevaron a fundar su propio negocio de cultivo y venta de café.   

Milena Calderón Sol de Escalón.
 
Milena Calderón Sol de Escalón.

Bueno para comenzar ¿Queríamos conocer de dónde viene doña Milena? ¿Dónde nace? ¿Sus papás quiénes son?
Yo nazco en San Salvador, mi padre un abogado, el doctor Armando Calderón Nuila, mi madre Carmen Sol, de Santa Tecla, y mi abuelo de Santa Ana, el padre de mi papá, él nació allá cerca de El Porvenir, allá hay mucho Calderón por esa zona. Bueno soy la segunda de seis hermanos, mi madre murió muy joven, yo ya estaba casada pero estaba joven esperaba mi segunda hija, me afectó muchísimo.

¿Todos sus hermanos están aquí?
Sí, todos estamos aquí, somos muy unidos cuando mi padre se queda viudo muy joven, joven te digo cerca de cincuenta y pico años, todos nos ponemos alrededor de él a cuidarlo y sacarlo adelante, porque fue a través de un accidente muy trágico como murió mi madre. Ella murió camino a una propiedad que teníamos allá en Morazán, que fue expropiada por la reforma agraria. Se vino un aluvión en el río y en ese momento todavía no estaban los puentes terminados, fue muy doloroso. Luego me caso y me voy a vivir… Bueno estudio primero aquí en la Universidad Nacional. Estudié laboratorio clínico, por cierto que la Dra. Rodríguez fue una de las que siempre me invitaba a que dejara mi carrera y que me pasara a medicina.

¿Y ella era una de sus compañeras o su profesora?
No, ella era la profesora de fisiología y hacía mucha investigación con el doctor Sevilla. Entonces me decía que dejara la profesión y yo le decía que ya estaba muy enamorada y que ya me iba a casar y que entonces no podía pasarme a otra carrera, que era una carrera donde había que entregarse. A mí también me encantaba mi carrera y yo cuando me casé y me fui a vivir a Santa Ana, ya graduada trabajé allá. Trabajé en el Hospital San Juan de Dios y trabajé en Dimeta, adquirí mucha experiencia en la parte hematológica porque cuando yo hice mis estudios aquí en la universidad, me fui a trabajar al Hospital Bloom y ahí trabajé como jefa del departamento de hematología, en la parte técnica con el doctor Sancho, por cierto padre de Eduardo…

¿Del comandante guerrillero?
Ajá y el doctor me ayudó muchísimo, el era un hombre que sabía mucho de hematología y me enseñó a hacer las médulas óseas. Entonces a mí me gustó mucho la hematología, me especialicé en eso y cuando me fui a vivir a Santa Ana, en el Hospital San Juan de Dios, yo era la encargada de eso. Ya estaba casada cuando ya me fui a vivir a Santa Ana.

¿En qué año se casó?
En el 70, yo tengo 40 años de casada. Fíjate, tengo tres hijos y tengo nueve nietos. Acaba de nacer mi último nieto que estoy feliz con él. Luego me nombraron jefe del laboratorio de San Juan de Dios. Ahí pasé muchos años.

¿Y no la miró mal su esposo?
No, para nada. El decía que si yo tenía una carrera y yo me sentía bien así, pues que así lo hiciera.  

¿Y su esposo a qué se dedicaba?
Mi esposo se dedicaba en aquel momento a manejar un beneficio de café, que era de la familia de él, pero que él era el encargado del beneficio y sus tíos eran socios. Él ha estado siempre, toda la vida metido en esto del café.

¿Y cómo lo conoció a su esposo?
Bueno, fíjate que nosotros somos dos hermanos con dos hermanas casadas.

¿A de verdad?
Sí, ja, ja, ja… Entonces yo lo conocí a través de mi hermana. Y la verdad es que mi papá decía pero cómo es posible que se casen dos hermanas con dos hermanos. Después, cuando ya estaba viejito, me decía, mirá hija qué feliz me voy yo pensando que ustedes son una sola familia.

A mí me llama la atención, ¿usted por qué guardó el apellido de su madre y no se lo quitó cuando se casó?   
¿El Calderón Sol? Vaya te voy a decir por qué, fíjate que el Calderón Sol se junta cuando Armando fue presidente. Cuando Armando fue presidente ya todo el mundo me decía, a no usted es hermana de Calderón Sol. Entonces cuando yo voy a sacar mi Dui, me lo  dieron, lo meto en la cartera y cuando llego a casa, lo veo y… ¡A chis, me puso Calderón Sol! No, ahí que se quede así, que me importa. Si no tenía que comenzar el proceso de cambiar todo.

¿Y cómo fue que usted comenzó a meterse en política? Porque de su familia ¿Su papá o su abuelo si estuvo metido verdad?
Sí, mi padre fue político también pero el después se dedicó a sus cosas y ya no se volvió a meter en política pero era un hombre de mucho análisis. Nosotros estábamos acostumbrados en nuestra casa a sobremesas largas, en las que hablábamos de qué pasaba en el país, qué pasaba en el mundo y entonces tú te ibas involucrando en los grandes problemas del país. También creo que marcó mi vida que en el tiempo de Osorio a mi papá lo cogió preso Osorio.

¿Osorio cogió preso a su papá? ¿Por qué?
Sí, porque acusó a un grupo de personas que estaban queriendo formar un nuevo partido político.

¿Osorio era del PCN y su papá estaba en ese?
No, nosotros nunca fuimos del PCN y en ese momento mi papá con muchos amigos estaban viendo la posibilidad de que el país necesitaba un nuevo partido. ¿Te acordás que hubo uno que se llamaba el PRUD?

Ah, el PRUD.
Entonces lo acusaron de que podía haber una conspiración o alguna cosa así.

¿Su papá estaba en el PRUD?
Por lo menos estaban en aquel momento en formación y lo cogieron preso. Impactante para mi, y todavía tengo presente la imagen de cuando lo traían de la cárcel que ya estaba libre y salió todo barbudo. Y fíjate que tuve la oportunidad allá a los años de encontrarme después en un evento político al coronel Osorio y hubo una persona que le dijo, ella es hija del Dr. Nuila, de Armando. Entonces el coronel muy educado me quiso dar la mano y yo no se la di. Me acuerdo que dijo ¡Ve que niña esta!

¿Cuántos años tenía usted?
Ah ya estaba grande, para que me acuerde es que ya estaba grande, ya estaba casada ja, ja, ja. No me acuerdo en que evento andaba, en una boda o un evento así.

¿Cuando salió su papá siguió con la formación del partido o qué?
Pues siguieron trabajando pero ya eso era menos, cuidándose un poco porque acuérdate que en ese momento era bastante difícil así que había que tener precaución, tenía seis hijos pequeños.

¿Y su abuelo en qué participó en política?
Bueno mi abuelo fue en el tiempo de Martínez Ministro de Gobernación.

¿Ministro de Gobernación?
Que en aquel momento se le llamaba de Guerra y de Gobernación, tenía como dos títulos el cargo.

¿Y lo conoció usted?
Sí, era una belleza. Lo quería mucho. Cuando empezaban las vacaciones de fin de año, nos íbamos a la finca y él acostumbraba a llevar películas para mostrar a los cortadores.

¿Cómo así?
Películas, en aquel tiempo eran aquellos grandes rollos y daban las películas, todas las películas de Pedro Infante, Jorge Negrete, de Cantinflas, las vimos todas.

Pasó el tiempo y ahora el general Martínez, siendo muy diplomático, puedo calificarlo como polémico.
Polémico, pero hizo cosas buenas por sus país. Yo digo, cada uno según lo que piensa quiere lo mejor para su país. Y en ese momento estaba defendiendo al país para que no cayera en garras comunistas.

 

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad