Publicidad

Cifco optó por lo más caro y contrató a empresa del yerno de Mecafé

Miguel Menéndez, Mecafé, es un gran amigo del presidente Mauricio Funes y ahora es asesor de la junta directiva del Cifco, institución que él presidió durante dos años. La comisión evaluadora de las ofertas de servicios publicitarios decidió 4-1 en favor de una empresa, pero la directiva del Cifco cambió esa decisión y adjudicó el contrato a la compañía que había hecho la oferta más cara.

 
 

En un momento entre el 31 de mayo y el 4 de junio pasado, el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco) decidió hacer caso omiso de la recomendación de una comisión evaluadora de ofertas y prefirió contratar para servicios publicitarios a una empresa con la oferta económica más cara y que, además, está atada a Miguel Menéndez, “Mecafé”, el expresidente de la institución quien dos años después de haber dejado el cargo asesora directamente al presidente actual de la institución.

Desde su puesto de asesor, Mecafé -uno de los artífices de la candidatura del ahora presidente de la República, Mauricio Funes- ha visto cómo el Cifco ha entablado relación con Corporación Redes S.A. de C.V. Esta agencia de publicidad ha ganado contratos en dos años consecutivos con el Cifco por un total de 259,748.66 dólares. En ella, el yerno de Mecafé, Rodrigo Hándal Castro, ha sido directivo y es uno de sus cinco accionistas fundadores.

Miguel Menéndez entró al gobierno en julio de 2009, como presidente del Cifco. El Faro ha revelado cómo uno de los principales patrocinadores de la candidatura de Funes obtuvo millonarios contratos de seguridad privada con el gobierno. Aparte del 46 % de los contratos por servicios de seguridad privada, Mecafé también ha obtenido numerosos contratos para suministrar café procesado.

Esta es parte de la publicidad elaborada por la empresa Corporación Redes S.A. de C.V., propiedad de la familia política de Miguel Menéndez, expresidente del CIFCO, un financista y gran amigo del presidente Mauricio Funes. Foto: Gabriel Labrador
 
Esta es parte de la publicidad elaborada por la empresa Corporación Redes S.A. de C.V., propiedad de la familia política de Miguel Menéndez, expresidente del CIFCO, un financista y gran amigo del presidente Mauricio Funes. Foto: Gabriel Labrador

La historia de la adjudicación correspondiente a este año llama la atención no solo porque haya sido la empresa del yerno de Mecafé la ganadora, sino porque ganó a pesar de presentar la oferta más cara. Ante la convocatoria, efectuada el 30 de abril, solo dos empresas, Anle S.A. de C.V. y Corporación Redes S.A. de C.V. presentaron ofertas. El 4 de junio, el Cifco determinó que, dado que ambas habían aprobado con la misma nota una evaluación de aspectos técnicos, y que la agencia Anle cobraba casi 10 mil dólares -9,855 dólares- menos que Corporación Redes, había que contratar a Anle. Sin embargo, 10 días después, el Cifco publicó un campo pagado en La Prensa Gráfica donde anunció que la agencia seleccionada era Corporación Redes, en la que el yerno de Mecafé posee el 20 % de las acciones y de la que fue directivo entre los años 2006 y 2008.

Corporación Redes ya había ganado una primera licitación en el Cifco el año pasado. El 12 de junio de 2012 la institución le otorgó un contrato por un monto que es el doble de lo ganado en 2013. En aquella primera licitación, la LP-03/2012, Corporación Redes fue la única empresa ofertante y sin ningún problema, después de las evaluaciones respectivas, ganó el contrato por 174,998.89 dólares. Ese día en el que el Cifco contrató a Corporación Redes, Rodrigo Hándal Castro y la hija menor de Mecafé, Andrea Menéndez, estaban a siete semanas de embarcarse en un crucero a Bahamas para comprometerse en matrimonio, y a un año y 16 días de contraer nupcias ante los oficios del notario Daniel Medrano.

Para cuando el Cifco adjudicó el segundo contrato a Corporación Redes el 14 de junio de 2013, Mecafé ya tenía dos años y cinco días de no ser oficialmente el presidente de la institución. A partir de su renuncia, sin embargo, siguió frecuentando las instalaciones del Cifco. Cuatro meses después, en octubre de 2011, asistentes de Mecafé en sus empresas, como en la Compañía Salvadoreña de Seguridad (Cosase), todavía indicaban a los periodistas que era en el Cifco donde a Menéndez se le podía ubicar con mayor facilidad.

Cuando Mecafé renunció el 9 de junio de 2011, la Asamblea Legislativa acababa de reformar la ley que regula los contratos de las empresas privadas con el gobierno, de manera que ningún funcionario pudiera beneficiarse, a través de sus empresas, con contratos dados por el Estado. La Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP) antes permitía que un funcionario ganara licitaciones de oficinas de gobierno distintas a las de su lugar de trabajo, pero las reformas llegaron a prohibir hasta eso.

El Faro preguntó al presidente del Cifco, Carlos Alfredo Guillermo Suvillaga Párraga, cuál es la relación de Miguel Menéndez con el Centro, y este respondió que es su asesor: “Sí, usted recordará que don Miguel Menéndez fungió como presidente. Me imagino que por eso lo recomendó la junta directiva, por alguna experiencia que habrá adquirido en el manejo de lo que son ferias, para que fuera asesor de la junta directiva en casos que se necesitara. Recuerdo también que cuando yo estaba recién nombrado como presidente, la junta directiva aprobó que fuera asesor de la presidencia. Lo veo muy poco, realmente, es un hombre muy ocupado, al igual que este servidor, en el sentido que nuestros tiempos no coinciden como quisiéramos muchas veces y más bien notas nos cruzaremos de vez en cuando”.

Cuando al presidente del Cifco se le hizo ver el posible conflicto de intereses suscitado con las adjudicaciones de los servicios publicitarios, Suvillaga Párraga hizo un matiz sobre la relación de Mecafé con la institución:

—Fíjese que nuevamente en cuestión de juntas directivas o de pertenencias, sí lo desconozco, ese dato sí no me ha llegado a mí.

—Usted sabe que la LACAP le prohíbe a ciertas personas ofrecer servicios al gobierno. Y dado que Miguel Menéndez es empleado público, hay familiares de él que tienen prohibido ofertar...

—Realmente don Miguel no es ningún funcionario público, no ocupa ningún lugar, su papel como asesor no es un nombramiento en sí en la junta directiva, ni pertenece a la junta directiva, sino que es asesor mío en el sentido de que... pero no sé realmente por qué permanece esto... o si tenía un período de caducidad, ahorita no se lo puedo decir, pero todas estas preguntas sí se las pueden responder ellos. Discúlpeme que me tengo que ir.

El presidente del Cifco recomendó hablar con el director ejecutivo y con miembros de su equipo para salir de dudas.

Entre las interrogantes estaban lo dicho a El Faro por la asistente de la presidencia. Es a ella a quien todos los empleados de la institución -desde vigilantes, secretarias hasta técnicos y gerentes- refieren cuando uno pide cita o pregunta Miguel Menéndez. Ana Miriam de Hernández, la asistente de la presidencia, había explicado que Mecafé tenía un puesto de asesor de la junta directiva ad honórem. La empleada aseguró, durante una llamada telefónica, que el único rol de Menéndez dentro de la institución era el de desarrollar un ambicioso proyecto. “En lo que él está trabajando es en el proyecto del centro de convenciones, convertir el CIFCO en un Centro de Convenciones”, dijo Hernández, a quien se le dejó solicitudes de entrevista con Menéndez. Hasta el cierre de esta nota, Menéndez no había respondido para explicar su caso y el del contrato a Redes.

Para febrero de 2013, cuando El Faro reveló que Mecafé había ganado con Cosase 74 contratos con diversas entidades de gobierno por un monto de 14.6 millones de dólares, Marcos Rodríguez, el entonces subsecretario de Transparencia, puntualizó en la desvinculación de Menéndez respecto del gobierno. “Miguel Menéndez es una persona que está fuera del gobierno, fuera del Estado, es un empresario, puede competir al igual que otro empresario”, dijo.

Mecafé y Suvillaga Párraga son viejos conocidos. El presidente del Cifco es el presidente de una sociedad caficultora denominada Carsu S.A. de C.V. que vendía el grano a la compañía torrefactora de Menéndez, Mecafé S.A. de C.V. “Yo le entregaba el grano, pero ya tengo como cuatro años de no entregarle a Mecafé el café”, dice Suvillaga Párraga.

Cifco desoyó recomendación y optó por lo más caro

“(...) la comisión de evaluación de ofertas recomienda: adjudicar la Licitación Pública No. LP-04/2013 a la sociedad Anle, S.A. de C.V., por haber superado las diferentes etapas de evaluación y presentar la oferta económica más baja”, dictaminó el informe final de la comisión evaluadora, a las 3:20 p.m. del jueves 30 de mayo de 2013. Luego, sin embargo, vino la ejecutiva de comunicaciones y relaciones públicas, Carla Rodríguez, y cambió la decisión. La LACAP da la potestad a las autoridades obedecer o no la recomendación de la comisión evaluadora de ofertas. Lo único que exige la ley es dejar justificada la elección final.

La comisión había resuelto 4-1 en favor de Anle, y el voto en favor de Redes fue el de Carla Rodríguez. A favor de Anle habían votado el jefe de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones Institucionales (UACI), Marco Gallegos; la encargada de asuntos jurídicos, Claudia Hernández; la representante de la gerencia administrativa financiera, Alba de Segovia; y la representante de la gerencia de comercialización, Carmen Chacón.

Rodríguez fundamentó su voto diferenciado con una lista de ocho puntos. Estos puntos no habían salido mencionados en un primer dictamen que ella misma elaboró días antes y en el cual tanto Redes como Anle habían obtenido exactamente la misma puntuación. Rodríguez dice que es porque ese primer examen solo evaluaba aspectos generales, los cuales pudo estudiar más a fondo en su segundo peritaje. Esta segunda evaluación detallaba aspectos como la creatividad y el alcance y durabilidad de los medios a utilizar para publicitar las campañas de Consuma y otra feria denominada Expo Salud y Belleza. “Hice la recomendación en mi carácter de especialista en estos temas; los demás miembros de la comisión no son expertos”, explicó Rodríguez, una egresada universitaria que recibirá su título en diciembre, y que fue contratada por el Cifco hace 10 meses. Si de experiencia se trata, tres de los otros cuatro que votaron en contra también habían participado en la licitación de publicidad que un año antes, en junio de 2012, dio como ganadora a Corporación Redes.

El 4 de junio, la junta directiva y su presidente -de quien es asesor Mecafé- atendió los argumentos de Rodríguez y se casó con Corporación Redes, donde el accionista es yerno de Menéndez. “No es normal que una institución de gobierno elija una empresa y luego la cambie por otra porque para eso se nombra una comisión evaluadora que hace todo un trabajo de análisis”, dice Ernesto Lemus, presidente de Anle S.A de C.V., la empresa que ganó 4-1 en la comisión evaluadora, pero que luego perdió 0-1 en la junta directiva del Cifco. Interrogado sobre por qué no presentó un recurso de revisión, dijo que no lo hizo porque es muy raro que una institución cambie su decisión una vez tomada y que prefirió respetar. "Sería irresponsable decir que hubo algo malo cuando no me consta, lo único que digo es que no es normal”, agregó Lemus.

Walter Villalobos, el director ejecutivo del Cifco, dijo que más importante que el proceso es el resultado. “Lo más importante del caso es ver si la campaña fue o no exitosa, ¿me explico? Le puedo decir que los resultados que se obtuvieron en Consuma han sido los más exitosos en la historia del Cifco”.

La LACAP prohíbe a ciertas personas, en un ánimo de evitar conflictos de interés, que ofrezcan servicios al gobierno. La ley dice que cuando un ofertante tiene parentesco de afinidad hasta el segundo grado, o de consanguinidad hasta el cuarto grado, respecto de un funcionario o empleado público de una institución de gobierno, tendrá prohibido participar en las licitaciones de cualquier oficina de gobierno. El propósito es que quien tiene el poder de decidir no pueda favorecer a un pariente. En el caso del Cifco, Mecafé es asesor de la presidencia. Mecafé y su yerno Rodrigo Hándal, según el artículo 129 del Código de Familia, tienen un parentesco de primer grado de afinidad. El parentesco por afinidad, según el Código, se da entre uno de los cónyuges y los familiares consanguíneos del otro cónyuge. Dado que Mecafé y su hija Andrea tienen una relación de parentesco de primer grado de consanguinidad -ella es descendiente directa de Meléndez- de ahí deviene el parentesco de primer grado de afinidad entre Hándal y Mecafé.

El artículo 26 de la LACAP en sus literales b) y c) prohìbe a los accionistas de cualquier empresa obtener contratos con las instituciones de gobierno en las que trabaja su suegro, esto por el parentesco en primer grado de afinidad que tienen.

Claudia Hernández, la encargada de asuntos jurídicos del Cifco, subraya que, desde el cargo de asesor, Menéndez queda fuera de cualquier objeción legal. “Un asesor no es empleado público, ni funcionario, más que todo porque él (Mecafé) trabaja acá ad honórem... ni siquiera trabaja... sino que es un contacto que tiene con la presidencia, le sirve como consejero al presidente”. Walter Villalobos, director ejecutivo, la secunda, y asegura que Menéndez no participa en ese tipo de decisiones. “La parte administrativa, operativa, financiera la ve este servidor con el equipo”, dice Villalobos.

El cargo de asesor de junta directiva aparece en la estructura organizativa de la institución, pero ninguno de los cuatro funcionarios del Cifco con los que este periódico conversó atribuyeron ese puesto a Mecafé. Al final de cada entrevista, degradaron al expresidente a un cargo de mero consejero informal.

Miguel Menéndez estrecha la mano de Mauricio Funes después de su juramentación como presidente del Centro de Ferias y Convenciones en 2009. Foto Capres
 
Miguel Menéndez estrecha la mano de Mauricio Funes después de su juramentación como presidente del Centro de Ferias y Convenciones en 2009. Foto Capres

Miguel Menéndez ya hacía contratos millonarios con el gobierno anterior, el de Antonio Saca, entre 2005 y 2008, los contratos de Cosase por servicios de seguridad privada alcanzaron 2.5 millones de dólares. Con la actual administración, hasta enero pasado, la empresa de Menéndez había obtenido contratos que promediaban los 4.2 millones de dólares anuales, según datos del Ministerio de Hacienda.

Cosase también ha ganado al menos dos contratos de libre gestión con el Cifco, para el suministro y la instalación de un circuito de videovigilancia.

Con su empresa procesadora de alimentos, Mecafé S.A. de C.V., Menéndez también ha logrado modestos contratos para suministrar azúcar y café en instituciones como el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), el Instituto Salvadoreño para la Rehabilitación Integral (ISRI), el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEM), la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP), el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA), la Corporación Salvadoreña de Inversiones (Corsain), el Ministerio de Obras Públicas (MOP), la Escuela Nacional de Agricultura (ENA), y la Unidad Técnica Ejecutiva del Sector Justicia (UTE).

Este periódico buscó a Menéndez en el Cifco y en Mecafé S.A. de C.V., pero no respondió las solicitudes de entrevista.

Entre las preguntas que este periódico quería hacerle estaba si él, tal cual lo establece la Ley de Ética Gubernamental en su artículo 5, desde su cargo de asesor de directiva, se excusó de conocer del tema de la adjudicación a la empresa Corporación Redes como contratante para los servicios de publicidad. “c) Excusarse de intervenir o participar en asuntos en los cuales él, su cónyuge, conviviente, parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad o socio, tengan algún conflicto de interés”, ordena la ley para todos los funcionarios, exfuncionarios y empleados públicos.

El Faro también buscó, el miércoles 24 de septiembre, a los representantes de la Corporación Redes S.A. de C.V. En las oficinas, ubicadas en la Colonia San Benito, hay un vigilante de Cosase que pide identificarse. El edificio es compartido con la atunera Calvo y JWT, una empresa de consultorías. El vigilante explicó a alguien al otro lado del teléfono que había alguien buscando a William Jacobo Hándal, a Rodrigo Hándal Castro o a cualquier representante de la empresa. En seguida bajó una asistene, quien pidió datos de contacto, pero nunca hubo correspondencia a las solicitudes de entrevista.

Documentos:

Informe de comisión evaluadora de ofertas del CIFCO para el año 2013

 

Informe de comisión evaluadora de ofertas del CIFCO para el año 2012

Link:

Licitación publicada en sitio del gobierno Comprasal

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad