Publicidad

Los autos, el préstamo, la empresa y el medio millón en extraños depósitos que no justificó el exdirector del ISSS

El exdirector del Seguro Social recibió más de $240 mil de dos motoristas y una secretaria de la institución, quienes recogían el dinero que les entregaba su asistente en la oficina de la dirección del ISSS, y luego lo depositaban en cuentas bancarias de su jefe. Además, Flores adquirió un préstamo por $500 mil en el Banco Hipotecario, compró autos de lujo a cercanos asesores del expresidente Funes, y llegó a recibir en depósitos más de medio millón de dólares que no pudo justificar a la Sección de Probidad. Este es el primer juicio por enriquecimiento ilícito contra un exfuncionario del primer gobierno del FMLN. 

 
 

La Corte Plena de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó este jueves 26 un juicio por enriquecimiento ilícito contra el exdirector del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), Leonel Flores, quien durante su periodo al frente del Seguro Social (2011-2014) registró depósitos por 512 mil 16 dólares y retiros bancarios por 367 mil 182, dinero del que no pudo explicar su procedencia ante la Seción de Probidad, pero que ahora deberá justificarla ante un juzgado de lo civil.

Este se convierte en el primer caso por enriquecimiento ilícito que inicia la Corte Plena contra un exfuncionario de la primera admnistración del FMLN en el ejecutivo (2009-2014). 

Leonel Flores, uno de los hombres más allegados al expresidente Mauricio Funes, miembro de los "Amigos de Mauricio" y pieza clave con la comunidad de salvadoreños en el exterior para la campaña que lo llevó al poder, en 2009, no supo explicar no solo los cientos de miles de dólares en depósitos y retiros de sus cuentas bancarias, sino que además tampoco pudo explicar la procedencia de decenas de miles de dólares con los cuales adquirió vehículos de lujo, abonó pagos a tarjetas de crédito con montos de más de 100 mil dólares, y los dividendos de una empresa radicada en Estados Unidos investigada por la embajada de ese país.

Según la Corte Suprema de Justicia, Flores recibió miles de dólares en depósitos en sus cuentas bancarias, abonó pagos a tarjetas de crédito por más de 100 mil dólares y compró vehiculos de lujo con montos que "por el momento suman en conjunto aproximadamente la cantidad de $608 mil 387 con 28 centavos" y "no tienen comprobación del origen legal de los fondos". 

Uno de los casos que a la Sección de Probidad más le llamó la atención fue el movimiento en 50 depósitos de más de 240 mil dólares en dos cuentas bancarias de Flores, que fueron realizados por dos motoristas adscritos a la Subdirección del ISSS, y una empleada administrativa de la institución. Ellos relataron ante la Sección de Probidad que recibían el dinero de parte de la asistente de Leonel Flores en la oficina de la dirección, y que luego realizaban los abonos de entre mil y 9 mil dólares, “casi mensualmente”. 

Antonio Quintanilla Méndez, Danilo Omar Góchez y Eliana Gabriela Ayala, todos empleados del Seguro Social, fueron citados a la Corte Suprema de Justicia para declarar. Quintanilla y Góchez llegaron el 17 de noviembre recién pasado. Todos aseguraron haber recibido el dinero de manos de la actual Jefe Administrativa en la Unidad de Pensiones del ISSS, Midred Díaz, que en aquel momento se desempeñaba como asistente de Leonel Flores.  

Según el informe de la Sección de Probidad, Díaz desistió de declarar en dos ocasiones, pero en la tercera cita logró “ser interrogada como testigo”. Declaró el 23 de noviembre pasado, y aceptó que se encargaba de completar las notas de abono a las cuentas de ahorro, pero aclaró que recibía las instrucciones de Leonel Flores, quien ordenaba abonos a sus cuentas bancarias y el pago de créditos. Díaz declaró que “desconocía el origen o la procedencia del dinero que recibió en las oficinas del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, y que se utilizaba para hacer dichas operaciones bancarias que se hacían casi mensualmente”.

La Corte Plena también hizo reparos a los 32 mil dólares en depósitos que el exdirector recibió de su hermano, Tomás de Jesús Flores, capturado este lunes 23 de noviembre, acusado de pertenecer a una red de corrupción en los juzgados de San Miguel.

Tabla que muestra las cantidades y el número de depósitos bancarios que tres empleados del Seguro Social y el hermano del exdirector realizaron en dos cuentas bancarias a nombre de Leonel Flores Sosa. 
 
Tabla que muestra las cantidades y el número de depósitos bancarios que tres empleados del Seguro Social y el hermano del exdirector realizaron en dos cuentas bancarias a nombre de Leonel Flores Sosa. 

Leonel Flores, mientras dirigió el ISSS, devengó 194 mil 733 dólares. La Corte Plena, apoyándose en los análisis a las declaraciones patrimoniales del exfuncionario, determinó que no existe una correlacción entre lo que Flores percibía y lo fondos que se movían en sus cuentas bancarias, así como tampoco una una justificación que explique la procedencia de esos fondos ajenos a los ingresos que percibió en razón de su cargo.

Este jueves 26, los 15 magistrados que componen la Corte Plena de la CSJ llegaron a la conclusión que tampoco existe una explicación sobre el origen de los fondos que justifique abonos a tarjetas de crédito por $159 mil 564 ni ahorros en la cuentas bancarias del exdirector del ISSS por 105 mil 10 dólares. El exfuncionario de la administración Funes también deberá dar cuentas del origen de los fondos de una cuenta bancaria  a nombre de su cónyuge por  $26 mil 435.

“Leonel Antonio Flores Sosa, durante el ejercicio del cargo (3 años y 4 meses), realizó depósitos y retiros (superiores a $1,000.00) por un total de $512,016.13 y $367,182.37, respectivamente, los cuales son significativamente superiores a los ingresos percibidos en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (...)”,  dice el informe de la Sección de Probidad que estudiaron los magistrados de la Corte Plena, que también resolvió como medida cautelar congelar una propiedad, todos los vehículos a nombre del exfuncionario y la inmovilización de las cuentas bancarias de él y su esposa. 

La Corte Plena también notificó a la Fiscalía General de la República para que "investigue y promueva las acciones penales correspondientes de manera diligente y oportuna".

El Mercedez Benz de 120 mil dólares

El 12 de diciembre de 2011, Herbert Ernesto Saca Vides vendió un Mercedes Benz todorreno al entonces director del Seguro Social. La oficina de Probidad detectó que Leonel Flores declaró en su declaración una camioneta de lujo que valoró por el doble del precio que aparece en el documento de compraventa. La Sección de Probidad, dice el documento, no observó "retiros por ningún valor, ni créditos, así como tampoco fondos suficientes que justifiquen la compra del vehículo Mercedes Benz por $120,000.00; por lo que se desconoce la procedencia de los fondos que permitieron realizar dichas compras".

El Faro llamó al número de teléfono de Herbert Saca para conocer los detalles de la compraventa del vehículo que menciona la sección de Probidad. La persona que estaba al otro lado de la línea, y que se identificó como Herbert Saca, soltó un “se ha equivocado” cuando este periódico le explicó los motivos de la llamada. 

Aunque nunca ha tenido un cargo oficial de funcionario ni un puesto partidario, Herbert Saca ha sido reconocido por su primo, el expresidente Antonio Saca (2004-2009) como “un excelente colaborador” en la campaña electoral que lo llevó al poder. También ha sido definido como “asesor” en la fundación del partido Gana en 2009 por la misma gente de la organización. Esos son los apelativos que fuentes como el expresidente o el diputado de Gana, Miguel Ahues, le colocan públicamente. Sin embargo, tras bambalinas, sin revelar sus nombres, funcionarios en activo y exfuncionarios aseguran que Herbert Saca ha sido astuto para saber ubicarse en las proximidades del expresidente Mauricio Funes que, aunque llegó a la presidencia bajo el signo izquierdista del FMLN, entabló una alianza con Gana para la aprobación en la Asamblea Legislativa de diversas disposiciones. Funes llegó a decir en su programa radial, que él tenía un pacto con Gana, aunque no dio detalles. Herbert Saca fue designado por su primo como encargado de la transición de gobiernos con la administración Funes, y fue entonces cuando logró estrechar relación con uno de los consejeros más cercanos a Funes: su encargado de transición, Gerardo Cáceres.

La investigación de Probidad también registra el trapaso de un vehículo que solía estacionarse en las instalaciones del Centro de Ferias y Convenciones (Cifco), y que utilizó con frecuencia el hijo del expresidente Mauricio Funes. Según el informe del Viceministerio de Transporte que estudió la Sección de Probidad, el 11 de junio del año pasado, Leonel Flores compró en 25 mil 500 dólares una camioneta Hummer a José Miguel Menéndez Avelar, expresidente del Cifco, mejor conocido como Mecafé,  uno de los impulsores de la candidatura presidencial de Mauricio Funes, uno de sus amigos cercanos, y un empresario que ganó al menos 14.6 millones en contratos de servicios de seguridad privada otorgados por el Ejecutivo desde 2009 hasta 2013. Este amigo del expresidente, compró la Hummer el 28 de noviembre de 2013 a Diego Roberto Funes Cañas -hijo del exmandatario- por un precio de 12 mil dólares. 

Flores, además, le compró al expresidente Mauricio Funes un Mini Cooper S, año 2010, en $15 mil dólares. Estos vehículos, según la Sección de Probidad, fueron adquiridos con fondos cuya procedencia es desconocida y no pudo ser aclarada por el exfuncionario. 

Cuadro realizado por El Faro a partir del información de la Sección de Probidad. 
 
Cuadro realizado por El Faro a partir del información de la Sección de Probidad. 

 Flores, el Banco Hipotecario y un préstamo por $500 mil

En su informe a la Corte Plena, la Sección de Probidad también detalla haber encontrado un préstamo hipotecario por 500 mil dólares a favor del exdirector del ISSS, y concedido por el Banco Hipotecario de El Salvador, con fecha 16 de agosto de 2011. Del análisis que desprende la Sección de Probidad sobre el uso de los fondos para ese préstamo se concluye que Flores lo utilizó para adquirir una residencia en la Colonia Escalón. La deuda con 25 años de plazo establecía cuotas mensuales de $3 mil 962 con 9 centavos, deuda que en julio de 2014 fue reestructurada a un plazo de 30 años y con cuotas mensuales de $3 mil 601 con 22 centavos. "Sobre dicho inmueble, el día de su compra se estableció una hipoteca abierta a favor del Banco Hipotecario hasta por la suma de 605 mil para un plazo de 30 años", dice el informe de la Sección de Probidad. 

El 24 de junio de 2011, Manuel Rivera Castro fue nombrado presidente del Banco Hipotecario, en una maniobra que fuentes del gobierno, incluido un asesor de Casa Presidencial, vieron entonces como un pulso ganado por el empresario Miguel Menéndez, Mecafé. Al nombramiento de Rivera Castro le sucedieron concesiones de préstamos por cientos de miles de dólares tanto para Mecafé como para Ada Luz Sigüenza de Guzmán. Esta tenía 15 meses de estar trabajando en el gobierno y en cuestión de seis meses más también tendría a una hija, Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, contratada por la Presidencia de la República y con pasaporte diplomático.

Entre Flores, Mecafé y Ada Mitchell Sigüenza Guzmán no solo la figura del presidente Funes y el Banco Hipotecario los une. En julio de 2014, El Faro reveló que Flores, Funes, Mecafé y Sigüenza Guzmán viajaron al menos en seis ocasiones hacia Fort Lauderdale Executive Airport, uno de los aeropuertos para vuelos privados disponibles en el sur de Florida, a solo media hora en automóvil de Miami, en unos vuelos costeados total o parcialmente por Mecafé. 

Flores declaró a la sección de Probidad que parte de sus ingresos provienen de una empresa con sede en Estados Unidos. Cuando la Corte le pidió que detallara el monto de esos ingresos y el valor nominal de las acciones que Flores decía poseer en esa empresa, el exfuncionario intentó librarse de dar explicaciones argumentando que dado que la empresa estaba en Estados Unidos, no tenía porque hacerlo. Pero la Sección de Probidad insistió.

El 4 de febrero de 2015, Flores presentó documentación para subsanar los requirimientos de la Corte. Presentó una fotocopia de una carta suscrita por Félix Carrera, presidente de la sociedad BEST QUALITY SERVICE, LLC., en la que explica que posee 4,928 acciones a su favor, con un valor nominal de $25 cada una y un valor contable de $35 cada una. En la carta, consta que Flores recibió  $60mil 368 en concepto de dividendos al final del ejercicio fiscal 2013. La Corte Suprema no tomó en cuenta esta información porque "no tiene ninguna documentación legal que respalde los ingresos de la referida sociedad". La Corte anota que "este documento es una fotocopia simple sin firma legalizada."

En la investigación también participó la Embajada de los Estados Unidos en El Salvador. Según consta en el informe de la Sección de Probidad, "La oficina del Agregado Jurídico Embajada Americana ha conducido las investigaciones apropiadas en el establecimiento Best Quality Service, LLC, con domicilio en Virginia en los Estados Unidos de America (sic). Las investigaciones indican que Best Quality Service, LLC no está ubicada en el domicilio correspondiente. A la misma vez las investigaciones indican que al (sic) señor Leonel Antonio Flores Sosa no trabaja en el local y no fue identifico (sic)."

En la tarde de este jueves 26, El Faro pidó la versión del exfuncionario vía teléfonica y vía mensaje directo de su cuenta en Twitter. Este contestó lo siguiente: "En este momento estoy revisando la sentencia debido a que nunca me notificaron de irregularidades o discrepancias y desconocía todo el proceso que llevaban. Fue hasta este Lunes que me di cuenta que estaban entrevistando a algunas personas. Pero no he recibido mas notificación que el comunicado de la corte. Espero en un par de horas dar una posicion al respecto ya que también fui a dejar personalmente un escrito poniéndome a la orden y fue ignorado".

Alrededor de las 11 de la noche, Leonel Flores hizo llegar a El Faro un comunicado con cinco puntos en el que señala que el antejuicio por enriquecimiento ilícito ordenado por la Corte Plena de la Corte Suprema de Justicia "no tiene fundamento legal", y que este caso es una "campaña de desprestigio" contra los exfuncionarios del gobierno de Mauricio Funes. Según Flores, en la sección de Probidad "nunca se se me concedió la oportunidad de esclarecer las supuestas irregularidades detectadas". 

En el penúltimo punto, Flores plantea que además de su salario como servidor público, "durante el período que ejercí como Director del Seguro Social, conté con ingresos adicionales provenientes del patrimonio familiar que he forjado por más de una década de trabajo en los Estados Unidos de Norte América. Y que son justamente estos ingresos adicionales los que explican los egresos que según Probidad no aparecen justificados en mi declaración patrimonial".

*Con reportes de Efren Lemus y Gabriel Labrador

Publicidad

 

Nelson Rauda, Andrés Dimas y Claudia Palacios

Publicidad
 CERRAR
Publicidad