Publicidad

Primer concejo plural capitalino se estrena borrando el nombre "calle Roberto d'Aubuisson"

Al menos una docena de decisiones, entre contrataciones y destituciones y cambios de nombres de calles, fueron tomadas por unanimidad de los nuevos integrantes del concejo municipal de San Salvador. Nayib Bukele, hasta este jueves munícipe de Nuevo Cuscatlán, en La Libertad, optó por mantener privadas las sesiones del concejo capitalino y ya contrató a un primo y a un hermano como secretario municipal y responsable del Instituto municipal de deportes (Imder), respectivamente. 

 
 

Las nuevas autoridades de la Alcaldía de San Salvador acordaron, este 1 de mayo y por unanimidad, estrenarse en sus funciones quitándole el nombre del mayor Roberto d'Aubuisson, fundador del partido Arena y señalado como autor intelectual de la muerte de monseñor Óscar Romero, a una calle capitalina. La decisión, entre las primeras de muchas en un escenario político inédito para El Salvador, se tomó en el marco de la instalación de los concejos plurales (con representantes de distintos partidos políticos) a lo largo y ancho de todo el país.

Al menos una docena de decisiones, entre contrataciones y destituciones y cambios de nombres de calles, fueron tomadas por unanimidad de los nuevos integrantes del concejo municipal de San Salvador. Foto: Emely Narro
 
Al menos una docena de decisiones, entre contrataciones y destituciones y cambios de nombres de calles, fueron tomadas por unanimidad de los nuevos integrantes del concejo municipal de San Salvador. Foto: Emely Narro

La decisión del concejo capitalino, elección considerada la joya de la corona en los comicios municipales, llama la atención porque por primera vez las dos principales fuerzas políticas del país regirán de manera conjunta el destino de la ciudad, y también porque una de sus primeras decisiones, sorpresivamente tomada por unanimidad, toca unas de las fibras más sensibles de la historia de El Salvador. Sin embargo, y contrario a lo que pudiera haberse esperado, esta fue atajada sin ningún sobresalto.

Con los 14 votos de los 14 concejales capitalinos, la administración del alcalde Nayib Bukele aprobó este viernes 1 devolverle a una calle su nombre original ("calle antigua al cantón San Antonio Abad") en detrimento del nombre con el el cual había sido rebautizada a finales de 2014 por al alcalde saliente, Norman Quijano.

La decisión contó con el aval incluso de los seis concejales de la coalición Arena-PDC. Esta es la primera vez que, de manera oficial, representantes de ese partido adversan la figura de su fundador, un exmayor de la extinta Guardia Nacional fallecido en 1992, y que fue señalado por la Comisión de la Verdad de ser el autor intelectual de la muerte de Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador, en marzo de 1980.

El rebautizo de la calle San Antonio Abad como calle Roberto d'Aubuisson causó un terremoto político en el país. En 20014, el alcalde saliente Norman Quijano rebautizó la arteria en plena campaña electoral y en momentos en que, desde Roma, se decía que el proceso de beatificación de monseñor Romero presentaba avances. Además, el intento de Quijano por defender el legado de d'Abuisson cuando se estaba a las puertas del trigésimoquinto aniversario del asesinato de Romero causó conmoción y llevó a instituciones como la Procuraduría para la Defensa de Derechos Humanos (PDDH) a pronunciarse en contra del nombramiento.

Edwin Zamora, el candidato de Arena en las elección, había evitado -hasta este viernes- pronunciarse a favor o en contra de la decisión de Quijano. "El nombramiento de la calle ¿qué tiene que ver con monseñor Romero?", respondía Zamora cuando era candidato. “Hay que preguntarle las razones al doctor Quijano”, decía.

Este viernes 1 de mayo, ya convertido en concejal capitalino, (Zamora perdió las elecciones contra el candidato del FMLN, Nayib Bukele), votó a favor de que la calle se volviera a llamar calle antigua al cantón San Antonio Abad, aunque él asegura que fue, únicamente, por motivos procedimentales. “No se le consultó a los vecinos antes de cambiarle el nombre”, dijo Zamora al salir de la sesión del concejo. Zamora ya había intentado congraciarse con la figura de Romero antes. En enero pasado anunció, en contra del sentir mayoritario de su partido, que si llegaba a la alcaldía de San Salvador, construiría un monumento en honor al arzobispo, quien será beatificado este 23 de mayo en la capital.

La anulación en el nombramiento de la calle d'Aubuisson fue tomada por unanimidad, y lo mismo ocurrió con el bulevar José Arturo Castellanos, que en tiempos de la administración Quijano también rebautizado para sustituir al conocido "Bulevar Venezuela". En términos formales, el concejo municipal argumentó que el cambio de nombre de esta arteria tampoco había sido consultado con los vecinos. 

Estas y las demás decisiones de la primera sesión del concejo municipal de San Salvador, que duró unas dos horas, se tomaron por unanimidad. El grupo de concejales conformado por cinco representantes del partido Arena, más el concejal del PDC, no obstaculizaron ninguna decisión municipal, aunque sí logró que la discusión en algunos temas -como por ejemplo el nombramiento de un gerente general de la comuna o la creación de un decreto de retiro voluntario- se amplíe antes de someterse a votación. Edwin Zamora explicó que también lograron un acuerdo para que en futuras sesiones del concejo municipal se les facilite con antelación una copia de la agenda y el material de discusión.

La agenda de este viernes contenía más de una docena de puntos y estos fueron tratados a puertas cerradas por los miembros del concejo. El primero en modificar la agenda para incorporar nuevos temas fue el alcalde Nayib Bukele, quien anunció que incorporaba a la agenda el rebautizo de las dos calles arterias. Este anuncio, curiosamente, coincidió con el momento en el que por única vez se le permitió el acceso a los medios de comunicación para tomar imágenes de la reunión.

Terminado el acceso a la prensa, el resto de puntos de la agenda, entre los cuales se incluían nombramientos y destituciones de personal de confianza, fue tratado a puerta cerrada. De la idea original de destituir cargos como los jefes de los seis distritos en los que se divide la ciudad o el tesorero, Zamora explicó que se pasó a la idea de que se les pida la renuncia. “También estamos discutiendo un decreto de retiro voluntario, pero queremos que verdaderamente sea voluntario. Se discutió sobre los fondos con los que hay que pagar, quiénes se pueden acoger al decreto”, dijo Zamora.

Dentro de la sesión, Zamora y el primer concejal de la alcaldía, el excoordinador del FMLN, Fabio Castillo, propusieron la idea de que las sesiones del concejo se desarrollaran a puertas abiertas. Bukele, según dos personas que participaron de la sesión, no se mostró cerrado a discutir el tema aunque minutos antes, ante preguntas de los medios de comunicación, había dicho expresamente que las sesiones se mantendrían privadas. Esta idea fue confirmada más tarde por la nueva jefa de comunicaciones de la alcaldía, Sofía Medina. “Más adelante quizás pueda discutirse si abrir algunas sesiones”, dijo.

El planteamiento de puertas cerradas de Bukele es contrario a la transparencia que propugnaba en el municipio que él gobernó desde 2012, Nuevo Cuscatlán. En su plataforma de gobierno, un documento que lanzó cuando aun aspiraba a gobernar este municipio de La Libertad, Bukele declaraba su intención de gobernar de cara a los ciudadanos. En la página 29 del documento, decía así: “Cambiaremos la forma tradicional de tomar decisiones. Proponemos: 1) Sesiones de concejo abiertos a los ciudadanos.”

Hay quienes consideran que con los gobiernos municipales plurales, decretados así por orden de la Sala de lo Constitucional, ya se garantiza buena parte de la transparencia que requieren las decisiones municipales. “Si todas las sesiones transcurren así como esta que hemos tenido ahora, habremos avanzado muchísimo en democracia y en transparencia”, reaccionó Fabio Castillo al final de la sesión del concejo, desarrollada en las instalaciones de la alcaldía, ubicada sobre la alameda Juan Pablo II, en el centro de la capital.

Zamora explica que él y su bloque decidieron acompañar la mayoría de puntos de agenda como una muestra de buena voluntad y un voto de confianza a la gestión de Bukele. “Pero la idea es que no se vea que son 'ellos' y 'nosotros', si no un equipo de 14 concejales buscando los beneficios para la capital”, dijo.

Nayib Bukele nombra a dos familiares en cargos municipales

 Foto: Emely Navarro
 
 Foto: Emely Navarro

Entre las decisiones que se tomaron este viernes a puerta cerrada también estuvieron dos nombramientos de familiares del alcalde Nayib Bukele. Uno de ellos, Hassam Bukele, es su primo en cuarto grado de consanguinidad, y fue nombrado secretario municipal en sustitución del abogado José Ernesto Criollo Mendoza. Hassam Bukele formó parte de la comisión de transición entre la administración Quijano y la que comenzó este 1 de mayo.

El otro familiar del alcalde Bukele que obtuvo un cargo en la municipalidad es Yamil Bukele, actual presidente de la Federación Salvadoreña de Baloncesto. A él, el alcalde lo nombró encargado del Instituto municipal de los deportes (Imder), y para este nombramiento no se requería la votación del concejo municipal.

Tanto Hassam como Yamil ejercerán ambos cargos ad honorem. “Probablemente el alcalde necesita rodearse de gente de su entera confianza y después que vimos que no riñe con la ley, decidimos votar a favor del nombramiento de Hassam Bukele como secretario municipal”, reaccionó Edwin Zamora. “Ahora bien, yo siempre prefiero mantener alejados a familiares de mi función pública”, dijo.

Como nuevo jefe de presupuesto fue contratada Sandra de Guevara; Claudia Juana Rodríguez, como tesorera; y Víctor Najarro, como director financiero. 

La alcaldía de San Salvador quedará conformada por ocho concejales del FMLN, incluyendo el alcalde y el síndico, más seis regidores de la coalición Arena-PDC. De estos seis concejales, solo uno es del PDC, es Edwin Núñez, director departamental de la Democracia Cristiana para San Salvador.

Al terminar la sesión del concejo, Bukele abandonó la alcaldía sin dar declaraciones a los medios. Por la mañana, Bukele había entregado la vara edilicia a Irma Michelle Sol Schweikert en el municipio de Nuevo Cuscatlán. Tanto esta ceremonia de traspaso de mando, como la de la capital, fueron escuetas y duraron, como mucho, 15 minutos incluidas las declaraciones a la prensa. Según dijo Bukele a diversos medios de comunicación, la idea era no gastar más de 10 dólares en el traspaso de mandos. El dinero que se había proyectado en un principio para el acto de traspaso de mando, Bukele dijo que lo destinaría para reforzar al Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) en sus labores de disuasión de la criminalidad.

Después de pronunciar un breve discurso en el que felicitó a su sucesor y después de entregarle la vara edilicia a Bukele en el despacho que él administró durante seis años desde el 2009, Norman Quijano abandonó la municipalidad capitalina. Salió del despacho y luego bajó por las escaleras que lo condujeron al primer nivel. Ahí estrechó las manos de algunos empleados. “Yo quité mi foto de alcalde”, dijo Quijano, mientras señalaba una de las paredes que se observan al no más entrar a la alcaldía. “Pero ahí les dejé el clavito en la pared para que pongan la otra foto”, agregó entre risas.

Bukele sostuvo, tras recibir la vara edilicia de manos de Quijano, que la alcaldía presentaba una deuda de 50 millones de dólares. La cifra fue desmentida luego por Quijano quien antes de abandonar el edificio dijo que la deuda ascendía solo a 28 millones de dólares. Edwin Zamora dijo que no tiene información fidedigna al respecto y que debe estudiar los números antes de emitir una opinión. 

Este viernes, otras 261 alcaldías comenzaron sus funciones sin sobresaltos. 132 municipalidades quedaron en manos de Arena, según los resultados de los comicios celebrados el 1 de marzo, y 85 en manos del FMLN. El partido Gana obtuvo 19 comunas, mientras que el PCN y el PDC, 16 y cinco respectivamente. El partido CD y el PSD ganaron una alcaldía respectivamente.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad