Publicidad
"No me pidas a mí que salga en primera línea"
0000010764
-quot-no-me-pidas-a-mi-que-salga-en-primera-linea-quot-
https://elfaro.net/es/1039/noticias/0000010764--quot-no-me-pidas-a-mi-que-salga-en-primera-linea-quot-
text-0000010764_-quot-no-me-pidas-a-mi-que-salga-en-primera-linea-quot-
Política


Nacionales
https://elfaro.net/es/noticias

noticias
/es/noticias

"No me pidas a mí que salga en primera línea"

Mientras el país se pregunta cómo impactará la candidatura de Antonio Saca en la carrera presidencial, Quijano opta por la evasión, alegando que es el pasado. Pide que no se le juzgue por lo que hicieron los gobiernos del partido Arena y, cuando se le pide posición sobre la tregua entre pandillas, el financiamiento a las campañas electorales y el caso Adolfo Tórrez, este hombre, que quiere ser presidente de El Salvador, prefiere soslayar.

 
 

 

¿La bancada legislativa de Arena debería aprobar una ley que desnude el origen de los fondos de todos los partidos políticos? 

¡Es que no me pongan en un sí o no, por favor!

Es un asunto de sí o no.
Yo ni siquiera he leído el texto del anteproyecto de Ley de partidos políticos como para poner contra la pared a la bancada de Arena. Ahí están todos los institutos políticos y ahí se promulgan las leyes… Eso es un tema actual de discusión en la Asamblea.

Precisamente por eso le preguntamos, porque es un tema actual de discusión y porque es usted candidato a la presidencia. ¿Arena debería respaldar un proyecto de ley que transparente los recursos de los partidos? En Estados Unidos, por ejemplo, la ley obliga a dar a conocer cada centavo que ciudadanos o corporaciones aportan a las campañas, bajo una lógica: el que paga pide la canción y podría ser conveniente saber quiénes están pagando las canciones aquí. ¿Debería Arena levantar sus manos para transparentar los fondos de las campañas?
Me has puesto el ejemplo de la democracia más sólida del mundo. Me pones ese ejemplo en un país donde tenemos un partido como el FMLN, que dice creer en la democracia pero admira a Fidel Castro, y cuyo candidato acaba de ir a apoyar con su presencia una violación a la Constitución venezolana… Deja que lo discutan los diputados y no me pidas a mí opinión sobre algo que no conozco.

Usted fue diputado cuando Arena estaba en el Ejecutivo, y tampoco aprobaron la Ley de partidos.
Yo empecé de diputado en el 94, el año que el FMLN entró a la Asamblea Legislativa y fue una fuerza que creció y creció y creció y tampoco ellos hicieron esfuerzos por esa ley. No trates de responsabilizar a Arena cuando hemos dado ejemplo de democracia.

¿Aceptará un debate público con los otros candidatos a la presidencia?
Las circunstancias van a determinar las decisiones en el momento adecuado. En una campaña política uno toma las decisiones apoyado en todo un staff de asesores... yo en lo personal soy materia dispuesta para debatir, ¡en lo per-so-nal! Pero dejen que llegue el momento para poder medir las condiciones y si se puede propiciar un debate de altura y de respeto. Por eso me negué a debatir con Schafik Hándal. Me envió una carta para invitarme a debatir en la plaza Barrios, donde ellos tenían dizque la tribuna popular, y luego salió diciendo que yo tenía temor e insultándome. En principio mi disposición es a discutir los grandes temas de país, pero dejen que los acontecimientos vayan marcando las pautas.

¿En qué circunstancias es malo debatir?
Cuando los adversarios en lugar de debatir insultan. Y luego: ustedes dirán que es políticamente incorrecto decirlo, pero ¿tenía yo que ir a un canal de televisión a exponerme a que me insultaran cuando según mis mediciones yo tenía 93 % de aprobación y él un 25 %? Estas decisiones las dictan los momentos, la coyuntura. Pero no quiero que el titular sea “Norman no debatirá”: en principio, repito, estoy dispuesto, pero las circunstancias las evaluaremos con los equipos de campaña.

¿Cuando habla de “circunstancias” se refiere a las encuestas? ¿Serán las encuestas las que decidirán si debate usted o no?
Será la dinámica de la campaña. Podés tener un debate de altura, pero si lo que vas a tener es un choque de trenes donde se va a denostar y a injuriar… En principio estoy listo, pero que sean los equipos los que decidan eso llegado el momento.

Empiezan a conocerse las primeras encuestas sobre los candidatos o probables candidatos, y después de dos décadas en las que los candidatos de Arena y el Frente tenían una clara diferencia sobre cualquier otro, da la impresión de que esta vez partimos casi de un doble empate…
¡Por favor! ¡No hay ese empate! Hemos visto siete encuestas, te las puedo mostrar. En la penúltima, la de El Mundo, hecha la última quincena de diciembre, yo estoy 15 puntos sobre Sánchez Cerén. Y la UCA solo nos da tres puntos arriba, pero cuando ves el muestreo te das cuenta de que predominaron en la muestra los simpatizantes del FMLN. Un día de estos me decían que me he desplomado como 30 puntos... ¿¡De dónde han sacado eso!? En todas las encuestas estoy arriba, y me muestro humildemente agradecido con esa preferencia de los salvadoreños. Y tenemos nuestro propios sondeos: los he tenido desde el primer momento en que aspiré a ser alcalde, en 2009. Yo no tengo menos de 14 o 15 puntos arriba del señor Sánchez Cerén.

La percepción de que por primera vez hay tres contendientes con posibilidades reales de ganar, ¿es equivocada?
Este va a ser choque entre dos partidos políticos. Que no le extrañe a nadie: esto se va a decidir entre Arena y el FMLN. Aquí no hay cabida para una tercera vía. Eso representa el pasado, resistencia, y muchas otras cosas que en su momento se van a decir.

Al parecer usted sigue despuntando, persona a persona, respecto a Sánchez Cerén y Saca, pero en la intención de voto las encuestas sí han presentado una disminución en la preferencia hacia Arena y un aumento hacia el FMLN. Yo le escuché a usted atribuir eso a la falta de celeridad con la que su partido le ha acuerpado. Usted valoró que hasta ahora la maquinaria del FMLN alrededor de su candidato ha sido más efectiva. ¿Nos explica eso?
Sí, yo dije que podíamos mejorar como partido nuestra presencia a través de los medios de comunicación, lo cual no quiere decir que estoy insatisfecho.

Está satisfecho, entonces.
No… yo digo… este es un proceso al que le vamos a inyectar energía en la medida en que las circunstancias lo vayan demandando. El FMLN comenzó con su campaña de difamación por agosto: lanzaron cuatro espots contra la institución que ha sido más transparente, que somos nosotros. Nos acusan de falta de transparencia. Y lo irónico es que el señor Marcos Rodríguez (subsecretario de Transparencia del gobierno de Funes), en su informe anual de transparencia, cita las cinco comunas mejor evaluadas en cuanto a transparencia y una es la de San Salvador.

Usted dice que no quiere hablar de Saca en la medida en que su candidatura no es oficial, sin embargo Arena ha hecho acusaciones de corrupción contra esa administración…
No voy a adelantar criterio sobre eso, porque nosotros estamos midiendo los acontecimientos y de nuevo tendría yo que hablar en términos hipotéticos sobre una figura que es incierto si se lanzará o no. Cuando él diga “aquí estoy, voy por Gana, que es el partido que yo fundé”, entonces vamos a empezar una acción orientada precisamente a generar la percepción de que el ciudadano debe tener para que, llegado el momento, el salvadoreño tome la mejor decisión.

Sea candidato o no, ¿incurrió Antonio Saca en corrupción?
Ahí están los entes encargados de la investigación del delito.

Arena dijo tener pruebas de corrupción.
Yo no estoy en la dirigencia del partido.

¿Usted presenció actos de corrupción durante el período del presidente Saca?
¡No me hagas preguntas cuya respuesta no puedo demostrar! Hay una serie de especulaciones sobre el señor Saca que en el momento en que él sea candidato se pueden aclarar.

¿Por qué esperar a que sea candidato?
No me pidas a mí que salga en primera línea. Yo estoy en mi proyecto político. Que sean otros los que se encarguen de lo que se tengan que encargar.

Usted fue diputado por San Salvador y su director departamental era Adolfo Tórrez, que intentó extorsionar a Roberto Silva Pereira, acusado de lavado de dinero y de haber mandado asesinar a tres diputados de Arena ante el Parlacen. ¿El partido, y usted particularmente, no respiraron ese lado oscuro de su director departamental?
No me hagas, por favor, preguntas sobre hechos de los que yo no puedo tener el convencimiento ni el conocimiento. Nosotros veíamos en Adolfo Tórrez a un director departamental entusiasta que era dueño de una agencia de seguridad. Yo no conozco sus interioridades ni a qué se dedicaba fuera de sus actividades políticas. A él ya lo juzgó Dios y si alguien tiene algo contra él que vaya a la Fiscalía. No me pidan a mí hacer juicios.

¿Arena ha sido lo suficientemente rigurosa en sus administraciones a la hora de evitar corrupción? ¿Usted como candidato presidencial se sentiría cómodo diciendo “voy a ser tan probo como mis antecesores”?
Yo recuerdo mis años de diputado y las intervenciones de Salvador Arias: en cada plenaria le subía 200 millones de dólares cada vez que intervenía para decir cuánto nos habíamos robado. Una vez que llegó como a 5 mil millones le dije que si la plenaria seguía al final íbamos a llegar como a 10 mil millones, ja ja. Lo que yo digo es que el que tenga pruebas que vaya a las instancias judiciales. Aquí se ha hablado de casos de corrupción y han ido a la Fiscalía y lo que he visto es que no han progresado. Yo no soy investigador.

Usted fue diputado durante muchos años y contra la bancada de Arena se hicieron varios señalamientos. Concretamente: ¿el diputado Julio Gamero compró diputados de otros partidos?
No te podría confirmar eso. No creo que lo haya hecho. Yo nunca podría decirte que eso es cierto.

¿Mientras estaban en el poder, Arena no tuvo una relación clientelar con el PCN? Por ejemplo entregando la dirección de la Corte de Cuentas a cambio de votos en la Asamblea.
Eso era producto de acuerdos políticos. Siempre existe la negociación política. Así ha sido para la Procuraduría, para la Fiscalía... así ha sido en todas partes. Lo malo es cuando esa negociación se ve trastocada por dinero, cuando se compra la voluntad y se traiciona la voluntad del elector.

Como diputado usted respaldó planes de gobierno como el Mano Dura y el Súper Mano Dura. Pidió cadena perpetua...
No, no… Una cosa es que yo haya respaldado los 75 años de cárcel y otra es cadena perpetua.

Bueno, si tomamos en cuenta la esperanza de vida de El Salvador… Pero digámoslo así: usted respaldó reformas legales que acuerparon el Mano Dura. ¿Con el paso del tiempo cómo evalúa haber respaldado aquello?
Cada momento tiene su afán. Había que probar distintas opciones. Hay una Fiscalía que es el órgano investigador y la Policía tiene que perseguir el delito y ser represiva. Si las políticas dieron o no dieron resultados… pues yo no sé hasta dónde hubiéramos llegado sin esas políticas de mano dura. A lo mejor habríamos tenido 25 crímenes al día. Eso no lo podés saber.

Lo que sí se puede saber es lo que sí pasó. Aumentaron los homicidios. ¿Sigue pensando que aquello fue acertado?
No, yo no puedo pensar que fue acertado. Pero yo he dicho que no me juzguen por lo que sucedió en el pasado. En su momento se consideró que eso es lo que había que implementar. Si eso ayudó a frenar, no te lo sé decir; lo cierto es que mantuvimos una tasa alta de homicidios. Ahora: que yo esté pensando que este tema solo hay que combatirlo solo a base de represión, tampoco es cierto.

Rodrigo Ávila, que es uno de sus más cercanos colaboradores, ha dicho que los planes Mano Dura fueron en realidad cascarones vacíos de contenido, que en realidad eran estrategias de márketing. Cuando usted respaldó como diputado aquellas iniciativas, ¿sabía que eran estrategias de márketing?
No. Y si Rodrigo lo dice, lo respeto; él nos colabora mucho aquí en temas de seguridad, es un asesor del despacho. Si él como conocedor del tema lo dice, habrá que respetarlo.

Usted ya se reunió con Raúl Mijango para hablar sobre la tregua y él le expuso a usted el proceso que está en marcha. Luego de esa reunión, ¿qué piensa de la tregua?
Es cierto: a través de un miembro de mi partido le concedí una audiencia y conversamos, y él me hizo una exposición del tema de la tregua entre las pandillas, la cual yo escuché muy atentamente, lo que no quiere decir que me disipó las dudas. Yo no rechazo… esa es mi posición: yo no rechazo la tregua. Lo que hago es mantener una reserva, porque mientras no conozca, y no puedo conocer en hora y cuarto que él estuvo conmigo, no puedo decir que soy un profundo conocedor de la materia. Yo mantengo una reserva, veo con agrado la disminución de los homicidios, eso es bueno, pero lo raro es que en las encuestas el tema que más agobia a los salvadoreños sigue siendo la seguridad. El ciudadano se está quejando mucho de las desapariciones. El tema de la delincuencia, lejos de estar resuelto es un tema pendiente y esos importantes logros yo los aplaudo pero no puedo adquirir un compromiso. Mantengo reserva hasta que, llegado el momento, con un staff de asesores, pueda conocer las profundidades… Cuando empezó la famosa tregua nadie hablaba de municipios santuarios y nosotros preguntábamos como alcaldes qué era eso y nadie nos dijo nada. Yo no sé con qué van a salir dentro de un mes o dos meses. Mientras no conozca hasta dónde siguen esos planes, yo aplaudo que tengamos menos homicidios pero mantengo mi reserva.

En entrevistas a medios españoles usted dijo que se habían triplicado o cuadruplicado las desapariciones, y eso no cuadra con los datos ni de la Policía ni del Instituto de Medicina Legal. ¿De dónde sacó usted esos datos?
Un medio me citó textual, pero el otro no fue muy acertado… Dije cifras de Medicina Legal… que pudo haber un error, sí, es muy probable… porque ya desde ese momento las cifras de Medicina Legal diferían de las de la Policía…

No. Tanto Medicina Legal como la Policía aseguran que los homicidios y las desapariciones han bajado. ¿De dónde sacó usted los datos de que se habían multiplicado por tres o por cuatro?
Nosotros estábamos leyendo información y no siempre la información que te llega es veraz.

¿Qué dudas le suscita ahora la tregua?
No sé hasta dónde llega, qué alcances tiene.

¿Va a ser San Salvador parte de los municipios santuario?
Tenemos nuestros propios planes.

¿No va a coordinarlos con los mediadores?
Somos una institución con soporte internacional que sigue sus propias estrategias. Nosotros no reprimimos el delito, nos centramos en la prevención.

Ocho alcaldes de Arena, de su partido, se están reuniendo ya con el ministro Munguía Payés y con los mediadores, y serán parte de los municipios santuarios.
Hacen uso de su autonomía dentro de su municipio. Si están hablando de prevención están en la libertad de hacerlo. ¿Por qué yo no entro? Porque tenemos nuestros propios planes de prevención.

¿El modelo de diálogo con pandillas es un modelo con el que usted simpatiza?
Depende, no conozco… Cuando me preguntan si voy a seguir con esto… cuando yo conozca… con hora y media de explicación no… Ahí se quedó él (Mijango) en el salón hablando con Rodrigo Ávila. Creo que es importante lo que están haciendo, pero también creo que es peligroso.

¿Por qué?
Porque estás empoderando a personas sin escrúpulos y sin moral. No podés entregar la seguridad pública a ese tipo de personas, porque es sumamente peligroso.


Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.

Tú también puedes hacer periodismo incómodo. Cancela cuando quieras.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
Conoce acá cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad