Publicidad

Un año después, México no olvida a sus 43 estudiantes

Los mexicanos se volcaron a las calles de nuevo para exigir al gobierno de Enrique Peña Nieto que esclarezca la desaparición, en septiembre de 2014, de 43 estudiantes del sur del país. Hace tres semanas, una investigación internacional confirmó la implicación del Ejército, la Policía Federal y la Policía Municipal de Iguala, en la desaparición. 

AFP/ El Faro

 
 
Estudiantes, vecinos y parientes de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa participan en una protesta hoy en Chilpancingo, Guerrero, uno de los estados que replicó la manifestación principal que se llevó a cabo en el Distrito Federal. México no olvida el crimen que hoy cumplió un año y del que todavía no se conoce una verdad con respaldo científico. Foto AFP /Pedro PARDO
 
Estudiantes, vecinos y parientes de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa participan en una protesta hoy en Chilpancingo, Guerrero, uno de los estados que replicó la manifestación principal que se llevó a cabo en el Distrito Federal. México no olvida el crimen que hoy cumplió un año y del que todavía no se conoce una verdad con respaldo científico. Foto AFP /Pedro PARDO

"Sigue prendida la llama de la indignación de los padres. Que se vaya Peña Nieto y todo su gabinete pero que antes nos entregue a nuestros hijos porque él sabe dónde están", dijo Carmelita Cruz, madre de uno de los estudiantes, desde una tarima frente a la catedral.  "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!" era una de las consignas de los manifestantes. "Crimen de Estado", "Todos somos los 43" o "Fuera Peña" son algunos de los mensajes que se pudieron leer en los carteles de los manifestantes, que empezaron a congregarse para marchar desde el mediodía del sabado y recorrieron por la tarden el céntrico paseo de la Reforma, cargando banderas mexicanas teñidas de negro, calaveras o mapas del país plagado de cruces.

"Ojalá que la presión que hacen los 43 alcance para encontrar a todos los demás", expresó Rómulo Hernández, un comerciante de 73 años que seguía a paso lento la marcha mostrando una pancarta con el nombre de su hija desaparecida en 2013. La manifestación tuvo réplicas en Chiapas, Chihuahua, Guerrero, Jalisco, Michoacán y Nuevo León, según reportó el medio Uno Más Uno. La conmemoración también hizo eco en otros países en el mundo como Argentina, Francia, Alemania, Bolivia, Perú, España y Canadá, como reseñó la revista Emeequis. La etiqueta #DíaDeLaIndignación fue trending a nivel mundial.

Más preguntas que respuestas

La fiscalía general (PGR) concluyó que los estudiantes de la combativa escuela de magisterio de Ayotzinapa fueron atacados a balazos por policías de la cercana localidad de Iguala, asesinando a tres de ellos y a otras tres personas. Luego, 43 de los sobrevivientes habrían sido entregados a narcotraficantes locales, quienes los asesinaron y calcinaron en un basurero cercano por sospechar que eran miembros de un cártel rival. La PGR aseguró que esa era la "verdad histórica".

Pero los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) destrozaron esa versión y concluyeron que "no existe ninguna evidencia" de que fueran incinerados en ese basurero y criticaron que la investigación oficial no explore la hipótesis de que los estudiantes fueran atacados por haber tomado erróneamente un autobús que transportaba heroína.

Las autoridades de México enviaron a un prestigioso laboratorio de Austria fragmentos óseos, de los que sólo se pudo identificar completamente a uno de los estudiantes y parcialmente a otro.  El caso Ayotzinapa "va a quedar como un sello de este gobierno, negativo, como fue (la matanza de los estudiantes en el año) 68 para el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz", estima José Antonio Crespo, analista del Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Peña Nieto, a Nueva York 

Tal como lo hizo hace un año, cuando ocurrió el crimen de los estudiantes, el presidente Enrique Peña Nieto salió de México, esta vez hacia Nueva York, para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas. "Peña Nieto salió cobardemente del país porque sabía que haríamos demostración de fuerza", espetó Nardo Flores, uno de los padres de los chicos, después de revivir un acto que se ha vuelto clásico en las manifestaciones por Ayotzinapa: pasar lista en voz alta los nombres de los 43 jóvenes, a lo que la multitud responde "ausente".

En la mañana, el mandatario envió varios mensajes en Twitter donde dijo que su gabinete está comprometido "con la verdad y la justicia" sobre el caso que ha derrumbado su popularidad. Peña Nieto se reunió el jueves a puerta cerrada con los padres de los estudiantes, que ese día cumplían un ayuno de 43 horas en honor a sus hijos.

En esa reunión, la segunda del mandatario con los familiares, Peña Nieto les aseguró que la investigación sigue abierta y anunció la creación de una fiscalía especializada para localizar a los más de 25.000 desaparecidos que hay en el país desde que en 2006 el gobierno inició la guerra contra el narco. Pero los desilusionados padres le reprocharon la "mentira histórica" sobre lo que ocurrió aquella fatídica noche del 26 de septiembre de 2014 y exigieron la supervisión internacional de las investigaciones.

Un grupo de expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) echó por tierra las conclusiones dadas a conocer por la fiscalía general sobre este caso. El viernes, la ONU abogó por un "replanteamiento general" de la investigación oficial y el esclarecimiento de sus "irregularidades", que incluyen "informaciones sobre el uso de la tortura para conseguir confesiones y alteración de evidencias".

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad