Publicidad

TSE declara electo a Sánchez Cerén como presidente 2014-2019

15 días después de la votación en segunda ronda, y cuando aún está pendiente la respuesta a una solicitud de amparo ante la Sala de lo Constitucional por parte del candidato presidencial de Arena, el Tribunal Supremo Electoral emitió la noche de este lunes el decreto 4 que declara al actual vicepresidente como el próximo presidente de El Salvador, que asumirá el 1 de junio.

Ricardo Vaquerano

 
 

La fórmula presidencial del FMLN muestra sus credenciales entregadas por el TSE. Foto Mauro Arias
 
La fórmula presidencial del FMLN muestra sus credenciales entregadas por el TSE. Foto Mauro Arias

El Tribunal Supremo Electoral anunció la noche de este lunes "la culminación de un proceso legítimo, transparente y justo", y que se dispone a entregar este martes 25 de marzo los documentos que acreditan como presidente y vicepresidente electos a Salvador Sánchez Cerén y a Óscar Ortiz, candidatos del FMLN.

A las 8 de la noche, en cadena nacional de radio y televisión, el presidente del TSE, Eugenio Chicas, informó que el acuerdo de declarar firmes los resultados de la segunda ronda electoral del 9 de marzo fue una decisión unánime. "Declárase electos presidente y vicepresidente de la República a Salvador Sánchez Cerén y a Óscar Samuel Ortiz para el período 2014-2019", leyó Chicas el decreto 4, que incluye la declaración de improcedente el recurso de nulidad del escrutinio definitivo pedida por Arena.

La declaratoria se produjo transcurridos 15 desde el día de la votación, y tras seis objeciones legales que presentó Arena ante el TSE, alegando fraude, y que fueron declaradas improcedentes por los magistrados.

A Arena le resta, únicamente, una posibilidad: que la Sala de lo Constitucional determine que al candidato arenero, Norman Quijano, se le ha violado un derecho constitucional. Quijano presentó junto al candidato a vicepresidente de Arena, René Portillo Cuadra, una solicitud de amparo. Alega ante la Sala que se ha violado el artículo 72 de la Constitución, que establece el derecho ciudadano a optar a un cargo público.

Hasta ahora, Arena ha dado varias versiones sobre el presunto fraude, pero no ha presentado en público pruebas consistentes y contundentes de su señalamiento. A partir de sus denuncias, ha exigido que se abra las urnas y se revise papeleta por papeleta, so pena de no reconocer a Sánchez Cerén como presidente legítimo.

El TSE, sin embargo, fue desvirtuando cada señalamiento, y la misma Fiscalía, de boca del fiscal general, Luis Martínez, dijo que la palabra fraude quedaba demasiado grande a un proceso avalado también por los observadores de Naciones Unidas y de la OEA.

"Una crónica de una derrota anunciada llega a su fin", escribió en su cuenta de Twitter el magistrado del TSE Walter Araujo, a las 10:10 p.m. Araujo fue nombrado para integrar el Tribunal Supremo en representación de Arena en 2009, pero el año pasado renunció al partido y se convirtió en un crítico abierto de su expartido político. Por eso Arena alegó también fraude, al argumentar que no pudo tener representación en la institución que organiza las elecciones y declara al ganador. Pero este argumento arenero no fue usado para desvirtuar los resultados de la primera ronda, el 2 de febrero, cuando al FMLN le hicieron falta poco más de 20,000 votos para ganar la mitad más uno de los sufragios. En segunda ronda, la derrota fue por apenas un poco más de 6,000 sufragios.

El presidente del TSE anunció que el próximo paso será entregar los documentos oficiales que acreditarán a Sánchez Cerén y a Ortiz como presidente y vicepresidente para el quinquenio que inicia el 1 de junio próximo. "La entrega de credenciales se hará a las 6 de la tarde en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones", dijo Chicas.

La mañana de este martes, Estados Unidos reconoció a Sánchez Cerén como presidente electo. El secretario de Estado, John Kerry, hizo llegar al presidente electo una felicitación por su nominación, a la que posteriormente se unión la embajadora en El Salvador, Mari Carmen Aponte.

Sánchez Cerén, quien cumplirá 70 años en junio próximo, será el primer excomandante guerrillero en sentarse en la silla presidencial. El FMLN ya había intentado dos veces, fallidamente, hacer de un excomandante un presidente: en 1999 con Facundo Guardado y en 2004 con Schafik Hándal.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad