Publicidad

"El agitador social más importante que hay en México se llama Peña Nieto"

México está convulsionado. Las enérgicas protestas de la ciudadanía en la calle son algo que desde hace 40 años no ve el periodista y productor de televisión Epigmenio Ibarra. Esta es la visión que un mexicano tiene sobre la crisis sociopolítica que vive su país. Este hombre que cubrió la guerra salvadoreña sostiene que en México ya ni siquiera se puede hablar de Estado fallido: "Hay Estado criminal o un Estado inexistente", dice.

Tomás Andréu

 
 

Fue testigo del plomo que bañó a El Salvador durante la guerra civil. Estuvo con la insurgencia nicaragüense y en la selva con las FARC. No entendió Sarajevo ni Bagdad, pero estuvo ahí. De corresponsal de guerra ha pasado a ser productor de televisión y ha vuelto a El Salvador para echar a andar un proyecto que retoma el asesinato de los jesuitas de la UCA.

Productor mexicano Epigmenio Ibarra. Foto: Fred Ramos
 
Productor mexicano Epigmenio Ibarra. Foto: Fred Ramos

Epigmenio Ibarra conversó con El Faro sobre una herida que le duele y no oculta: México. Para él su país ha caído en la desgracia con su "impresentable" presidente, Enrique Peña Nieto.

"Todos los elementos configuran una situación que hacen imposible que el señor siga gobernando", opina Ibarra. Sobre los 43 estudiantes normalistas desaparecidos el 26 de septiembre pasado, el mexicano no escatima que "si los mataron, Peña Nieto tiene una responsabilidad criminal por omisión".

El régimen —como él le llama— "todo lo que toca lo hace a su imagen y semejanza" y por eso cree que la indignación de la población mexicana ha llegado al límite y que no tiene otro camino que organizase por medio de la redes sociales en "un proceso inédito en un país donde existe un duopolio televisivo que controla la información y que está absolutamente aliado con el régimen que da la espalda a las grandes movilizaciones".

¿Qué está ocurriendo en México y hacia dónde se dirige?
Hay diversas interpretaciones: por el lado del gobierno quieren apuntar a una pronta normalización. Muchos pensamos que esa normalización no es posible. La gente se pregunta por qué Ayotzinapa ha producido lo que ha producido. Fue un crimen brutal. En una sola noche y de un solo golpe, 43 estudiantes asesinados. No es la primera vez. Antes estuvo la masacre de San Fernando (en la que fueron asesinadas 72 personas, indocumentadas de Centro y Suramérica, incluidas al menos 14 de origen salvadoreño), el caso de la Guardería ABC [Hermosillo, Sonora]. Está el fusilamiento de una veintena de jóvenes a principios de este año 2014 en Tlatlaya [Estado de México]. Todo esto presenta un fenómeno de acumulación en el que inmensos sectores de la población mexicana dicen "Ya me cansé". A eso se suma la indolencia criminal mostrada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Desaparecen a 43 estudiantes en una zona crítica donde actúa el narcotráfico.

Desde hace más de un año el gobierno mexicano tenía evidencia de la vinculación del crimen organizado y las autoridades municipales. Y no actuaron de inmediato. Peña Nieto se tarda 12 días en movilizar la fuerza del Estado para buscar a los estudiantes. Y lo hace tarde y lo hace mal, porque dice: "Ese es un crimen local". 43 estudiantes de un solo golpe y decir que fue un crimen local. En cualquier país, en cualquier democracia, la desaparición de 43 muchachos hubiese provocado la movilización de todas las fuerzas del Estado. En México eso no se produjo. Encima, la Procuraduría General de la República tardó 10 días en ejercer la facultad de atracción del caso y deja que las fuerzas locales manejen mal el asunto. Y todo esto se produjo a 3.5 kilómetros del cuartel del ejército. Y el procurador sale a dar unas explicaciones inconcebibles y da unas explicaciones que no tienen parangón. Dijo: "Imagínense si hubiese salido el ejército. ¿Del lado de quién se pone?" O sea: el mismo gobierno en sus acciones frente al caso ha demostrado su debilidad estructural de un régimen que no ofrece respuestas a las exigencias de justicia. Y en medio de todo esto, Peña Nieto se va de viaje y sale a luz el asunto de la mansión. La sensación que yo tengo es que Peña Nieto es un hombre en un pantano que cada vez que trata de salir de él, se hunde más.

En sus escritos y declaraciones usted utiliza el término "régimen" para referirse al gobierno de Peña Nieto. ¿Por qué?
Es que no estamos hablando de un gobierno priísta. Estamos hablando de un régimen en el sentido estricto de la palabra en el que todos los órganos del Estado obedecen a una visión integral corrupta, corrompida del ejercicio de la política. El régimen todo lo que toca lo hace a su imagen y semejanza. La izquierda se vincula con el régimen, pacta con el régimen y se convierte en una fuerza igual de corrupta que las otras. Esto sucede en un estado gobernado por el PRD. Y el PRD tiene conexiones con el crimen organizado. Cuando hablo de régimen hablo de un Estado fallido y de un Estado criminal. De cómo se han borrado las fronteras que dividen al Estado del crimen y se han fundido, se han fusionado ambas entidades para crear una sola. Son las dos caras de una misma moneda.

¿Qué opina de estas recientes reformas constitucionales antimarchas en México?
Es una propuesta para imponer el derecho a la movilidad universal de los mexicanos, es decir: como todos los mexicanos tienen el derecho a movilizarse y una marcha impide esta movilidad, entonces debe ser prohibida. Es una medida desatinada como todo lo que está haciendo el gobierno. Tan desatinado como cuando dice Peña Nieto, "Ahí mi mujer [Angélica Rivera] les va a explicar [sobre la lujosa mansión del mandatario]". Es tan desatinado como esta actriz de segundo nivel diga que gana 10 millones de dólares en un año. Y que actores de Hollywood digan, "Me voy a trabajar a México porque pagan muchísimo". Lo que esa señora dijo en pantalla es absolutamente inverosímil. Esas cifras no se manejan en México. La legislación y la represión indiscriminada que han habido y el descubrimiento que dentro de los encapuchados hay personajes del propio gobierno federal, te configura un panorama muy complicado para el país.

¿Qué explicación puede tener este espaldarazo que el gobierno de Estados Unidos le ha brindado al gobierno de Peña Nieto con respecto a los 43 estudiantes desaparecidos? Ha dicho que ha actuado de forma rápida e integral.
Pues lo dicen sin mucha convicción, porque yo creo que los propios Estados Unidos están diciendo "¡Qué bárbaros, qué pendejos!" Si analizas lo que está sucediendo en la política mexicana, no ha habido ningún jerarca priísta de importancia que haya salido en defensa de Peña Nieto. Los Estados Unidos han sido tibios en su apoyo. La comunidad europea, también. ¿Por qué? Porque están conscientes de que la estrategia contra el crimen organizado falló y que fracasó estrepitosamente. Claro, se han producido reformas estructurales que le son muy convenientes al gobierno de los Estados Unidos. Son aliados estratégicos. Y estamos hablando del petróleo y del acceso a los recursos naturales de México que es un mercado inmenso y estratégico para las grandes potencias. Entonces, no van a abandonar a Peña Nieto, pero es un socio impresentable.

Ya lo mencionó de alguna forma, pero me gustaría ahondar en eso, ¿qué papel juega la izquierda en toda esta crisis?
Hay dos izquierdas: la izquierda institucional, que está jodida. Esa ha quedado manchada. El PRD está un punto menos que liquidado, y está una izquierda emergente, sin partido, ciudadana, que se organiza a partir de la red... Está el hecho inédito de que "#YaMeCansé" fue "trending topic" [en Twitter] mundial dos meses y de que al tumbar los boots el "#YaMeCansé2" en sólo unas horas se instaló como trending topic mundial. Se articula la acción a través de la red: se convoca a las manifestaciones, se anuncian, se mueven cosas. Todo eso es inédito en un país donde existe un duopolio televisivo que controla la información y que está absolutamente aliado con el régimen que da la espalda a las grandes movilizaciones. Lo que sucede en México no se ve en la pantalla de la televisión mexicana. Tú llegas hoy a México y ves la marcha en la calle y sintonizas el canal en la noche y dices: "¿Dónde está la noticia de la marcha?"

Hubo marchas que colapsaron las calles...
La ciudad de México estaba colapsada y la prensa dice: "Se reunieron 7 mil mexicanos" y en la red tú ves las fotos y dices "¡No puede ser!" Entonces, se están creando digamos instancias alternativas en la red, se están creando formas de vinculación no orgánicas, no partidarias y los padres de los normalistas han asumido un protagonismo esencial y de nuevo tipo. Se sentaron con Peña Nieto y no se doblaron. O sea: los videos de los padres en la residencia oficial de Los Pinos hablando con Peña Nieto son impresionantes... Lo que le dijeron en el Ángel de la Independencia el lunes: "Tú no eres Ayotzinapa". Porque te digo: lo que es muy singular es la enorme torpeza de este gobierno. Los priístas se conocían como extraordinariamente hábiles en la operación política. Eso hoy ya es un mito.

Hay gente que pide la cabeza de Peña Nieto. ¿De qué serviría que Peña Nieto renuncie o se quede?
Yo soy una de las gentes que considera que este personaje es impresentable. Todos los elementos configuran una situación que hacen imposible que el señor siga gobernando. A mí me dicen: "Es una locura pedir la renuncia de Peña Nieto". Y yo digo: Lo que es una locura es que siga gobernando México. Me dicen también: "¿De qué sirve que renuncie si van a poner otro igual?". Sirve porque se establece un precedente que cualquiera que llegue a ese cargo sabe que no se puede jugar, que no está ahí para servirse de los mexicanos sino para servir a los mexicanos. Sí ha habido una campaña intensa y seguiremos manejándola porque pensamos que es una locura que este hombre siga en el cargo. ¿Cómo un hombre con un conflicto de intereses tan claros como el de su mansión puede seguir gobernando? ¿Con qué credenciales? ¿Con qué solvencia moral? Porque el asunto central no es si la esposa compró o no compró la mansión, el asunto central es que esa mansión es propiedad de una constructora que ha sido beneficiada con contratos millonarios durante su gobierno como gobernador del Estado de México y que acababa de recibir una concesión para la construcción de un tren de más de 50 mil millones de pesos. De eso estamos hablando. Eso no ha sido aclarado. Eso merece una investigación. Y de ahí se desprenden una serie de acciones que tienen que ver con el patrimonio de Peña Nieto. Entonces, ¿con qué credenciales puede seguir gobernando ese hombre? ¿Con qué credenciales puede seguir gobernando un hombre que ante la desaparición de 43 estudiantes se va a jugar golf, se va de gira y tarda 12 días en desatar la acción gubernamental de búsqueda? Ese período en el que Peña Nieto no busca a los estudiantes es determinante para el destino de estos 43 estudiantes. Si los mataron, Peña Nieto tiene una responsabilidad criminal por omisión. Esa región es relativamente pequeña. Desplazando a toda la fuerza del Estado con urgencia, quizás hubieran podido encontrarlos en las primeras horas. Todo el mundo sabe que en el caso de una desaparición las primeras 72 horas son cruciales. Él no se movió.

¿Cómo se articula en el plano práctico, en la realidad este oleaje de indignación? Segundo: ¿hay alguien en México que pueda articular todo este descontento?
No sabemos todavía. Lo que yo he visto en las calles de la ciudad de México no lo había visto en 40 años. Ahora he visto gente que nunca en su vida había marchado, he visto marchas gigantescas, plurales. Marchas de todos los sectores sociales, de todas las edades. Eso nunca lo habíamos visto. No sé quién pueda ser capaz de conducir, de colocarse en un rol protagónico. Ciertamente López Obrador es una figura enorme en relevancia, pero también está raspado por todo esto y la gente tiene un rechazo por los partidos. La consigna es que se vayan todos. Eso es lo que más se escucha. ¿Qué es lo que va a pasar? No lo sé. ¿Qué figuras van a surgir? ¿Cuál es el plan? Es un movimiento espontáneo. Es como la lava, es como una erupción volcánica lo que se está produciendo en México. Es muy difícil saber el cauce que va a tomar y quién puede sacar provecho. Lo que es cierto es que hace dos meses uno podía pensar que el PRI se iba a quedar 50 años más en el poder. Ahora eso ya no es seguro.

Tampoco es seguro que la izquierda llegue al poder...
Tampoco es seguro, pero el PRI y el PAN están quemados. El PRD está... ¿qué queda? No lo sé...

López Obrador se fue también en la colada, ¿no?
Pero no tanto, no tanto... Hay que recordar que hace un mes llenó el Zócalo de la Ciudad de México y me parece que ha actuado con prudencia y no ha tratado de capitalizar. Ha sido crítico, ha hablado lo que tiene que hablar, pero no está poniéndose al frente... No está poniéndose al frente... No sé... Está haciendo un trabajo de organización... Lo cierto es que para cambiar un país por la vía armada necesitas un puñado de valientes, para cambiar un país por la vía pacífica necesitas millones de valientes y en ese trabajo de articulación se está operando. El problema es que hay grupos que van por la violencia y la violencia desarticula el movimiento social. Entonces estamos entre las masas que salen a la calle y los 40 que tiran bombas molotov. Yo digo que al Palacio Nacional no se va a entrar con una molotov quemando la puerta, se va a entrar cuando millones empujen la puerta para que se abra...

Hablando con un académico en Jalisco, me decía que Manuel López Obrador "más que hacerle un bien a la izquierda, le hacía un mal" y que "era más una piedra de tropiezo", pero que finalmente tenían que recurrir a él porque era lo que había...
Yo no comparto la idea de que le hace mal. Él es un hombre que tiene muchos seguidores y que tiene mucha influencia. A mí me tratan de atacar diciendo que soy personero de López Obrador. Yo apoyo a López Obrador, pero no soy incondicional y considero que así como tiene grandes aciertos, ha cometido grandes errores por su pragmatismo, pero es un hombre honesto y sin duda está llamado a jugar y a seguir jugando un papel muy importante en la articulación de un movimiento liberador. Yo creo que en México sí estamos hablando de un movimiento de liberación de un régimen corrompido hasta la médula. Ya no hay división entre crimen y política, esa frontera de la que hablaba Enzensberger en "Política y Delito" ya se borró. En México los gánsteres están en el poder.

¿Usted sigue pensando que Peña Nieto le fue impuesto a los mexicanos?
Sí. Yo creo que el poder del dinero y de los medios hizo que Peña Nieto ganara. Nunca se ha aclarado el nivel de la inversión publicitaria prohibida que hizo que Peña Nieto llegara a la presidencia de la República. Si se explorara seriamente —cosa que no hizo el IFE (Instituto Federal Electoral) en su momento— veríamos la mano del mismo consorcio que es dueño de la mansión. Se habla de 3 mil millones de pesos el costo de la campaña electoral de Peña Nieto. O sea: estamos hablando de cifras extravagantes y eso es manipulación de la voluntad de un pueblo y el trabajo de la televisión. Todos los mexicanos siempre hablan de Televisa porque rima con la consigna: "Si el pueblo se organiza, no le gana Televisa". Pero hay un operador secreto muy activo que es Televisión Azteca. El duopolio televisivo está operando con enorme eficiencia y vieron en Peña Nieto a un presidente como una figura mediática, fácil de manejar...

A propósito de medios de comunicación: ¿qué papel están jugando en esta crisis, en la fiscalización del poder en México?
Los medios de comunicación se han plegado —casi en su mayoría y salvo muy pocas y muy honrosas excepciones— al juego del poder. Lo que está pasando en México no está siendo retratado por los medios. Estamos en una situación bien crítica porque la televisión no ve, la radio no escucha y la prensa no consigna lo que sucede en las calles.

Hábleme sobre su salida del periódico Milenio...
Era un "strike cantado" como dicen en el béisbol. Ya estaban contando las horas para mandarme al carajo, pero se les hacía difícil porque finalmente escribiendo bien o mal, logré...

¿Incordiar?
Sí... No. Logré, digamos, una aceptación sobre todo porque replicaban mis artículos en la red y corrían bastante, entonces resultaba incómodo, pero difícil de separar. Y como viajo mucho y tengo muchas obligaciones, aprovecharon de una falla en la entrega [de un artículo] para justificar burocráticamente el despido. Entonces, lo que hice fue decir: "Ya con esta me despido, más bien, me despiden..." No había contrato de por medio, aprovecharon razones burocráticas y me separaron, pero eso ya venía tensionándose. Ya llevaba un año de tensiones extraordinarias con el periódico, de debate directo con... pero eso sí debo reconocerlo...

¿No le quitaron ni una coma a sus textos?
Me peleé abiertamente con la dirección del periódico. No me tocaron ni una coma jamás hasta que me despidieron...

Recuerdo esa columna y básicamente les está diciendo que Milenio termina doblegándose o plegándose al poder de Peña Nieto...
Es que si tú ves el Milenio, entre toda la prensa mexicana, el Milenio se ha transformado en un boletín del gobierno federal. O sea: ya llegó a unos niveles inaceptables. Es muy difícil estar en las páginas de un periódico que consignaba los hechos del gobierno como la única verdad posible. Era importante estar ahí porque no estaba entre iguales, sino al contrario, accedí a un público distinto, pero era ya muy incómodo...

¿Y qué ha sido del zapatismo? ¿Pinta algo en esta crisis?
El zapatismo vive una paradoja frecuente en México: cambió el país y se quedó sin un lugar para sí mismo, entonces está confinado a una región, actuando muy interno ahí en Chiapas. Algo pasó con el zapatismo que se desarticuló e su primer esfuerzo... Tenía un aliento y una capacidad increíble. No se puede explicar el México de hoy o el México que llega al año 2000 al cambio sin los zapatistas. Los zapatistas fueron la fuerza que empujó la mano que firmó los Acuerdos de Ciudadanización del IFE. O sea: sí cambiaron el país, pero se quedaron sin un lugar para ellos...

¿Y lo que le pasó al poeta Javier Sicilia no cree que fue como una especie de señal apocalíptica? ¿No le cayó el veinte a México de que algo más gordo se venía?
Lo que pasó con Javier es que cayó en el juego. Se vio envuelto en el juego del régimen. El régimen se esfuerza siempre en meternos en compartimientos estancos: si estás con Sicilia no puedes estar con López Obrador. Y yo lo que digo es que apoyo a López Obrador y marcho con Javier Sicilia y me muevo con los jóvenes de "#Yosoy132" y estoy por la Guardería ABC. A mí no me colocan en compartimientos estancos. Yo tomo partido y Javier, desgraciadamente, condena a la visión partidista de las cosas. Se fue contra López Obrador desconociendo un hecho fundamental: la gente que marchaba tras él era fundamentalmente gente de izquierda; entonces, atacó a esa misma fuerza, los negó y se fue quedando solo. Pero es un hombre importantísimo y hoy lo ves en las calles y está ahí sumando y yo sigo considerándolo su grito de "#YaBasta!" y "#EstamosHastaLaMadre!" como el primer "#YaMeCansé". Igual que el caso de los padres de la Guardería ABC.

¿Qué está haciendo la intelectualidad mexicana al respecto? Ya no hay Octavio Paz, Carlos Fuentes, José Emilio Pacheco, Luis Villoro...
Sí, se nos han muerto tantos. Se nos han muerto en estos tiempos figuras señeras de la cultura mexicana, pero está Juan Villoro, Diego Osorno... está... Hay muchos jóvenes que vienen emergiendo y otros no tan jóvenes que son importantes y que están cobrando cada vez mayor relevancia...

Juan Villoro hablaba sobre dos Méxicos: el impune y el cínico.
Tan brutalmente certero... Así es. Hay voces extraordinarias. La voz de Villoro está llamada a ser una de las voces más relevantes en los próximos años. La voz de Diego Osorno, que es uno de los reporteros más valientes. Hoy los periodistas están pensando quizás más que los escritores. Si tú lees las páginas de Proceso, John Ackerman, Sabina Berman están hablando sin pelos en la boca. Igual que Denise Dresser o Lorenzo Meyer. No estamos tan mal en ese sentido. Hay muchas voces críticas, muy lúcidas y muy descarnadas. Lo que dice Villoro es absolutamente cierto: O sea: el cinismo con el que se muestra la autoridad es brutal...

¿Y qué piensa sobre el papel que está jugando Enrique Krauze?
Pues, fíjate que... Krauze dio una entrevista con Carmen Aristegui que denota un cambio. Es que Peña Nieto es impresentable. Está muy difícil que alguien con solvencia salga y defienda a Peña Nieto. Incluso los intelectuales más orgánicos han optado por retirarse a un segundo plano. No están hablando casi, porque es tan apabullante la evidencia en contra del régimen, que ¿quién puede defenderla? ¿Quién puede decir que Peña Nieto actuó con prontitud y con eficacia? ¿Quién puede defender a un hombre que tardó 12 días en movilizar la fuerza del Estado y que luego se fue de gira?

¿Ve a Peña Nieto terminando su mandato presidencial...?
Yo quisiera que no. Yo insisto: dicen que es una locura exigir su renuncia, pues no. Lo que es una locura es permitir que siga como presidente.

Si tuviera unos segundos cara a cara con Peña Nieto, ¿qué le diría?
Le diría: explícame, ¿por qué tienes una mansión de 7 millones de dólares de un contratista? No me digas que lo explicará tu esposa. Dímelo tú. ¿Cómo explicas que un contratista sea el dueño de tu mansión? Quiero que me expliques por qué el día 27 de septiembre de 2014, cuando te enteraste de que fueron desaparecidos 43 estudiantes, no ordenaste que el Ejército Federal, la Gendarmería, la Policía Federal se desplazaran a Iguala para encontrarlos, sabiendo que podían ser asesinados. ¿Por qué?

¿Y qué cree que pasará con todos estos movimientos sociales en México?
Viene una pausa ahorita con las vacaciones, pero vamos a ver qué pasa. Y es que esto no se va a detener, esto no se agota. Además, el insumo principal para la agitación social lo proporciona Peña Nieto. O sea: el agitador social más importante que hay en México se llama Peña Nieto, es decir, él convoca las manifestaciones...

Proceso, justamente cuando Peña Nieto entra a sus dos años de gobierno, hace un esbozo sobre los estudiantes desaparecidos y afirma que hay una tradición de perseguir a los normalistas, a la gente que puede iluminar y que puede trazar otro horizonte...
Contra los maestros ha sido sistemática la persecución, han sido presentados como los villanos del cuento. Y los normalistas [de los centros de estudios] rurales han sido el objetivo del gobierno. En el fondo Peña Nieto no se movió, porque estos 43 normalistas eran muy incómodos para su gobierno. Entonces, a él le pareció fácil decir: "Ya, que no jodan. Ándale, ahí los tienen". Y lo expresan. Hay muchos priístas que dicen: "Se lo merecen, se lo buscaron".

Sobre México siempre se ha dicho que es un país corrupto, pero ahora parece que el sinónimo que se está yendo a los penaltis con el término es "Estado fallido".
Es que el "Estado fallido" era desde el gobierno de Felipe Calderón porque, ¿cómo vas a operar un país con 100 mil muertos y 30 mil desaparecidos en ocho años? El crimen organizado manda en tantos municipios, en tantos estados y resulta que llega Peña Nieto, anuncia un nuevo plan de seguridad que consiste estrictamente en que no se hable de la guerra contra el narco. Hoy las cifras de Peña Nieto son más altas que las cifras del peor año de Felipe Calderón. Cuando se hablaba de "Estado fallido" con Calderón las cifras eran menores que los muertos y los desaparecidos en estos dos años de Peña Nieto. Los desaciertos gubernamentales son tan grandes que hablar de "Estado fallido" es hasta... un elogio. Esto supone la existencia de un Estado inexistente.

¿Cómo cree que se beneficia el crimen organizado con esta conyuntura?
La otra pregunta es: ¿cuántas toneladas de cocaína, heroína y marihuana cruzan a los Estados Unidos todos los días? ¿Cuántos millones de dólares cruzan de allá para acá y cuántas armas? Las mismas. No ha faltado cocaína en los Estados Unidos. El narco está feliz. Al narco ni le va ni le viene. El narco domina las estructuras. ¿Cuántos millones han sido requisados al narco? Su capacidad logística está intacta. Armas les llegan todos los días y la capacidad financiera está intacta y su base social está conseguida a partir de dos elementos: la coacción y el soborno. El narco tiene todos los elementos para seguir como una industria floreciente y a los gringos les conviene y la necesitan...

¿Y qué papel jugó el excomandante guerrillero Joaquín Villalobos en el combate al narcotráfico en México?
Villalobos ahí sí cometió un error al vincularse a una estrategia fallida. Creo, sin embargo, que Joaquín no la defendía porque no podía defenderla, porque sabe que no servía... El despliegue masivo de tropas, que fue la clave del discurso calderonista, Joaquín mismo sabía que miles de hombres en la calle valen madres, no sirven la gran cosa. La vinculación de Joaquín con Calderón y el hecho de que sus escritos de repente se volvieron escritos panegíricos para la defensa de una estrategia a la que él aposto y resultó fallida, pues sí, desgraciadamente lo tocaron [salpicaron]

Eso busco precisar: ¿De qué sirvió la presencia de Joaquín Villalobos en suelo mexicano?
Es que yo creo que se sobreestima también su papel. Creo que a Joaquín terminaron utilizándolo como pieza de promoción, más que hacerle caso en la realidad, porque por más que sugieras, el problema es que el ejército mexicano está hasta el fondo infiltrado por el narco. Por otro lado, no me imagino a generales mexicanos haciéndole caso a un exguerrillero salvadoreño, porque son estructuralmente enemigos. Entonces, creo que fue muy instrumental y propagandístico y puede haber dado consejos que unos tomaron y otros simplemente ignoraron...

¿Cómo se exorciza usted ante tanta violencia?
Mostrando lo que hacemos, que es parte de la tarea de los medios de comunicación y de la televisión. Hay que exorcizar la violencia mostrándola, explicando sus mecanismos, viendo lo que sucede a los hombres y mujeres frente a la violencia y presentando, sobre todo, la perspectiva de las víctimas y la vinculación entre régimen y crimen organizado. De eso se trata un poco todo lo que hacemos. No podemos ignorar que la violencia es una realidad en nuestro país y tenemos que presentarla. Siempre hemos pensado que hacer un contenido televisivo, cinematográfico, que denuncie los hechos es importante. Muchos nos acusan de que con eso promovemos violencia, pero nosotros pensamos que la exposición de la violencia no promueve la violencia, incluso hay estudios que lo demuestran. La puede exorcizar, produce el efecto de catarsis. La tragedia griega tenía esa finalidad...

Tras la desaparición de los 43 estudiantes se ha dicho que el padre Solalinde tiene los días contados...
Desgraciadamente es un hombre muy expuesto, porque se mueve en áreas muy críticas. La Ciudad de México es relativamente segura y tenemos como un escudo mediático que te protege y no andamos en las zonas peligrosas. Él anda a pie entre narcos como desgraciadamente andan todos los migrantes. Anda en un nivel de exposición a la violencia de nuestros hermanos salvadoreños, hondureños. Es tremendo. La crisis humanitaria que vive el país es otro de los síntomas de este Estado criminal. México ya no es un Estado fallido, es un Estado criminal. Y no es que Peña Nieto no pueda gobernar, es que gobierna para mal...

Productor mexicano Epigmenio Ibarra. Foto: Fred Ramos
 
Productor mexicano Epigmenio Ibarra. Foto: Fred Ramos

Y ahora que ha dicho eso sobre los migrantes, recuerdo a un salvadoreño que fue víctima de la Bestia y perdió sus piernas y para explicar lo que vive México él solo tiene una frase: "El puto karma".
¡Es el karma...! Estamos pagando. Que un país de migrantes como México trate a los migrantes centroamericanos así, eso no tiene nombre. Yo estoy avergonzado. Yo pido perdón. Yo le pido perdón a los salvadoreños, a los hondureños, a los nicaragüenses, a los guatemaltecos por la manera en que nosotros los tratamos. Eso habla muy mal de nosotros como país y como personas. La indiferencia frente al drama de los migrantes centroamericanos que andan a ras de suelo en las peores condiciones porque los golpean la policía, los asesina el narco, los tortura el ejército y los ignora la población. Población que tiene compatriotas. Con qué cara hablamos nosotros de la defensa de nuestros compatriotas mexicanos en Estados Unidos...

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad