Publicidad

El FMLN abre la puerta grande a Nayib Bukele

La candidatura efemelenista a la alcaldía de San Salvador quedó en manos de un empresario de 33 años de edad que no es militante del FMLN y que en algún momento se atrevió a decir que no era cierto que el primer gobierno efemelenista había introducido cambios estructurales en el país. "Uno no puede ser veleta y decir solo lo que conviene", asegura.

Gabriel Labrador. Foto: Archivo

 
 

Nayib Bukele junto a su pareja en noviembre de 2012 en el estadio Cuscatlán, durante la presentación de Salvador Sáchez Cerén como candidato a a la presidencia de El Salvador. Foto El Faro/Mauro Arias
 
Nayib Bukele junto a su pareja en noviembre de 2012 en el estadio Cuscatlán, durante la presentación de Salvador Sáchez Cerén como candidato a a la presidencia de El Salvador. Foto El Faro/Mauro Arias

Nayib Armando Bukele Ortez apenas ha sido dos años y tres meses alcalde de Nuevo Cuscatlán y ya obtuvo el aval del partido en el gobierno, el FMLN, para dejar ese pequeño municipio ubicado al suroeste de la capital salvadoreña y lanzarse en pos de la alcaldía de San Salvador, la capital, el mayor bastión de votantes que desde 2009 quedó en manos del partido Arena después de cuatro triunfos consecutivos del FMLN.

Bukele ha vivido en los últimos años en Nuevo Cuscatlán, pero nació en la capital en 1981. Con su nombramiento, hecho público el martes por el secretario general, Medardo González, los efemelenistas parecen estar apostando por un refrescamiento de cara en la lucha por una plaza de difícil gobierno pero que también ofrece, para potenciales interesados, un trampolín natural para saltar hacia la Presidencia de la República.

Con 33 años de edad, Bukele ha sido un político de carrera meteórica, prácticamente desconocido hace solo tres años, y que ahora ha recibido la confianza para enfrentar al dos veces alcalde del partido Arena Norman Quijano. “Nayib es la persona que puede vencer a los otros adversarios. Nayib es una persona adulta, joven, emprendedora, es un alcalde que está haciendo bien las cosas desde la visión del partido. Es una persona con mucho futuro”, dijo González en la entrevista de televisión de Canal 12. Según el secretario general, Bukele tiene todo para ganar. "¿Por qué? Porque tendrá el apoyo de todos nosotros, de todo el partido", añadió.

Quijano le dobla la edad a Bukele. Pero también tenían el doble de edad algunos de los candidatos anteriores del FMLN a la alcaldía capitalina, como Violeta Menjívar o Schafik Hándal. Bukele llama al FMLN "mi partido", aunque no está ni afiliado. Y en esto también es diferente respecto de sus predecesores. Y Bukele también ha parecido distinto a anteriores candidatos efemelenistas por su discurso. Ha sido, de hecho, disonante.

Todavía está por verse el respaldo que Bukele tendrá entre las bases efemelenistas, tomando en cuenta que el partido de izquierdas estuvo en los últimos años en un ejercicio de "depuración ideológica" que salvo escasas excepciones supuso el castigo a la disidencia interna. Y Bukele ha cuestionado en público acciones de su partido o del primer gobierno efemelenista, el que presidió Mauricio Funes. 

Las ventajas que ofrece Bukele, según la versión el secretario González, está en que él ya fue alcalde un par de años y ha sabido gestionar proyectos para la gente. El alcalde de Nuevo Cuscatlán oficializó su aceptación de la candidatura la misma noche del martes y hasta anunció a quien considera su heredera natural, Michelle Sol, quien es concejal del municipio.

San Salvador es, en términos de población, unas 35 veces lo que Nuevo Cuscatlán y, como capital política y económica del país, lo que en ella sucede y lo que en ella hacen o dejan de hacer sus gobernantes tiene incidencia mediática nacional. Lo que sucede en San Salvador no pasa inadvertido en el país. Ya antes, Armando Calderón Sol, Héctor Silva y Norman Quijano vieron en la silla de alcalde capitalino una plataforma de exposición tal que cada uno de ellos, en distintos momentos, fue por la presidencia de la República tras ejercer la alcaldía.

Medardo González evitó detallar las interioridades del proceso que los llevó a elegir a Bukele por sobre otros contendientes de igual peso como Gerson Martínez, ministro de Obras Públicas, y Vanda Pignato, secretaria de Inclusión Social, que también estaban siendo evaluados para la alcaldía capitalina. Pero González parecía claro en su petición: “Nayib es de la izquierda que se necesita en el país”, decía.

Bukele, un empresario con negocios en la distribución de motocicletas y en la de servicios de publicidad, enfrentará en marzo de 2015 a Quijano, un odontólogo de 67 años. El ahora propietario de Yamaha Motors El Salvador estuvo 12 años haciendo la publicidad del FMLN y también trabajó durante dos años, entre 2003 y 2005, como síndico del comité de festejos de la alcaldía capitalina durante la gestión de Violeta Menjívar. Pese a eso, Bukele es nuevo en política partidaria. No pertenece a ninguna estructura de base del FMLN, ni a una directiva municipal ni a una directiva departamental. Ni siquiera está inscrito en el partido. Suficientes razones para despertar dudas entre las bases de un partido que pasó sus primeros 10 años de vida (1994-2004) en depuraciones internas orientadas a sofocar la disidencia. 

Bukele llegó a la alcaldía de Nuevo Cuscatlán después de que un día de 2011 preguntó al FMLN si necesitaban un jefe municipal que ese municipio en poder de Arena desde 2003. En sus palabras, le gusta contar que aquella decisión la tomó para salirse de su  "zona de confort" y para intentar cambiar la política. En marzo de 2012, fue elegido como alcalde de ese municipio de alrededor de 10 mil habitantes y de 15 kilómetros cuadrados de territorio que queda al pie de la cordillera del Bálsamo, donde según sus cuentas, en cuatro años, ocurrió solo un homicidio. En realidad una segunda persona fue baleada en ese municipio en el mismo incidente de abril de 2013, y falleció en un hospital de la aledaña Santa Tecla.

Bukele ha anunciado que de ganar San Salvador en 2015 reduciría a cero su salario, como lo hizo en Nuevo Cuscatlán, donde su sueldo de 2 mil dólares lo donó para mantener unas 100 becas estudiantiles. También prometió bajar las tasas municipales de inmediato. “No te imaginás cuánto dinero hay en una alcaldía cuando nadie se está robando el dinero”, dijo en la noche de este martes, en compañía de su novia y su familia, durante la conferencia de prensa en un hotel capitalino, en la que confirmó su interés de competir por la alcaldía de la capital. “Después de cuatro años se ha abierto otra oportunidad, el reto de asumir la candidatura de San Salvador. Al principio no lo quise tomar (...) pero luego pensé en la misma decisión de hace cuatro años: ¿me quedo en mi zona de confort o hago algo más por la política de nuestro país?”, dijo Bukele.

La conferencia había comenzado con más de una hora y media de retraso por un inconveniente que Bukele no aclaró, y sorprendió a los periodistas cuando ingresó al salón por la parte posterior y no por el acostumbrado paseo sobre alfombras desde el vestíbulo. Bukele, que dice haberse lanzado a la política pese a que muchos familiares se lo desaconsejaron, dedicó cerca de 25 minutos a hablar de lo que ha hecho en la alcaldía de Nuevo Cuscatlán. Luego hubo espacio para las preguntas de los periodistas, y a cada una de ellas, respondió con prolongadas reflexiones.

Desde su plataforma de alcalde, y usando como herramienta las redes sociales, Bukele se dedicó durante los últimos dos años a marcar distancia respecto de actuaciones de algunos funcionarios del FMLN... y del gobierno de Mauricio Funes, el primer presidente que gobernó bajo la bandera efemelenista (entre 2009 y 2014). Criticó el trabajo de miembros del gabinete de Funes, como Marco Fortín, presidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), y como Herman Rosa Chávez, ministro del Ambiente hasta el 31 de mayo pasado.

Además, mientras el discurso oficial del FMLN durante el quinquenio pasado decía que los cambios estructurales habían comenzado, Bukele disentía. “Lo bueno del gobierno de Mauricio Funes es que se puso en el debate los programas sociales, y lo malo es que pasaron los cinco años y yo no sentí que hubo ningún cambio estructural”, decía en una entrevista a la Telecorporación Salvadoreña (TCS) en mayo pasado. “Y los cambios que se han hecho, que son positivos, no han cambiado estructuralmente nada. Sí, ganó el FMLN en 2009 y se hicieron un par de cositas, pero el pueblo está igual, no se ha reestructurado el modelo económico”, concluía.

Las palabras de Bukele sobre la mentira de los cambios estructurales tenía un antecedente: en abril de 2012, semanas antes de convertirse en candidato presidencial por el FMLN, el entonces vicepresidente Salvador Sánchez Cerén declaraba que el gobierno de Funes, y del cual él era parte, no estaba haciendo los cambios necesarios. "¿Por qué la gente dice que no ve los cambios? Porque no los ha habido", decía, sin especificar, y añadía que el origen de esto era que Funes había terminado haciendo a un lado la agenda de gobierno del partido de izquierdas.

Bukele también hizo cuestionamientos a la coherencia del FMLN. En febrero de 2013 el FMLN promovió unas reformas a la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) para restarle poder al Instituto garante de hacer cumplir esa normativa. “¿Queremos que nos descalifiquen a nosotros también? ¿Por qué no resistimos la tentación de caer en lo mismo que criticamos?”, escribió Bukele en su cuenta de Facebook, en una nota que tituló “Hubiera sido un gran día para la izquierda...” En ella hacía un recuento de las medidas aprobadas un día en sesión plenaria legislativa, pero que se vieron opacadas por un madrugón del FMLN en el tema de la LAIP.

Bukele también reclamó durante la campaña presidencial de 2014 que el FMLN estaba incumpliendo con las leyes y estaban desarrollando campaña adelantada, justo como lo estaba haciendo Arena. “Tenemos eleccionitis y por eso no trabajamos por el país”, decía.

Ahora, el candidato a alcalde capitalino cree que tal vez sus palabras eventualmente le supongan un costo. "Pero los seres humanos valemos por lo que somos, si uno es veleta y dice lo que conviene, probablemente no hubiera tenido altercados con mi partido por la LAIP o por el problema con ANDA”, dijo la noche de este martes, cuando anunció formalmente que había aceptado la candidatura ofrecida por el FMLN en San Salvador. "Mi partido me conoce y sabe que si veo una injusticia, sea de mi partido, de otro, o de un apartidario, lo voy a denunciar. Tal vez mis opiniones sigan siendo piedra de tropiezo, pero yo tengo que estar en paz con mi propia conciencia", agregó, luego que le preguntaron sobre las posibles expectativas de una candidatura a la presidencia para 2019.

El FMLN dice que le costó conseguir el sí de Bukele, y este asegura que eso es cierto. “Antes me lo ofrecieron pero me negué”, contó este martes en la conferencia. Medardo González, el secretario general, detalló que la carrera interna por la alcaldía comenzó en los días que rodearon el traspaso de mando presidencial el 1 de junio. Pignato, Gerson Martínez y Bukele despuntaron desde el inicio, contó González a los periodistas en una conferencia de prensa que él brindó por la mañana en el cuartel general efemelenista, conocido como 1316, en la colonia Layco, de San Salvador. “Después del 1 de junio vimos a esas tres personas con un posicionamiento muy alto, muy elevado. Al final, tanto en el departamento de San Salvador como en la Comisión Política llegamos a la conclusión de que íbamos a escoger a Nayib, ¿verdad? Pienso que no podemos hablar de debilidades de ninguno”, resumió el secretario general.

Bukele contrató a asesores de campaña hace dos meses, según confirmó a El Faro, lo cual coincide con el tiempo en el que según González comenzaron las mediciones y los estudios para determinar la potabilidad de cada candidato. El secretario no quiso detallar por qué no prosperó la precandidatura de Pignato y se limitó a decir que tanto ella, como el ministro Martínez y Bukele son funcionarios de alto nivel que aportaban mucho al FMLN y a la sociedad, pero que en el caso del alcalde, el hecho de estar administrando ya un municipio aumentaba su potencial. “Anoche (lunes) nos reunimos en la Comisión Política y determinamos que era importante dar el anuncio hoy”, dijo González.

Bukele anunció anoche que ya se comunicó con el excoordinador general del FMLN, el abogado Fabio Castillo, para invitarlo a ser parte del concejo municipal de la capital, si logra el triunfo en 2015. Según dijo, Castillo aceptó.

Y el anuncio de la candidatura por San Salvador solo fue una de las 241 que para este martes ya estaban definidas en el FMLN. Medardo González explicó que faltan 21 municipios más entre los que se encuentran tres cabeceras departamentales: San Miguel, San Francisco Gotera y Chalatenango. “Para este sábado estará todo listo”, dijo el diputado.

Todas las candidaturas serán presentadas a la Convención Nacional del FMLN el 31 de agosto, en donde no habrá espacio para discusión o rechazo de ninguna carta, según explicó González, y solo habrá la opción de ratificar las postulaciones.

La eventual candidatura de Bukele evoca las circunstancias en que el FMLN, convertido ya en partido político, obtuvo su primer triunfo electoral de resonancia nacional: cuando Héctor Silva, que tampoco estaba afiliado al FMLN, ganó la alcaldía de San Salvador, tras derrotar al alcalde arenero Mario Valiente.

Eventualmente Silva se afilió al FMLN y con los años -al igual que lo ha hecho Bukele- tampoco dejaba pasar todo a su partido y le criticaba algunas posturas como las renuencias repetidas a dar los votos para el presupuesto nacional y el apoyo efemelenista a los huelguistas del sistema nacional de Salud en el año 2002.

Bukele anunció  la noche del martes que había decidido dejar las riendas de la alcaldía en una de sus concejales, Michelle Sol, a quien desde ya propone al FMLN para que la lleve como candidata el próximo año. “Mi pueblo siempre será Nuevo Cuscatlán, es mi bebé, que ahora queda en manos de Michelle Sol, que hará las cosas mejor que yo”, dijo Bukele.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad