El hogar de los hijos olvidados

Mauro Arias

 
Publicidad
Niños discapacitados y abandonados. Esa es la población del Centro de Educación Especial en San Martín, al que le queda grande su nombre, pues refleja décadas de abandono hacia los más vulnerables: entraron como niños -algunos como bebés- y hoy son adultos que terminarán sus días siendo unos hijos poco conocidos del Estado. Un Estado que los ha tratado no como un buen padre, sino como un tío olvidadizo y despreocupado que aparece de vez en cuando para dejarles una limosna.