Publicidad

Fundadores de Arena acusan a Armando Calderón Sol de manipular a Norman Quijano

Los fundadores del partido de derechas criticaron al expresidente de la República en sus demandas de que se entregue al alcalde y candidato presidencial las riendas del partido. Los señalamientos de los fundadores, que se dicen la reserva moral de Arena, obtuvieron a su vez la crítica de otro veterano arenero, Hugo Barrera, quien pidió a este sector del partido que guarde silencio.

 
 

Tres miembros fundadores de Arena desautorizaron este martes al expresidente Armando Calderón Sol, a quien acusan de manipular y sobreproteger al candidato presidencial Norman Quijano desde su puesto de presidente honorario del partido de derechas.

“(Quijano) no necesita que le hagan esos grupitos alrededor de él que lo están ahogando y asfixiando. ¡Que lo dejen actuar y que sea él mismo, así como ha sido en su alcaldía”, dijo Gloria Salguero Gross, expresidenta de Arena y de la Asamblea Legislativa, durante la entrevista matutina de Telecorporación Salvadoreña (TCS).

Salguero Gross, quien presidió Arena entre 1996 y 1997, y los también fundadores Roberto Ávila y Ulises Llovera, calificaron de inoportunas las declaraciones del expresidente salvadoreño Calderón Sol en las que instaba al actual presidente del partido, Félix Alfredo Cristiani, a hacerse un lado para entregarle la conducción del partido a Norman Quijano.

“Desafortunadamente ahora estamos viviendo algo contra lo que siempre hemos luchado, que es la participación con voz y voto de los expresidentes o presidentes honorarios dentro del partido. Vemos que las declaraciones de Calderón Sol son inoportunas en este momento”, dijo Ávila, hermano del excandidato presidencial de 2009 Rodrigo Ávila.

Calderón Sol y su hermana, la diputada Carmen Elena Calderón Sol de Escalón, dijeron a El Faro el miércoles de la semana pasada que la dirigencia de Arena -el Consejo Ejecutivo Nacional, Coena- había manejado mal el tema de los diputados tránsfugas y que en tiempo de campaña Quijano debería ser el presidente del partido. “Yo creo que Quijano debería asumir mayor liderazgo en el partido porque él se tiene que hacer el líder nacional y triunfar. Para mí, debería ser el presidente del Coena porque debe asumir ese liderazgo”, dijo el expresidente.

Los fundadores confirmaron este martes que en Arena hay un pulso entre los tres círculos de poder que hay dentro del partido y que corresponden a cada uno de los presidentes honorarios: Cristiani, Calderón Sol y Francisco Flores. “Son alrededor de tres grupos de poder, los tres expresidentes son el poder en Arena, y hay grupos alrededor de cada uno de ellos. Entonces ahí es una lucha entre ellos, de quién es el que va a tener el poder... aunque todos estamos unidos y somos areneros. Yo lo que creo que para evitar esos exabruptos, esos pleitos, esos codazos, esas salidas de corral de diputados es que deberíamos ser institucionales”, dijo Ulises Llovera, en alusión a las reformas estatutarias que han quedado pendientes para permitir el voto secreto de las estructuras del partido.

En febrero, los fundadores presentaron al Coena un pliego de reformas a los estatutos del partido para que fueran tomadas en cuenta a la hora de nominar al candidato presidencial. Con esas propuestas, los fundadores pedían que Arena se liberara de los grupos de poder de los expresidentes para que ellos no tuvieran mayor incidencia en las decisiones del Consejo Ejecutivo Nacional. “Hemos recomendado al Coena la no participación de candiatos presidenciales o de alcaldes, directores departamentales o diputados, porque no pueden ser juez y parte. Y no cumplir eso es lo que permite, por ejemplo, las declaraciones del doctor Calderón Sol”, dijo Roberto Ávila.

“Quijano, que es un hombre que brilla con luz propia, querido por la pobalción, ha demostrado que no necesita en ningún momento que se meta en el rollo de una presidencia del partido en el momento en que ostenta una candidatura presidencial. Él tiene que dedicarse a sus propuestas, también a conducir la alcaldía de San Salvador y todo lo que se espera de él”, agregó Ávila.

Quijano ha señalado que la única manera en que él aceptaría dirigir el partido es si Cristiani decide retirarse. "Cristiani me dijo en marzo que estaba considerando una alternativa de crear una instancia que viera temas políticos", dijo Quijano, en alusión a la posibilidad de que Arena reforme sus estatutos para crear una comisión política en la que estarían participando los tres expresidentes. 

Ante la petición de Calderón Sol, quien también señaló un mal manejo de la crisis por los tránsfugas, Cristiani ya dijo a la prensa que él no se apartará de la presidencia arenera.

El entrevistador de TCS, Moisés Urbina, preguntó a los fundadores si las cosas están bien en Arena, y estos se tomaron varios segundos de silencio antes de responder: “Eeee... podríamos decir que al interior del partido como en todos los partidos habrá diferencias, diferentes puntos de vista. Pero lo importante es que el arenero quiere seguir unido para las elecciones de 2014”, dijo Ávila.

Llovera dijo que el Coena pertenece al grupo de poder de Alfredo Cristiani. De los 15 miembros de la dirección nacional, ya cuatro miembros fueron sustituidos, en algunos casos por gente cercana a Quijano. Francisco Laínez, el excanciller salvadoreño que también despuntó en el proceso interno junto al alcalde capitalino, salió del Coena y cedió su puesto de vicepresidente de organización a Hugo Barrera, quien por años ha sido cercano a Calderón Sol, considerado por algunos areneros como el padrino político de Quijano. Manuel Arrieta, expresidente de ANDA, es asesor de Quijano en la alcaldía y el nuevo vicepresidente de Campaña. Ricardo Esmahán, concejal de la alcaldía de San Salvador, es el nuevo director de actas y acuerdos de la dirigencia arenera. Celina de Ávila es ahora la directora de transporte y comunicaciones del partido, en sustitución de Edwin Zamora, que dejó ese cargo el año pasado para dedicarse a la contienda electoral que lo dejó como diputado en marzo pasado.

La diputada Carmen Elena Calderón, consultada por El Faro en la Asamblea Legislativa, volvió a refrendar su opinión sobre el papel de Quijano en este tiempo. “Él tiene que estar encima de todo, incluso de la presidencia, pero no formalmente sino en sus roles, en el liderazgo, es lo que está pidiendo la gente”, señaló.

Hugo Barrera, contactado vía microondas por TCS durante la entrevista matutina, pidió silencio a los fundadores, aunque también dio a entender que no comparte la sugerencia del expresidente. Para empezar, dijo que todo el partido debía acuerpar al alcalde capitalino en el proceso preelectoral. Con respecto a las declaraciones de Calderón Sol, dijo: “Cuando no se está adentro de la estructura se puede dar apreciaciones que no son exactas. Yo estoy de acuerdo con lo que dice Norman Quijano, de que él prefiere no tomarse la responsabilidad de la dirección del Coena porque eso le restaría tiempo”, dijo.

Luego invitó a los fundadores a no opinar más sobre los asuntos internos del partido. “Yo me siento agradecido con los fundadres de que hayan tenido la voluntad de formar junto a Roberto d'Aubuisson, es un mérito enorme, grande, el que hicieron, pero de ahí para acá, estatutariamente hablando, no hay ninguna otra misión que tienen que cumplir los fundadores. Como personas pueden ser tomadas en cuenta, por sus logros individuales, pero estatutariamente no son parte de las estructuras”, dijo.

Salguero Gross respondió de inmediato: “No somos parte estructural pero somos la reserva moral del partido, pero siempre hemos estado vigilantes y hemos hecho señalameintos duros cuando algo nos nos ha parecido. Hemos tratado la mayor parte de incidir tras bambalinas”, señaló.

La expresidenta de la Asamblea también recordó cuando a Norman Quijano la dirigencia del partido -entonces presidido por Antonio Saca- no lo apoyó para buscar la alcaldía capitalina, en 2006 y, por el contrario, puso a Rodrigo Samayoa como candidato, quien hoy es diputado de Gana. “En la primera elección a él no lo apoyaron, la dirigencia no lo apoyó, a mí me consta, pero luego más tarde le dije que la ventaja que había tenido para ganar era que lo habían dejado solo, y que él había hecho su esfuerzo, porque lamentablemente aquella vez al candidato lo secuestaron y no lo dejaron actuar”.

Lo mismo, en palabras de la exdiputada, está ocurriendo con Quijano. En Arena, después de que finalizara la presidencia de Antonio Saca -presidente de la república y presidente de Arena simultáneamente-, el partido concluyó con la autocrítica de que quien dirige el país no puede dirigir a la vez al partido. El argumento es que el partido debe tener un cierto distanciamiento respecto del gobierno para poder emitir opiniones críticas, algo que no sucedió durante el quinquenio Saca (2004-2009). En eso radicó parte de la causa de la primera derrota en elecciones presidenciales en 20 años.

Cristiani, nombrado en 2009 como presidente de transición después de la derrota en las urnas, ha logrado permanecer al mando a pesar de recurrentes cuestionamientos internos.

En el caso de Salguero Gross, a finales de 2001, cuando al Coena ingresaron algunos de los más poderosos empresarios salvadoreños, la dirigente dijo que el partido había sido privatizado. Formó una agrupación de disidentes que se denominó Liga de Areneros al Rescate, en la que estaba, entre otros, Roberto Ávila. Al año siguiente, Salguero Gross formó un nuevo partido, el Partido Popular Republicano, que desapareció con fracaso electoral en 2003. Marginada y prácticamente sin vida pública, fue reincorporada a Arena por Antonio Saca cuando este presidió el partido.

El proceso arenero para nominar candidato presidencial pocas veces ha estado libre de sobresaltos. En junio pasado, Salguero Gross anunció sorpresivamente que pediría al Coena que considerara su nombre para la lista de candidatos a la nominación presidencial arenera. Explicó en esa ocasión que su maniobra tenía como objetivo tratar de rescatar al partido de un proceso lleno de vicios y sin transparencia.

A las críticas se sumó, también, otro exmiembro del Coena, el ex ministro de Economía Eduardo Zablah, quien en septiembre aseguró que Quijano había sido postulado producto de una operación de matonería.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad