Publicidad

La fortuna del diputado Carlos Reyes pasó de $850,000 a $1.6 millones en tres años

Un solo mandato legislativo bastó a este diputado para duplicar su patrimonio entre 2012 y 2015. Él lo atribuye a la plusvalía. En 2012, de un poco más de 1.6 millones de dólares declarados como patrimonio, casi todo (1.5 millones) estaba constituido por el valor de sus terrenos y edificios. Uno de ellos lo alquila a la Policía Nacional Civil y otro a la alcaldía de Sensuntepeque.

 
 

En 1997, cuando inició su carrera como diputado, Carlos Reyes, del partido Arena, declaró que sus bienes inmuebles tenían un valor de 546,371 dólares. 12 años después, en 2009, declaró a la sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia que sus propiedades valían 866,664 dólares. Un aumento de un 59 % en esos cuatro períodos como legislador. Después solo le tomó un nuevo período en la Asamblea Legislativa para que el valor de sus inmuebles escalara hasta 1 millón 545,566 dólares. El Faro le preguntó cómo fue posible que, en contraste con la tendencia previa, en tres años en que no declaró un salto en sus ingresos ni en su endeudamiento, el valor de sus inmuebles subiera un 78 %. "Yo les consideré un aumento por plusvalía", respondió.

El diputado, elegido por el departamento de Cabañas, es uno de los más veteranos en la bancada legislativa de Arena. En el Centro Nacional de Registros (CNR) le aparece una extensa lista de bienes inmuebles, y al parecer él obtiene una buena parte de sus ingresos por el alquiler de varias de estas, incluso a instituciones del Estado como la Policía Nacional Civil y la alcaldía de Sensuntepeque.

Este ingeniero civil asegura que no ha heredado nada y subraya que muchas de las propiedades las tenía ya desde antes de ejercer como diputado.

Según información de la sección de Probidad, entre los 28 diputados de Arena de la legislatura 2012-2015, seis tenían un patrimonio líquido (el valor de sus bienes y dinero en efectivo menos el monto de sus deudas) superior al millón de dólares. Carlos Reyes estaba entre ellos.

La versión pública de su declaración patrimonial revela que de 2012 a 2015 este diputado por Cabañas prácticamente duplicó su patrimonio líquido, pues pasó de 852,000 dólares a 1 millón 675,000 dólares. De esta cantidad, 93,762 dólares los declaró como parte de sus bienes muebles y cuentas de ahorro. El resto lo declaró en la casilla de bienes inmuebles, en la que los funcionarios deben detallar cuántos terrenos, o casas o edificios poseen, cuánto valen, desde cuándo los tienen, en qué lugar están ubicados, la forma en que los obtuvieron y las mejoras que expliquen el aumento en su plusvalía.  

Al preguntarle cómo incrementó su patrimonio líquido en más de 800 mil dólares, el diputado responde que al menos 10 de sus propiedades en Sensuntepeque, uno de los municipios de Cabañas, valían en 2012 sustancialmente más que en 2009.  

Este incremento, dice el diputado, no se basa en que haya registrado nuevos ingresos o en que haya adquirido nuevas propiedades en ese período. El aumento de su patrimonio líquido se debe a que actualizó el valor de sus bienes inmuebles. Actualización que él mismo calculó. “Tengo cumplimiento total”, afirma, mientras muestra una copia de un documento que da por aceptada -sin ninguna observación- su última declaración jurada de patrimonio, correspondiente a 2015.

La gráfica siguiente muestra la evolución del patrimino líquido del diputado en los últimos 18 años. Las líneas de abajo muestras sus ingresos anuales y sus deudas. La línea azul muestra la evolución de su patrimonio líquido, con ese pronunciado ascenso entre 2009 y 2012. 

Reyes dijo a El Faro que lo que hizo es un ejercicio de transparencia:  

—Queremos que nos explique cómo en 2009 tenía un poco más de 800 mil dólares en propiedades y luego de tres años declaró más de 1.5 millones en bienes inmuebles.

—Yo puse esto en la declaración original: a los inmuebles se les ha considerado aumento por plusvalía, otros han disminuido y otros se mantienen… En cada caso se da una explicación del porqué del cambio.

—¿Tiene un certificado o valúo profesional para justificar el aumento del valor?

—Yo le puse que era criterio personal, que yo había considerado. Es que yo le quiero contar: en un momento determinado llega el Ministerio de Hacienda y me dice: ajá, señor, usted en su declaración de Probidad está diciendo que estos terrenos valen esto, pero estos terrenos valen esto. Pero mire, por eso es que yo en alguno les disminuí y en otros les subo y en otros se mantiene el valor. Es transparentar. 

En el anexo de explicaciones que entregó a la Sección de Probidad y que leyó a El Faro, Reyes considera, por ejemplo, que una casa de su propiedad en un zona residencial de Ciudad Mertliot mantiene su valor en 105 mil dólares. En cambio, un grupo de lotes en Cabañas que compró en 12,000 dólares ahora vale 60,000 porque ya existe una carretera que pasa cerca de dicha propiedad. "Este inmueble mejoró su plusvalía por pasar cerca la Longitudinal del Norte, ahí está la explicación", dice.

Esa vía, que une el sector norte de El Salvador desde 2013, tuvo habilitados sus primeros tramos en 2011. Reyes ilustró cómo él mismo estimó el incremento del valor de sus propiedades.  

—¿Tiene un asesor en bienes y raíces o un documento de un profesional que justique su criterio?

—No, no, no. Es que si yo no hubiera tomado esta decisión de subirle… le sigo leyendo (busca otro ejemplo de una propiedad que haya aumentado su plusvalía)

—¿Y la Corte Suprema no le ha exigido un valúo formal, porque si queda a discreción de uno mi patrimonio puede subir o bajar cuando yo quiera y como yo quiera?

—Es correcto, pero yo prefiero… le voy a contar, lo más sano para mí hubiera sido dejarlo así, pero no es lo más correcto. Desde mi punto de vista, digo yo, cualquiera va a decir que no, y yo le digo que tengo inmuebles a los que yo bajo la plusvalía.

—Dé un ejemplo de cómo mejoró la plusvalía de una propiedad. 

—Mire esta por ejemplo... aquí dice, por haber realizado mejoras en la infraestructura. Mi negocio, le voy a ser honesto, es comprar casitas, yo soy ingeniero civil, las remodelo, las arreglo, y ahí voy, poco a poco. 

El diputado leyó cómo, por ejemplo, una de sus propiedades en el centro de Sensuntepeque duplicó su valor en el período 2012-2015. Pasó de valer 110 mil dólares a 220 mil . "Mire lo que dice: su incremento se debe al aumento de plusvalía, por ser una zona segura en el centro de la ciudad", lee. “Así, el día que me toque pagar impuestos yo iré a pagar lo que me corresponda, por eso, ¿me entiende?”

Carlos Reyes dice que no ha heredado nada, que todo lo ha ido comprando poco a poco: "Claro, usted ve esto -muestra la declaración en la que duplicó su patrimonio- y dice… ¡iiiiiijjjjjj... cuánto subió! Pero mire, lo único nuevo que he comprado en el período 2012-2015 es una serie de lotes a una cooperativa. Todo lo demás es antes de 2012…" Según el registro de la propiedad del CNR, el diputado compró una lotificación de ocho parcelas en 2014. 

Hace dos semanas, la Corte Suprema de Justicia ordenó juicio por enriquecimiento ilícito contra el diputado Reynaldo López Cardoza, a quien le objetaron la forma en que registró la plusvalía de sus bienes inmuebles. El informe de la sección de Probidad sobre las declaraciones patrimoniales de Caardoza hace, entre otros hallazgos, el señalamiento de un incremento injustificado de más de un cuarto de millón de dólares en el valor de cinco inmuebles. "El diputado López Cardoza estimó los valores comerciales de dichos inmuebles en un monto total de $397,500.00 por la plusvalía y mejoras, según su dicho efectuados en los mismos, lo cual genera una diferencia entre este y el valor de compra de $268,000.00; valor que se vuelve injustificable con la información declarada por el diputado".

Alquiler a la PNC y a la Alcaldía

La línea de ingresos anuales muestra que el diputado Carlos Reyes ha llegado a tener ingresos de más de 840 dólares al día, es decir, casi cuatro salarios mínimos. En 2012, entre salarios -sueldos, bonos, viáticos y otras prestaciones del cargo de legislador- reportó ingresos por 206,000 dólares, a los que sumó 104,000 dólares en concepto de "otras rentas".

En este último rubro entran los ingresos por alquiler de sus propiedades. Al menos dos de ellas, cada una ubicada a un par de cuadras del centro de Sensuntepeque, las arrienda a instituciones del Estado. Una le reporta 2,700 dólares mensuales -32,400 cada año- en concepto del alquiler de un edificio que ocupa la Policía Nacional Civil. La otra la alquila a la alcaldía de Sensuntepeque, y sirve como terminal para vehículos de transporte rural.

Reyes dice estar seguro de que no transgrede la Constitucion de la República por tener contratos con el Estado. El artículo 128 de la Constitución dice que no podrán ser diputados "los contratistas ni los caucioneros de obras o empresas públicas que se costeen con fondos del Estado o del municipio". Aunque no detalla por qué cree que no está inhabilitado para alquilar sus propiedades a la Policía o a la alcaldía, dice que ya lo ha consultado con las personas adecuadas. "Mire, mis abogados me dicen que no hay problema, que todo está bien". Añade, como para terminar de convencer sobre la legalidad de su situación, que no es el único legislador que hace eso. "Mire, yo le voy a comentar, yo conozco al menos a unos cinco diputados que le alquilan locales, unos hasta a la misma Policía también". 

El Faro visitó la delagación de la PNC en Sensuntepeque para pedir una copia del contrato por el arrendamiento del edificio que es propiedad del diputado. "Es correcto, es del señor diputado, pero esa información solo la puede dar un superior y en este momento no lo puede atender", dijo una oficial de Polícia a El Faro. 

Edificio propiedad del diputado Carlos Reyes en la ciudad de Sensuntepeque, que tiene alquilado a Policía Nacional Civil.
 
Edificio propiedad del diputado Carlos Reyes en la ciudad de Sensuntepeque, que tiene alquilado a Policía Nacional Civil.

El diputado también alquila una de sus propiedades a la municipalidad de Sensuntepeque, encabezada por el alcalde Édgar Bonilla. "Mire, aquí yo hago una labor social. En el concejo municipal votaron todos. ¿Y dónde van a dejar los pick ups? ¿En la calle? FMLN, Gana, todos votaron", dice, en referencia a la unanimidad del concejo de Sensuntepeque. "Si yo lo arrendara a una ferretería quizá le sacaría unos 2,000, hasta 2,500 dólares".

El gráfico siguiente muestra la evolución de los diferentes tipo de ingresos –salarios, prestaciones y otras rentas– que reporta el diputado a la sección de Probidad. 

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad