Publicidad

Corte de Cuentas contrata a exfuncionaria investigada por venta de plazas en CSJ

La exdirectora de recursos humanos de la Corte Suprema de Justicia, investigada por vender plazas hasta por 1,500 dólares en el Órgano Judicial, fue contratada en diciembre de 2015 por la Corte de Cuentas, institución que la condenó hace cuatro años por "contrataciones irregulares". Ana Ruth Macías Romero ahora es una de las encargadas de la Unidad de Compras y Adquisiciones del órgano contralor. 

 
 

La Corte de Cuentas de la República, el órgano contralor por excelencia de las instituciones del Estado, ha contratado a una exfuncionaria de la Corte Suprema de Justicia a la que investigó y condenó en 2011, luego de comprobarle que, valiéndose de su puesto de directora de Recursos Humanos, hizo "contrataciones irregulares" en el Órgano Judicial.

Ana Ruth Macías Romero es desde el 1º de diciembre de 2015 una de las funcionarias encargadas de compras y licitaciones en la Corte de Cuentas, y entre sus funciones está “ejecutar los procesos de adquisiciones y contrataciones de bienes, servicios u obras, bajo la modalidad de licitaciones o concursos públicos y públicos por invitación, así como contratación directa conforme a la LACAP y su Reglamento.”  

El salario de la exdirectora de Recursos Humanos de la Corte Suprema de Justicia es 1,612 dólares.

Ana Ruth Macías en el edificio de la Corte de Cuentas, donde se desempeña como una de las encargadas de compras y licitaciones. Foto El Faro
 
Ana Ruth Macías en el edificio de la Corte de Cuentas, donde se desempeña como una de las encargadas de compras y licitaciones. Foto El Faro

La contratación de Macías resulta irónica en tanto que fue una investigación del mismo órgano contralor que ahora la contrata la que propició su salida de la CSJ hace seis años, cuando inició una investigación a raíz de una denuncia por venta de plazas interpuesta por la CSJ en el año 2009. En su denuncia, la CSJ pidió explícitamente "determinar si a través de procedimientos de auditoría existieron pagos por otorgamientos de plazas a personal de nuevo ingreso".

Tras el anuncio de las investigaciones hecho por la CSJ, y luego de que la Corte de Cuentas admitiera el caso, Macías presentó su renuncia en septiembre de 2009. Dos años más tarde, el órgano contralor emitió  una condena en su contra, pero en su resolución de 2011, la Cámara Tercera de Primera Instancia de la Corte de Cuentas ignoró la petición que hiciera la CSJ (que la investigara por venta de plazas) y no hizo referencia alguna a esa denuncia.

La investigación concluyó en una condena por contrataciones irregulares de personal y en una multa 21 dólares por encima de un salario mínimo de un empleado en el sector comercio y servicios. 

“Condénase a la Licencia Ana Ruth Macías Romero a pagar la cantidad de 272.30 centavos equivalentes al diez por ciento de un salario devengado al momento en que se dieron los hechos que originaron la responsabilidad confirmada en el presente reparo”, dice la resolución con fecha 11 de noviembre de 2011, emitida por la Cámara Tercera de Primera Instancia de la Corte de Cuentas de la República. El reparo al que hace alusión la Corte de Cuentas sostiene que contrató personal sin cumplir los requisitos formales.

Macías Romero hizo carrera como directora de Recursos Humanos de la Corte Suprema durante la gestión de Agustín García Calderón, presidente del Órgano Judicial entre el año 2000 y el 2009.

Belarmino Jaime, magistrado de la Sala de lo Constitucional y expresidente de la Corte (2009-2012) realizó una investigación a partir de la que decidió denunciar a Macías Romero en la Fiscalía General de la República y la Corte de Cuentas. El informe concluyó que la funcionaria vendió plazas; asignó puestos de trabajo a personas que no cumplían el perfil del puesto y contrató familiares de magistrados que entraron al órgano judicial por el único mérito de tener la parentela.

"Encontramos un foco de corrupción, por ejemplo, una persona encargada de Recursos Humanos que cobraba para poder tener una plaza. Hicimos una investigación y resultó que hubo gente que nos dijo: es cierto, a mí me cobró tanto", confirmó en una entrevista con El Faro el magistrado Jaime.  El expresidente de la Corte que contrató a Macías Romero, Agustín García Calderón,  le respondió a El Faro que esos eran rumores

Hace cuatro años, trabajadores y magistrados sabían de la entrada irregular de empleados contratados a discreción en la Corte Suprema de Justicia.  A tal punto de refinamiento llegó la práctica, que incluso había tarifas. Un cargo de ordenanza valía entre mil y mil 500 dólares, mientras que un puesto administrativo con salario de más de mil dólares mensuales podría costar hasta 5 mil dólares. El Faro entrevistó a una persona que compró dos plazas a Macías Romero. Un ordenanza pagó mil 500 dólares en cuotas. “Una vez estaba adentro, ya con carné y todo, la licenciada Macías me dio un número de cuenta en el cual hacer el depósito”, relató en 2009 una persona que entró como ordenanza a la Corte Suprema de Justicia. 

El Faro llamó a Macías Romero a su nueva oficina en la Corte de Cuentas con el fin de pedirle una entrevista formal o que respondiera algunas preguntas por teléfono. 

—¿Buenas tardes, señora Macías?
—Hola.
—Sergio Arauz le saluda, periodista de El Faro. Queremos hablar sobre la forma en que fue contratada en la Corte de Cuentas y sobre la investigación de venta de plazas en la Corte Suprema de Justicia.
—No le oigo, ¿quién es?
—Un periodista...
—Es un error. Se ha equivocado... tuuuuuuu... 

El Faro pidió una entrevista al presidente de la Corte de Cuentas,  Johel Humberto Valiente, para pedir detalles de la contratación de la exdirectora de Recursos Humanos de la Corte Suprema de Justicia. A través de launidad de Comunicaciones de la institución, Valiente confirmó que Ana Ruth Macías Romero trabaja desde el 1 de diciembre de 2015 en la institución y que ocupa el cargo de “Colaborador de Licitaciones o Concursos”.

La oficina de comunicaciones, por instrucción Valiente, explicó además que  la funcionaria está en período de prueba por tres meses y que el motivo de la contratación es por “necesidad de personal en la Unidad Organizativa.”

La Asociación de Empleados de la Corte de Cuentas (ADECC) ha pedido una audiencia con el presidente de la institución para aclarar un rumor extendido en los pasillos de la entidad contralora. "Hay preocupación porque a ella quieren nombrarla directora de recursos humanos", explicó un miembro de la asociación a El Faro. 

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad