Publicidad

Los principales líderes de la Mara Salvatrucha y del Barrio 18 están aún lejos de Zacatraz

Las ranflas de la Mara Salvatrucha y de las dos facciones del Barrio 18 siguen fuera del Centro Penitenciario de Seguridad de Zacatecoluca, contrario a lo que funcionarios del gabinete de Seguridad han sugerido en los últimos días. Pandilleros como Viejo Lyn, Sirra, Diablito de Hollywood, Duke, o el Trece no han sido trasladados a Zacatraz.

Carlos Martínez, Sergio Arauz y Roberto Valencia

 
 

Contrario a lo que el gobierno salvadoreño ha permitido que se entienda, los principales líderes de las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18 permanecen lejos del Centro Penitenciario de Seguridad Zacatecoluca, conocido popularmente como Zacatraz.

Tanto en entrevistas televisivas como en declaraciones de prensa, el ministro de Justicia y Seguridad pública, Benito Lara, ha dicho que “ha iniciado” el proceso de devolver a Zacatecoluca a líderes de las pandillas. Lara, no obstante, se ha reservado las identidades de esos reclusos enviados a Zacatraz, la de las pandillas a que pertenecen e incluso el número de reos.

Sin embargo, varios medios de comunicación han hecho eco de sus palabras, interpretando que se trata de una medida que busca revertir el hecho que marcó –en marzo de 2012– el inicio la tregua entre pandillas promovida por el gobierno: los traslados de 30 líderes pandilleros de la Mara Salvatrucha y de la pandilla 18 de la penitenciaría de máxima seguridad hacia otros penales.

El Faro ha confirmado que, excepto uno, todos los líderes pandilleros que fueron sacados del penal de Zacatecoluca en marzo de 2012, entre ellos los más reconocidos (Viejo Lyn, Sirra, Diablito de Hollywood, Duke, Muerto de Las Palmas, el Trece...) siguen fuera de ese centro penal, y que las cúpulas de la MS-13 y de las dos facciones del Barrio 18 (Sureños y Revolucionarios) siguen dirigiendo sus estructuras desde las cárceles de Ciudad Barrios, San Francisco Gotera, Izalco, Quezaltepeque y Cojutepeque.

Lo anterior fue confirmado por dos fuentes de inteligencia penitenciaria, por una persona que tiene acceso cotidiano a los centros penales y a los liderazgos de las pandillas, y por dos personas que trabajaron como operadores durante la tregua pactada entre las pandillas y el gobierno del presidente Mauricio Funes.

Fachada exterior del Centro Penitenciario de Seguridad Zacatecoluca, inaugurado en agosto de 2003 y conocido con el sobrenombre de Zacatraz. Foto archivo El Faro.
 
Fachada exterior del Centro Penitenciario de Seguridad Zacatecoluca, inaugurado en agosto de 2003 y conocido con el sobrenombre de Zacatraz. Foto archivo El Faro.

Los traslados a los que se refiere el ministro Lara fueron unos ocurridos en la madrugada del 1 de enero de este año. Los trasladados son José Durán (a) Niño Crazy, Marcelino Guillén (a) Cawina, Yeyson Orellana (a) Pempo y César Enrique Ábrego González (a) Cuyo”. Todos ellos son acusados en una investigación abierta por la Fiscalía General de la República (FGR) en junio de 2014, en la que las autoridades buscaban esclarecer el atentado contra la delegación policial en Quezaltepeque ocurrida en abril de 2014.

Los traslados no obedecen, según las fuentes, a un plan de desandar la decisión que dio vida a la tregua, tal como ha insinuado el ministro Lara, sino a que estas personas han sido acusadas de estar detrás del atentado que dejó a dos policías heridos de gravedad.

"Yo no puedo decirles nombres ni cantidad, pero quiero decirles que el proceso ha iniciado", dijo el ministro Lara a la prensa durante el fin de semana, cuestionado sobre la versión de que se está revertiendo la decisión de 2012 de sacar de máxima seguridad a los 30 líderes de las dos principales pandillas.

Los traslados del 1 de enero no son los primeros que se hacen al penal de Zacatecoluca desde que inició la tregua: incluso mientras el pacto estuvo en vigencia se dieron algunos, como el de los líderes de la pandilla La Mirada Locos; o el traslado por tres meses en la primera mitad de 2013 de un líder de la facción sureña del Barrio 18, Douglas Velásquez (a) Payaso. Sin embargo, tal como ocurre con los cuatro traslados de enero, se debió a motivaciones muy puntuales: en el primer caso se estableció que los cabecillas de La Mirada Locos habían ordenado el asesinato de su compañero Gustavo Adolfo Parada (a) El Directo y de haber fortalecido sus estructuras extorsivas. En el segundo caso, el traslado de Payaso fue una medida de presión del entonces ministro de Seguridad, Ricardo Perdomo, para que los Sureños accedieran a dialogar con su mediador, el sacerdote Antonio Rodríguez, que posteriormente fue encontrado culpable de introducir artículos ilegales a las prisiones de pandilleros.

Este lunes 19 de enero, varios medios de comunicación reportaron la presencia de autobuses en las cercanías del penal de Quezaltepeque, y la jueza de vigilancia penitenciaria de La Libertad, Astrid Torres, aseguró a El Faro haber recibido una solicitud de la Dirección de Centros Penales para aplicar estado de emergencia en dicho centro penal. Si la jueza Torres admite la solicitud del gobierno, eso permitiría hacer traslados de urgencia, incluso sin la necesidad de pasar por el visto bueno del consejo criminológico. Hasta horas del mediodía, la jueza no había autorizado la solicitud y al cierre de esta nota no había noticias de ningún traslado.

A los cuatro trasladados, tres de ellos treintañeros, les imputan homicidios y otros delitos:

José Alvarado (a) Niño Crazy. Tiene 31 años y es de Apopa, San Salvador. Estudió hasta octavo grado. Es procesado por tres delitos: homicidio agravado, homicidio simple y asociaciones ilícitas. Es procesado por un tribunal especializado de San Salvador, pero aún no sido condenado.

César Enrique Abrego González (a) Cuyo. Tiene 38 años y cursó noveno grado de escolaridad. Es originario de Quezaltepeque, municipio en el que tiene dos juicios abiertos. Uno por homicidio agravado y otro por asociaciones ilícitas. Su proceso judicial inició el 6 de octubre de 2005 y aún no ha sido condenado.

Marcelino Guillén (a) Cawina Tiene 28 años, cursó noveno grado y nació en Quezaltepeque. Es procesado en un juzgado de Santa Tecla por dos delitos: homicidio agravado y asociaciones ilícitas. Cumple una condena de 30 años.

Yeyson Orellana (a) Pempo. También es conocido como Apocalipsis. Tiene 32 años, cursó hasta séptimo grado y nació en Quezaltepeque. Cumple dos condenas, una de cuatro años por asociaciones ilícitas y otra de siete años por homicidio simple imperfecto.

La base de datos de la Dirección General de Centros Penales reconoce a estos cuatro pandilleros como miembros de la facción Revolucionarios del Barrio 18. De los cuatro Cuyo es el único que ha había estado en Zacatraz, donde permaneció desde octubre de 2007 hasta que el gobierno de Mauricio Funes lo incluyó entre los 30 beneficiados con traslados a otras cárceles el 8 y 9 de marzo de 2012.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad