Publicidad
Por fin en la campaña electoral un "debate" sobre la tregua: Funes vs Arena
0000014548
por-fin-en-la-campana-electoral-un-quot-debate-quot-sobre-la-tregua-funes-vs-arena
https://elfaro.net/es/1051/noticias/0000014548-por-fin-en-la-campana-electoral-un-quot-debate-quot-sobre-la-tregua-funes-vs-arena
text-0000014548_por-fin-en-la-campana-electoral-un-quot-debate-quot-sobre-la-tregua-funes-vs-arena
Salvador Sánchez Cerén
salvador-sanchez-ceren

Nacionales
https://elfaro.net/es/noticias

noticias
/es/noticias

Por fin en la campaña electoral un "debate" sobre la tregua: Funes vs Arena

A 10 días de la elección presidencial, y al final de una campaña electoral en que los candidatos eludieron explicar qué harían con la tregua entre pandillas gestionada por el gobierno del presidente Funes, el mismo Funes y el principal partido opositor, Arena, montaron un espectáculo de señalamientos y descalificaciones que, al final, al menos dejó nuevos datos sobre cómo se gestionó la tregua.

Sergio Arauz

 
 

En vísperas de que los salvadoreños elijan al presidente para el quinquenio 2014-2019, la tregua entre pandillas, que obró el milagro de reducir a casi la mitad los asesinatos, se volvió un arma arrojadiza electoral. Desde el principal partido de derechas, Arena, dos diputados hicieron públicas unas "pruebas" de un hecho ya conocido y probado dos años atrás: que el gobierno pactó con los líderes de las pandillas. Como pruebas los legisladores mostraron un documento con claro olor a falso, y unos audios cuya genuinidad certificó la Fiscalía cuando anunció que abría una investigación sobre la "filtración". Desde el otro lado, uno de los principales protagonistas de la campaña electoral, el presidente Mauricio Funes, convocó a la prensa para contraatacar, negar por enésima vez que su gobierno hubiera pactado con pandilleros, y de paso aprovechar para aludir a resultados de encuestas sobre intención de voto, algo prohibido por el Código Electoral en los 15 días previos a la elección. Además, sin aportar detalles ni ningún dato preciso, aseguró que el gobierno está investigando la posible vinculación de personas de Arena con posibles estructuras de sicariato. Así. Y para quienes se hubieran perdido el espectáculo, montó cadena nacional de televisión por la noche del jueves, en la que los salvadoreños pudieron ver un resumen de sus declaraciones.

Los señalamientos de los diputados Roberto d´Aubuisson y Mario Valiente, el miércoles, incluían la fotocopia de una carta que tiene la firma de un supuesto pandillero apodado “El Grillo”. Como complemento a esa prueba, los diputados de Arena explicaron que un hacker les había facilitado la dirección electrónica de un sitio donde descargaron audios en los que se escucha a exfuncionarios del gabinete de Funes explicando los pagos que recibían los mediadores de la tregua y otras condiciones que hicieron posible el pacto entre pandilleros que negoció el gobierno para reducir el número de homicidios.

Esto último, que los homicidios cayeron de un promedio de 14 diarios antes de la tregua, a menos de la mitad, no fue mencionado por los diputados areneros. Eso sí, se aseguraron de meter en el saco de culpables de la estrategia de seguridad ("pactar con criminales") de este gobierno al vicepresidente Salvador Sánchez Cerén, candidato presidencial del FMLN, quien por cierto durante sus 21 meses con tal investidura también ha evitado explicar qué hará con la tregua gestada por el gobierno del que es parte.

Quizás el punto más importante para el próximo gobierno no sea qué hará con la tregua, sino qué hará con el problema de pandillas. El tercer candidato, Antonio Saca, de Unidad, ha dicho que él es contrario a la tregua, pero no ha precisado cómo abordará el problema. Asimismo, tampoco ha explicado por qué si durante su gobierno hubo los primeros intentos por negociar con las pandillas, ahora lo considera mal.

Y en Casa Presidencial, el presidente Funes ha estado intentando cobrar réditos por la caída de homicidios, pero se ha negado a aceptar una responsabilidad en la tregua que el mismo padre de la estrategia, el general David Munguía Payés, endosó al gobernante hace tiempo.

El jueves, Funes negó de nuevo que su administración hubiera pactado con las pandillas, a pesar de lo dicho por Munguía Payés y a pesar de que otro de los padres de la tregua, el exviceministro de Seguridad Douglas Moreno, incluso se hubiera reunido con líderes pandilleros en pleno centro de gobierno. 

Después de insistir en que Arena hace acusaciones sin fundamento al repetir hasta la saciedad que el gobierno pactó con criminales, Funes hizo un señalamiento sin aportar detalles y mucho menos prueba alguna: “Estamos investigando una probable conexión entre algunas estructuras del partido Arena con el crimen organizado, fundamentalmente con actividades de sicariato”, dijo. Habló de una investigación "que involucra a personajes oscuros que están trabajando dentro de Arena con actividades delictivas, especialmente con las masacres que hemos conocido en los últimos días.”

No dijo a cuáles se refería. En una entrevista con líderes de la pandilla Barrio 18, publicada por El Faro este lunes 27 de enero, estos aceptan su responsabilidad en una matanza de religiosos en el municipio de Tacuba, en Ahuachapán.

El debate estuvo sazonado con ocultamientos de las dos partes. Porque en su verdad sobre la tregua, que también ha sido eje de la campaña electoral arenera, este partido evita mencionar que en un principio ocho municipios gobernados por alcaldes areneros abrazaron la tregua y la reconocieron como instrumento para reducir la epidemia de muertes, que en El Salvador, alcanzó en 2011 los 70 homicidios por cada 100 mil habitantes, cifra que metió al país entre los más violentos del mundo.

Uno de esos alcaldes, Salvador Ruano, de Ilopango, incluso comenzó a negociar con pandilleros antes que el ministro de Justicia David Munguía Payés preparara el terreno para su propia estrategia desde finales de 2011.

Además, Jorge Velado, presidente de Arena y vicepresidente de Ideología del partido cuando El Faro reveló las negociaciones, reveló en su momento su beneplácito con ese proceso: “No vamos a ser piedra de tropiezo para nadie, este es un problema que nos afecta a todos. En Arena queremos ser parte de la solución”, dijo el dirigente de Arena cuando se le preguntó si apoyaba la tregua. “Como salvadoreños, como gente cristiana, no podemos dejar de abrazar una iniciativa en la cual en El Salvador se están disminuyendo el número de crímenes”, añadió.

La verdad del presidente es que el gobierno ha facilitado un proceso que ha reducido drásticamente el número de homicidios. Lo que no dice ni reconoce es que ha intentado mantener en secreto todos los detalles que acompañaron lo que él asegura fue una facilitación de condiciones para que los pandilleros pactaran no seguirse matando. Hace apenas dos semanas sus instrucciones fueron que autorizaría una reunión de líderes pandilleros en la cárcel de Mariona solo si la asamblea interpandilleril se manteía en secreto.

En un principio, incluso los protagonistas de la tregua hablaron de un milagro impulsado por la Iglesia como la explicación del arreglo interpandillas; los beneficios carcelarios los explicó el gobierno -luego se desmintió a sí mismo- como la necesidad de mover a los líderes pandilleros de la cárcel de máxima seguridad en prevención de un ataque con cohetes a la penitenciaría supuestamente más segura. Por eso los trasladaron a penitenciarías menos seguras.

En cuanto a los audios divulgados por los diputados areneros, D´Aubuisson dijo que los habían conseguido a través de “un amigo” suyo, cuyo nombre no reveló. Se trata de siete fragmentos en los que se escucha al exdirector de Centro Penales, Nelson Rauda; al exviceministro de Seguridad, Douglas Moreno; al ex inspector general de Centros Penales, Anílver Rodríguez, y al José Rafael Juárez, excoordinador de Tiendas Institucionales de Centro Penales, siendo interrogados por investigadores de la Fiscalía General de República.

En los audios se escucha a los funcionarios dando explicaciones de la emisión de cheques por monto de 2 mil 500 dólares mensuales provenientes de una cuenta bancaria de las tiendas de los Centros Penales. En uno de los audios, una persona que se identifica como excoordinador de Tiendas Institucionales reconoce que durante casi un año, entre 2012 y 2013, emitió cheques que justificó como “Servicio de Inteligencia”.

En otro de los audios, en el que se puede identificar la voz el exdirector de Centros Penales, se escucha lo que parece un interrogatorio de funcionarios de la Fiscalía que piden detalles sobre la tregua a Nelson Rauda.

—Raúl (Mijango) entraba a los centros penales como si fuera su casa…. ¿Cómo es que le pagabas a Raúl? Sabemos que le pagabas 2 mil 500… ¿o vas a decir que es mentira? Estamos claros, si todo eso lo tenemos, lo tenemos documentado. La situación tuya es bien complicada, por eso te digo… ¿De dónde sacaban ustedes esos 2 mil 500? ¿De la partida de…? —preguntan al que parece ser el exdirector de Centros Penales.

—No —responde una voz muy parecida a la de Rauda.

—¿Quién lo daba, pues? —insiste el que parece ser un fiscal.

—Nunca se los di directamente a él, yo se los entregaba al ministro, que eran para apoyo, tanto de él como de monseñor (Fabio Colindres, el otro mediador en la tregua entre pandillas gestionada por el gobierno) —responde.

—¿Cuánto se le daba a monseñor? —dice otra voz.

—No sé —responde Rauda.

—¿Pero cuánto le entregabas tú al ministro?

—2 mil 500 dólares.

Raúl Mijango, consultado por El Faro, negó la posibilidad de que hubiera servido a sueldo al gobierno del presidente Funes: "Jamás he sido empleado del gobierno y jamás recibí un cinco del gobierno. El fiscal general, Luis Martínez, dio una conferencia de prensa justo antes de que el presidente Funes hiciera su pronunciamiento. Martínez anunció que abriría una investigación sobre la posible filtración de información oficial para usos electorales.

En el espacio que parecía el más serio para ventilar las propuestas electorales, el debate presidencial organizado por Asde, los candidatos presidenciales de Arena y FMLN repitieron lo mismo que han dicho en sus spots publicitarios. Uno, el de la derecha, prometió militarizar la seguridad, que el ejército reclute a jóvenes en riesgo, y que promoverá regímenes de excepción… En el lado izquierdo, el candidato evitó aclarar qué hará con la tregua, y se limitó a decir que acabaría con la extorsiones con dos manos: una inteligente y una que reprima a los delincuentes.


Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.

Tú también puedes hacer periodismo incómodo. Cancela cuando quieras.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
Conoce acá cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad