Publicidad

Saca ya no merece el repudio sino el cortejo de Sánchez Cerén y Quijano

El tercer lugar que el candidato presidencial de Unidad, Antonio Saca, obtuvo el domingo, lo volvió la presa codiciada para los partidos FMLN y Arena, cuyos contendientes rápidamente echaron tierra a las descalificaciones contra el exmandatario -"traidor", "corrupto" y "tirano"- para cortejarlo como socio para la segunda ronda electoral del 9 de marzo.

Gabriel Labrador y Sergio Arauz

 
 

Arena y FMLN, que de 2009 a la fecha no habían dejado de lanzar ataques e insultos al expresidente Antonio Saca, apenas tuvieron claro que la presidencia de la República se resolverá en una segunda ronda el 9 de marzo, la misma noche del domingo adoptaron un discurso de cortejo, con el fin de afianzar sus posibilidades de triunfo en el segundo enfrentamiento.

Saca, candidato del movimiento Unidad que aglutina a los partidos Gana, PCN y PDC, obtuvo un 11.46 % del total de votos el domingo, y se convirtió en el rostro de un grupo de partidos minoritarios con una importante influencia en la Asamblea Legislativa. Los 300 mil votos cosechados el domingo en las urnas por Unidad ha revestido a Saca de un poder tal que quienes antes lo trataron como una paria ahora lo intentan seducir para construir una alianza que les permita dar el gane en las urnas dentro de cuatro semanas.

La misma noche en la que se supo que no había ganador en primera ronda, los candidatos Norman Quijano y Salvador Sánchez Cerén transformaron sus insultos en halagos. Si antes Saca fue un traidor para Arena, desde la noche del 2 de febrero, es un político con liderazgo. Si antes para el FMLN Saca era lo mismo que su archienemigo Arena, ahora representa una derecha moderna con la que hay que buscar alianzas.

Saca fue expulsado de Arena en octubre de 2009 y luego lo acusó de haber presidido un gobierno corrupto aunque él se ha defendido una y mil veces recordando que la Corte de Cuentas le entregó una solvencia al final de su quinquenio. Los areneros, tanto dirigentes como diputados, lo acusaron públicamente en varias ocasiones de haber mal utilizado más de 200 millones de dólares, pero nunca presentaron pruebas ni denuncia ante la Fiscalía General.

Saca terminó su administración en 2009 con un país más empobrecido y violento, según las estadísticas oficiales. Pero también sufrió acusaciones de gobiernos amigos como el de los Estados Unidos. La embajada de los Estados Unidos en El Salvador, según reflejan cables confidenciales filtrados por WikiLeaks, muestran que los estadounidenses duduban de la probidad de Saca. Robert Blau, encargado de negocios de la embajada durante buena parte de la administración Saca, llegó a escribir en una misiva a Washington que la percepción generalizada sobre la administración Saca era que en ella había existido una “corrupción descarada”.

Ya metido en la carrera hacia la segunda vuelta para ganar la presidencia, el candidato de Arena ha tenido que transformar el ácido discurso con el que se refería al expresidente Saca, su movimiento Unidad y el partido Gana formado por diputados exareneros que se separaron del partido tricolor en octubre de 2009.

La misma noche del 2 de febrero en la que Arena debió aceptar que quedó lejos de la mitad más uno en la cantidad de votos para ganar la presidencia, Quijano tuvo palabras más cariñosas para quienes antes habían sido blanco de sus señalamientos más graves.

“A los compatriotas que votaron por Unidad quiero decirles que nos unamos, pues compartimos los mismos principios que queremos un país libre”, dijo Quijano a las 7 de la noche del domingo. Pero si los votantes del movimiento liderado por Saca tuvieran a la mano las declaraciones y entrevistas que Quijano dio desde 2009 a la fecha, a lo mejor terminarían ignorando esta invitación a unirse a Arena.

En marzo de 2012, cuando Quijano acababa de ganar su segundo período al frente de la alcaldía de San Salvador, aunque también en fechas recientes, Quijano llamó a Saca y a los areneros disidentes corruptos y traidores. Pero eso ya parece haber quedado en el pasado. Desde hace menos de 24 horas las palabras han sido más suaves hacia ellos. “Los miembros del movimiento Unidad son personas que profesan una ideología de derecha, creen en las libertades, en la democracia”, dijo Quijano, esta mañana de lunes, en una entrevista con la Telecorporación Salvadoreña.

En cambio, las primeras palabras que tuvo Quijano cuando el expresidente Antonio Saca fue expulsado del partido en 2009, no fueron amables. Nadie las tuvo en Arena, de hecho. Quijano no fue la excepción y comparó al exmandatario con un tirano. “Cuando sucedió la ruptura con el expresidente Saca -decía Quijano en febrero de 2010- yo dije que no había tarea más urgente en una democracia que saber detectar a tiempo el surgimiento de un tirano. ¿Cómo se llama ese tirano? Será el que pueda surgir en 2014 si la derecha sigue en esta situación”. En una entrevista con La Página, Quijano describió al exmandatario como un hombre ligado al FMLN. “Él es un traidor que le hacía el trabajo sucio al FMLN”...

Y esta mañana de lunes, Norman Quijano se lavó la boca y le tiró flores a Saca y a su caudal político: “Debemos reconocer que hay un segmento de la derecha que él (Saca) logró cautivar producto de su liderazgo personal que por cierto tenía más fortaleza que los partidos aglutinados”, dijo el candidato arenero.

“Ni modo, vamos a tener que platicar (con Unidad)”, dijo Quijano cuando Moisés Urbina, el entrevistador, le hizo ver que para ganar en la segunda vuelta el próximo 9 de marzo al partido Arena le haría bien contar con una parte de los 300 mil votos que cosechó ese movimiento integrado por PCN, Gana y PDC y que llevaba como fórmula presidencial a Saca y al exarenero y excanciller de la República Francisco Laínez. De otra forma, la brecha de 10 puntos que Sánchez Cerén le sacó el domingo, sería difícil de remontar.

“De hecho te reitero que hemos tenido pláticas a nivel de base... y ya verás la serie de pronunciamientos que vienen de aquí adelante”, agregó Quijano este lunes.

Lejos quedaron aquellas palabras iracundas con las que el Quijano-que-aún-no-era-candidato aludía a Saca: "Esos traidores que se tomaron el partido le causaron mucho sufrimiento a Arena. Esos traidores dicen que hay que unir a la derecha para derrotar al FMLN en la presidencial de 2014", decía Quijano la noche del 11 de marzo de 2012 cuando Arena ganó 33 diputados y le arrebató el control legislativo al FMLN.

Aquella noche, los efemelenistas sufrían su derrota. A las 10:50 de la noche, el Frente había suspendido un acto de celebración en el redondel Masferrer en la colonia Escalón. Mientras, el alcalde capitalino Norman Quijano, que acababa de ganar un segundo mandato consecutivo, tomó la palabra para darle el tono a la actitud de su partido: "Hoy hemos sido testigos de que independientemente de ideologías nos hemos unido la mayoría de salvadoreños que queremos vivir en paz y con progreso, y nos hemos unido alrededor de Arena y así seguiremos hasta marzo de 2014", sentenció Quijano, cerrando la puerta a cualquier otro proyecto de alianza entre derechas.

Este lunes, Quijano abrió la puerta de su partido a Saca. "La puerta no está cerrada para nadie, la política también es el arte de negociar, negociar en el buen sentido de la palabra. Ya he girado instrucciones precisamente orientadas para buscar esos acercamientos, y estoy seguro que tendremos éxito", dijo en una entrevista a Telecorporación Salvadoreña este lunes 3 de Febrero.

Para el FMLN, Saca y Arena eran lo mismo

Cuando Saca se preparaba para anunciar su candidatura presidencial, a inicios de 2013, el FMLN metió lo que luego se transformó en el movimiento Unidad en la misma canasta. “Arena se presenta como dos proyectos. Un proyecto que es Norman Quijano, y el otro proyecto que es el expresidente Saca”, dijo Salvador Sánchez Cerén, a la radio Maya Visión.

En ese mismo espacio, Sánchez Cerén explicó que Saca no está en la misma sintonía programática que este gobierno, al que el FMLN pretende dar continuidad. “Es difícil que el expresidente Saca conecte con los cambios actuales. No hace clic con ninguno de los programas exitosos que ejecuta el actual Gobierno. Saca gobernó con el partido Arena y no veo que su esquema de visión social sea lógica con este gobierno”, agregó en el programa de radio.

El secretario de comunicaciones del FMLN, Roberto Lorenzana, desarrolló la misma idea que Sánchez Cerén en el mismo espacio radial y etiquetó a Saca como un impulsor de las privatizaciones. “Saca fue presidente de Arena, impulsó el proyecto de Arena, impulsó las privatizaciones. Recuerdo que unas de las primeras medidas que impuso fue el incremento de la edad para los jubilados, aprobó aquel fideicomiso nefasto que dañó el sistema de pensiones”, dijo en una entrevista el jueves 3 de enero 2013.

El vocero del partido se encargó de aclarar que Medardo González, secretario general del partido, había establecido que la postura oficial era no confundir a Saca: Saca es lo mismo que Arena. Para explicarlo, Lorenzana calificó la gestión de Saca como “una administración donde hay varios ministros símbolos de la corrupción, como los Ministros de Salud, de Obras Públicas.” En esa ocasión fue más contundente: “Uno de los símbolos más importantes de la transparencia lo tenemos en Obras Públicas, que en el gobierno anterior fue una señal clara de corrupción”.

El domingo 2 de febrero, justo minutos después de que Saca aceptara los resultados de las presidenciales, el FMLN cambió el discurso. A las 10:38 de la noche, en una ambiente en el que no se respiraba celebración, Sánchez Cerén celebró el nacimiento del proyecto de Saca y lo calificó como una derecha moderna. “Unidad es la nueva derecha con nuevo pensamiento”, dijo, para explicar que había recibido una llamada de Saca. “Le dije al expresidente Saca y a Unidad: en esta segunda vuelta vamos a trabajar con ustedes para unirnos”, explicó el candidato presidencial.

Para responder preguntas a la prensa se quedó en la mesa el candidato a la vicepresidencia, Óscar Ortiz y el vocero del partido, Roberto Lorenzana. Óscar Ortiz sí aceptó algunas interrogantes. El Faro le preguntó si al anunciar la búsqueda de un pacto con Saca el partido no estaba pisoteando sus principios de lucha contra la corrupción, ya que este su primer gobierno encontró muchos casos de irregularidades cometidos en la anterior administración. Ortiz justificó la eventual alianza. “Siempre y cuando pongamos en el centro la agenda de temas que le importan al país, vamos a seguir trabajando”. Luego dio la vuelta y se marchó junto a Roberto Lorenzana, vocero que hace casi un año había calificado a Saca como parte del proyecto de Arena.

Notas relacionadas: 

"Si me quieren tener de presidente, me van a tener de presidente: Norman Quijano (marzo de 2012)

FMLN pierde control legislativo y Arena gana 33 diputados (marzo de 2012)

Cristiani desautoriza discurso de Quijano contra acercamientos a Gana  (marzo de 2012) 

“Saca y René Figueroa me pidieron que renunciara a la candidatura": Norman Quijano (febrero de 2010)

La hora más oscura de Arena (diciembre de 2009)

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad