Publicidad

Infiltrados

Mauricio Silva

 
 

El libro Infiltrados - Crónica de la corrupción en la PNC (1992-2013), deja claro que la depuración de la Policía Nacional Civil (PNC) es requisito indispensable de cualquier estrategia nacional de seguridad ciudadana; no es el único requisito, pero sí uno sin el cual no se logrará la paz social y sin el cual ningún esfuerzo de controlar el crimen será eficaz. Infiltrados, escrito por Héctor Silva Avalos (mi sobrino), expone una realidad dura y difícil, en el momento oportuno, el del inicio de un nuevo gobierno que hereda ese gran reto.

“La principal conclusión del libro es que la PNC falló... La investigación plasmada en (el) libro permite sostener que la PNC ha fracasado. Fracasó en la tarea de construir una nueva cultura de aplicación de la ley y en la de cambiar la conducta de sus oficiales…fracasó en su tarea de entrenar agentes capaces de investigar y castigar a los trasgresores de la ley sin importar conexiones políticas, ideológicas o su estatus económico o social. Como antes la PNC también se especializó en obstruir la justicia y en garantizar la impunidad para aquellos con suficiente influencia o dinero.” O sea, la PNC hace lo contrario de lo que debería, convirtiéndose así en el principal obstáculo para lograr seguridad y combatir el crimen; pero más grave aún, “fue por la PNC por donde el crimen organizado transnacional, sobre todo organizaciones de narcotráfico y lavado de dinero, penetró el sistema de partidos políticos y el tejido social.” Un ex viceministro de seguridad reconoció que “la PNC había sido la fuerza de seguridad más corrupta” y que todo esto lo hacen con “la protección desde el estado y sus instituciones.”

Héctor plantea que el pacto entre el crimen organizado y la PNC ha funcionado gracias a cuatro garantías: impunidad, una elite policial corrupta, la sana convivencia entre el crimen organizado y el estado, y la entrada de políticos a ese círculo. Reconoce el autor otros elementos claves: la complicidad - por acción y omisión- de la Corte Suprema de Justicia en ese proceso y “el enfoque exclusivo de la política pública de seguridad en el accionar de las pandillas o maras y la práctica exclusión de referencias al crimen organizado de la narrativa oficial.” El prólogo del libro, por un reconocido académico y politólogo americano, W. LeoGrande, menciona tres actores claves que se esforzaron por secuestrar a la PNC hacia ese rumbo – los militares, la derecha política salvadoreña y Estados Unidos. A través del libro Héctor describe esa corrupción, pone ejemplos, y “nombra los nombres (pues) ello no puede más que ayudar a nuestra democracia”.

Dice LeoGrande en el prólogo: “la historia de la Policía no es de optimismo sino de infamia, corrupción e impunidad…no falta, sin embargo, la esperanza, a pesar de las fuerzas formidables que aún trabajan para mantener la PNC obediente a intereses particulares”. Le toca al nuevo gobierno asumir el reto de depuración y conversión de la PNC que plantea Héctor en su libro, para hacer realidad esa esperanza. Infiltrados le facilita esa tarea al gobierno de Sánchez Cerén pues señala por dónde empezar, las acciones que hay que tomar y los cambios que hay que hacer, pasos algunos que se indican en los párrafos anteriores. También, y muy importante, el libro insiste que hay personas valientes en las que se puede confiar.

El libro reconoce que aún hay gente capaz y comprometida - dentro y fuera de la PNC - con la honestidad, la transparencia, la seguridad ciudadana y el imperio de la ley. Héctor es una de esas personas, él ya dio su aporte al escribir Infiltrados. Su padre, estoy seguro, sería el primero en reconocerlo; sé lo que me diría: “Infiltrados me pone muy nervioso, pero también muy orgulloso”.

 


[1] Todas las citas son del libro, Infiltrados de H. Silva.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad