Publicidad

Sánchez Cerén nombra embajador a ex compañero de fórmula de Saca

El presidente Sánchez Cerén y el ministro de Relaciones Exteriores salvadoreño Hugo Martínez confirmaron que Francisco Esteban Laínez será el nuevo embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA). Laínez fue candidato a la vicepresidencia en la elección de febrero, por la coalición Unidad,  liderada por el expresidente Antonio Saca, quien endosó su apoyo a Sánchez Cerén en la segunda ronda de marzo.

Gabriel Labrador y Lya Cuéllar

 
 

En octubre de 2013, el expresidente Antonio Saca presentó a su excanciller Francisco Laínez como su compañero de fórmula para las elecciones 2014. Foto Archivo El Faro/Fred Ramos
 
En octubre de 2013, el expresidente Antonio Saca presentó a su excanciller Francisco Laínez como su compañero de fórmula para las elecciones 2014. Foto Archivo El Faro/Fred Ramos

El presidente Salvador Sánchez Cerén ha decidido nombrar al ex ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Antonio Saca y ex candidato a vicepresidente, Francisco Laínez, como nuevo embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), con lo que la administración del FMLN llega al tercer nombramiento en cargos públicos relevantes otorgados a personas ligadas al expresidente Saca.

El gobierno hizo público el nombramiento la noche de este viernes, minutos después de que El Faro pidiera una confirmación del mismo al Ministerio de Relaciones Exteriores, que emitió un comunicado en el que informaba sobre esa decisión así como del traslado de otros funcionarios del servicio exterior.

Sánchez Cerén, quien a principios de 2013 decía que Saca y su proyecto de volver a la presidencia constituía una trampa de Arena para competir a dos bandas -una, a la postre, con Saca como candidato de Unidad y la otra con Norman Quijano arropado por la bandera de Arena-, ratificó el nombramiento de Laínez a propuesta del ministro de Relaciones Exteriores Hugo Martínez, quien por ley debe someterlos a aprobación del presidente de la República.

Laínez fue ministro de Relaciones Exteriores durante cuatro años del gobierno de Antonio Saca y luego representante de El Salvador ante la OEA durante la administración de Mauricio Funes, en los meses que rodearon al golpe de Estado en Honduras en 2009. Laínez es además un empresario y exdirigente de Arena, partido al que renunció en marzo del año pasado. Luego, junto al expresidente Elías Antonio Saca integró la fórmula del movimiento Unidad que compitió en las pasadas elecciones presidenciales y cuyos votantes fueron decisivos para determinar quién ganaría la presidencia de la República después de que el 2 de febrero ni el Frente ni Arena lograran la victoria en primera vuelta.

"Lo que estamos tratando es de buscar a la gente que pueda desempeñarse de la mejor manera independientemente de su trayectoria política, y es gente que tiene además de la trayectoria política tiene un historial de responsabilidad en el servicio exterior", dijo Hugo Martínez, y luego añadió que todos los nombramientos se están haciendo en consultas con el presidente Sánchez Cerén.

En el cargo en la OEA, Laínez suistuirá a Joaquín Maza Martelli, un embajador de carrera. Este es uno de los siete nombramientos y traslados que efectuó Martínez desde que asumió como canciller en este segundo gobierno del FMLN. 

Martínez rechaza que la designación de Laínez sea producto de la negociación para la segunda vuelta entre el FMLN y los partidos que integraron Unidad. "¿Tú que me dices de la designación de la embajadora Carmen Gallardo? ¿Fue una negociación con Arena? ¿El nombramiento de Domingo Santacruz en República Dominicana es una negociación con el FMLN? Considero que todas las personas que estamos designando y trasladando reúnen las condiciones para desempeñarse en el servcio, algunas con más experiencia que otras", dijo el ministro.

Entre los otros nombramientos y trasladados están el de Carmen María Gallardo, exconcejal de la alcaldía de San Salvador durante la administración de Norman Quijano, que será la embajadora en Viena, Austria, ante los organismos de Naciones Unidas. Gallardo se desempeñó como jefa de misión ante la ONU en Nueva York durante la administración Saca. Maza Martelli deja la representación ante la OEA y pasará a Ginebra a representar a El Salvador ante los organismos de Naciones Unidas en ese país. 

Laínez llegó a ser uno de los dirigentes con mayor jerarquía en Arena pero renunció un año antes de que se dieran los comicios presidenciales acusando a Norman Quijano, entonces candidato presidencial, de haber pedido su puesto en la dirigencia y de haber abandonado la filosofía política del ultraderechista Roberto d'Aubuisson, fundador de Arena. Cuando abandonó el barco arenero, Laínez dijo al presidente del partido, Jorge Velado, que no se inscribiría en ningún otro partido, pero siete meses después, en octubre, Antonio Saca, candidato a presidente por Unidad, lo anunció como candidato a vicepresidente, y ambos se inscribieron en el partido PCN.

Unidad dejó de existir la noche del 2 de febrero en la que ni Saca ni Laínez avanzaron a la segunda vuelta. En ese momento, todas las fuerzas y partidos que integraron el movimiento quedaron en libertad de apoyar ya fuera al FMLN o a Arena, que sí pasaron a la segunda ronda. Aquella noche del 2 de febrero, Sánchez Cerén lanzó varios anzuelos a los partidos de Unidad, a quienes un año antes había acusado de ser lo mismo que Arena. De cara ya a la segunda vuelta, Sánchez Cerén celebró el nacimiento del proyecto de Saca y lo calificó como una derecha moderna. “Unidad es la nueva derecha con nuevo pensamiento”, dijo, para explicar que había recibido una llamada de Saca. “Le dije al expresidente Saca y a Unidad: en esta segunda vuelta vamos a trabajar con ustedes para unirnos”, explicó el entonces candidato presidencial.

De los tres partidos que integraron Unidad, solo Gana mordió el anzuelo. Ni el PCN ni el PDC acordaron respaldar al FMLN, sino que a Arena, por eso es que ahora el dirigente del PCN Francisco Merino dice que no sabía del nombramiento de Laínez a pesar de que fue en ese partido que se inscribieron para cumplir el requisito constitucional que exige que los candidatos estén inscritos en un partido político.

Seis meses después de que Sánchez Cerén celebrara una alianza para segunda ronda con el que fue el último presidente de la República salido de las filas de Arena, Laínez se convierte en el tercer funcionario vinculado a Antonio Saca que llega a ocupar un puesto de alta jerarquía en el gobierno del FMLN. Violeta Isabel Saca, prima del exmandatario y de su operador político Herbert Saca, es la presidenta de la Corporación Salvadoreña de Inversiones (Corsain). Merlin Barrera, la creadora del plan de gobierno de Saca para el movimiento Unidad, es viceministra de Economía.

En Gana, son pocos los que conocen del nombramiento de Laínez, y los que lo conocen dicen desconocer a qué se debió. "Yo personalmente voté por Salvador Sánchez Cerén", dice Guillermo Gallegos, vicepresidente del partido naranja, en referencia a la segunda ronda de marzo. "Pero ese tipo de nombramientos los hace el presidente por su propia decisión, nosotros como partido no ofrecimos personas para cargos públicos ni recomendamos al señor presidente personas específicas", agrega Gallegos.

Andrés Rovira, presidente de Gana, repite una y otra vez que desconoce del nombramiento y que el partido no tuvo nada que ver.

Sin embargo, en el FMLN, Norma Guevara, diputada y miembro del Consejo Nacional del partido en el gobierno, dice otra cosa. Asegura que el nombramiento de Laínez como embajador ante la OEA, y el de otros como el de Merlin Barrera, es parte de las alianzas políticas a las que están obligados. "Si tú recuerdas Merlin, de la primera a la segunda vuelta, ella estuvo contribuyendo con la candidatura de Salvador de manera que no es de extrañarse que si personas que no son de nuestro partido son capaces de reconocer que este partido tiene la capacidad de enfrentar problemas y de tomar en cuenta la diversidad, que tengan la posibilidad de un espacio"

Guevara dice que las alianzas surgen de un principio del FMLN que les manda unir a las fuerzas del pueblo para solucionar los problemas de país. "No les pedimos que sean del partido, pero si hay algo en común, entonces se puede trabajar con ellos. Eso es lo que nos lleva a las coaliciones que reconocen la diversidad orgánica".

Al ministro Martínez se le recordó los señalamientos que Sánchez Cerén y el entonces secretario de comunicaciones del FMLN, Roberto Lorenzana, habían hecho contra el proyecto de Gana y Saca y Laínez. Lorenzana dijo que la administración Saca había sido una de las que mejor representaban la corrupción. "Lo único que retomo de esta historia que me comentas es que el presidente Salvador Sánchez Cerén ha tendido puentes. Tú puedes ver que en las designaciones y traslados estamos contemplando gente que ha estado identificado con distintos sectores políticos", respondió Martínez.

Guevara considera que Laínez ha demostrado, hasta ahora, ser probo. "No creo que el despacho de la OEA, que está bajo la supervisión del canciller, pueda ser ejercido sin controles", dice, en alusión a que cualquier irregularidad en el desempeño o conducta de Laínez podría ser detectada.

Ninguno de los nombramientos ha sido oficializado pero las designaciones ya están hechas, aclaró Martínez.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad