Publicidad

Sánchez Cerén habló de la paz entre cifras de guerra

En su discurso de conmemoración del aniversario 24 de los Acuerdos de Paz, el presidente Salvador Sánchez Cerén omitió hablar de la realidad de El Salvador, de los 20 homicidios diarios durante 2016 y de la tasa histórica de 103 homicidios por cada cien mil habitantes que en 2015 ubicó al país como el país más violento del mundo. No mencionó la guerra entre y contra las pandillas ni el rol que ha desempeñado la Policía Nacional Civil y Ejército en el aumento de las cifras de asesinatos.

 
 

El presidente Salvador Sánchez Cerén durante su discurso en la commemoración del aniversario 24 de la firma de los Acuerdos de Paz, el 16 de enero de 2016. / Foto de Marvin Recinos (AFP)
 
El presidente Salvador Sánchez Cerén durante su discurso en la commemoración del aniversario 24 de la firma de los Acuerdos de Paz, el 16 de enero de 2016. / Foto de Marvin Recinos (AFP)

El presidente Salvador Sánchez Céren dedicó media hora a rendirle tributo a la paz durante la conmemoración de la firma del acta que puso fin, en 1992, a 12 años de conflicto armado entre el FMLN- ex guerrilla y hoy partido oficial- y el gobierno de ese entonces. En su discurso decidió no mencionar los homicidios que vive El Salvador, pero recicló anuncios: la aprobación de la Ley de Veteranos –que la anunció en diciembre–, la inclusión de fondos para atender a las víctimas del conflicto armado en el presupuesto –que fue anunciado el 30 de septiembre de 2015– y repitió como uno de sus logros la aprobación del plan El Salvador Seguro.

Sánchez Cerén fue parco al referirse a la situación de seguridad: "la realidad actual está marcada por la urgente necesidad de generar más seguridad, y es en esa dirección que estamos dirigiendo todos nuestros esfuerzos", fue lo único que dijo. Esa urgente necesidad de seguridad fue la que motivó a la embajada de Estados Unidos a renovar la alerta de viajes para evitar que estadunidenses vengan a El Salvador. "Las pandillas han intensificado sus tácticas y, a finales de julio de 2015, paralizaron el transporte público. Asesinaron a 8 motoristas y quemaron dos autobuses que prestaban servicio", dice la alerta que hace referencia al paro ordenado por las pandillas que duró una semana y que puso en aprietos a 1.3 millones de habitantes en el Área Metropolitana de San Salvador.

Sánchez Cerén celebró este aniversario repitiendo en 27 ocasiones la palabra "paz" e insistiendo en la necesidad de unir a los salvadoreños. "Cada 16 de enero los salvadoreños reafirmamos nuestra vocación de paz", "con la firma de los Acuerdos de Paz nuestro país se ganó el respeto y reconocimiento internacional", "el anhelo de paz y libertad de todo un pueblo abrió las puertas  a una nueva etapa para la reconciliación y la unidad nacional", "¡Que viva la paz y la esperanza!", repitió Cerén. Omitió mencionar que durante los primeros 16 días del año se han registrado un promedio de 20 homicidios diarios, cantidad que si tomamos la cifra de 80,000 muertos supera el promedio de muertos diarios en los 12 años (4,830 días) de guerra civil. Tampoco explicó por qué hace cinco días Washington ordenó el retiro de los cuerpos de paz de El Salvador, debido a la situación de "seguridad en curso".

Los niños y las niñas

El acto de conmemoración hizo énfasis en los niños. Antes de que Sánchez Cerén diera su discurso fue transmitido un spot en donde unos niños corren y rien en las calles de la ciudad y de la zona rural, un anunció similar a la propaganda de su campaña presidencial. Durante el discurso, afirmó que a los firmantes de la paz les llenaba de alegría que las nuevas generaciones hicieran suyo el logro de la paz. "(Nos llena de alegría) como nuestras niñas, niños y jóvenes abrazan la paz como un legado que merece ser cuidado y defendido".

En 2014, 13 mil 402 niños dejaron de ir a la escuela por la inseguridad, según reportó el Ministerio de Educación. En 2014, 16 mil 404 niños migraron hacia Estados Unidos y miles fueron aprendidos por la Patrulla Fronteriza. En 2015, la cifra fue de 9 mil 389 niños. El secretario de estado de los Estados Unidos, John Kerry, anunció hace tres días que su país está considerando implementar nuevos programas de refugiados para incluir a menores de edad que huyen de la violencia en el Triángulo Norte de Centroamérica que incluye El Salvador. 

Sánchez Cerén dijo en su discurso que la niñez salvadoreña merece un mejor futuro. "Estamos obligados a hacerlo. No podemos fallarles a estos niños y niñas". Sin embargo, en 2015, el Ministerio de Hacienda anunció que iba a recortarle 5 millones de dólares al Ministerio de Educación en el apartado de bienes y servicios, un rubro que incluye, entre otros gastos, el pago de recibos de agua y luz eléctrica de 5 mil 137 escuelas y de las 14 direcciones departamentales.  

Sánchez Cerén también se dirigió al partido Arena. "Si hace 24 años nos entendimos porque no nos vamos a entender ahora" y procedió a hacer un llamado al partido de oposición a regresar a la mesa interpatidaria. Esta mesa surgió después de una serie de reuniones que se llevaron a cabo el 26 y el 27 de agosto. En esta participaron representantes de GANA, ARENA, PDC, PCN y FMLN junto con represenantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La mesa interpartidaria iba a tener la función de facilitar “la creación de un marco legal relativo a la prevención, readaptación, reinserción y rehabilitación”. Los dos partidos mayoritarios entraron en confrontación y Arena decidió abandonar la interpartidaria. 

Los ex combatientes y las víctimas civiles de la guerra

El presidente se dirigió a los ex combatientes (de la guerrilla y del ejército) para anunciar la aprobación de la ley de beneficio y prestaciones sociales para excombatienes del FMLN y ex soldados de la Fuerza Armada de El Salvador, una ley que aprobró la asamblea hace casi dos meses pero que no ha sido sancionada por el presidente y ha acumulado 58 días en la lista de espera de la Presidencia. "Esta iniciativa forma parte del proceso de paz y de reconciliación", dijo Céren.

El presidente también anunció un programa de registro de víctimas del conflicto armado, un programa que el Ministerio de Relaciones Exteriores viene anunciando desde mediados de julio de 2015. Se  dirigió a las víctimas de El Mozote. Dijo que este año el presupuesto incluía un refuerzo para iniciar programas de reparación de daños, y que espera que se pueda culminar con la indemnización de las víctimas de la guerra. Afirmó que esta medida responde a las recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. 

"Hoy, como Comandante General de las Fuerzas Armadas, pido perdón a las víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos, a sus familiares, y les reafirmo mi compromiso que hechos como esos jamás se repetirán en nuestra historia", dijo.

El Faro publicó en 2015 una investigación que reveló que una estructura de la Policía Nacional Civil llevó a cabo una masacre. La madrugada del 26 de marzo, agentes de Grupo de Reacción Policial (GRP) entraron a una finca en San José Villanueva y mataron a 8 personas. Dennis Alexander Martínez –un joven que no era pandillero– también fue asesinado por la policía y su madre ha recibido amenazas de muerte. El estado no ha hecho nada para protegerla.

Las prioridades de su mandato

Sánchez Cerén dejó como una de las últimas parte de su discurso los tres temas que considera como prioritarios durante su administración: empleo productivo, educación y seguridad ciudadana. "Avanzamos en torno a las tres grandes prioridades que hemos identificado como país: empleo productivo generado a través de un modelo de crecimiento económico sostenido, educación con inclusión, equidad social, y seguridad ciudadana efectiva", dijo Cerén.

En la prioridad número uno, empleo, las últimas cifras dadas a conocer por el gobierno - de la DIGESTYC- muestran retrocesos. En 2013, el desempleo total fue del 5.9% de la población que está en edad de trabajar. En 2014, la cifra aumentó 1.1%: la tasa de desempleo total fue del 7%. En educación, la inversión –según el presupuesto aprobado– como proporción del Producto Interno Bruto en lugar de aumentar, disminuyó. Pasó de ser el 3.54% (en 2015) al 3.47% (en 2016).

Por último, Cerén hizo referencia a la seguridad. "La buena noticia es que ahora contamos con un gobierno que está enfrentando con firmeza y en toda su magnitud el fenómeno de la violencia y la delincuencia", dijo el presidente. Dijo que se están dando pasos para solucionar el problema de seguridad a través del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia y la creación del Plan El Salvador Seguro. "Es la estrategia más integral que se haya creado en pro de la seguridad ciudadanas", dijo.

En 2015, aún con la implementación del plan El Salvador Seguro, la tasa de homicidios de El Salvador ascendió a 103 homicidios por cada 100 mil habitantes. El Salvador pasó a ser el país más violento del mundo. 


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad