Publicidad

Asamblea consiente de nuevo al diputado Gallegos: este viajó a Australia con invitación inexistente

Los diputados gastaron en 2013 más de un millón de dólares en boletos aéreos y viáticos. Y aunque sus "misiones oficiales" los llevaron a todo el mundo, nada o casi nada se sabe de su utilidad, pues la directiva de la Asamblea Legislativa ni verifica ni exige. Ante el desmentido de quienes presuntamente lo invitaron, Gallegos, del partido Gana, alega que el contacto se lo hizo quien hoy es el encargado de comunicaciones de Gana.

Tomás Andréu

 
 

Guillermo Gallegos, disidente de Arena y uno de los fundadores del partido Gana, está buscando la reelección por San Salvador para las elecciones de marzo de 2015. La imagen es de febrero de 2013. Foto: Archivo El Faro.net.
 
Guillermo Gallegos, disidente de Arena y uno de los fundadores del partido Gana, está buscando la reelección por San Salvador para las elecciones de marzo de 2015. La imagen es de febrero de 2013. Foto: Archivo El Faro.net.

El trámite es simple: los viajes que los diputados realizan hacia el exterior se someten a la ética de cada legislador. El resto es un acto de fe de la junta directiva de la Asamblea Legislativa. Esta buena voluntad económica se activa con un escrito que diga que tal organismo invita y las máximas autoridades autorizan el desembolso del dinero para el boleto, los viáticos y, con un poco de astucia y de suerte, el solicitante puede ir con todos los gastos pagados al destino solicitado. Y cómo no: con el derecho de que su ausencia sea remunerada, es decir: volar a otro país con goce de sueldo. Al regresar todo es pan comido: presentar un informe de un par de páginas y a esperar el próximo viaje.

Justo la excursión de uno de los directivos de la Asamblea Legislativa evidencia la carencia de controles para los gastos de viaje. Guillermo Gallegos, del partido Gana, es uno de los vicepresidentes de la Asamblea Legislativa y logró que sus compañeros de directiva le aprobaran un viaje a Sidney, Australia, en 2013. Alegó una invitación de una institución que niega que lo haya invitado. Y él, al regreso de la misión, entregó un informe en que no presenta ningún dato que pueda ser verificado sobre la realización de la misión y a los directivos eso no les preocupa. Y, ante la negativa de la organización que presuntamente lo había invitado, Gallegos alega que a él el contacto se lo hizo quien hace un par de años era cónsul salvadoreño en Australia. Esa persona hoy es clave en el partido de Gallegos, pues es el director de comunicaciones.

La Asamblea Legislativa proporcionó los datos de sus misiones oficiales del año 2013 gracias a la Ley de Acceso a la Información Pública, sin embargo, no todos los insumos facilitados por los legisladores son claros a la hora de justificar su presencia en otros países. Aun así, la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde) recolectó estos insumos para su informe de julio de 2014.

Por presión externa y lejos de la buena voluntad, el sitio electrónico de la Asamblea Legislativa, a pesar de que ha puesto a disposición del público los “informes” en formato PDF de las misiones oficiales, estos continúan sin abrirse hasta la presentación de este reportaje. El sitio vuelve a reabrir la misma ventana en una nueva pestaña. Eso ocurre con el diputado de Gana hasta con el resto de los legisladores.

El Faro buscó a los miembros de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa para saber cómo había influido el informe de Funde al momento de tramitar sus viajes. La evasión fue modesta: aseveraron desconocer tal publicación, otros sencillamente dijeron que no hablarían al respecto y otros no permitieron ni una sola pregunta sobre el tema.

Este medio tomó un caso como muestra para evaluar los viajes de la Asamblea: el boleto aéreo más caro —consignado por el mismo palacio legislativo y retomado por Funde— para una misión oficial durante 2013.

Se trata de un viaje a la ciudad de Sidney con un costo de 8,553 dólares. Según la tabla de viáticos y políticas institucionales de este órgano del Estado, para viajes hacia latitudes como Oceanía se destinan 500 dólares diarios por un máximo de nueve días, siempre y cuando se pertenezca a la Junta Directiva de la Asamblea. El diputado a quien se le concedió este vuelo corresponde a esa jerarquía y su estadía en suelo internacional fue de 10 días. Eso significa que en concepto de viáticos recibió 4,500 dólares.

El boleto aéreo junto con los viáticos dan un resultado de 13,053 dólares. Y no solo eso: a este legislador también se le pagó por los días no laborados en la Asamblea.

Sobre las millas que los parlamentarios se agencian surcando el cielo, la Junta Directiva tiene muy poco que decir. Casi nada que tenga un valor justificable. 

El sexto secretario directivo del Parlamento, Ernesto Angulo, del partido Arena, no sabe nada sobre el informe de Funde, a pesar de que este fue difundido en los grandes medios de comunicación y en las redes sociales. El tricolor afirmó que están haciendo su propio reglamento interno para ser más comedidos a la hora de viajar. La enmienda que la segunda fuerza partidaria del país hace de esta iniciativa algo cerrado en vez de someterlo a consulta de todo el pleno. El partido de derecha decidió ser inquisitivo con sus diputados luego que Angulo y Enrique Valdez regresaran de Rumania tras asistir a la Coalición Internacional de Parlamentarios para Refugiados de Corea del Norte, el pasado mes de agosto. 

“No sé de qué reporte habla. Nosotros estamos haciendo un reglamento interno. Cada fracción responderá por ellos [diputados]. Yo no me pondré a hablar de las otras fracciones. Arena va responder con un reglamento interno que va a responder de cómo se abordan las misiones oficiales. Eso es un proceso interno y nadie [del partido] está asistiendo a misiones oficiales”, responde Angulo sin más.

—¿Ustedes tienen mecanismos de control sobre estas invitaciones? ¿Un diputado podría, por ejemplo, estar cobrando al mismo tiempo los viáticos del organismo que lo invita y los que le proporciona la Asamblea Legislativa?

—Difícilmente. Eso es difícil. Eso depende de cada quién.

—Es decir, ¿lo dejan en manos de la ética de cada diputado?

—Claro. No tenemos forma de estarlo chequeando.

—¿Fe ciega?

—Mire, lo que pasa es que [a los viajes] van varios diputados y todos avalan un informe. La junta directiva no puede echar otro viaje o estar hablando por teléfono [para verificar el cumplimiento de la misión] . ¡Si no somos un colegio! Se supone que una persona presenta un informe de lo que ha realizado.

Otra voz de la junta directiva, Lorena Peña, cuarta vicepresidenta, del partido FMLN, se rehusó a comentar la situación alegando que la información sobre los viajes legislativos está contaminada por los intereses del partido Arena. "No comento opiniones de Funde porque siento que ya trae un recorrido de actuar en consonancia con los ejes mediáticos de Arena y sus medios de comunicación afines". Al preguntársele cómo saber que no hay mentiras y corrupción en los viajes y si estos ofrecen resultados papables en el trabajo legislativo, Peña se limitó a responder que quien desee saber más puede hacer las consultas en Internet. "Cualquier duda sobre las misiones oficiales legislativas puede resolverla entrando al portal de transparencia donde están los informes de las misiones oficiales".

De los informes, no obstante, solo aparece su ícono en PDF. Y sobre el boleto que costó 8,553 dólares solo se dice que un diputado del partido Gana fue a Sidney, Australia, a "atender invitación de APROQUEMES". Se trata de un legislador con muchas horas de vuelo, experto en surcar el cielo y no conocer fronteras. La forma en que ha acumulado sus millas ya ha figurado en este periódico.

El 15 de noviembre de 2011 El Faro publicó que la Asamblea Legislativa asignó a Guillermo Gallegos una misión que consistió en dos viajes a España. Su salida costó unos 17,000 dólares. El dirigente del partido Gana fue nombrado jefe de la delegación hacia el viejo continente, pero el resto de sus colegas ni lo vieron. Todo quedó como una misión no ejecutada, aunque el diputado cobró los viáticos en ambas salidas.

Este mismo medio publicó el día 13 de mayo de 2013 que Guillermo Gallegos recibió una invitación firmada por su mismo asesor legislativo para viajar de nuevo a España. Con ese documento la Junta Directiva le otorgó el permiso para salir del país, le compró el boleto y le otorgó los viáticos. 

Con estos antecedentes, la Junta Directiva del Legislativo no tuvo reparos ni en concederle esta otra misión a Sidney ni ha cambiado los mecanismos en cómo se asignan los viajes. Tampoco hay novedades en cómo deben presentarse los informes una vez que los diputados han finalizado su periplo por otros países. Incluso, el miembro de Gana afirmó que ya tienen hasta un formato en cómo deben presentarse. El de Gallegos no llega ni a 500 palabras y es un escrito tan accidentado como escueto en el que las mayúsculas, las minúsculas y los signos de puntuación se colocan de la forma más arbitraria como quien asigna un paseo al azar, y en el que no hay ningún dato verificable, ningún nombre de persona o de organización o de lugar preciso donde se realizaran las actividades que él dice desarrolló en la ciudad australiana.

La Asamblea Legislativa está presidida por el diputado Sigfrido Reyes, del FMLN. En la legislatura anterior (2009-2012), Reyes tuvo oportunidad de probar la silla presidencial legislativa en 2011, gracias a que un pacto con los diputados disidentes de Arena —entre quienes está Gallegos— reformaron la integración de la Junta Directiva para ese trienio. Cuando asumió el cargo por primera vez, el 1 de febrero de 2011, Reyes prometió terminar con la oscuridad con que se había administrado la Asamblea y ofreció, en cambio, transparencia y apertura, tanto en el área de legislación como la administrativa.

Escribo, por lo tanto, viajo

Más claro, imposible: no lo invitaron. Aproquemes significa Asociación Pro Niño Quemado de El Salvador. Este organismo figura en un documento con el que al diputado Gallegos le autorizan salir de El Salvador hacia la ciudad de Sidney, Australia.

Buscamos a las autoridades de esta entidad y se quedaron sorprendidas por la información que el mismo portal de la Asamblea Legislativa proporcionaba. Creyeron que todo debía de ser una broma macabra de alguien que sin corazón se metía con niños cicatrizados por el infortunio. Luego hicieron llegar una carta a esta redacción para informar que en sus registros no existe tal invitación al diputado Gallegos.

Este medio preguntó, entonces, si existía otra Aproquemes y dijeron que sí, pero en Australia. El Faro se contactó con esta otra institución. La fundadora y presidenta de Aproquemes Australia, Ana Sorto, le envió un correo electrónico a este medio y dijo: "Aproquemes Australia no involucra política. En ningún momento nuestra organización ha hecho invitación al Sr. Guillermo Gallegos, diputado de El Salvador, para venir a Australia en sus misiones oficiales".

Escribió, luego viajó. El día 9 de agosto de 2012, sin embargo, el vicepresidente de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa, Guillermo Gallegos, escribió una carta: “En mi calidad de Diputado y Vicepresidente de la Honorable Junta Directiva de esta Asamblea Legislativa por Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), solicito a ustedes su autorización para atender invitación de la Asociación APROQUEMES para promover el voto en el exterior; que se llevará a cabo desde el 02 al 12 de noviembre del presente año en la ciudad de Sidney-Australia… En base a lo anterior, pido se me conceda permiso con goce de sueldo, boleto aéreo y los viáticos para aceptar dicha invitación”.

El acuerdo de junta directiva 481 le da el mismo día una respuesta a Gallegos: legalmente designado para misión oficial hacia la ciudad de Sidney, Australia “para que atienda invitación de Asociación APROQUEMES a fin de participar en reuniones de promoción del voto en el exterior del 2 al 12 de noviembre del corriente año [2012] debiéndosele pagársele el sueldo (…), boleto aéreo y viáticos correspondientes”.

La fotografía es parte de la campaña: There´s nothing like Australia, que actualmente realiza el Estado australiano para promever el turismo en ese país de Oceanía.
 
La fotografía es parte de la campaña: There´s nothing like Australia, que actualmente realiza el Estado australiano para promever el turismo en ese país de Oceanía.

Para los comicios presidenciales de 2014 faltaba más de un año y las elecciones de alcaldes y diputados habían sido en marzo.

Pero el día 3 de octubre de 2012 ocurrió una modificación en el acuerdo 481 y la Junta Directiva de la Asamblea pidió que todo se mantuviese como antes lo había solicitado el diputado Gallegos, excepto la fecha en la que tendría que salir del país. El nuevo acuerdo —798— mueve el viaje de los días 2 al 12 de noviembre de 2012 a los días 8 al 17 de marzo de 2013.

El diputado de Gana obtuvo por segunda vez luz verde para su viaje a Oceanía.

Al diputado Gallegos se le preguntó sobre su visita a la ciudad de Sidney. Dijo que efectivamente fue invitado y que la conexión se la hizo el excónsul de El Salvador en Australia, Erving Ortiz. Cuando se le mencionó sobre la invitación de APROQUEMES dijo: “Sobre ese hecho no hablamos en particular” e insistió en que el contacto lo hizo Ortiz, y añadió: “Tuve una reunión, pero no precisamente con APROQUEMES”. De nuevo se le hace ver que hay un documento en el que él afirma por escrito que ha recibido una invitación de APROQUEMES y solicita permiso para atenderla. Junto a eso, también pide goce de sueldo, boleto aéreo y viáticos para aceptar dicha invitación; pero Gallegos insiste en que fue Ortiz quien coordinó todo y que la explicación del caso recae en otra persona:

“No sé si la invitación fue oficial de APROQUEMES, quien la tramita, quien me la entrega, quien me la da, quien me la gestiona es Erving Ortiz”, reitera. Ortiz, por cierto, es un expresentador de noticias de televisión y excandidato a alcalde de San Marcos por el mismo partido de Gallegos, Gana, en 2012.

En alguna parte del camino sucedió un timo, porque Gallegos se va de viaje con una invitación extendida a otra persona y que compromete a una entidad que se siente ofendida al usar su nombre en beneficio de un político salvadoreño y esto involucra a las máximas autoridades de la Asamblea Legislativa que conceden un viaje con los gastos pagados sin verificar ni pedir justificaciones sólidas para viajar.

El parlamentario viajó solo. Aunque el reglamento interior de la Asamblea Legislativa, en su artículo 61, establezca que las misiones al exterior serán plurales. Gallegos es su único testigo. El informe que presentó no tiene ni un dato verificable, ni un nombre de persona o de institución con la que haya realizado o coordinado alguna actividad. El informe no tiene ningún detalle de algún lugar de la ciudad de Sidney donde Gallegos haya tenido alguna reunión de trabajo, donde haya expuesto la situación del voto en el exterior o donde haya montado una conferencia o donde haya participado en un conversatorio. El informe no menciona ninguna organización cívica con la que se pueda corroborar nada. Aunque el reglamento interior de la Asamblea Legislativa en el artículo antes mencionado establece que debe presentar un informe "debidamente documentado". Nada está documentado en él. Gallegos responde: “No se me pide ninguna información de esa manera. Presento algo en términos generales y un poco de las inquietudes que se tienen. Básicamente presentamos un informe que de alguna manera ya tiene un formato”.

Gallegos insiste en que la persona clave para su viaje fue Erving Ortiz, quien hoy es el director de comunicaciones del partido Gana. “APROQUEMES es una de las instituciones con las que también sostuvimos mucho trabajo conjunto, trabajo para recaudación de fondos. Acuérdese que esta es una institución que apoya a los niños quemados en El Salvador (…) si me pregunta el nombre de con quién hablamos en ese momento, no le puedo decir, porque son como tres o cuatro personas que están en Aproquemes, Australia. De hecho, solo manejan números celulares (…) pero, efectivamente, la invitación existió por parte de ellos”, asegura Ortiz.

El excónsul afirmó que proporcionaría las pruebas sobre la invitación, pero estas no llegaron. Sin embargo, el miembro de Gana hace una reconstrucción sobre los hechos:

"Fue para conocer cómo se iba a manejar el voto en el exterior”. Esta nació “por teléfono y después mandaron una carta”. Afirma que hubo varias organizaciones en Australia que deseaban conocer cómo se implementaría el sufragio fuera de El Savlador, pero el diputado Gallegos tramita su salida del país hacia Oceanía a través del uso del nombre de APROQUEMES. El excónsul no dimensiona que hay un documento que indignó a una institución apolítica y ajena a los intereses del parlamentario salvadoreño.

Aproquemes Australia fue consultada una segunda vez sobre si hubo una persona llamada Erving Ortiz que hubiera conversado con autoridades de la institución para una invitación al diputado Gallegos. La respuesta de su presidenta, Ana Sorto, sugiere claramente la sospecha de que alguien está mintiendo: "Si alguna persona está usando el nombre para sacar beneficios políticos está en un grave problema, pues el Comité está respaldado por Consumer Affairs, aquí en Australia (Departamento de Justicia)".

En el informe de Funde, Gallegos aparece en tres categorías: ocupa el primer lugar con el boleto más caro comprado durante el año 2013. Luego aparece en la posición número ocho al estar entre los parlamentarios que más viáticos recibieron en 2013: 11,775 dólares. Finalmente, el dirigente del partido Gana y candidato a la reelección como diputado vuelve a ocupar la casilla número ocho al estar entre los legisladores que más se ausentaron por atender misiones oficiales.

Según Funde, Gallegos tuvo 31 días de viaje gracias a cuatro misiones oficiales que costaron en concepto de boletos aéreos y viáticos 36,821 dólares.

El Faro buscó el informe de Gallegos sobre su viaje a Sidney, Australia. Un miembro de la Junta Directiva de la Asamblea —quien pidió anonimato— buscó el expediente y más de un año después este no existía. Entonces se invocó a la Oficina de Información Pública para obtener una copia del informe. La solicitud se hizo el día 13 de octubre. La respuesta llegó un 24 del mismo mes. Extrañamente, sobre el nombre y la firma del diputado de Gana aparece la fecha "20 de octubre". Es decir: el informe, al parecer, se construyó hasta después de cuando este medio lo solicitó.

El viaje a la ciudad de Sidney tuvo un costo aproximado de 13,053 dólares. Al boleto y a los viáticos también hay que incluirles la ausencia laboral de 10 días en la Asamblea Legislativa con goce de sueldo. Sobre esto, el legislador pide que se mire el vaso medio lleno: “Por lo menos tuve la oportunidad de reunirme con unos 50 salvadoreños con los contactos que nos hizo nuestro cónsul. Fue una oportunidad muy valiosa que ellos tuvieron de compartir con mi persona y yo con ellos”.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad