Publicidad

"Estamos cambiando lo que la gente acepta que es la verdad"

El fundador y director de WikiLeaks abre las puertas de su "prisión" en la campiña inglesa, una casa en la que vive bajo arresto domiciliar, para conversar con El Faro sobre los documentos filtrados que han transformado al mundo, y a él mismo, desde hace un año. Assange atribuye en parte a sus filtraciones la llamada Revolución Jazmín, la serie de movimientos ciudadanos en África del Norte y Oriente Cercano, que ya ha terminado con dos dictaduras y amenaza a otras. Esto, cree el australiano, apenas comienza. 

Carlos Dada

 
 

 

La otra cara de la moneda es que se ha convertido en una de las personas más famosas en el mundo. Rolling Stone le nombró “Estrella de Rock del año”. ¿Qué cree que debe hacer, en términos morales, con esta fama que tiene?
Siempre es un privilegio tener una audiencia, y esto es algo que he dicho antes, este intenso nivel de fama, estamos en una posición curiosa ahora, de ser capaces de promover el material que los denunciantes nos están dando como resultado de nuestra propia fama como organización. Esto viene con muchos costos, así que el costo con el que viene es muy difícil hablar con cualquiera ahora porque cada conversación vale dinero y puede ser torcida, cada reunión que tengo, la gente puede informar erróneamente, y hay una economía y un enemigo que apoyar, de modo que nos ha vuelto más bien recluidos, lo que es difícil. Por otro lado, nos ha dado una formidable plataforma desde la cual promover nuestros valores.

¿Cuál es su rol histórico?
La manera en que la historia está progresando, está cambiando, de modo que podemos ver cuál puede ser nuestro rol en el mundo usando la fórmula de la historia que ha ocurrido en los últimos 50 años, pero la manera en que la historia se puede desarrollar en los siguientes 50 años va a ser muy diferente. Pero estamos muy orgullosos de nuestros logros y muy orgullosos de habernos apegado a nuestros valores de manera tan fuerte contra una oposición increíble, y eso es algo que no puedo ver que cambie. Queremos un cambio en el terreno, y tenemos ciertos…

¿En qué sentido? ¿Qué le satisfaría en el terreno?
Somos una organización que intenta promover la justicia por medio de mecanismos particulares. Para mí la justicia es el valor central y la libertad de expresión es el derecho habilitador central, de modo que todos los derechos luchan por sí mismos en el cuerpo político usando el discurso, así que, si no hay discurso, no hay derechos, porque nadie sabe cuáles son estos derechos. La expresión es el derecho habilitador supremo, y el sentimiento o la voluntad hacia la justicia es el sentimiento político más importante. Cada vez que vemos algo que es injusto, este sentimiento de injusticia también es un sentimiento de lo que es justo. En nuestras actividades siempre hemos presionado por este mecanismo de fomento de la justicia, que son los derechos de las personas a comunicarse una con otra, y somos un centro para esto, en el sentido de que tomamos gente que tiene dificultades para comunicarse con otras debido a amenazas de fuerza física contra ellas, o de ataques legales, y les ayudamos a comunicar al público lo que saben, y una vez que el público lo sabe, se encuentra con frecuencia en una posición donde puede cambiar su ambiente en una forma que le permita ser más justo.

¿Así que más justicia es lo que le gustaría ver como cambio en el mundo?
Sí, ¿pero cómo se vería eso realmente? Lo que estás preguntando. Viví en Cairo por varios meses en 2007 y pude ver la injusticia del régimen de Mubarak y sus 20 mil prisioneros políticos, una policía secreta de más de 100 mil, eso es algo que es injusto. Ahora, no es correcto decir que Egipto se ha convertido de pronto en un paraíso político; el rol del ejército en Egipto es muy fuerte y habrá egipcios que tendrán muchos años de lidiar con la fuerza del ejército en Egipto, pero parece que la nación tiene una esperanza, se ha movido a una posición mucho más justa.

Ha entrado en un nuevo proceso.
Sí, un proceso más nuevo que en el que estaba, y ese es el sentimiento, hasta donde puedo determinar, de la mayoría de egipcios. Así que nos gustaría ver este tipo de proceso ocurriendo en todas partes. No tiene que ser en la anterior revolución; los regímenes políticos más inteligentes simplemente hacen concesiones. Eso está sucediendo en Arabia Saudita, también lo vemos sucediendo en Yemen, que esas élites gobernantes están haciendo concesiones a la población, concesiones importantes, con el fin de conservar algo de poder, así que me gustaría verlo suceder por todo el mundo, incluyendo al Occidente. Las élites gobernantes no hacen concesiones por diversión; solamente lo hacen cuando están atemorizadas de perder poder, y esta es simplemente la única manera de conservar un poder efectivo.

Pero, ¿esto solo funcionaría con regímenes autoritarios?
Hay un problema en el Occidente, que es que la fiscalización ha moldeado profundamente a las sociedades. Algo que es más bien optimista es la censura que ha ocurrido sobre nosotros por parte de los Estados Unidos y otros gobiernos occidentales; mi propio gobierno en Australia, en respuesta a la presión de Estados Unidos, inició toda una investigación del gobierno sobre nosotros, incluyendo al servicio de inteligencia doméstico, el Servicio Internacional de Inteligencia, la Policía Federal de Australia, la que está incluida en el FBI, el Departamento de Defensa y el Fiscal General declararon públicamente. También tuvimos una fuerza especial de la CIA declarada públicamente contra nosotros. Y todas estas presiones coercitivas embarazosas aplicadas a nosotros mediante el sector financiero. ¿Por qué es eso? Porque las élites gobernantes en Washington tienen miedo de lo que estamos publicando y eso siempre es una señal extremadamente optimista. Por ejemplo, China tiene una censura tan extrema en internet porque las élites gobernantes en China tienen miedo de que la expresión en internet reforme a China. Similarmente, Tailandia tiene una censura muy extrema en internet porque tienen miedo de que la expresión reforme las estructuras de poder de Tailandia. Las estructuras de poder de Estados Unidos, estando tan fuertemente fiscalizadas, han significado históricamente que esas élites gobernantes no tienen miedo de la expresión porque, digas lo que quieras, no los va a cambiar. En nuestras publicaciones recientes hemos logrado hablar y dar información con tanta intensidad y con tanta agresividad que ha asustado a esas élites gobernantes, haciendo que se comporten como la Unión Soviética acostumbraba comportarse en términos de censura, haciendo que se comporten como el gobierno chino se comporta. Así que eso de hecho muestra que, una vez que hablas con suficiente poder, puedes reformar incluso a Washington, pero necesitas hacer algo como comenzar publicando 250 mil cables diplomáticos secretos de Estados Unidos para llegar a tal nivel, pero si podemos llegar a ese nivel continuamente y otras personas pueden llegar a ese nivel, entonces existe una oportunidad decente de reformar a Washington y a otras élites occidentales y esta estructura de poder fiscalizada.

Suena como un hombre muy optimista.
Lo soy. La censura siempre es una oportunidad. Donde sea que veas censura, esta es la cosa más bella en el mundo.

¿Cómo? ¿Por qué?
Porque significa que quien sea que está cometiendo esta censura está atemorizado de la reforma. ¿Y por qué estaría asustado de la reforma? La única razón por la que estarías asustado de la reforma es porque es posible que seas reformado. Cuando caminamos solos y oímos a un insecto haciendo un sonido no le prestamos atención en absoluto, porque sabemos que el insecto no puede tener influencia sobre nosotros, pero si caminamos solos y oímos a un león haciendo un sonido, le prestamos mucha atención, y la censura es una forma de señal económica que revela cuánto la organización que comete la censura cree que la expresión es importante, así que creo que es muy optimista.

Foto Juan Carrascal
 
Foto Juan Carrascal

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad