Publicidad

Magistrados electos de Corte de Cuentas han tenido 38 juicios de cuentas

Aunque lograron los votos de cuatro partidos, la llegada del presidente de Gana, Andrés Rovira, del ex procurador Sánchez Trejo y de un ex funcionario de las alcaldías del FMLN en San Salvador a la Corte de Cuentas fue fruto de una negociación privada entre FMLN y Gana. Los nuevos magistrados acumulan 38 juicios de cuentas, algunos ya resueltos y otros pendientes de sentencia.

Patricia Carías y Gabriel Labrador

 
 

El FMLN y Gana cerraron sus negociaciones bajo la mesa este jueves y acordaron -sin exponer méritos ni razones técnicas- que el presidente del partido Gana, Andrés Rovira; un ex funcionario municipal de la alcaldía capitalina, Tránsito Bernal, y el ex procurador general Gregorio Sánchez Trejo, presidan la Corte de Cuentas por los próximos tres años.

El partido de izquierdas, tradicional crítico de la partidización de la Corte de Cuentas y perenne demandante de la transparencia de la institución, terminó arreglándose a solas con el partido Gana para hacer una designación que solo requiere mayoría simple de la Asamblea Legislativa. En plena sesión plenaria el partido Arena, marginado del escogimiento, dio a conocer que los tres seleccionados tienen un amplio repertorio de expedientes abiertos por instancias como la Fiscalía, el Tribunal de Ética Gubernamental y la misma Corte de Cuentas.

A las 10 de la noche, con 62 votos de FMLN, Gana, PCN y PDC, la Asamblea sustituyó a los tres magistrados actuales para que Sánchez Trejo, como presidente, y Tránsito Bernal, como primer magistrado, sustituyan el 29 de junio al dirigente pecenista Hernán Contreras y al arenero Abdón Martínez. El 9 de julio, el presidente de Gana sustituirá al dirigente pedecista Mártir Arnoldo Marín como segundo magistrado.

El proceso de relevo a los magistrados salientes, que inició el 11 de marzo, llegó a tener hasta 77 nombres, que se fueron depurando hasta dejar una lista de 15. Estos 15 fueron recibidos el martes pasado por una comisión legislativa encargada de proponer los nombres definitivos al pleno, pero los diputados se cuidaron de no fastidiarlos al hacerles seis preguntas que no les permitieron obtener ninguna información útil: una de ellas era qué cargos han desempeñado y otra les pedía su valoración sobre el rol de la Corte de Cuentas.

Esas entrevistas, hechas a la vista del público, estaban supuestas a ser el punto clave para tomar la decisión. Sin embargo, la misma semana pasada FMLN y Gana se dedicaron a negociar todo bilateralmente y estuvieron a punto de hacer la elección. Tres nombres fueron los finalistas entonces: el magistrado de la Corte Suprema Marcel Orestes Posada, el ex procurador Sánchez Trejo y el presidente de Gana. La negociación se entrampó cuando el único nombre al que estaban dispuestos a apoyar Gana y FMLN -y también el resto de partidos- era el del ex procurador. Al magistrado de la Corte solo lo apoyaba el FMLN, mientras que los efemelenistas estaban dispuestos a respaldar a Rovira, siempre y cuando Posada fuera elegido presidente.

En los últimos siete días las posibilidades de Posada se cayeron porque el FMLN accedió a la posibilidad de que este no fuera presidente, sino primero o segundo magistrado. Según una fuente que conoció las negociaciones, el funcionario rechazó esa opción argumentando que no estaba dispuesto a manchar su reputación al exponerse a ser señalado como corresponsable de las decisiones de una institución en la que la figura de la presidencia iba a estar en manos de otra persona.

Finalmente, el partido de izquierdas aceptó el arreglo que permitiría al ex procurador general -y una ficha tradicionalmente empujada por el PDC, y que esta vez también tiene el apoyo cantado del PCN- convertirse en el sustituto del dirigente pecenista Hernán Contreras, quien vio frustrada su aspiración de lograr un séptimo mandato. A las 8 de la noche la Asamblea tenía previsto elegir durante su sesión plenaria a los nuevos tres magistrados, que sustituirán aparte del dirigente del PCN, al primer magistrado, Abdón Martínez -una carta del partido Arena- y al segundo magistrado, Mártir Marín -una carta del PDC. Entre FMLN y Gana suman 51 votos, ocho más que el mínimo de 43 requerido para nombrar magistrados de la Corte de Cuentas.

Una vez pareció inminente el nombramiento, el partido Arena aprovechó para lanzar una bomba: sacó a relucir durante la sesión parte del material que los diputados supuestamente estudiaron para decidir a quiénes elegir. La legisladora Carmen Elena Calderón reveló que en los expedientes de los tres candidatos hay aparentemente cuentas pendientes importantes. Se suponía que una razón para descalificar aspirantes a la Corte de Cuentas iba a ser que tuvieran investigaciones activas o fallos condenatorios en instituciones como la Fiscalía, el Tribunal de Ética Gubernamental o la misma Corte.

Sánchez Trejo fue procurador general en dos períodos: de 2003 a 2006, y de 2006 a 2009. En 2009 intentó convertirse en magistrado de la Corte Suprema, pero los diputados no lo escogieron. Entonces quiso un tercer período en la institución encargada de otorgar los defensores públicos, pero tampoco fue elegido. Según la información en poder de la comisión legislativa que iba a seleccionar, Sánchez Trejo tiene dos expedientes de juicios de cuentas que llegaron hasta la Fiscalía. En uno fue exonerado y en el otro se le declaró solvente. En el Tribunal de Ética Gubernamental tiene registrados dos procedimientos administrativos sancionadores ya archivados. Y en la Corte de Cuentas, que está a punto de presidir -asumiría el día 29 de este mes, junto con Bernal-, tiene un informe de auditoría ya archivado y un juicio de cuentas con reparos. Esto último significa que está siendo juzgado por mala utilización de fondos públicos.

En 2004, Sánchez Trejo viajó a Ginebra, Suiza, como parte de la comitiva gubernamental para defender el informe oficial del país sobre el cumplimiento de la Convención de los Derechos del Niño. La Comisión le dio una tunda a la delegación oficial, pues en esos días El Salvador tenía aún vigente la Ley Antimaras, y el equipo de expertos recomendó al país la derogación de la ley por violar la Convención.

Rovira, ex presidente del FISDL, es a quien más lunares le aparecen en su currículo: 29 juicios de cuentas en total. De estos, 11 llegaron hasta la Fiscalía, y de ellos, en ocho fue absuelto. Además, en la Fiscalía también, tiene otros dos procesos abiertos, pero la información distribuida por Arena no detalla las causas. En la Corte de Cuentas, el presidente de Gana tiene 18 juicios de cuentas, de los cuales cuatro terminaron en absolución, seis terminaron en declaratoria de solvencia, tres está en apelación y dos en análisis. El informe no dice nada sobre la situación de los otros tres casos.

Bernal tiene tres expedientes de juicios de cuentas en la Fiscalía, de los cuales uno está en apelación y dos pendientes de sentencia. En 2009 no presentó a Probidad la declaración de patrimonio, cuando fue subgerente jurídico de ANDA. En la Corte de Cuentas tiene tres juicios, uno en sustanciación y dos con sentencias no condenatorias.

Un diputado del FMLN que tuvo acceso a los expedientes de los candidatos admitió la veracidad de la información revelada por la diputada arenera. Dijo, sin embargo, que la comisión se preocupó por corroborar con las instituciones correspondientes que todos los casos ya estaban desvanecidos o habían terminado en absoluciones.

El proceso de depuración y selección fue oscuro desde el inicio. Los legisladores que integraron la comisión analizadora, que tenía en sus manos la depuración de la lista de candidatos, acordaron desde un inicio no revelar los nombres con el argumento de que no querían correr el riesgo de dañar la reputación de los aspirantes.

Los partidos además decidieron hacer las sesiones de trabajo a puerta cerrada. Adicionalmente, los partidos se negaron a revelar los criterios con los que iban a depurar la lista de candidatos.

El jueves de la semana pasada, cuando estuvieron a punto de resolver sus negociaciones, los principales diputados de FMLN y Gana se ausentaron de la sesión plenaria para reunirse en privado. Medardo González y Norma Guevara, secretario general y jefa de bancada legislativa del FMLN, respectivamente, desaparecieron del Salón Azul junto a Nelson Guardado, jefe de la bancada de Gana, y Mario Tenorio, ex jefe del grupo parlamentario. A las 2 de la tarde dejaron el pleno y fueron retornando uno a uno hasta aproximadamente las 4 de la tarde.

En esa ocasión, uno de los diputados de Gana confirmó a El Faro que el propósito de la reunión era acordar el reparto de las tres sillas de la Corte de Cuentas y preparar un trámite exprés para que la votación se resolviera ese mismo día con dispensa de trámites. Un miembro del FMLN que participó en la reunión confirmó el objetivo de la reunión y explicó la fuerza de puños que su partido hacía en favor de Marcel Orestes Posada. Un funcionario de Casa Presidencial también coincidió en los nombres y en el motivo de la pugna de último momento, cuando Posada no obtuvo suficiente respaldo para asumir la presidencia de la Corte.

En esa ocasión, la arenera Carmen Elena Calderón también expresó su desazón por el hecho de que FMLN y Gana habían decidido negociar todo por su propia cuenta, marginando a los demás partidos. “No creemos que un partido que ni ha pasado por elecciones esté participando. Además que esa institución no es para secretarios generales de ningún partido”, dijo, en referencia a Rovira.

El FMLN siempre dijo -incluso a inicios de este año- que la Corte de Cuentas, que ha estado en poder del PCN desde hace 29 años, debe ser despartidizada. Algunos de sus principales dirigentes en los últimos años se refirieron a la Corte como un instrumento de chantaje político utilizado por el PCN para favorecer sus intereses particulares.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad