Publicidad

Quijano renuncia a la reelección para evitar división en Arena

Tras semanas de especulaciones, el alcalde capitalino y excandidato a la presidencia, Norman Quijano, renunció a buscar un tercer mandato en marzo de 2015. Su partido le ofrece, en compensación, buscar un escaño legislativo para el período 2015-2018. En su comparecencia pública Quijano sugirió que su postulación a la reelección se había convertido en un factor de división partidaria. Su candidatura a la presidencia en 2014 ya provocó fricciones internas en Arena.

Gabriel Labrador y Ricardo Vaquerano

 
 

Esta foto es del 9 de marzo 2014, cuando Norman Quijano llega frente a sus seguidores para denunciar un supuesto fraude en la segunda ronda de las elecciones presidenciales. Quijano quiere un puesto de dirección en el partido. Foto de Archivo de Fred Ramos.
 
Esta foto es del 9 de marzo 2014, cuando Norman Quijano llega frente a sus seguidores para denunciar un supuesto fraude en la segunda ronda de las elecciones presidenciales. Quijano quiere un puesto de dirección en el partido. Foto de Archivo de Fred Ramos.

El 18 de septiembre el alcalde de San Salvador, Norman Quijano, dijo a un periodista del canal 12 de televisión: "Mi candidatura para la alcaldía de San Salvador en 2015 está firme". 20 días más tarde, este miércoles 8 de octubre, el hombre que hace solo siete meses estuvo a punto de ganar la presidencia de la República anunció que abandonaba la postulación. Aunque no explicó con detalle las razones de su renuncia a luchar por la reelección, dio a entender que su partido, Arena, no le estaba brindando respaldo unánime.

"Si mi partida es más beneficiosa para el país y para el partido que mi permanencia, pues me aparto", dijo Quijano, lacónico, en una breve conferencia de prensa en la alcaldía de San Salvador, rodeado de su concejo municipal. De inmediato hizo alusión a la elección presidencial que perdió por poco más de 6,000 votos en marzo pasado, y reiteró la idea de la división interna: "Arena no puede ir a otra elección dividida, especialmente cuando se trata de defender una de las plazas más emblemáticas del país".

El retiro de Quijano cuando solo faltan cinco meses para la elección deja la contienda por la capital, por ahora, con tres aspirantes: Nayib Bukele, por el izquierdista FMLN; Walter Araujo, por Gana, y Roberto Cañas, por Cambio Democrático.

Quijano, de 67 años y con una larga carrera política como diputado, logró en 2009 terminar con 12 años de gobierno del FMLN en la capital, al derrotar por estrecho margen a la entonces alcaldesa Violeta Menjívar: 86,000 contra 80,000 votos. Tres años más tarde, derrotó con facilidad a Jorge Schafik Hándal, con un 50 % de ventaja: 89,000 contra 59,000 votos. A pesar de esos triunfos, y del ajustado margen por el que perdió la elección presidencial, Quijano hizo el anuncio sobre el cual se especulaba en el ámbito político desde hace meses: "He decidido cerrar este ciclo, he decidido no buscar otro período como alcalde de San Salvador".

Una vez que hizo su declaración, Quijano se retiró de la sala de sesiones de la alcaldía, sin atender las preguntas de la prensa. Más tarde, en una comparecencia aparte en la sede del partido, la dirección de Arena le agradecería su trabajo y le ofrecería una candidatura para buscar un escaño de diputado en las elecciones municipales y legislativas de marzo de 2015.

Aunque en la competencia por diputaciones Arena también ha logrado superar al FMLN en los últimos enfrentamientos, 2014 no ha sido un buen año para el partido de derechas. Pocos días después de que Quijano perdiera por una amplia diferencia la primera ronda por la presidencial en febrero, y en plena preparación para la segunda ronda de marzo, el que era el principal asesor de campaña de Norman Quijano, el expresidente Francisco Flores, admitió ante una comisión investigadora de la Asamblea Legislativa que durante su gobierno recibió de manera directa y repetida millonarios donativos de Taiwán, cuyo destino final no aparece en ningún registro oficial. El caso terminó en una acusación penal que tiene por ahora a Flores en detención preventiva mientras la Fiscalía depura la acusación por corrupción. 

La investigación de la Fiscalía ha lanzado una mancha sobre la imagen de Arena, pues determinó que al menos 10 millones de dólares donados por Taiwán para atender a las víctimas de los terremotos de 2001 y a sectores en pobreza, fueron desviados hacia cuentas bancarias que el partido usó para financiar la campaña electoral de Arena en 2004, que terminó con Antonio Saca en la presidencia.

El futuro incierto de un alcalde y un partido

Por ahora no hay certeza sobre el futuro político de Quijano, quien antes de llegar a la Asamblea Legislativa en 1994 había sido ejecutivo en la alcaldía de San Salvador cuando Armando Calderón Sol fue alcalde. Aquella tarde del 18 de septiembre, cuando Quijano aseguraba al periodista del canal 12 que su candidatura estaba firme y que solo hacía falta que la ratificara la asamblea general del partido, el presidente de Arena, Jorge Velado, respaldaba las declaraciones del alcalde. "Hace pocas semanas nosotros fuimos claros: de los 116 alcaldes de Arena, 106 irán a reelección, y uno de ellos es Norman Quijano", dijo después de reunirse con Quijano.

Casi tres semanas más tarde, el discurso de Velado también ha cambiado. Una hora después de que Quijano anunciara su renuncia, la cúpula de Arena compareció ante los medios con su presidente al frente. Velado inició con elogios para el alcalde y destacó su trabajo en la comuna. Luego le hizo una oferta de trabajo para 2015: "Hoy Norman ha anunciado el cierre de un ciclo en su vida, ha decidido no participar como candidato a alcalde. Pero esto no significa que él cierra su participación en el partido. El Coena (Consejo Ejecutivo Nacional) le pide a Norman Quijano que se sume a nuestra oferta legislativa para 2015-2018, para que participe como candidato a diputado", dijo.

Para que eso ocurra, alguien debería cederle el puesto. Arena presentó su lista completa de candidatos a diputados en agosto pasado, cuando se suponía que también había quedado firme la candidatura de Quijano.

Con la renuncia de Quijano, Arena cumple dos años y medio de vivir tensiones alrededor de las pretensiones del alcalde, pero hasta ahora ningún miembro de máxima relevancia del partido había mencionado la palabra "división". De hecho, el presidente arenero, después de su conferencia, preguntó a los periodistas: "¿Cuál división? ¡Al contrario, yo lo que veo aquí es a un partido unido!" Luego se retiró.

Lo cierto es que desde la reelección de Quijano en la alcaldía en marzo de 2012, algunos sectores dentro del partido comenzaron a ver con recelo su evidente interés en la candidatura presidencial. A medida que el alcalde fue dejando claro que intentaría buscar la presidencia, sus detractores también se prepararon para intentar impedírselo. La candidatura de Quijano ganó poder poco a poco, pero también el peligro de una zancadilla creció hasta llevar al partido a una crisis latente. Solo la intervención de acaudalados empresarios en su favor, y con la intermediación del expresidente Flores, el alcalde pudo finalmente ver consolidada su pretensión.

Después de esto, y ya a las puertas de la elección presidencial de este año, en el partido se desató un debate interno sobre la conveniencia o inconveniencia de que los grandes financiadores areneros tuvieran demasiada incidencia en las decisiones internas de Arena.

Entre la multitud de areneros reunidos para escuchar a Jorge Velado este miércoles estaba Gloria Salguero Gross, fundadora del partido, expresidenta de Arena y expresidenta de la Asamblea Legislativa. Salguero Gross protagonizó hace 13 años uno de los capítulos de ruptura arenera más memorables precisamente por tensiones con el ala empresarial del partido. "Arena se ha privatizado", dijo en diciembre de 2002, y anunció su renuncia mientras denunciaba un giro para ella inaceptable en Arena: la dirección del partido acababa de quedar en manos de un grupo de millonarios que habían desplazado por primera vez de la primera línea a los políticos profesionales que habían conducido Arena hasta ese momento. Entre los nuevos dirigentes estaban Roberto Murray Meza, Ricardo Poma y Archie Baldocchi. "Mi Arena es la Arena del mayor Roberto d'Aubuisson", dijo entonces Salguero Gross, en alusión al fundador de la organización. 

Ya entonces muchos culparon de la crisis interna al entonces presidente Francisco Flores, responsable del aterrizaje de Murray, Poma y Baldocchi en la cúpula del partido. Esta animadversión se profundizó cuando, en 2003, Arena perdió la elección legislativa ante el FMLN.

La mayor crisis de Arena sobrevino en todo caso tras la derrota en la elección presidencial de 2009. Ese mismo año el partido sufrió el éxodo de 12 de los 32 diputados obtenidos el 15 de marzo de 2009. Los disidentes formaron el partido Gana. Desde entonces, Arena no ha recuperado la paz. Aunque en marzo de 2012 ganó más diputados que el FMLN, pronto perdió cinco de ellos, que emigraron hacia otras formaciones.

Con este ruido de fondo, y con la amenaza de que la historia se repita en la legislatura 2015-2018, Arena se prepara para la elección de marzo y ahora deberá buscar otro candidato a la alcaldía de la capital, una plaza vital porque este municipio y los del Área Metropolitana de San Salvador concentran un tercio de los votantes del país.

Este mismo miércoles, fuentes del partido, incluidas algunas de la dirección nacional, coincidían en que Arena está considerando al menos tres nombres para sustituir a Quijano: Erneto Muyshondt, vicepresidente de Ideología y candidato a diputado; Ana Vilma de Escobar, diputada y exvicepresidenta con Antonio Saca (2004-2009), y Edwin Zamora, diputado. Tanto Escobar como Zamora son candidatos a la reelección.

Consultados, ninguno de ellos negó la posibilidad de sustituir a Quijano. Cuando El Faro preguntó a Muyshondt si él aceptaría una postulación, soslayó el cuestionamiento: "Ahorita lo importante es que la dirigencia decida. El proceso para elegir al sucesor incluirá estudios y encuestas, y no hay plazo, aunque tiene que ser antes de la asamblea general del 19 de octubre", dijo.

La diputada Ana Vilma de Escobar, una de las que en Arena mencionan como posible sustituta, habló de esto: "Con esta decisión de Norman Quijano están ocurriendo reacomodos en la Asamblea Legislativa". Escobar dijo que no sabía que su nombre estaba en alguna lista de evaluación para competir por la alcaldía capitalina, y que de eso se había enterado por las redes sociales. "Si la dirigencia del partido me ofreciera la candidatura, tendría que estar preparada", fue lo único que dijo cuando El Faro le preguntó si aceptaría relevar a Quijano.

El tercer nombre en evaluación, Edwin Zamora, también dijo que no sabía que estaban considerando ofrecerle la candidatura. "Si me la ofrecieran, tendría que evaluarlo en su momento".

Arena había comenzado a ver con preocupación el rendimiento de Quijano en las encuestas desde el lanzamiento de Nayib Bukele como candidato por el FMLN en agosto pasado. Los sondeos del partido también incluían a otros rostros populares del partido de derechas, como la diputada por San Salvador Ana Vilma de Escobar; el diputado por San Salvador, Edwin Zamora; y el dirigente del Coena Mauricio Interiano.

En ese momento, El Faro conoció que de entre todos los areneros evaluados para la comuna de San Salvador, Quijano se mantenía con el mejor desempeño pero que sus números no eran suficientes para derrotar a Bukele.

Tanto Muyshondt como Salguero Gross y Ana Vilma de Escobar aseguraron que no saben a qué se refería Quijano cuando, en su discurso de renuncia, dijo que pretendía evitar "que Arena vaya a otra elección dividida". Muyshondt negó que el partido hubiera pedido a Quijano la renuncia, y también negó que lo que dicen los sondeos de opinión hubiera influido en el retiro de la candidatura. "Al contrario, nuestras encuestas internas nos dicen que los números de Norman Quijano son mejores que los de Nayib", dijo.

Antes del anuncio del alcalde, consultados vía telefónica, varios dirigentes y diputados de Arena habían adelantado a El Faro que a Norman Quijano solo podría sustituírsele como candidato "si él accedía a apartarse".

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad