Publicidad

Al FMLN se le amotina la militancia en el pueblo de Los Ranchos

En San Antonio los Ranchos, Chalatenango, elegir alcalde es sinónimo de que la militancia del FMLN en el municipio elija a su candidato: siete triunfos consecutivos. Pero una decisión de la Comisión Política del partido de izquierda ignoró la opinión de la comunidad, que rechaza la reelección del alcalde. Los militantes, desahuciados por los dirigentes, se hartaron y competirán con su propio candidato con la bandera de Cambio Democrático.

Jimmy Alvarado y Fátima Peña / Fotos: Jimmy Alvarado

 
 

San Antonio de los Ranchos es un municipio que fue repoblado por ex guerrilleros y desplazados por el conflicto armado. Desde 1994, el FMLN gobierna este municipio.
 
San Antonio de los Ranchos es un municipio que fue repoblado por ex guerrilleros y desplazados por el conflicto armado. Desde 1994, el FMLN gobierna este municipio.

Ángel Núñez ha vivido en San Antonio los Ranchos desde que este fue repoblado en 1988, y ha sido testigo de su historia desde los tiempos de la represión militar, de las guindas de los desplazados y del exilio forzado en Mesa Grande, Honduras. Cuenta sus vicisitudes con orgullo, porque afirma haber sido parte de las masas de apoyo popular del FMLN y de haber arriesgado la vida por ello incontables veces. Pero su orgullo contrasta con la promesa que esta tarde ha hecho frente a la comunidad: no va a votar por el FMLN en las elecciones de alcalde del próximo 1 de marzo. “Nos van a tildar de traidores, pero no le hemos volteado la espalda al partido. Vamos a votar por el CD, pero somos 100 % del FMLN”, dice Ángel.

Sus palabras podrían sonar como algo ya visto, como una normalidad en la volátil vida política salvadoreña, como algo esperable en cualquier lugar. Pero no en San Antonio los Ranchos. Aquí el FMLN, desde que es un partido político, nunca ha tenido una verdadera competencia. Por algo ha ganado siete elecciones municipales consecutivas. Por algo en las elecciones de alcalde de 2006, de los 387 votos válidos que se registraron, 373 (el 96.4 %) fueron para el FMLN. En las elecciones de 2009, de 481 votos válidos, 422 (el 91.5 %) fueron para el FMLN. En 2012, de 567 votos válidos, 433 (el 76.4 %) los obtuvo el candidato del FMLN.

Ángel dice que es su manera de enviarle un mensaje a la dirigencia. Dice que tiene la esperanza de que lo van a entender y que van a recapacitar. “Siempre nos hemos mantenido con el Frente, pero esta vez han elegido al alcalde entre ellos”, insiste, aludiendo a la dirección del partido. Dos ancianos asienten y escuchan sus palabras mientras esperan la llegada de los invitados a la actividad que se ha programado para las 2 de la tarde. Sus palabras resuenan entre las 10 personas que ya han llegado al centro cultural del municipio. “¡Queremos que nos tomen en cuenta!”

Lo que vive este pueblo bombardeado y abandonado durante la guerra civil es insólito: después de siete triunfos consecutivos en las urnas desde 1994, buena parte de la comunidad se ha volcado contra el candidato a la reelección nombrado por la dirigencia partidaria y en favor de uno que ahora viste la bandera de otro partido, la amarilla, azul y blanco de Cambio Democrático. Dos mitines simultáneos realizados a pocos metros uno del otro mostrarán, unas horas más tarde, a un candidato con centenares de pobladores escuchándolo, y al otro, al del FMLN, ante una plazoleta vacía, salvo por unos chiquitines que juegan al fútbol sin dejarse desconcentrar por el discurso.

Esta tarde, frente a unas mantas con los colores de Cambio Democrático, en una callejuela de este caluroso pueblo del norte de El Salvador, se improvisa el escenario donde se va a consumar la protesta de una buena parte de la comunidad ante su partido, el FMLN. En primera fila, se escucha la conversación de dos señoras que han llegado con sus hijos en brazos. “Les guste o no les guste somos parte del Movimiento Revolucionario contra la Corrupción de Wilber Mejía, Otilio Serrano y José Navarro”, dice una de ellas. “¡Vamos a votar por Miguel Serrano!”, sentencia la otra señora mientras se pone una camiseta blanca con el logotipo del Movimiento Social Revolucionario Contra la Corrupción, una organización que a mediados de enero está recién nacida, pues vio la luz en diciembre de 2014. Lo forman personas que se proclaman hartas de los abusos del alcalde del FMLN y candidato a la reelección, José Navarro, y de los de la directiva departamental. Otros se dicen militantes del FMLN disconformes con las órdenes de la máxima autoridad ejecutiva del partido, la Comisión Política (CP).

Al rededor de 300 personas asistieron al investidura de Miguel Serrano como candidato a alcade, por el CD.
 
Al rededor de 300 personas asistieron al investidura de Miguel Serrano como candidato a alcade, por el CD.

Fue la CP la que el 6 de diciembre de 2014 designó al exalcalde de Mejicanos Róger Blandino Nerio para que pidiera a la Asociación de Desarrollo Comunal (conocida en el pueblo como "Adesco histórica") y a la militancia del FMLN en San Antonio los Ranchos que aceptaran a José Navarro como candidato para un segundo mandato. Sucede que en este pueblo, la Adesco histórica es como un sinónimo de la comunidad de San Antonio los Ranchos y, a la vez, de la militancia del FMLN en el lugar. La Adesco está integrada por alrededor de 300 personas, todas miembros del FMLN. Si a esas 300 personas se suma a algunos de sus parientes, y tomando en cuenta que en el municipio los ciudadanos habilitados para votar el 1 de marzo son 900, el impacto en las urnas puede ser significativo.

En esa ocasión, representantes de la militancia del FMLN le hicieron ver a Róger Blandino Nerio su descontento y los efectos que podría tener en la elección de alcalde, ignorar la decisión que había tomado la comunidad.

"¡Si perdemos los Ranchos, lo perdemos, pero la decisión de la CP es inamovible!", asegura Miguel Serrano que les dijo Nerio a los representantes de la directiva municipal. El Faro intentó contactar a Nerio vía telefónica y por su cuenta de Facebook pero no respondió. Además, se le envió -vía mensaje de texto- una lista de preguntas sobre la situación de Los Ranchos pero tampoco contestó. El Faro también intentó contactar vía telefónica a la dipuatada Audelia López, quien también es la secretaria departamental de Chalatenango, pero tampoco contestó. En busca de una versión del partido, El Faro conversó con Lorena Peña, quien era la designada de la Comisión Política para los asuntos de Chalatenango hasta 2012, pero se excusó de dar una explicación sobre el tema asegurando que ya no era la encargada de los temas referentes a Chalatenango y que muy poco recordaba sobre el problema. 

La designación que Nerio notificó a la directiva municipal del FMLN llegó cinco meses después de que la Adesco histórica -cuya mayoría de miembros pertenecen a la directiva municipal del FMLN de San Antonio Los Ranchos- había tomado su propia decisión tras una consulta entre sus miembros. El 23 de julio de 2014, la Adesco, en su función de vocera de la militancia efemelenista de San Antonio los Ranchos, envió a la directiva departamental de Chalatenango el acta con la propuesta para alcalde y concejo municipal. La Adesco decidió retirar el apoyo al alcalde José Navarro y, en su lugar, proponer a Miguel Serrano. La directiva departamental no dio el aval a esta candidatura y remitió el caso a la Comisión Política para que esta resolviera. El 31 de agosto de 2014, la Convención Nacional del FMLN debió haber recibido de la Comisión Política el anuncio del nombre del candidato a alcalde del FMLN para San Antonio Los Ranchos, pero no lo hizo.

El 23 de septiembre, en una carta enviada a la Comisión Política del FMLN, la militancia de San Antonio Los Ranchos reclamó a la dirigencia del partido la tardanza en el proceso de elección del candidato a alcalde y le decían: "No solo somos votantes, somos hombres y mujeres pensantes, propositivos, buscando lo mejor para el pueblo y para el partido". La paciencia había comenzado a agotarse tras no tener respuesta de nadie en el FMLN. 

En octubre de 2014, la comunidad presentó un ultimátum a la directiva departamental del FMLN y a la Comisión Política, insistiendo en su propuesta para alcalde y en su nómina para el concejo municipal. "Solicitamos de la manera más atenta que nos den una respuesta oficial a más tardar el 31 de octubre del presente año, ya que en esa fecha se cumplen 100 días desde que se presentó la propuesta por parte de la directiva municipal", dice una carta firmada por los dirigentes municipales del FMLN enviada a la Comisión Política.

Miguel Serrano (de camisa amarilla) es presentado, el 17 de enero, ante la comunidad como candidato alcalde por Cambio Democratico. Lo acompaña Roberto Cañas, firmante de los Acuerdos de Paz.
 
Miguel Serrano (de camisa amarilla) es presentado, el 17 de enero, ante la comunidad como candidato alcalde por Cambio Democratico. Lo acompaña Roberto Cañas, firmante de los Acuerdos de Paz.

Para esta comunidad, en la que decir “soy del FMLN” es como a decir “soy de San Antonio los Ranchos”, la imposición produjo un sinsabor debido a que las palabras de Nerio llegaban en un momento en el que la comunidad había seguido todos los pasos de la norma interna, había agotado todos los mecanismos institucionales para frenar la candidatura de Navarro y lanzar a Miguel Serrano.

Esta tarde, en la vía principal del pueblo, que hace un círculo alrededor del cerrito que constituye el centro de San Antonio los Ranchos, los organizadores del mitin donde se concretará la ruptura con el partido, siguen repartiendo camisas blancas y amarillas, banderas de CD y hacen pruebas de sonido. Según los organizadores del encuentro, este será un evento multitudinario.

Han cerrado la calle y han dispuesto 200 sillas y se preparan a colocar otras 100. A las 2 p.m. la gente comienza a llegar y pronto la pequeña multitud copa los últimos asientos. 

La batalla de las Adescos

En San Antonio los Ranchos la Adesco histórica reúne a la militancia y a los miembros de la comunidad para, desde la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992, legitimar decisiones sobre la administración de los recursos de la población como un hotelito con piscinas, algunos terrenos y el servicio de abastecimiento de agua potable.

En 2010 fue la primera vez que los miembros de la Adesco histórica tuvieron problemas con el concejo municipal de San Antonio los Ranchos. En ese entonces, José Navarro no era alcalde, sino José Otilio Serrano. Serrano gobernó con la bandera del FMLN durante cinco períodos consecutivos, y fue un personaje controversial dentro de la comunidad debido a que su administración fue objetada por la Corte de Cuentas, con hallazgos que se hicieron públicos, y además porque su hermano fue acusado de apropiarse de recursos de la comunidad.

En octubre de ese año, el representante legal de la Adesco histórica –que se encargaba de la administración del abastecimiento de agua- notó que una bomba achicadora para el riego de hortalizas donada por Fomilenio fue hurtada de la bodega donde la guardaban, así que la Adesco puso la denuncia en la Policía Nacional Civil.

La bomba, según los dirigentes de la Adesco histórica, fue encontrada por la PNC días después en la casa del hermano del alcalde. Natividad Serrano, hermano de Otilio, fue detenido por el delito de “receptación” de una bomba achicadora.

Miguel Serrano, candidato a alcalde por el CD y tesorero de la Adesco histórica, afirma que desde que la Adesco interpuso la denuncia por el hurto de la bomba achicadora, Otilio Serrano empezó a acosar a la directiva de la Adesco. Los acusó de difamar a su hermano y de haber contratado a testigos para que -con seudónimos- dijeran que Natividad se había apropiado de la bomba.

Los miembros de la Adesco histórica elaboraron un comunicado en el que le aclaraban a la comunidad que ellos no habían acusado a nadie y que en la denuncia que interpusieron no habían mencionado ningún nombre, y que fue la Policía en las pesquisas la que lo había incriminado, e incluso enviaron una carta a la Comisión Política para aclarar que no estaban promoviendo la desestabilización dentro del municipio.

El apoyo de la militancia del FMLN a Otilio Serrano se erosionó y para las elecciones de 2012 la Adesco y los militantes del FMLN decidieron apoyar a José Navarro como candidato a alcalde. Navarro, miembro de la Adesco histórica, ganó con más del 70 % de los votos.

La ilusión de mejorar la relación entre la alcaldía y la Adesco duró poco. La Adesco reclamó que Navarro mantuviera en cargos dentro de la alcaldía a funcionarios del concejo anterior. A partir de ese momento comenzaron a suceder cosas extrañas en la comunidad.

La Asociación Tiempos Nuevos Teatro (TNT) está radicada en San Antonio los Ranchos, y la mayoría de sus empleados son miembros de la Adesco histórica. No había transcurrido un mes del nuevo gobierno municipal cuando, el 24 de mayo de 2012, un vehículo propiedad del director de TNT, Julio Monge, fue incendiado por atacantes a quienes nunca fue posible identificar. Mes y medio más tarde, el 10 de julio de 2012, un microbús propiedad de TNT también fue incendiado. Pero el incidente más grave y que fue de conocimiento general porque quedó registrado en un vídeo que se popularizó en redes sociales, ocurrió el 21 de febrero de 2013.

Ese día, socios de la nueva Adesco -que acreditó el concejo municipal- lideraron una manifestación en contra de TNT que culminó en un ataque contra el local. La turba forzó con almádanas las puertas y saqueó las instalaciones. “¡Fuera TNT!”, decían los manifestantes, según puede verse en un vídeo colgado en Youtube. El local se mantuvo ocupado ilegalmente hasta el 18 de abril de 2013.

Los directores de TNT tomaron acciones legales y con la ayuda de la oenegé Fespad lograron que Wilber Amílcar Mejía Serrano, Fernando Serrano y María Dina García fueran procesados por los delitos de Perturbación Violenta de la Posesión y Daños Agravados, en perjuicio de la Asociación Tiempos Nuevos Teatro. Según el valúo judicial que se hizo, cuando con ayuda de la Fiscalía General de la República y del Juzgado de Paz lograron desalojar a los ocupantes, los daños materiales ascendían a 16 mil dólares.

El alcalde se desmarcó de los incidentes. Dijo que Wilber Mejía es socio de la Adesco y la representa en la directiva comunal, pero que no le dio su apoyo para que liderara la toma del local de TNT. "Como municipalidad no tenemos ninguna (relación con el ataque a TNT). La acción la tomaron ellos, que fueron a tomarse esa casa. El concejo no está respaldando fuera del contexto legal. Nosotros les dijimos no lo hagan porque no es legal. Estamos hablando de los socios de la (nueva) Adesco. Parte de esos fueron los que hicieron ese hecho ahí. No tenemos incidencia, que los hemos ido a respaldar. Por eso es que están procesadas esas personas. Ahí la ley, les dije es recta y los va a apretar. Ellos tienen su multa y ahí la están pagando. En ningún momento les dije que íbamos a respaldar eso", dijo José Serrano, alcalde de San Antonio los Ranchos.

En 2012, la administración de José Navarro emitió una ordenanza que regulaba las asociaciones de desarrollo comunal y eso abrió la puerta para que se creara una confrontación abierta entre el alcalde y la Adesco histórica. "Creamos una ordenanza que regula las Adesco. Tenemos que tener una ordenanza que regule las asociaciones. Cuando nosotros aprobamos esa ordenanza ellos brincaron y dijeron que esa ordenanza iba a destruir la Adesco", dice Navarro. Esa ordenanza disponía, entre otras cosas, que la alcaldía tenía que atestiguar las decisiones de las Adescos para darles legalidad.

Según Navarro, en 2013 los miembros de la Adesco histórica escogieron a la nueva junta directiva sin tomar en cuenta la nueva ordenanza. “No tomaron en cuenta ni estatutos, ni llamaron a nadie de la alcaldía para que le diera legalidad al proceso que iban a hacer”, reclama Navarro. Y al no haber cumplido con el debido proceso, la alcaldía creó otra Adesco y le dio las credenciales para su funcionamiento, lo que ocasionó que la Adesco histórica quedara en la ilegalidad.

En una nota enviada al alcalde en diciembre de 2013, la junta directiva de la Adesco histórica le manifestaba que su decisión de negar las credenciales era “errónea, viciada e ilegal”. La nota no llegó a manos del alcalde porque la secretaria municipal se negó a recibirla. Ahora los seguidores de la Adesco histórica le insultan en las actividades del CD y dicen que él los ha traicionado.

El alcalde dice que para resolver el conflicto entre las dos Adescos -la histórica y la acreditada por la alcaldía- llamó a las dos para que hicieran una sola. "Esa que iba a salir reaprobada era la que íbamos a respetar como concejo". Pero afirma que a partir de ese momento la estructura de la Adesco histórica decidió apartarse. "Ahora ni un llamado que haga la Policía, Gobernación, nada, nada. Ahora que yo les llame es como si nada. Ahora no responden. Ni a las autoridades ni a las leyes ni al alcalde", dice Navarro. 

El  duelo de la comunidad

Hace una  tarde calurosa este sábado 17 de enero de 2015, pero a la proclamación del candidato a alcalde Miguel Serrano -por Cambio Democrático- han llegado alrededor de 300 personas.

Uno de los ancianos menciona los nombres del alcalde actual y del antecesor: "No estamos en contra del FMLN. Estamos en contra de Otilio Serrano y José Navarro". Ya antes Aracely Ayala nos había dicho algo similar. "No estamos en contra del partido. Estamos en contra de una persona (el candidato a alcalde)". Uno de los organizadores del acto también dijo que han pedido prestada la bandera del CD para participar en esta elección, pero que siguen siendo del FMLN.

Comienza el mitin y los asistentes levantan el puño izquierdo, como en los mitines del FMLN, y cantan: “¡El pueblo unido jamás será vencido!” La gente ondea las banderas. Y aunque suena como un mitin del FMLN, a la vista se nota la diferencia, porque ondean las banderas de CD y la gente viste no de rojo sino de blanco y amarillo. Comienzan a repartir camisas de CD y del Movimiento Social Revolucionario contra la Corrupción (MSRC). Los ancianos de la comunidad rechazan las camisas amarillas de CD y piden, en cambio, las blancas del MSRC. Se resisten a vestir emblemas ajenos a los del FMLN, pero participan en el mitin que denuncia y rechaza la imposición de su partido.

Repentinamente aparece Roberto Cañas -uno de los firmantes de la paz, exdirigente guerrillero del FMLN y hoy candidato a alcalde de San Salvador por CD-, quien ingresa al escenario y se sienta al lado de Miguel Serrano, el candidato a alcalde de la Adesco histórica. La gente comienza a repartir volantes con una fotografía de Cañas al lado del actual presidente Salvador Sánchez Cerén, una estampa de cuando cargaban fusiles y su campo de batalla eran las montañas.

Cañas ha llegado a dar respaldo a Serrano.

-Ellos son del FMLN histórico, del movimiento que comenzó la lucha en 1970, se convirtió en el FMLN en 1980 y terminó con los Acuerdos de Paz. Tienen su corazón en la lucha. Pero el FMLN actual, institucional, orientado a tener puestos en el gobierno, con ese FMLN ellos no se identifican. Todavía les cuesta. Están lidiando con el duelo de separarse del FMLN y hacerse de Cambio Democrático.

-¿Y qué opina de que la gente vea al CD en realidad solo como un vehículo y no como ve al FMLN, como parte de su identidad?

-Ellos están en un momento de duelo, como cuando a uno se le muere un pariente. Los sicólogos dicen que al principio rechazás la idea, después buscás culpables y después finalizas esa etapa de duelo. Ellos están en eso. No quieren aceptar que ya no son. Por eso siguen diciendo que siguen siendo del FMLN y que esto hará reaccionar a la cúpula. Pero, ¿y si lo que es temporal se vuelve permanente? No es una decisión fácil. El FMLN que luchó en estas tierras sagradas que están regadas por la sangre de personas que dieron su vida por razones sociales es lo que tiene un amarre. Son hijos, son padres, son hermanos que dieron su vida por las transformaciones sociales. Yo creo que es con ese FMLN con el que ellos no quieren romper y es lógico y legítimo que no quieran, porque es su fuente originaria de discernimiento de la lógica de militancia. No es fácil. No es como cambiarse de camisa, me gustaba la roja y hoy me pongo la amarilla. Es un poco más complicado que eso.

 

"El FMLN ya no siente el dolor de este pueblo"

Son las 3 p.m. El acto de lanzamiento de Miguel Serrano como candidato a la alcaldía de San Antonio los Ranchos está abarrotado. Ya no hay sillas y hay gente de pie. Los asistentes han cantado con solemnidad la Marcha de la Unidad, con el puño izquierdo en alto, aunque ahora vistan camisas de color azul, amarillo y blancas. Roberto Cañas, el invitado principal, ya ha dado su discurso. También Miguel Serrano y quienes aspiran a formar con él el próximo concejo municipal.

Pero el mitin alcanza su punto álgido cuando Rafael López, candidato a la alcaldía de Concepción Quezaltepeque, otro invitado, toma el micrófono y comienza su discurso. López es un orador hábil y rápidamente logra la atención del público, que asiente cuando él hace sus afirmaciones y que le aplaude rabioso cuando hace sus señalamientos.

"¡Roberto Cañas es el único candidato de izquierda que compite por la alcaldía de San Salvador!", grita López desde el escenario, y lal gente le aplaude, grita eufórica y asiente. "¡Nayib Bukele no es de izquierda, es un árabe de derecha!", agrega, y la gente celebra. “¡El partido CD lo vamos a llevar a cada uno de los municipios de Chalatenango donde el FMLN no respete la democracia!”, añade, y todos están en un trance eufórico.

Rafael López no es precisamente un ajeno. Fue combatiente de las FPL, como muchos de los que le escuchan, y desde que terminó la guerra pasó a formar parte de la organización de veteranos de guerra del FMLN. López ahora se jacta de haber ayudado a arrebatarle a la “derecha” el municipio de Concepción Quezaltepeque, también en Chalatenango, que había sido gobernado por Arena desde hacía más de 15 años. En 2012, Arena perdió con 1,448 votos ante 1,970 votos del FMLN. López cree que ese triunfo del FMLN se debe, en gran parte, a la movilización y al trabajo de campaña que hizo en el municipio para apoyar a su partido.

Pero ahora está descontento. Él también asegura que, al igual que en San Antonio los Ranchos, en Concepción Quezaltepeque la dirigencia del FMLN les impuso un candidato. Y ante la imposición de la dirigencia, López decidió buscar la bandera de CD para postularse como candidato a alcalde. Y es él quien asesora a los “disidentes” de San Antonio los Ranchos. Él fue el puente entre la Adesco histórica y CD.

López dice representar el descontento en el sector de veteranos del FMLN. Define su desilución en una sola frase. "El FMLN ya no siente el dolor de este pueblo".

La guerra del agua

Cuando el alcalde José Navarro acreditó a  la nueva Adesco, automáticamente también le dio la potestad de administrar el proyecto de agua. El 29 de septiembre de 2014, los nuevos integrantes procedieron a reclamar esta nueva función. Con ayuda de la policía se dirigieron a romper candados, a cambiar chapas de las bóvedas y de los tanques. La Adesco histórica los acusó inmediatamente de usurpar esta función. “Acá quien tiene el control del agua es la Adesco acreditada”, confirma Ernesto Molina, jefe de la estación policial en San Antonio los Ranchos.

Molina dice que -el 29 de septiembre de 2014-  tuvieron que venir refuerzos de una unidad policial de la cabecera departamental, Chalatenango, para evitar que hubiera enfrentamiento. “Llegaron y pusieron nuevos candados. Pero a raíz de eso se vino una desestabilización con el agua horrible, que abrían los candados, que rompían las válvulas para que no pasara el agua para que no se llenara el tanque, cosas que ellos lo manejan. Había una irregularidad que el tanque no se llenaba porque no le pasaba el agua porque habían roto la caja de control...”

Y así comenzó la guerra del agua en San Antonio los Ranchos. Las autoridades no saben quién comenzó el sabotaje. Pero de un día para otro, uno de los municipios menos poblados y con fuentes acuíferas abundantes, se quedó sin agua.

En el hotelito que está a la entrada de la comunidad, cuyo objetivo es atraer turistas y servir de espacio para que las familias de la comunidad vayan a nadar a las piscinas, en ese lugar, un grupo de jóvenes se baña en las aguas semiverdosas. La presión del agua o algún sabotaje a la cañería que conduce el agua ha evitado que ese día cambien el agua de la piscina. Hace un calor sofocante de 34 grados Celsius y los jóvenes disfrutan del agua refrescante aunque luzca un poco sucia.

Un grupo de niñas sube la cuesta desde el hotelito hasta el pequeño puente que conecta a San Antonio los Ranchos con la calle principal. Han ido de puerta en puerta gritando: "¿Tiene agua?”. La respuesta que han obtenido desde dentro de las propiedades ha sido la misma: "No".

Y la escena se repite hasta llegar al pueblo donde está por comenzar el discurso del candidato de CD. Miguel Serrano toma la palabra y utiliza su escenario improvisado para dirigirse a una multitud de 300 personas que ha llegado a apoyar su candidatura. Señala como culpables a los miembros de la nueva Adesco y a los miembros del concejo municipal de reventar las cañerías y de atentar contra la propiedad del agua que le pertenece a la comunidad.

Aracely Ayala dice indignada que no es posible que no tengan agua. Ayala, brigadista del FMLN durante la guerra, cuenta cómo con piochas y palas toda la comunidad trabajó unida para que en 1992 se hiciera realidad el proyecto de introducción y abastecimiento de agua potable. Jura que nunca les había faltado el servicio en sus hogares y culpa al concejo municipal de colocar a personas sin experiencia en el manejo de las válvulas y de los tanques.

Miguel Serrano acusa a Wilber Mejía de usar sus fuerzas de choque para intentar amedrentarlos y de nuevo acusa a su contrincante –el candidato del FMLN- de haber traicionado a la comunidad.

Un grupo de jóvenes juegan fútbol en la plaza principal. Mientras el vocero del alcalde por el FMLN José Navarro (quien compite por la reelcción), brinda un discurso sin que nadie le preste atención. A una cuadra de este lugar hubo un mitin del CD en donde asistieron alrededor de 300 personas.
 
Un grupo de jóvenes juegan fútbol en la plaza principal. Mientras el vocero del alcalde por el FMLN José Navarro (quien compite por la reelcción), brinda un discurso sin que nadie le preste atención. A una cuadra de este lugar hubo un mitin del CD en donde asistieron alrededor de 300 personas.

Anochece. Mientras el mitin del candidato del CD termina, un concejal y el alcalde están en la plaza pública. El alcalde se mantienen callado todo el tiempo y observa cómo su concejal con un megáfono pide el voto por el FMLN y le solicita a la comunidad que se mantenga unida. “Si el alcalde se está equivocando, acerquémosno y digámosle”, dice el represente del concejo. Denuncia a sus contrincantes de CD. Grita para que todos lo escuchen que la Adesco histórica es la culpable de los ataques, del sabotaje al abastecimiento de agua.

Un grupo de niños juega fútbol frente al mitin del alcalde que va a la releeción por el FMLN. Las gradas frente a la plaza están vacías. Los niños corretean la pelota indiferentes. El concejal sigue hablando y nadie en la plaza le escucha. A una cuadra de la plaza ha acabado la concentración del candidato del CD y las 300 personas se dispersan. El concejal es tenaz y no deja su tono emotivo para llamar a la cordura a un público que no existe.

"Hay que votar por el FMLN, señores. De un día para otro nos vamos a quedar sin agua y siempre hemos tenido el agua en nuestras casas. Nunca nos ha faltado", dice, a pocas horas de que se celebre la fiesta de San Antonio los Ranchos por el aniversario de los Acuerdos de Paz.

Los comerciantes se han tomado la calle a un costado de la iglesia. Han instalado hornos para preparar pizzas y planchas para cocinar burritos. Los dos locales improvisados con carpas disponen de tanques de plástico donde almacenan el agua que con cántaros han debido ir a traer a uno de los nacimientos de agua del municipio.

En todo el día no ha caído una gota de agua.

El sacerdote del pueblo apenas lleva un año de dar misa y de impartir los sacramentos. En sus homilías ha aprovechado para pedir a las familias que no peleen por asuntos electorales. Dice no tener claro qué sucede con el problema del agua.

"A la conclusión a la que he llegado es que quizá algunos del mismo grupo rompen la cañería para acusar al otro. Es como quizá siempre esa mala intención. Quieren que el otro aparezca como malo, entonces hacen cosas disfrazadas aunque se trate de los mismos para que luego aparezca como culpable el otro".

El conflicto por el agua ha llegado al extremo de que la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos acaba de tener las primeras visitas a la comunidad y comenzará a ejercer un rol de mediador entre las Adescos en conflicto. 

"Efectos de todo eso sí hay, porque el agua aquí es muy escasa. Dicen que hay no sé cuántas válvulas de las más grandes como manipuladas, el agua se desperdicia, una que está no sé dónde arriba y lo último que oí es que había sido esta última, un seguidor manipulado por la histórica y que ahora es el partido CD. Efectos hay. ¿Quién lo ha hecho? No lo tengo claro", dice el religioso.

Debido a que hay dos Adescos y hay dos facciones en la comunidad, el conflicto se ha recrudecido. Según el jefe de la estación policial, hay personas que le siguen pagando la cuota de mantenimiento a miembros de la Adesco histórica y que la acreditada, al no recibir los pagos durante meses, procede a cortar el servicio y luego por otros medios la gente vuelve a conectar el agua. “Hay un problema social de intereses. Puros intereses”, concluye el oficial.

Amigos de El Faro
 
Amigos de El Faro

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad