Publicidad

Así se repartieron los millones de Taiwán

El expresidente Antonio Saca, sus estructuras de campaña para la elección de 2004 y una decena de personas de su entorno cercano recibieron cheques de una cuenta del partido Arena que, según la Fiscalía, se nutrió de un donativo de Taiwán a El Salvador por 10 millones de dólares. El dinero, entregado por Taiwán, debía destinarse a atender a las víctimas de los terremotos de 2001, pero se usó para financiar la campaña electoral de Arena. Por este presunto desvío de fondos está acusado de corrupción y recluido en bartolinas policiales el expresidente Flores.

Efren Lemus * / Infográficos: Óscar Luna

 
 

Una red de cuentas bancarias del partido Arena, el expresidente Antonio Saca y una decena de personas vinculadas a su partido, su campaña y después a su gobierno, recibieron entre finales de 2003 y mediados de 2004 decenas de cheques por cantidades que casi suman los 10 millones de dólares que, según la Fiscalía, Taiwán entregó al expresidente Francisco Flores hace 11 años. Flores ha asegurado públicamente que esos fondos estaban destinados a atender a las víctimas de los terremotos de 2001 y ayudar a la Policía Nacional Civil a combatir bandas de secuestradores. El Ministerio de Relaciones Exteriores ha informado a la Fiscalía los destinos precisos supuestos de esos recursos. El rastro del dinero y el testimonio de algunas de las personas que cobraron esos cheques indica que en realidad sirvieron para financiar la campaña presidencial de Arena; la campaña de Antonio Saca.

El Faro tuvo acceso a copias de 156 cheques que están incluidos en las investigaciones de la Fiscalía General de la República, institución que acusa al expresidente Flores por delitos de corrupción relacionados con los donativos de Taiwán. Estos documentos muestran cómo 5.9 millones de dólares de los 10 por los que las autoridades estadounidenses emitieron en 2013 un "reporte de operación sospechosa" fueron derivados hacia cuentas bancarias del partido Arena creadas con nombres como "Arena casa por casa" y "Arena Día D". El resto del dinero se repartió en cheques emitidos a nombre de personas naturales vinculadas a Arena y su campaña electoral. Entre esas personas destaca el mismo Antonio Saca, en favor de quien aparece un cheque por 100 mil dólares emitido en abril de 2004, un mes después de que ganara la presidencia de la República.

En términos de montos recibidos, sin embargo, quien encabeza la lista de personas naturales que recibieron fondos provenientes de Taiwán es Élmer Charlaix, gerente de campaña de Saca y que luego se convirtió en secretario privado de la Presidencia. Si durante el gobierno de Saca (2004-2009) Charlaix fue el responsable de administrar todos los fondos asignados por presupuesto a Casa Presidencial, ya en la campaña gestionó personalmente una parte importante de los fondos. En total, recibió 41 cheques a su nombre, fechados entre el 25 de noviembre de 2003 y el 18 de mayo de 2004, por un monto acumulado de 1.35 millones de dólares.

Los fondos repartidos en esos 156 cheques son, según la Fiscalía, casi la totalidad de los 10 millones antes depositados en una cuenta bancaria del Banco Cuscatlán en Costa Rica a nombre del Centro de Estudios Políticos "Dr. José Antonio Rodríguez Porth" (CEP). Esa cuenta fue abierta en octubre de 2003 por miembros relevantes del partido Arena sin cumplir, según la investigación de la Fiscalía, con los requisitos de vigilancia antilavado que exigía la ley. Esto fue posible ante instrucciones expresas dadas a la filial costarricense del banco por el presidente de la corporación Banco Cuscatlán, Mauricio Samayoa, a quien la Fiscalía atribuye haber incurrido en un "caso especial de lavado de dinero".

De la cuenta del CEP en Costa Rica el dinero pasó a una cuenta de la campaña de Arena en El Salvador, también en el Banco Cuscatlán, mediante repetidas transferencias cablegráficas.

El expresidente Flores, quien el 7 de enero dijo ante una comisión investigadora de la Asamblea Legislativa que durante su gobierno (1999-2004) recibió varios donativos millonarios de Taiwán gestionados por él mismo, se ha negado a precisar hasta el momento quiénes terminaron recibiendo ese dinero. Ante la comisión de la Asamblea admitió que ningún funcionario ni ninguna institución gubernamental vigiló que el dinero llegara a sus destinatarios. Insistió, eso sí, en que él personalmente hizo entregar el dinero a los funcionarios correspondientes, para que estos lo hicieran llegar a las instituciones o personas a quienes iban dirigidos, en teoría, los donativos. En una sesión posterior de esa comisión, el 28 de enero, después de que una serie de exfuncionarios y exdirigentes areneros declararan a la Asamblea no saber nada de ningún donativo, Flores se quedó sin respuestas.

Algunas de las personas que recibieron cheques, como el mismo Charlaix, el exdirigente arenero César Funes, el entonces director departamental de Arena en La Libertad y exdirector de la PNC Rodrigo Ávila, unas de las encargadas de asuntos electorales, Miriam Mixco, o la locutora y presentadora Elena Villatoro, que trabajó para Arena en aquella campaña electoral, dicen a El Faro que solo cumplían instrucciones y que no conocían la procedencia del dinero. "Sí, recibí dinero del partido entre noviembre de 2003 y mayo de 2004, pero nunca supe que era de Taiwán y nunca pregunté sobre su origen", respondió Charlaix, cuando se le preguntó sobre los cheques a su nombre. Ese dinero, añadió, él lo destinaba a la campaña presidencial.

Los destinatarios nunca fueron los damnificados por los terremotos de 2001. Los documentos prueban que en 2004 Arena financió su campaña presidencial con dinero de un gobierno extranjero, algo que 10 años después quedó prohibido por la Ley de Partidos Políticos aprobada en 2013.

*

Elías Antonio Saca sonríe para la fotografía. Es el viernes 19 de diciembre de 2003 y los fotoperiodistas retratan al candidato presidencial del partido Arena en el pasillo de un hotel capitalino cuando saluda a Renán Almendárez, “El Cucuy”, uno de los locutores hispanos más populares en Estados Unidos. Ese día, después de posar para la fotografía, Saca hace un anuncio importante para su campaña: el inicio de las visitas casa por casa. “Voy a presentar este mes el plan de gobierno País Seguro en diferentes lugares. A partir de enero, voy a visitar colonias, a visitar casa por casa a los salvadoreños”.

Cuatro días después del anuncio, las piezas del engranaje financiero del partido Arena se comienzan a mover para hacer realidad la visita de Saca a la casa de los salvadoreños. El 23 de diciembre, desde la cuenta del Banco Cuscatlán 000000-2201-03200 en El Salvador, bautizada como “Cuenta especial COENA”, se gira el cheque ZB 0001876, por un monto de 501 mil 740 hacia otra cuenta en el mismo banco llamada “Arena Casa por Casa”.

El inicio de las visitas casa por casa estaba programado para el 3 de enero de 2004. Eso significa que con la emisión del cheque ZB 0001876, 11 días antes del inicio de esa estrategia, Saca tenía disponible más de medio millón de dólares para pagar la logística que lo llevaría de puerta en puerta, de casa en casa, pregonando su plan de gobierno.

Saca ganó la presidencia a Shafick Hándal, el candidato del FMLN. En la historia de esas elecciones del 21 de marzo de 2004 hay un episodio del que hasta ahora se tenía pocos detalles: aquel cheque ZB 0001876 es uno de los hilos de una compleja telaraña de cheques y de cuentas bancarias que vincula a un segundo expresidente de El Salvador con el mismo caso por el que Francisco Flores está detenido en bartolinas policiales mientras se depura la acusación en su contra por peculado y enriquecimiento ilícito.

Nace el manantial de dinero

Al expresidente Francisco Flores la Fiscalía lo procesa por el manejo irregular de 15 millones de dólares que donó Taiwán, pero que nunca ingresaron al erario público. Los fiscales desconocen el paradero de 5 millones, pero “infieren que ingresaron al patrimonio particular del acusado”. De otros 10 millones, los investigadores dicen que han identificado cuatro cheques que la embajada de Taiwán El Salvador emitió a nombre de “Excmo, sr, Francisco Guillermo Flores Pérez, Presidencia de la República de El Salvador”.

Los cheques fueron emitidos desde una cuenta que el gobierno de Taiwán tiene en el International Commercial Bank of China, en Nueva York, Estados Unidos. Dos de esos cheques, el 2236 por cuatro millones de dólares y el 2237 por un millón más, se usaron para abrir una cuenta en el Cuscatlán International Bank & Trust, filial del Cuscatlán en Costa Rica, a nombre del Centro de Estudios Políticos “Dr. José Antonio Rodríguez Porth.

La Fiscalía se ampara en un informe de la Cancillería salvadoreña para sostener que el cheque por cuatro millones de dólares corresponde a una donación de Taiwán para mitigación de áreas de alto riesgo; y el cheque por un millón de dólares para Infraestructura Básica y Combate a la Pobreza, dinero que no ingresó a las arcas del Estado.

Cuando los dos cheques por 5 millones de dólares fueron depositados en Costa Rica, las personas que tenían firma autorizada en esa cuenta eran Eduardo Zablah, Guillermo Ávila Qüehl, Gerardo Antonio Balzaretti Kriete y Antonio Salaverría, el entonces presidente de Arena y del Consejo Ejecutivo Nacional (Coena). El 16 de noviembre de 2003, Salaverría renunció a la presidencia de Arena y, entonces, la dirección del partido y de la campaña pasó a manos de Saca.

El 18 de noviembre de 2003, cuando ya había pasado más de un mes de que el dinero de Taiwán estaba en su cuenta, el Centro de Estudios Políticos ordenó transferir un millón de dólares hacia la “cuenta especial COENA”, en El Salvador.

Aunque Salaverría ya no era presidente de Arena, seguía teniendo firma autorizada en la cuenta de Costa Rica. Lo mismo pasaba con Zablah, Ávila Qüehl y Balzaretti Kriete. Según los documentos bancarios, por lo menos dos de las personas responsables de la cuenta debían autorizar cualquier movimiento de dinero como esa transferencia por un millón de dólares.

La Fiscalía ha establecido que el dinero de la transferencia cablegráfica que se ordenó desde Costa Rica llegó hasta la “cuenta especial COENA”, en ese momento manejada por Mario Acosta Oertel, Eduardo Ernesto Berdugo Muñoz, Antonio Salaverría, Eduardo Zablah y Roberto Murray Meza. En El Salvador, en la cuenta receptora del dinero de Taiwán, ellos tuvieron firma autorizada desde el 1 de octubre hasta el 27 de noviembre de 2003.

Eso significa que durante la gestión de estas cinco personas se autorizó la emisión del primer cheque para uno de los allegados del expresidente Saca. El 25 de noviembre de 2003, desde la cuenta especial COENA se emitió el cheque ZB 0001646, por un monto de 23 mil 937 dólares con 80 centavos, a favor de Élmer Roberto Charlaix Urquilla, coordinador general de la casa de campaña de Saca, quien desde el 1 de junio de 2004, con el inicio del gobierno Saca, fue secretario privado de la Presidencia. El dinero de Taiwán comenzaba a fluir hacia las estructuras electorales del partido.

Los 41 cheques para Charlaix

Élmer Roberto Charlaix Urquilla fue diputado por el partido Arena en el período 2000-2003. Luego, para la elección legislativa de 2003-2006, su nombre figuraba como candidato a diputado suplente de Guillermo Gallegos, actual diputado del partido Gana, y miembro de la comisión especial de la Asamblea Legislativa que investiga al expresidente Flores por el manejo irregular de los donativos de Taiwán.

Charlaix fue uno de los cuatro hombres claves del equipo de campaña de Saca. Una nota periodística del 18 de septiembre de 2003 consigna que René Figueroa y Roberto Murray Meza coordinarían el equipo de análisis político y de operaciones; Francisco Laínez manejaría la agenda del candidato, mientras que Charlaix sería el coordinador general de la casa de campaña.

Como coordinador general de la casa de campaña, Charlaix fue la persona que más cheques recibió de la "cuenta especial COENA", esa que según la Fiscalía recibió desde Costa Rica el dinero de Taiwán. Los montos de los 41 cheques para Charlaix suman un millón 354 mil 157 dólares.

La cuenta especial COENA, según la información recogida por la Fiscalía, había sido abierta en 1999 por Alfredo Cristiani y Roberto Murray Meza, para recibir en ella transferencias del extranjero, mover dinero hacia otras cuentas bancarias del partido y emitir cheques a favor de terceros, como por ejemplo los 20 mil dólares que Arena entregó a la Fundación Teletón en enero de 2003.

Esa cuenta recibió la primera transferencia cablegráfica del dinero relacionado con Taiwán el 28 de noviembre de 2003 y la última el 6 de mayo de 2004 por un monto de 10 millones 11 mil 123 dólares con 25 centavos. Los 10 millones corresponden a los cuatro cheques que la Fiscalía identifica al expresidente Flores como desvío de los donativos de Taiwán, mientras que el resto del dinero corresponde a los intereses que generó el depósito bancario en la cuenta costarricense.

Además de las transferencias del dinero procedente de Costa Rica, la cuenta especial COENA reportó el ingreso de otras seis transferencias cablegráficas que no tienen ninguna relación con el dinero de Taiwán recibido en la cuenta en Costa Rica. Por ejemplo, el 1 de octubre de 2003, Alfredo Cristiani transfirió a esa cuenta 29 mil 162 dólares con 6 centavos. Entre febrero y marzo de 2004, Kromanyy International, Harry Strachan Business, Textiles Contex SA, Asprey Ventures Sea Meadow HO y The Home Place Inc realizaron otras transferencias cablegráficas a favor de la “cuenta especial COENA”. El total de dinero que ingresó por esas operaciones suma 143 mil 923 dólares. Poco más de una centésima parte de los 10 millones que el Centro de Estudios Políticos “Dr. José Antonio Rodríguez Porth” remesó desde Costa Rica hacia el partido Arena.

Una vez que el dinero llegó a la cuenta especial COENA, los fondos tuvieron tres destinos: la mayor parte pasó a 27 cuentas que Arena manejaba en el Banco Agrícola y Banco Cuscatlán, otra parte se usó para pagar a proveedores de la campaña y el último destino del dinero fueron cheques a nombres de personas naturales.

El Faro ha logrado documentar el destino de un total de 8 millones 581 mil 806 dólares con 91 centavos. De ese monto, 2 millones 624 mil 955 dólares con 76 centavos corresponden a siete cheques para el pago de proveedores de la campaña, como por ejemplo la encuestadora Rivera Research o la empresa de bebidas La Constancia. Otros 103 cheques que salieron de la cuenta especial COENA se giraron a nombre de personas naturales. Es donde el nombre de Élmer Charlaix más se repite.

El exsecretario privado de la Presidencia recibió el primer cheque lo recibió el 25 de noviembre del 2003 cuando solo había pasado una semana desde que el primer millón de dólares relacionados con Taiwán fue depositado en la cuenta del partido. El último cheque a su nombre data del 18 de mayo de 2004 y fue por un monto de 25 mil dólares.

En algunos casos Charlaix solo sirvió de “puente” para que el dinero de esos cheques llegara a otras cuentas del partido. Por ejemplo, el cheque ZB 0001902, emitido el 6 de enero de 2004, se remesó hacia una cuenta del Banco Agrícola llamada “Arena Campaña Presidencial 2004”.

Los cheques con montos más altos a nombre de Charlaix registrados por la Fiscalía son dos: el ZB 0002387, por 100 mil 800 dólares que data del 30 de marzo del 2004, y el ZB 0002442, del 4 de mayo de 2004, por la cantidad de 200 mil dólares. El cheque con la cantidad más pequeña fue uno de 10 mil dólares, el ZB 0001901, del 6 de enero de 2004.

Cuando la cuenta especial COENA giró esos cheques ya había recibido 10 transferencias cablegráficas desde Costa Rica, que totalizaban los 10 millones de dólares. Por el ritmo de las transacciones se pone en evidencia que a medida que la fecha de las elecciones se acercaba los depósitos de dinero se aceleraban. En febrero de 2004 se hicieron dos transferencias que sumaban 2.3 millones, mientras que en marzo hubo otras tres transferencias por 3 millones de dólares más.

El rastro de dos expresidentes

Exactamente dos meses después de abrir la cuenta a nombre del Centro de Estudios Políticos y de depositar 5 millones de dólares en Costa Rica, el nombre del expresidente Francisco Flores vuelve a aparecer el 28 de enero de 2004, fecha en que el cheque 2066 por 2 millones de dólares y el cheque 2067 por 3 millones, son abonados a esa cuenta.

Los fiscales, al amparo de un informe del Ministerio de Relaciones Exteriores salvadoreño, relacionan esos dos cheques con donativos de Taiwán. Los investigadores sostienen que el cheque por 2 millones de dólares estaba destinado para Pequeños Proyectos Para el Desarrollo Económico y Social; mientras que el cheque de 3 millones de dólares era para construir viviendas permanentes para los afectados por los terremotos.

El 28 de enero de 2004, cuando esos 5 millones de dólares ingresaron a la cuenta que el CEP tenía en el Cuscatlán International Bank & Trust, a dos de las cuatro primeras personas que tenían firma autorizada se les había quitado ya esa potestad. En lugar de Eduardo Zablah y de Antonio Salaverría habían sido nombrados Juan Tennant Wright Castro y Elías Antonio Saca.

Saca y Wright Castro tuvieron firma autorizada desde el 26 de noviembre de 2003. Ellos, junto con Balzaretti Kriete y Ávila Qüehl, eran los responsables de esa cuenta que, el 2 de diciembre de 2003, realizó una transferencia cablegráfica a favor del partido Arena por un monto de 1.7 millones de dólares. Un tercer envío de dinero data del 8 de enero de 2004 y es por un monto de 2 millones de dólares.

Las tres transferencias cablegráficas, entre noviembre de 2003 y enero de 2004, dejaron a la cuenta en Costa Rica con apenas 300 mil dólares del total del dinero relacionado con los donativos de Taiwán. Pero a finales de ese mes, el 28 de noviembre de 2004, con los otros dos cheques que el expresidente Flores depositó, la cuenta volvió a manejar cifras millonarias. Aquí aparece otro hilo de esa telaraña de cheques y cuentas bancarias, que une al expresidente Flores con el expresidente Saca: es Flores o alguien en su nombre quien depositó los 5 millones y es Saca quien en ese momento tenía firma autorizada en esa cuenta.

Saca, entonces candidato, estaba presente en los dos extremos del flujo de dinero. Tenía firma autorizada en la cuenta de Costa Rica (la que recibe los 5 millones de dólares) y desde el 28 de noviembre de 2003 también tenía firma autorizada en la cuenta que recibía el dinero en El Salvador, la cuenta especial COENA.

De las cinco personas que tenían firma autorizada en la cuenta especial COENA (Acosta Oertel, Salaverría, Zablah, Berdugo Muñoz y Murray Meza), solo uno se mantuvo con esa potestad tras la asunción de Saca como presidente de Arena: Berdugo Muñoz. Además de Berdugo y Saca, la otra persona con firma autorizada a partir de ese momento fue Juan Tennant Wright Castro.

La matrix de los cheques

La cuenta especial COENA es una especie de cuenta madre, una matriz que produce cheques y redistribuye el dinero relacionado con Taiwán. El Faro ha tenido acceso parcial a documentos bancarios y ha logrado comprobar que de esa cuenta madre salieron 5 millones 956 mil 851 dólares con 15 centavos para otras cuentas relacionadas con actividades de la campaña de Arena.

La mayor parte de ese dinero, 4 millones 284 mil 299 dólares con 29 centavos, pasó de la cuenta madre a otras cinco cuentas que el partido Arena tenía en el Banco Cuscatlán: “Arena Casa por Casa” se llamaba una, “Arena Presencia Territorial” era otra, “Arena Mitines y Eventos” una tercera. Las últimas dos fueron bautizadas ambas como “Arena Movilización Ciudadana”.

De esas cinco cuentas, la que más dinero recibió es “Arena Presencia Territorial”: un monto de 2 millones 63 mil 848 dólares con un centavo. 10 días después de la llegada del primer millón relacionado con Taiwán, el 28 de noviembre de 2003, a esa cuenta se le giró un cheque por 426 mil 675 dólares. En ella se ingresaron otro cheque por 325 mil 800 dólares, con fecha 3 de diciembre de 2003, y dos cheques en marzo de 2004, cada uno por 200 mil dólares.

En la cuenta “Arena Casa por Casa” el cheque de mayor monto corresponde a 501 mil 740 dólares y data del 23 de diciembre del 2003, once días antes de que el entonces candidato Saca visitara a los salvadoreños casa por casa.

En la cuenta “Arena Mitines y Eventos” el cheque más voluminoso es por 173 mil 970 dólares. Fue extendido el 23 de diciembre de 2003. Mientras que en la cuenta “Arena Movilización Ciudadana” el cheque más grande es por 50 mil dólares, dinero que se giró desde la “cuenta especial COENA” el primero de marzo de 2004.

Estas cinco cuentas en el Banco Cuscatlán parecen ser las piezas más importantes del engranaje financiero electoral de Arena. Pero la cuenta madre también emitió cheques para alimentar otras 21 cuentas que Arena tenía en el Banco Agrícola: “Arena Día D”, “Arena ElNido”, “Arena San Salvador”, “Arena Chalatenango” o “Arena Usulután” son algunas de esas cuentas a las que se movió un millón 672 mil 551 dólares con 86 centavos en total, según los cheques en poder de El Faro.

Un cheque por 384 mil 50 dólares, del 17 de febrero de 2004, es la cantidad más alta que se depositó en la cuenta “Arena Día D”. En total a esta cuenta se giraron tres cheques que suman un millón 216 mil 939 dólares.

Del dinero que se movió al Banco Agrícola, la cuenta “Arena San Salvador” es el segundo destino más frecuente de los cheques. En ella se depositaron 378 mil 632 dólares.

Los cheques para Saca y sus allegados

La última vez que la cuenta especial COENA recibió una transferencia cablegráfica desde Costa Rica fue el 27 de abril de 2004. Ese día, el Centro de Estudios Políticos "Antonio Rodríguez Porth” envió al partido Arena los últimos 11 mil 118 dólares que se generaron como intereses del depósito de 10 millones de dólares. Y ese mismo día, una vez que los fondos fueron enviados hacia San Salvador, la cuenta fue cerrada.

Tres días más tarde, el 30 de abril de 2004, de la cuenta madre en El Salvador salió el cheque ZB 0002399, por un monto de 100 mil dólares, a nombre del expresidente Elías Antonio Saca. El Faro llamó a las oficinas del Grupo Samix para preguntar al expresidente en concepto de qué recibió ese cheque y si estaba al tanto de que esa cuenta redirigía dinero relacionado con los donativos de Taiwán.

¿Sabía Saca que dos cheques a nombre del expresidente Flores fueron depositados en la cuenta bancaria de Costa Rica en la cual él tenía firma autorizada? ¿Sabía que en la cuenta especial COENA, durante el período en que él tuvo firma autorizada, se recibieron 11 transferencias cablegráficas desde esa cuenta en Costa Rica por más de 10 millones de dólares? ¿Sabía que los millonarios donativos de Taiwán se usaron para la campaña que lo llevó a la presidencia?

Al cierre de esta nota no había respuesta del expresidente. La mañana del miércoles 1 de octubre la asistente de Saca dijo que el empresario no se encontraba en su oficia porque estaba incapacitado, y que hacía más de 24 horas que no aparecía por su oficina. Se le hizo saber al tema del que se quería hablar con él y se le explicó básicamente la informacion en poder del periódico. Añadió que cuando el exmandatario volviera le trasladaría la solicitud de entrevista.

Además de los cheques para Saca y Charlaix, un diputado aparece entre las personas que más dinero recibieron desde la cuenta especial COENA. Ese diputado es Santos Adelmo Rivas, un dirigente agrícola que trabaja en el departamento de Sonsonate y que fue diputado suplente de Arena en el período 2009-2012. En la última elección legislativa fue elegido diputado por Arena, pero migró hacia las filas de Gana.

Santos Adelmo Rivas recibió 13 cheques de la cuenta especial COENA, que suman 209 mil 150 dólares. Los cheques los recibió entre el 5 de diciembre de 2003 y el 25 de marzo de 2004, período que coincide con las transferencias desde Costa Rica de dinero relacionado con Taiwán. El cheque con la cantidad más alta es uno por 52 mil dólares y el de la suma menor es por 774 dólares.

El diputado Rivas trabajó durante algún tiempo como coordinador regional de la zona occidental de la Asociaciones Cooperativas de Producción Agropecuarias Integradas (ACOPAI). El 11 de marzo de 2004, esta organización recibió de la cuenta especial COENA un cheque por 8 mil 400 dólares. El pasado miércoles, al diputado Rivas se le envió un correo electrónico a la cuenta oficial del legislador que la Asamblea Legislativa ha puesto a disposición para que se le contacte. En ese mensaje se le pedía una entrevista para que explicara por qué recibió esos cheques y cuál fue el destino del dinero. Al cierre de esta nota no había respondido.

Los cheques de la cuenta especial COENA no son el único punto de encuentro entre el diputado Rivas y ACOPAI. En una investigación de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, el diputado y la cooperativa también aparecen en un caso de presunta corrupción en el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA). Ese caso que está bajo investigación judicial se puede resumir así: entre 2008 y 2009, el diputado Rivas y otras ocho personas recibían un salario del ISTA, aunque nunca laboraron para el ISTA. O dicho de otra manera, el ISTA pagó el sueldo a personas que trabajaban para ACOPAI.

Además de políticos, entre los destinatarios de la cuenta especial COENA destaca la locutora y presentadora Elena Villatoro. Cuatro cheques, que suman 120 mil 279 dólares, fueron girados a su nombre a inicios de 2004. Consultada al respecto, Villatoro aceptó que los cheques estaban a su nombre, pero alegó que, luego de cobrar el dinero, lo entregó a una casa de campaña de Arena para la cual ella trabajaba en aquel tiempo.

Otras dos personas que cobraron, en conjunto, 19 cheques por más de 100 mil dólares ya fallecieron. Uno de ellos fue Adolfo Tórrez, quien hasta 2009 fue director departamental de Arena en San Salvador. Él recibió 52 mil 550 dólares entre el 1 de diciembre de 2003 y el 26 de marzo de 2004. El cheque con la cantidad más grande fue por 28 mil dólares y el más pequeño por mil 600 dólares.

Durante el gobierno de Saca, Tórrez fue director departamental de Arena en San Salvador, pero el 16 de abril de 2009, la cúpula arenera lo destituyó luego de que El Faro revelara una conversación telefónica en la que Tórrez pedía medio millón de dólares al diputado prófugo Roberto Carlos Silva Pereira para librarlo de una investigación por lavado de dinero. El 2 de junio de 2009, Tórrez murió por herida de balaa pocos metros de la puerta de su casa. Sin mayores investigaciones, la Fiscalía y la Policía concluyeron que se trató de un suicidio.

Otra persona que recibió cheques de la “cuenta especial COENA” es Eduardo d´Aubuisson, uno de los hijos del fundador del partido Arena. Él recibió 50 mil 730 dólares, pero es importante precisar que solo 33 mil dólares están próximos al período en que la cuenta recibió las transferencias desde Costa Rica: entre el 10 de diciembre de 2003 y el 30 de abril de 2004.

En los comicios de 2006, D´Aubuisson fue elegido diputado al Parlamento Centroamericano (Parlacen). El 19 de febrero de 2007, él y otros dos diputados al Parlacen -William Pichinte y Ramón González- fueron asesinados en Guatemala. El crimen fue ejecutado por una banda de policías corruptos ligados a narcotraficantes.

Al revisar el período en que la cuenta especial COENA fue alimentada con dinero relacionado con los donativos de Taiwán también se encuentra que René Figueroa, asesor de la campaña, segundo al mando de Arena cuando Saca fue el presidente del partido, y eventualmente ministro de Seguridad durante el gobierno de Saca, recibió un cheque por 32 mil 464 dólares. Ese cheque, el ZB 0001878, fue emitido el 23 de diciembre de 2003.

Otras personas que ocuparon cargos importantes durante el gobierno de Saca también tienen cheques a su favor, pero por cantidades pequeñas. Rodrigo Ávila, exdirector de la Policía y candidato presidencial de Arena en la elección de 2009, recibió de la cuenta especial COENA 3 mil 200 dólares. Ávila ha declarado a El Faro que recibió ese dinero como director departamental de Arena en La Libertad y que su destino era financiar actividades de campaña en ese departamento. No conocía, dice, el origen de los fondos. César Daniel Funes, que con Saca fuera secretario de la Juventud y presidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados, recibió mil 214 dólares. Funes afirma que ese dinero "seguramente fue un reembolso por los gastos de viaje" en que incurrió para representar al partido Arena en un congreso de la Unión de Partidos Políticos de Latinoamérica (UPLA). "No sé quién era el responsable, políticamente hablando, de saber que esos fondos eran de Taiwán", dice César Funes. "Según yo el partido solo se financiaba con la deuda política y con donaciones y actividades del partido".

Otro cheque, emitido en favor de la que fuera presidenta del Registro Natural de las Personas Naturales, Miriam Mixco, es por un monto de 15 mil dólares, y data del 18 de marzo de 2004. Miriam Mixco responde: "Yo no tenía por qué saber el origen (de esos fondos) porque no estaba en ninguna estructura del partido. Siempre he manejado cuestiones electorales y fue un cheque de Arena para manejo de la venida de observadores internacionales, sobre lo cual liquidé y hasta devolví más de $6 mil. Ni la gente que trabajó conmigo, ni yo, nunca hemos cobrado un cinco por el apoyo que le damos al partido, en cada elección, desde que nació. ¿Y uno qué va a saber de dónde vienen los fondos al partido si hay empresas y personas que colaboran mensualmente?", dice.

La exvicepresidenta durante la administración Saca, Ana Vilma de Escobar, hoy diputada por Arena, recibió un cheque por 6 mil dólares el 19 de julio de 2004, ya iniciado el gobierno. Contrario al grueso de desembolsos que ocurrieron entre octubre de 2003 y marzo de 2004, el de ella no se efectuó en tiempo de campaña. “Mire, no me acuerdo, no sé, puede ser que ese dinero haya servido para pagarme algo que me debían", dice De Escobar, que consultada por teléfono este jueves 2. "No hice gastos durante la campaña, acuérdese que nunca he sido del Coena ni nada. Puede ser que hubiera sido un dinero que me debían a mí”. 

El Faro le hizo notar que, en todo caso, el dinero que se empleó para financiar la campaña la beneficiaba directamente como compañera de fórmula de Saca. "Yo iba a los eventos y mitines y asumía que el dinero era de los cooperantes tradicionales de El Salvador. Jamás participé en una reunión del Coena, ni me tomaron en cuenta, ni me llamaron para eso. Ustedes parecen no entender eso. ¿Que no ve que él (Saca) tenía a René Figueroa, a Élmer Charlaix, al Chele (Julio) Rank, a César Funes?”, respondió.

Escobar añade que, como candidata a la vicepresidencia, no tuvo una campaña individual y que todoa la inversión de fondos fue en función del candidato a presidente. “(Si sabían de dónde provenían los fondos) es una pregunta que ellos deben responder. Yo no fui íntima de Tony Saca como para que me confiara nada".

El dinero relacionado con Taiwán incluso alimentó la cuenta del partido Arena para que se emitieran cheques a nombre de personas que ahora se pronuncian por la expulsión del expresidente Flores de Arena, comoel alcalde de Ahuachapán, Rafael Morán Orellana, que recibió cheques que suman 4 mil 800 dólares.

Del total de personas relacionadas con las cuentas bancarias y los cheques de Taiwán, los querellantes particulares del caso, las organizaciones ISD y FESPAD, han pedido al juez Levis Italmir Orelllana que llame a declarar a las siguientes personas: Juan José Daboub, Gerardo Balzaretti Kriette, Guillermo Ávila Qüehl, Antonio Salaverría, Eduardo Zablah, Elías Antonio Saca, Elías Jorge Bahai, Eduardo Berdugo Múñoz, Juan Tennant Wright, Ana Vilma de Escobar, Francisco Laínez, Mauricio Samayoa, Ricardo Harold Kriete y Carlos Boza Delgado.

En una resolución que data del 30 de julio de 2014, el juez dibuja un futuro jurídico incierto para las personas mencionadas en el párrafo anterior. “La investigación ha descubierto que dichas personas eventualmente podrían tener un grado de responsabilidad penal en los hechos investigados, calidad que desde luego corresponde atribuir a la Fiscalía General de la República. Por ese motivo, se omitió ordenar las entrevistas para no generar un equívoco sobre la calidad procesal en la que deben comparecer a un juicio penal y convertir en testigo a un sujeto que eventualmente podría ser imputado”.

* Con reportes de Gabriel Labrador.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad