Publicidad
Especial Educación

Sánchez Cerén se aleja de su promesa de duplicar el presupuesto de educación

Salvador Sánchez Cerén prometió a los salvadoreños duplicar el presupuesto de educación al finalizar su quinquenio, si era elegido presidente; sin embargo el presupuesto de la cartera el próximo año es inferior al de 2015. Aunque el ministro Canjura insiste en que el compromiso se mantiene firme, admite no tener idea de con qué fondos lo cumplirá y prefiere hacer sus propias proyecciones resignándose a que la meta no sea alcanzada. 

 
 

Aunque el presidente prometió incrementar de forma gradual el presupuesto de educación a 6 puntos del PIB al final de su quinquenio, el año que viene va a retroceder en sus objetivos. De 3.5 puntos del PIB va a pasar a 3.4 puntos del PIB. Para 2016, el gobierno le va a recortar 0.1 puntos del PIB al presupuesto de educación.

El ministro de educación, Carlos Canjura dice que la promesa - de los 6 puntos del PIB- se mantiene. Pero el 19 de octubre le dijo a los diputados que no tiene la menor idea de dónde van a salir los recursos. Admitió además a El Faro que -a diferencia de las instituciones de seguridad- para educación no hay ninguna iniciativa de impuestos para obtener recursos. Canjura ha acudido al Consejo Nacional de Educación, un grupo consultivo, que no tiene ningún poder decisión, para que sean ellos los que definan cómo obtener dinero.

El año que viene habrá menos dinero para educación. Carlos Cáceres recortó 5 millones de dólares al presupuesto de las 5 mil 137 escuelas y de las 14 direcciones departamentales - en el apartado bienes y servicios-, que entre otros gastos incluye el pago de facturas de agua y energía eléctrica. 

El retroceso en el presupuesto de educación implica mayores dificultades para el Ministerio de Educación para atender los problemas de cobertura en prescolar y en bachillerato. El 19 de octubre, Canjura se sinceró con los diputados de la Comisión de Hacienda y les dijo que es imposible atender a más adolescentes en bachillerato si no se construye más infraestructura, lo que obligatoriamente demandaría más recursos. 

La promesa de aumentar a 6 puntos del PIB el presupuesto de educación surgió cuando Sánchez Cerén era candidato a la presidencia. El 1 de septiembre de 2013 emitió un discurso - como parte de su plataforma de gobierno"El Salvador Adelante" (2014-2019)-  en el que prometió priorizar el presupuesto de educación si era elegido presidente. "Será permanente el esfuerzo por ampliar la inversión en la educación hasta alcanzar los 6 puntos del PIB", dijo Sánchez Cerén. Sin embargo, en 2016 estará 0.1 puntos más lejos de su meta. 

Carlos Canjura esperaba recibir, este 2015, un presupuesto de 4 puntos de PIB. "Si fuera posible, ya estaríamos dando pasos", dijo a El Faro el 1 de septiembre 2014. Pero en 2015, Sánchez Cerén no dio esos pasos.  El presupuesto de educación -como proporción del PIB-  pasó de 3.51 puntos del PIB (en el año 2014) a 3.54 puntos del PIB (en el año 2015) según proyecciones actualizadas de PIB del Ministerio de Hacienda de julio de 2015.

En 2016, el gobierno retrocedió aún más: el presupuesto será de 3.47 puntos del PIB. 

En términos absolutos, los 6 puntos del PIB -prometidos por Salvador Sánchez Cerén para el año 2019- equivalen a 1894 millones de dólares. Desde que el FMLN está en la presidencia, los proyectos de presupuesto de educación (de 2009 a 2016) han aumentado -en promedio- cada año 38 millones de dólares. Si continúa esta tendencia, en 2019 Sánchez Cerén va a entregar un presupuesto de educación de 1055 millones de dólares: 800 millones de dólares menos de lo que había prometido cuando era candidato a la presidencia.

Alumnos del centro escolar Cantón San Antonio Grande, en El Paisnal. Esta aula reúne a estudiantes de sexto y séptimo grado, aunque en algunas escuelas se reúne en un mismo salón a tres grados distintos. Foto de archivo | El Faro 
 
Alumnos del centro escolar Cantón San Antonio Grande, en El Paisnal. Esta aula reúne a estudiantes de sexto y séptimo grado, aunque en algunas escuelas se reúne en un mismo salón a tres grados distintos. Foto de archivo | El Faro 

El miércoles 11 de noviembre, durante un evento público en el Centro Escolar General Francisco Morazán, de San Salvador, El Faro abordó al ministro de Educación para preguntarle sobre si el gobierno descartaba cumplir su promesa. También le preguntó sobre las omisiones del ministro de Hacienda que en los últimos días ha presentado una serie de paquetes de impuestos -como el de la compra de aparatos electrónicos-, pero ninguno destinado a recoger recursos para educación y si eso implicaba rebajar las metas quinquenales. 

-Hemos visto a Cáceres muy activo generando paquetes de impuesto para seguridad, pero ninguno para recoger dinero para educación.

-Se está construyendo una iniciativa. Estamos planificando el costeo con el Consejo Nacional de Educación. Esperamos pronto presentar una iniciativa.

-¿Considera que las circunstancias actuales lo están obligando a renunciar a la promesa de duplicar el presupuesto de educación?

-No vamos a renunciar.

-Pero hubo una promesa de inversión de ...

-¡Por eso le estoy diciendo que la promesa va a cumplirse al finalizar el periodo! Entonces hablamos de que no se cumplió la promesa. Pero no podemos decir ahorita que no se ha cumplido la promesa, porque no era una promesa para 2015.

-¿A partir de qué financiamiento pretenden cumplir esa meta?

-Esa es una discusión nacional que vamos a tener. Por eso la estamos haciendo pasar por el Consejo Nacional de Educación. Para que sea un tema de nación, no un tema de gobierno. Esto tiene que ver con los ingresos que tiene el estado y con los compromisos que tiene la nación-, dijo Canjura.

El Faro también abordó al presidente Sánchez Cerén en el Centro Escolar Morazán de San Salvador para preguntarle sobre su promesa de invertir 6 puntos del PIB. Pero Carlos Portillo, uno de los encargados de protocolo de la Presidencia, obstruyó el camino y dijo: "El presidente no da declaraciones".

Carlos Cáceres ordenó recorte de 5 millones de dólares del presupuesto de escuelas

En términos brutos, el presupuesto de educación pasó de 917 millones, para el año 2015, a 940 millones de dólares, para el año 2016: un aumento de 23 millones de dólares. Pero este año, el Ministerio de Educación va a pagar el 5% de aumento en el salario de los maestros y del personal administrativo-que establece el escalafón-, un monto total de 27 millones de dólares.

Como el aumento de 23 millones no cubre por completo el aumento de salario de los profesores y del personal administrativo, el ministro de hacienda Carlos Cáceres recortó 5 millones de dólares –en bienes y servicios-.  4 de esos 5 millones van a servir para cubrir el aumento de salario y 1 millón para reorientarlo a otro rubro del presupuesto de educación. Estos fondos no podrán ser utilizados para el pago de facturas básicas de agua y energía eléctrica de las 5 mil 137 escuelas públicas y de las 14 direcciones departamentales.

Este recorte de presupuesto va a tener un impacto en el funcionamiento de las escuelas que ya ha tenidos algunas reacciones. El director de finanzas del Ministerio de Educación le pidió a los diputados de la Comisión de Hacienda –el 19 de octubre - que les retornen 4 millones de dólares. "Nos hemos quedado sin fondos para cubrir lo que son estos servicios recurrentes...", dijo Agreda.

La diputada Lorena Peña, del partido en el gobierno FMLN, que es presidenta de la Asamblea Legislativa y de la comisión de hacienda, culpó a los diputados de Arena por lo que ella denominó promover recortes en el gasto corriente. "¿Qué opina de que le cortemos bienes y servicios y en los salarios? ¿Qué opina de una propuesta de recortarle su gasto corriente en un 5% o en un 10%? Porque como usted ha dicho, ya viene recortado", le preguntó la diputada al ministro de educación Carlos Canjura en la sesión de la Comisión de Hacienda.

Peña dijo que antes esta era una recomendación que el Ministerio de Hacienda le hacía a los titulares, pero que ahora este recorte está escrito por ley. "Ahora lo pusieron por ley que es cortarle. Contrario a mi opinión, pero ahí (el ministro de hacienda) le obedeció a Arena. Ahora dígame, qué sucedería si le recortan más", añadió Peña dirigiéndose a Canjura quien prefirió no entrar en confrontación.

Niños de segundo grado esperan el inicio de clases reunidos alrededor de un líder de su aula. La malla deteriorada debería proteger las instalaciones del ingreso de extraños. Panchimalco fue el centro de las noticias nacionales cuando en 2012 fueron asesinadas más de 80 personas, pues el año anterior, 2011, habían ocurrido 46 homicidios en este municipio. El acoso de los pandilleros a algunos centros escolares del municipio llegó a ser parte de la cotidianidad de alumnos y maestros.
 
Niños de segundo grado esperan el inicio de clases reunidos alrededor de un líder de su aula. La malla deteriorada debería proteger las instalaciones del ingreso de extraños. Panchimalco fue el centro de las noticias nacionales cuando en 2012 fueron asesinadas más de 80 personas, pues el año anterior, 2011, habían ocurrido 46 homicidios en este municipio. El acoso de los pandilleros a algunos centros escolares del municipio llegó a ser parte de la cotidianidad de alumnos y maestros.

El 11 de noviembre Canjura admitió que el recorte le va a causar problemas en el gasto corriente, y en específico en el pago de servicios básicos de escuelas: agua y energía eléctrica. Para 2016, disponen de una partida de 68.9 millones de dólares: 5 millones de dólares menor a la del 2015. "Lo que sucede es que tenemos el pago de agua y energía. No es que no lo vamos a poder atender. Es que vamos a tener que resolver de manera muy pronta en el año fiscal para poder pagar esos servicios, porque resulta que en esos temas hay bastantes necesidades. Lo vamos a ir superando poco a poco", dijo Canjura sin explicar más. 

90% de niños sin educación inicial y 60% de adolescentes sin bachillerato

Pese a que el ministro insiste en sostener la promesa del presidente -de llevar el presupuesto de educación al 6% del PIB- sus metas quinquenales parecen estar elaboradas sobre la base de la resignación de que eso no ocurrirá: las proyecciones quinquenales del Ministro de Educación muestran que, debido a las carencias de presupuesto, no va a ser posible -para 2019- incrementar la cobertura de educación inicial y de bachillerato, debido a la falta de recursos para construir infraestructura y para contratar maestros. En la práctica, según las propias estimaciones oficiales, esto se traduce así:  cuando termine la gestión del presidente Sánchez Cerén,  el 90% de los niños de 0 a 3 años no va a recibir educación inicial y el 60% de los adolescentes -en edad de cursar primer año de bachillerato- no va a poder hacerlo.

Sobre la posibilidad de aumentar de forma gradual el presupuesto, Canjura se mostró pesimista el 19 de octubre de 2015 en la Asamblea Legislativa. "Inclusive poniéndonos la meta paulatina del 0.5% -de aumento anual del presupuesto- significaría más de 100 millones a lo que tenemos acá. Pero si hubiese forma encantado ... El tema es en dónde se encuentran esos fondos. Si pudiéramos generar esos espacios (...) ahí tenemos la lista larga de demandas para cuando haya fondos”, dijo Canjura.

En 2013, especialistas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo advertían -en el Informe de Desarrollo Humano 2013- que para lograr universalizar la educación preescolar hasta bachillerato el gobierno debía construir 850 escuelas a un costo de 750 mil dólares cada una, lo que implica invertir en total: 625 millones de dólares más los costos de reparación de centros educativos y la compra de mobiliario, lo que elevaba la inversión a 800 millones de dólares. También afirmaban que era necesario duplicar la planta de maestros. 

El Ministerio de educación va a destinar para 2016 49.6 millones de dólares para reparaciones y en 2015, destinó 54.7 millones de dólares. Las contrataciones de docentes tampoco van a registrar ningún aumento. Se van a mantener las 43 mil 437 plazas. 

El 1 de septiembre de 2014, Carlos Canjura criticó a administraciones anteriores -a 2009- por no haber atendido a niños de preescolar (de 0 a 3 años) . Dijo que hacerlo -durante su administración- resultaba impostergable, y que el estado del país dependía de la atención que estos niños recibieran.  "¡Es que no debemos preguntarnos si es posible! ¡Debemos hacerlo!  ¡Cuando nosotros permitimos como sociedad que nuestros niños de 0 a 3 años entren a la zona de desnutrición, lo que estamos haciendo es arriesgando el futuro del país! ¿Qué va a ser de esos niños 15 o 21 años más tarde?", dijo Canjura.

Pero un año después, Carlos Canjura presentó un presupuesto en el que su meta para 2019 implica excluir al 90% de los niños de 0 a 3 años, debido a la falta de presupuesto. Cuando fue cuestionado al respecto, el ministro reaccionó molesto: "¡No teníamos naaada! ¡¿Qué no se da cuenta que no teníamos nada en cobertura de educación inicial?! ¡Se da cuenta que no teníamos nada! ¡Hemos arrancado lo que nunca se ha hecho!".

En 2014, la matrícula de educación inicial, fue de 12 mil 57 niños. En 2019, será de 33 mil 119 niños (el 10% de la población de 0 a 3 años): 298 mil 067 niños van a ser excluidos de este tipo de programas. 

Unos niños juegan en el patio de la escuela durante el recreo. Aprovechan los restos de una tarima para juegos donada por una ONG. A poco tiempo de la donación, el mueble está destruido por no estar diseñaro para el uso que le dan cientos de alumnos del centro escolar.
 
Unos niños juegan en el patio de la escuela durante el recreo. Aprovechan los restos de una tarima para juegos donada por una ONG. A poco tiempo de la donación, el mueble está destruido por no estar diseñaro para el uso que le dan cientos de alumnos del centro escolar.

Canjura adelantó a los diputados de la Comisión de Hacienda otras consecuencias en la cobertura. Dijo que es imposible atender a más adolescentes en bachillerato si no se construyen más escuelas, porque que la población ha crecido a un ritmo más rápido mientras que la oferta de centros educativos está estancada. "Como ustedes saben hay un porcentaje alto de estudiantes que salen de noveno grado y que no ingresan a bachillerato. Eso es el 60%. Si queremos atender a ese 60% que se queda fuera, debemos construir infraestructura", dijo Canjura a los diputados.

Para 2014, las escuelas tenían la capacidad de atender a 57 mil 343 adolescentes de 16 años, la edad oficial para cursar primer año de bachillerato. En 2014, el censo registró una población de 144 mil 056 adolescentes de 16 años. Eso quiere decir que aproximadamente 86 mil 713 adolescentes (el 60.2%) en edad escolar son excluidos de cursar bachillerato. 

 -Hablemos de las consecuencias de no invertir el 6% del PIB. Usted decía en la Asamblea Legislativa que el 90% de los niños de 0 a 3 años iban a quedar excluidos y el 60% de los adolescentes no iban a ingresar a bachillerato ¿Ha hablado con el presidente y con el ministro de hacienda sobre las consecuencias de rebajar metas de su plan quinquenal?-, le preguntó El Faro a Canjura.

-¡Nadie está rebajando las metas! Estamos diciendo que las metas las vamos a cumplir al finalizar el periodo.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad