Publicidad

Capturan a grupo armado ilegal que según ministro de Seguridad se autodenomina "revolucionario"

Un enfrentamiento a tiros el pasado 15 de febrero llevó a descubrir a las Fuerzas Armadas Revolucionarias Populares 22 de enero, en el norte de San Miguel. El ministro de Seguridad, David Munguía Payés, asegura que la organización está vinculada a personas muy conocidas de la vida pública del país que no pertenecen a algún partido político pero que se oponen al FMLN.

 
 

En la Subdirección de Investigaciones de la PNC, se presentaron los detenidos, Rosa Deysi Miranda de Bolaños, de 37 años, y Oscar Arnulfo Córdova Orellana, de 27 años. Según la PNC este grupo se hace llamar la
 
En la Subdirección de Investigaciones de la PNC, se presentaron los detenidos, Rosa Deysi Miranda de Bolaños, de 37 años, y Oscar Arnulfo Córdova Orellana, de 27 años. Según la PNC este grupo se hace llamar la "nueva guerrilla".

Cinco personas, dos hombres y tres mujeres, fueron capturadas y acusadas por el gabinete de Justicia y Seguridad de pertenecer a una agrupación denominada Fuerzas Armadas Revolucionaras Populares (FARP) 22 de enero, un grupo armado que según el ministro David Munguía Payés tiene ideología radical de izquierda y está ligada a personas muy conocidas en el país y a organizaciones no gubernamentales que se rehusó a identificar.

Los acusados fueron capturados el pasado 15 de febrero, cuando se produjo un enfrentamiento armado en el municipio de Sesori, en el norte del departamento de San Miguel, entre integrantes de las FARP y agentes de la Policía Nacional Civil. Ese mismo día hicieron las capturas.

Las autoridades no han brindado mayores detalles sobre las características de la agrupación, tampoco han revelado los nombres de las personas o de las entidades con las que podrían estar relacionadas. La única pista, según Munguía Payés, surgió de las declaraciones de una de las personas detenidas, una mujer, durante el primer interrogatorio. "(Ella) implicó a algunas personas conocidas del país y a algunas organizaciones no gubernamentales que les ayudaban", dijo. 

El subdirector de Investigaciones de la PNC, Héctor Mendoza Cordero, se apresuró a precisar que las FARP no tienen vínculos con partido político alguno. El ministro agregó una pista al decir que lo que la mujer detenida declaró apunta a posible vinculación de gente que es contraria al FMLN. "(Ella) no nombró a dirigentes del FMLN, sino a gente que, de hecho, se opone al FMLN (...) Las personas a las que nombró no son de ningún partido político del país, sino gente más allá, gente más radical", dijo.

Mendoza Cordero agregó que las personas capturadas están vinculadas a denuncias de delitos comunes como extorsiones y posiblemente algún secuestro. Debido a que cuando fueron capturadas hubo intercambio de disparos con los agentes policiales, también las están acusando de intento de homicidio.

Según Munguía Payés, la mujer que dio su declaración agregó que hay otros grupos como este, que usaba al menos un fusil de asalto AK-47. "La mujer habló de la existencia de otros grupos similares", dijo el ministro. "Parece que este está vinculado a asaltos y secuestros que hacían para financiarse, incluso homicidios". 

El anuncio de la existencia de un grupo armado ilegal al que se podría atribuir alguna motivación política recuerda la denuncia que en 2008 hizo el Ministerio de la Defensa, divulgada por el gobierno de Antonio Saca faltando tres meses para la elección presidencial de 2009, en la que involucraron mediáticamente al FMLN. Al final resultó que al menos los casos que se ventilaron públicamente eran actos en los que algunos excombatientes de la guerrilla hacían formaciones con fusiles plásticos para conmemorar algunas fechas importantes para la antigua guerrilla.

Según la versión original de Munguía Payés, a los capturados les decomisaron "propaganda" política y se definen como revolucionarios.

Cuando el 15 de febrero se produjo el enfrentamiento y las capturas, dos de los ahora detenidos resultaron heridos. Según la versión oficial, en el interrogatorio inicial, los dos heridos -tanto el hombre como la mujer- se identificaron como miembros de las FARP 22 de enero. La fecha 22 de enero posiblemente alude la cruenta represión que en ese día de 1980 la Guardia Nacional perpetró contra una gran manifestación popular del año 1980 en San Salvador. Los organizadores denunciaron la muerte de unos 50 manifestantes en aquella ocasión.

Fotografías captadas por parte de la unidad de comunicaciones de la PNC donde muestran el material de guerra capturado a los detenidos, cuando se enfrentaron a tiros en Sesori, San Miguel.
 
Fotografías captadas por parte de la unidad de comunicaciones de la PNC donde muestran el material de guerra capturado a los detenidos, cuando se enfrentaron a tiros en Sesori, San Miguel.

Munguía hizo una alusión a algunas de las cosas que decomisaron a los capturados. "Hay mochilas con banderas y propaganda revolucionaria, como la que se usaba en los años 80", dijo.

Lo mostrado este martes en una conferencia de prensa en la Dirección de Investigaciones de la PNC solamente fue un libro biográfico sobre el Che Guevara, una publicación titulada "La Chispa Obrera" cuyo responsable editorial es el Sindicato de Trabajadores Independientes de Oficios Varios de El Salvador (Stinomes) y cinco pancartas con la inscripción "Fuerzas Armadas Revolucionarias Populares 22 de enero". El resto de material decomisado son uniformes y prendas propios de la PNC, material para fabricar bombas, armas largas, una pistola y una mira telescópica. 

Mendoza Cordero no quiso opinar sobre los matices políticos del asunto, pero sí hizo una valoración de la organización. "Es un grupo armado ilegal que opera en la zona de Sesori y que tiene intenciones de crecer tanto en número de integrantes como en recursos, específicamente, en cuanto a dinero y armas, mediante la extorsión y el robo de armamento". Reveló que los detenidos se han autodenominado "la nueva guerrilla", que vivían en un campamento y que tienen el apoyo de otras personas, aunque tampoco quiso dar más detalles. 

Añadió que hay una estructura mayor que se sigue investigando y que podría estar integrada por hasta 12 personas.

Sobre cómo llegaron al grupo armado, explicó que la pista más fuerte se produjo el 14 de febrero, cuando lesionaron a una persona para robarle su arma. Dijo que se trataba de "un arma de equipo", en alusión a las que tienen asignadas policías o militares. Y de la acusación por extorsiones, dijo que en una mochila decomisada encontraron un papel con un texto por el cual se exigía una cantidad de dinero a un funcionario de la zona oriental o de lo contrario atentarían contra su vida. 

Óscar Arnulfo Córdova Orellana (a la derecha) posa junto a otro sospechoso en una foto personal decomisada por la PNC entre las pertenencias de los sospechosos.
 
Óscar Arnulfo Córdova Orellana (a la derecha) posa junto a otro sospechoso en una foto personal decomisada por la PNC entre las pertenencias de los sospechosos.

Munguía Payés y Mendoza Cordero dijeron que una de las cinco personas, una mujer, ya fue puesta en libertad condicional en estos días en que el caso lo ha estado ventilando un juzgado de la ciudad de Sesori. Esto quiere decir que ella sigue dentro del proceso pero debido a las pocas pruebas en su contra puede gozar de medidas alternativas a la detención provisional. Fue identificada como María Azucena Rivas. 

Ella y los otros cuatro salvadoreños enfrentaron este martes la primera audiencia en el juzgado de paz de Sesori en San Miguel. Contrario a Rivas, los demás siguen detenidos a espera de una segunda audiencia que se desarrollará en el juzgado especializado de instrucción de San Miguel. Según informó un vocero judicial, Rivas fue dejada en libertad porque su participación dentro del grupo era mínima y solo se dedicaba a llevar la comida al campamento.

A los procesados se les acusa de cuatro delitos: intento de homicidio agravado, uso indebido de traje y uniforme, agrupaciones ilícitas y tenencia, portación y conducción ilegal de armas de guerra. 

Mendoza Cordero dijo que venían siguiendo la pista a grupos armados del país desde mediados del año pasado y que fue hasta el 15 de febrero cuando juntaron la información suficiente para ir en busca de esta agrupación en el cantón Espíritu Santo, del municipio de Sesori. Al ir a su encuentro, hubo un tiroteo que duró entre 15 y 20 minutos, según Mendoza Cordero. Este tiroteo fue confirmado por una de las personas detenidas ayer durante una presentación ante la prensa que hicieron en la Dirección de Investigaciones. En el tiroteo resultaron heridos Fredy Isabel García Guerrero, de 41 años, y otra persona a la que no se ha identificado. García Guerrero permanece internado en el hospital San Juan de Dios, de San Miguel. Él es uno de los cuatro que seguirá bajo detención. En el juzgado de instrucción especializado de San Miguel ya tiene un proceso penal abierto debido a que era requerido por el secuestro de otra persona. 

Fueron García Guerrero y Rivas los que condujeron a la PNC al campamento donde también fueron detenidos Paz Elizabeth Rivas, Óscar Arnulfo Córdova y Rosa Daysi Miranda de Bolaños. Los dos últimos, de 27 y 37 años, respectivamente fueron los únicos en ser presentados ante los medios de comunicación este martes. Junto a ellos se presentó parte del material decomisado, principalmente, las banderas, el armamento y dos textos, un libro titulado "Ecos del Che: crónicas de su andar por América", de Raúl García Álvarez y Mayra Pardillo Gómez.

Miranda de Bolaños fue la única que, escuetamente, habló a los medios de comunicación. "El que nada debe, nada teme", dijo, brevemente. Agregó que el campamento tenía cinco días de estar en el cantón Espíritu Santo y que la balacera duró entre cinco y 10 minutos. Dijo que el material que estaban presentando como decomisado es primera vez que lo veía, que las armas no eran suyas y que de las personas capturadas la más cercana a ella es Óscar Arnulfo Córdova, con quien tenía una amistad. A las otras tres dijo que solo las conocía de vista.

Mendoza Cordero aclaró que los detenidos no parecen tener una relación directa o cercana con algún partido político actualmente inscrito. Sí habló del pasado de uno de los procesados: "Uno de ellos al parecer fue combatiente de la guerrilla durante la guerra civil", expresó, aunque no especificó quién. Tampoco se refirió a los vínculos con las oenegés o con las personas muy conocidas de la vida pública del país a las que se refirió Munguía Payés. 

El campamento está ubicado en la zona rural de Sesori. Es una casa de bajareque cercada por completo por un muro de un metro de altura y hecho con piedras. Lo derruido del lugar contrasta con las pertenencias que la Policía dice haberles decomisado: dos fusiles, un revólver, más de mil cartuchos en munición de diverso calibre, y una mira telescópica. Además del armamento, los agentes reportaron en el acta de detención que econtraron las banderas de colores rojo y amarillo que llevan impresa la leyenda "Fuerzas Armadas Revolucionarias Populares 22 de enero". 

Mendoza agregó que las armas están siendo procesadas en el sistema de balística para conocer su origen y si han sido utilizadas en otros hechos que hayan dejado huella criminal.

Publicidad

 

Carlos Dada | Fred Ramos (fotos) | Víctor Peña (vídeo) | Héctor Guerrero (vídeo)

Publicidad

 CERRAR
Publicidad