Publicidad

El Ágora

Tres de cinco directores nacionales de Secultura dejan sus cargos

Astrid Bahamond, Rebeca Dávila y Luis Monterrosa salen de tres direcciones nacionales como parte de los “movimientos estratégicos al interior de la institución”. Estos se suman a los múltiples cambios que ha tenido Secultura en la primera línea jerárquica. Artes, Formación y Relaciones Internacionales son las direcciones afectadas por los cambios más recientes. 

Élmer L. Menjívar

 
 

“No he despedido a nadie, hice un movimiento estratégico”, dijo a El Faro vía teléfono Magdalena Granadino, la nueva secretaria de cultura, quien asumió el cargo hace una semana tras la salida Héctor Samour quien fue nombrando como Viceministro de Educación. El movimiento aludido es el cambio de 3 de las 5 cabezas al frente de las direcciones nacionales. La información la hizo circular la oficina de prensa de la Secretaría de Cultura de la Presidencia, mediante un comunicado girado a primeras horas de la mañana de este miércoles 15.

La palabra movimiento se adapta al caso del cambio en el liderazgo de la Dirección Nacional de Artes. Astrid Bahamond ha sido movida a la plaza de Asesora de las Direcciones Nacionales, y en su lugar entra como nuevo director Romeo Galdámez, quien desde noviembre de 2003 se había desempeñado como Coordinador de Artes Visuales.

Bahamond había asumido el cargo a finales de marzo de 2010 por designio de Samour, sustituyó a Oscar Soles, quien renunció luego de la destitución de Breni Cuenca como Secretaria de Cultura en enero de ese año. La plaza de asesora que ahora ocupará Bahamond es la que dejó vacante Guido Véjar, quien se fue para el viceministerio de Educación por solicitud de Samour. Véjar fue el encargado durante 2011 del proyecto del año del bicentenario. El perfil de la plaza cambiará a una especie de asesoría especializada para todas las direcciones.      

El comunicado se extiende explicando que “el nuevo cargo asumido por la Dra. Bahamond permitirá ampliar el alcance de las funciones que hasta ahora había desempeñado y hacer un aporte mucho más integral hacia las direcciones nacionales en el tema de la investigación artística.” 

También se informó de otra suerte de movimientos, los casos de Rebeca Dávila, de la Dirección Nacional de Formación en Artes, y Luis Monterrosa, de la Dirección de Relaciones Internacionales y Cooperación Externa, quiénes "pusieron a disposición sus cargos para poder optar a nuevas oportunidades profesionales que ambos desean aprovechar", explica el comunicado.

Dávila fue nombrada directora al mismo tiempo que Bahamond, pero había entrado a Concultura como directora del Cenar durante el gobierno pasado. Cuenca creó la dirección de Formación en Artes, pero fue oficializada por Samour. Monterrosa llegó como director en febrero de 2011 y había tenido ya tres predecesores: Carol Schwartz, del periodo de Cuenca, Andrea Matte y Salvador Zelaya, ambos de la admnistración de Samour. Zelaya duró poco más de un mes en el cargo.   

Granadino detalla que ambos directores presentaron sus cartas poniendo sus cargos a disposición en el transcurso del lunes, dos días hábiles después de la llegada de la nueva secretaria. Enfatiza que no se trata de despidos, "tengo en mi poder sus cartas", asegura, y agrega que no hay aún nombramientos en estas dos direcciones que están analizando perfiles. 

Mientras se oficializan los nuevos nombramientos, trascendió que el publicista argentino Alejo Campos se presentó para atender interinamente los asuntos de la Dirección de Relaciones Públicas y Cooperación Externa. Campos ha sido el gestor y director de arte de la Orquesta Sinfónica Juvenil. En la Dirección Nacional de Formación nadie se ha presentado como interino hasta el cierre de esta nota.    

En sus primeras declaraciones a la prensa luego de ser juramentada en el cargo, Granadino dijo que conocía y que llevaría adelante el programa quinquenal de la institución heredado por Samour, cuya labor calificó de "muy buena, muy seria, muy organizativa". Pero también advirtió: “tengo más o menos una idea de la situación adentro, pero no es lo mismo estar afuera que entrar. Yo sé que hay un equipo muy bueno de trabajo. Yo voy a poder decir en unos días si habrá alguna innovación, cosa que dudo.”

Las innovaciones llegaron precisamente con el cambio de 3 de los 5 directores en quien Samour había confiado la ejecución del programa quinquenal. 

"No habrá despidos, y aquí se acabaron los movimientos, necesito trabajar en paz y avanzar con el trabajo", sentencia ahora Granadinos, que inicia a guiar una institución con alta rotación laboral en puestos de alto nivel: Secultura ha tenido dos secretarias y un secretario, y por 3 de sus direcciones han pasado ya dos directores y en una cuatro. Todo esto en apenas 31 meses de existencia.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad