Publicidad

Gerson Martínez: “Hay que cambiar las cosas y sé lo que hay que hacer”

Es poeta, fue comandante de las FPL, es dirigente histórico del FMLN y ministro de Obras Públicas en los dos periodos presidenciales comandados por su partido. Diseñó los planes de gobierno tanto en 2009 como en 2014. Es escurridizo para responder preguntas directas y hábil para evitar pronunciar nombres que compitan con el suyo. "Me parecen bastante detestables aquellos políticos que no han terminado de hacer obra cuando ya andan especulando para otros cargos", dice Gerson Martínez cuando hablamos sobre las próximas elecciones y su condición de presunto presidenciable.

 
 

"Si es legal, correcto y posible, pase adelante", reza un rótulo a la entrada del despacho de Gerson Martínez, el ministro de Obras Públicas que ya lleva siete años en su cargo y suena fuerte como una de las apuestas de su partido para buscar ganar por tercera vez consecutiva la presidencia del país. Martínez dice que un bien común en este gobierno es la transparencia, pero cuando se le pregunta por qué el gobierno de Sánchez Cerén no ha querido revelar la información sobre los viajes que el expresidente Funes realizó durante su quinquenio, ni los montos individuales de publicidad del gobierno responde que no puede opinar de un caso que no conoce a profundidad. Se presenta como "el albañil de los ciudadanos" y, con eufemismos, dice estar preparado para competir por la presidencia de El Salvador, y tiene cifras a su favor: Martínez es hoy uno de los funcionarios mejor evaluados por la población.

Fue el encargado de inteligencia de las mayoritarias Fuerzas Populares de la Liberación, el bardo de los comandantes del FMLN. Hoy es un moderado que, en esta entrevista, se presenta como un crítico que tiene la transparencia como bandera de batalla. 

En esta entrevista, Martínez, director del plan de gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, reconoce que tres de los proyectos que el FMLN ha usado como estandarte no estarán del todo implementados para el 2019: la educación no llegará hasta el 6 % del PIB, el SITRAMSS no estará finalizado, y el Programa "un niño, una computadora" no cubrirá a todas las escuelas del país. Martínez también defiende los pasos de este gobierno en materia de seguridad. Afirma que los grupos delictivos nunca habían sido tan atacados en lo que el llama "una batalla sin cuartel". 

En el 2012, el gobierno decía que iba a inaugurar el SITRAMSS a inicios del 2014. En 2014, el vicepresidente Óscar Ortiz prometió que estaría listo en diciembre del 2014. El primer tramo fue inaugurado a inicios del 2015. ¿Cuándo veremos finalizado el SITRAMSS?
Cambiar un sistema de 200 años no es un proyecto de un quinquenio. Ningunos de los BRT (por las siglas en inglés de bus rapid transit) del mundo se ha construido en cinco o diez años. Han sido procesos. Es como Roma, que no se construyó en diez años. Los BRT están concebidos como un sistema que cruza a la ciudad y que se tiene que convertir en una especie de malla de movilidad en la ciudad.

¿Cuánto tiempo tomaría construir esto?
De San Martín a Santa Tecla y de Apopa hasta la zona de San Marcos. ¿Cuánto tiempo va a tardar el país en desarrollar eso? Va a depender de muchos factores. El problema es que desde los años 60 se viene hablando de los BRT, pero debido a las dificultades que conlleva nadie quería ponerle el cascabel al gato.

Gerson Martínez es poeta, líder histórico del FMLN y  ministro de Obras Públicas. Foto : Fred Ramos
 
Gerson Martínez es poeta, líder histórico del FMLN y  ministro de Obras Públicas. Foto : Fred Ramos

El tramo finalizado, del bulevar del Ejército hasta el Salvador del Mundo, ¿a cuánto corresponde?
Es el primer balbuceo. Es el primer paso de un niño que tiene que caminar y que tiene que crecer y que ese niño podría ser derribado por las animadversiones o las incomprensiones.

Dice que es "un niño que podría ser derribado" ¿A qué se refiere?
Ha estado sometido a una campaña terrible. Han habido sectores interesados en derribar, en malograr al SITRAMSS. Recuerde usted que, lamentablemente, el sistema de transporte público de buses y microbuses, salvo honrosas excepciones, ha sido un sistema bastante corrupto y ha funcionado con la ley de la selva. Cambiar eso no es fácil. Un sistema que ha estado acostumbrado a vivir esquilmando a la población a través de un subsidio de más de 70 millones de dólares. Era un sistema abusador, corrupto, contaminante, eso es lo que se está cambiando. Los motores que tiene el SITRAMSS, son motores de última generación, lo que hacen menores emisiones de gases cancerígenos. 

¿Por qué se declaró como información reservada el estudio sobre el sistema de pago de SITRAMSS, el modelo de SUBES?
Nosotros vamos con siete años con cero reservas de información. Este despacho no ha autorizado ninguna reserva de información ni a los ciudadanos ni a la prensa.

Existe una reserva de información sobre el modelo de recaudación de SUBES. 
Este despacho no ha dado nada. En la ley de transparencia existen dos tipos de información, la reservada y la confidencial. La confidencial la tutela la constitución y la ley que tiene que ver con la información de los ciudadanos particulares. Es decir, tu información personal está protegida, y si un funcionario revela información personal tuya comete delito. Este despacho no ha autorizado ninguna reserva de información. 

¿Usted cree que el modelo de recaudación de SUBES debe ser público?
Totalmente. Todo lo que es público, tiene carácter público, tiene que ser, por definición, público. 

¿A qué oficina le compete esto?
Hay que checar porque sí es público, eso tiene que ser público. 

Pero le hago la pregunta a usted: ¿el modelo de recaudación de SUBES es privado?
¿El modelo de recaudación? El modelo propiamente dicho es tutelado por el Estado y, por consiguiente, hay ahí de por medio y en el centro un interés público que debe ser tutelado. ¿Que es un privado que presta un servicio público? esa información es pública. Por ejemplo, el MOP contrata a un constructor, nosotros como ministerio prestamos un servicio público, pero aquel contratista privado que va a hacer una obra pública, en el momento que firma un contrato se convierte en servidor público y por consiguiente esa información tiene que ser del dominio público. 

¿Toda la información de SUBES le corresponde al MOP?
Quiero decirle algo, el Vice Ministerio de Transporte (VMT) es una entidad adscrita [al MOP] pero tiene su propia ley orgánica, su propio reglamento, este ministro no tiene ni una sola facultad legal respecto a permisos, licencias, líneas, sin embargo, aquí hay una cosa de principios. Aquellos servicios que presta el Estado y el privado que tienen carácter público, su información para mí tiene que ser pública.

¿Es usted el funcionario que podría explicarnos qué papel juega SUBES en el SITRAMSS?
Le corresponde al VMT. 

¿El MOP no ha autorizado contratos de SUBES?
Nosotros no tenemos facultades respecto a eso. Sin embargo, si ustedes necesitan información respecto a eso, de mi despacho les facilitamos la información con el VMT.

Alba ha tenido participación en SUBES a través de su representante legal Mauricio Cortez Avelar, que también aparece como representantes de otras empresa del grupo Alba, asociada a su partido. ¿Ha influido en sus contrataciones el partido o alguien de su partido o cercano a Alba?
No sé quién es el señor Cortez Avelar pero quiero decirle que si es en el ámbito de lo privado, eso es privado. Las instituciones del Estado no están haciendo inversiones en buses, autobuses privados, ese es un tema del ámbito privado. 

En el caso de que por ejemplo, gente de Alba, quisiera influir ¿pasa por su oficina o por el VMT?
Si es de contratación de obra pública al final las cosas vienen a que las firme el ministro. Si es un asunto privado entre privados ese es un asunto del dominio de la economía privada. 

Hablamos de obra pública ¿Qué tanto está siendo monitoreado SUBES por el VMT o por el MOP?
SUBES, entiendo yo que es una entidad, una corporación, privada, igual que todos los servicios de transporte, y esos son del dominio y competencia estrictamente del VMT, que es el que autoriza contratos y concesiones. Por ejemplo, el Estado es el dueño de las líneas, entonces, quien tiene el poder para hacer concesiones según la ley es el VMT, no el MOP.

El VMT está adscrito al MOP.
El VMT es un viceministerio pero funciona como una entidad adscrita, casi como que fuera cuasi independiente, relativamente. Hay autónomas como el FOVIAL que tiene su propio gobierno público-privado, aunque ahí es diferente porque el ministro preside ese consejo. Pero en el caso del VMT, todas las leyes y las reglamentaciones sobre licencias y sobre este tipo de cosas son privativas, son asunto exclusivo del VMT. 

Existen las empresas Alba que son empresas relacionadas al FMLN ¿Cómo debe ser abordada la relación de Alba con el gobierno? ¿A usted nunca le han abordado para favorecer a una empresa Alba en una contratación?
¿Y usted qué cree? 

No sé.
En general, no sé si vio la entrada de mi despacho. 

Sí, es un rótulo.
No, no, no es un rótulo. Es una conducta, una práctica, una política pública. Lo que dice a la entrada de mi despacho es "si es legal, correcto y posible, pase adelante", entonces no, la institución no tiene relación con empresas Alba en negocios públicos. En general, recuerde que cuando yo llegué aquí este ministerio estaba atrapado en una jungla de juicios por corrupción y tenía una deuda de 39.6 millones de condenas por actos de corrupción y ese tipo de cosas. Nosotros llevamos ya sobre siete años con cero juicios por denuncias de corrupción y cero deudas.

Entonces...
El ciudadano no va a tener que pagar un centavo por alguna irregularidad cometida por este ministro, pero yo escuchaba en el pasado a políticos o funcionarios que decían me han presionado, que he sido sometido a presión... Yo creo que al que lo someten a presión es porque es presionable. Este ministro no es presionable, y quiero decirle que de todas las entidades que se relacionan con nosotros, hasta hoy por lo menos, nunca ha venido nadie a plantear algo incorrecto, y Alba tampoco.

Hoy hablemos de probidad. Dirigentes de su partido creen que los juicios que está promoviendo la Corte Suprema de Justicia son parte de un plan de persecución política de expresidentes. ¿Usted cree eso también?
El Salvador vive una transición, una transición institucional, una transición política, una transición cultural y posiblemente una transición moral. Venimos de la cultura de la corrupción y la opacidad, desde el estado colonial hasta ahora.

¿Siete años de transición?
Ciertamente... no, nosotros venimos en una transición desde los Acuerdos de Paz, que es la transición democrática. Es un buen signo que durante nuestras administraciones, por primera vez en la historia el país, existe una ley de transparencia y va creciendo la ciudadanía crítica. Y creo que es un bien público que funcione la institucionalidad. La justicia no puede ser un cíclope que vea solo a un lado. O todos en el suelo, o todos en la cama. 

¿Usted cree que los juicios de enriquecimiento ilícito de ex presidentes es algo positivo para el país?
En toda la transición y desde mi ejercicio como diputado, yo he apoyado siempre a la sección de probidad. Siempre. Cuando todos los funcionarios de Flores en ese gobierno impidieron que la ciudadanía y la sección de probidad conociera la información, sus cuentas bancarias, los desajustes que había entre sus crecimientos patrimoniales y sus ingresos reales, yo acompañé la sección de Probidad y siempre la acompaño. Es importante el fortalecimiento y el funcionamiento de la sección de Probidad. Uno tiene que confiar en que la instituciones van a actuar bajo estándares éticos también. 

Norma Guevara, Santiago Flores y otros dirigentes han hablado al respecto de persecución política y de un plan orquestado de la derecha para perseguir a ciertos políticos ¿Usted opina diferente a la mayoría de dirigentes de su partido?
Yo tengo una afiliación y un credo. Tengo una conciencia y una conducta. Mi conducta habla por mí. Mi palabra es crítica y mi conducta también es crítica. 

¿Con su partido?
Yo tengo una afiliación. Me siento honrado de ser miembro del FMLN y creo que mi partido ha representado históricamente, y debe seguir representando, la diferencia con los políticos tradicionales y corruptos. Eso pienso. 

Ya que el FMLN ha sido enfático en que ahora hay más transparencia en el gobierno, ¿por qué no se ha dado la información sobre los viajes de expresidentes o sobre los gastos en publicidad del presidente Funes?
Si alguien es un presidente intachable en el manejo de los dineros públicos es el presidente Sánchez Cerén, y si una política de gobierno es impulsada con ese sentido es la política del presidente Salvador Sánchez Cerén. De lo que se trata, entiendo yo, es de información del anterior gobierno. Yo no conozco detalle, pero lo que le he entendido al secretario de transparencia es que no se encontró cierta información debidamente firmada. Yo creo que es una virtud cuando un servidor público dice la verdad de lo que ha encontrado. Él ha dicho que si eso es así y si hay documentación que no existe, que eso tendría que reportarse a la Fiscalía General de la República, esa no era la conducta de los gobiernos del pasado.

Lo que pasa es la actitud, ministro. Parece que este gobierno reniega de dar información que es pública, usted dice que tiene la convicción de que los viajes deben ser públicos. 
No solo tengo la convicción, si usted va a la página web, ese documento que están solicitando entiendo que está en la web. 

Parece que el gobierno sí reniega de entregar cierta información. 
Pero se está hablando de una información o de un documento relacionado con viajes. Yo entiendo que esa información está en página web. 

Queremos que usted se pronuncie, o siente una postura con respecto a la actitud de negar información. 
Yo me pronuncio sobre hechos. 

En la audiencia del Instituto de Acceso a la Información en diciembre del 2014, el representante del presidente Sánchez Cerén tuvo que presentarse porque un ciudadano había pedido esta información y se le negó. 
Y qué bueno que los ciudadanos puedan ahora pedir información porque en el pasado le hacían creer a los ciudadanos que la información pública era secreta. 

En esa audiencia, el representante del presidente Sánchez Cerén, decía que pesaba más la libre competencia que el acceso a la información y que, por ejemplo, no se podía dar la información sobre los gastos de publicidad del quinquenio del presidente Funes porque se podría afectar al mercado.
Bueno, no lo conozco. Siempre hay bienes a tutelar. Un bien son los intereses de los privados. Pero hay otro bien que es el bien público que siempre es superior. No conozco el detalle, sin embargo, mi perspectiva es que todos los asuntos del dominio y administración del Estado tienen que ser públicos.

Y es que ahora han declarado que ya no existen los documentos que en el 2014 se negaron...
Yo confío en que si las autoridades de la Secretaría de Transparencia dicen que la información no la encontraron, eso es así, y, por consiguiente, que funcione la institucionalidad que en el pasado estaba ahogada por mafias corruptas. Qué bueno que ahora pueden ventilarse esas cosas. Qué bueno que usted puede venir aquí a la oficina de Obras Públicas a preguntar, a inquirir esto, qué bueno que ahora puede expresarse la ciudadanía crítica y la prensa crítica.

Pasemos a otro tema. Hablemos del país en el que vivimos. Según el PNUD, 60 mil personas huyen anualmente de país ¿qué piensa de los que huyen de la violencia?
Bueno, eso ha sido una viejísima historia. Recuerde que cuando nosotros llegamos, ya prácticamente había 6 millones de salvadoreños en el interior y había casi 3 millones residiendo en el exterior. Esa es una realidad históricamente acendrada que hay que cambiar. Antes emigraban por el esquilmamiento económico, por las faltas de oportunidades. Hoy es primordialmente el tema de la violencia. Siempre hay una tarea del Estado a resolver.

Y en ese sentido, ¿cómo queda el trabajo de este gobierno? Tenemos siete años gobernados por el FMLN, ¿es un fracaso no lograr detener este flujo de migrantes?
Juzgue usted como periodista crítico, hace unos diez o doce años había una ola de secuestros imparable. Eso se paró. La ola de extorsiones era muchísimo mayor, siempre existen, pero se ha reducido. El tema con el que hay que ajustar cuentas hoy es el de los homicidios. Aquí lo importante es lo siguiente: nunca en la historia, nunca, estuvieron la Policía y la Fuerza Armada más movilizados sobre los territorios. Nunca el combate abierto contra el delito había sido más contundente que ahora. 

¿Usted considera positivo que sea necesario sacar a las Fuerzas Armadas a la calle?
Bueno, si las circunstancias son extraordinarias en relación a la amenaza a la vida, ¿usted cree que teniendo unas fuerzas armadas que pueden apoyar a la policía no deberían usarse? Yo pienso que sí. Aquí la clave es que quien debe liderar el ataque frontal al delito y la derrota del delito debe ser la policía, pero las fuerzas armadas a mi juicio deben volcarse en apoyo. Mientras haya una vida en peligro, el Estado debe hacer todo lo que la institucionalidad y el Estado de Derecho le permitan. 

Volviendo a la gente que se está yendo del país, ¿qué le diría a una persona que está pensando en dejar su casa por temor a que la maten de una zona de alto riesgo, gobernada por las pandillas?
Que recurra a las autoridades, que confíe en la policía comunitaria. Hay mecanismos del departamento antiextorsión que han sido muy efectivos, que acompañan en el combate a la policía.

Óscar Martínez, periodista de El Faro, fue testigo de cómo una comunidad huyó por el asedio de las pandillas. El jefe de la unidad antipandillas llegó básicamente a orar a la comunidad, a acompañarlos en la huída.
Aquí lo importante es que debe mantenerse como primera prioridad del país la política de prevención del delito. La política de rehabilitación y resocialización, y en el centro de todo eso ninguna tregua a los criminales. Eso es lo que representa este gobierno. Cero concesiones al delito. Cero. Y, por supuesto, el delincuente reacciona pero nunca había sido atacado el delito como ahora que hay una verdadera batalla sin cuartel contra él. 

Y esa batalla sin cuartel es la que ha provocado que el promedio de homicidios suba a 23 y que ocurran masacres como la de los 11 trabajadores de Opico. 
¿Y usted qué cree? ¿Que la salida de la policía a atacar el crimen es lo que provoca eso? ¿o es la salida de las fuerzas armadas?

Esa es la tesis que se ha defendido desde el gobierno. Que esa subida en los homicidios y las masacres que han sucedido son una respuesta de las pandillas al sentirse atacadas. 
Bueno, ha habido declaraciones en ese sentido de las mismas pandillas, que ellos querían otro trato con guantes de seda, treguas y privilegios. Se acabó cualquier tipo de concesiones y privilegios a los criminales, cero (el ministro da un golpe a la mesa enfatizando sus palabras) ¡Cero! (otro golpe a la mesa) y esperamos que el país nos acompañe (otro golpe más) ¡Cero concesiones al delito de todo tipo y a las mafias del crimen organizado y también a los corruptos!

¿Usted cree que la estrategia es correcta? o sea, ¿cree que este es el resultado o el efecto de algo que nos va a llevar a un mejor rumbo?
¿Y tú crees que parando la batalla sin cuartel contra el crimen se va a resolver? 

Hay que combatir el crimen pero...
¿Tú crees que hay que aflojar la batalla?

No, pero dónde está la inteligencia policial. 
No solo hay que hablar, la inteligencia hay que hacerla y creo que ahí hay que dar un salto, desde mi punto de vista la estrategia de inteligencia es la combinatoria de todas las inteligencias. Hay que combinar la inteligencia policial, la militar, la del Estado y la inteligencia popular.

Lo que le digo es que mataron a estos trabajadores en Opico y la policía hizo un operativo y agarró a ochenta personas. Ninguna de esas personas está acusada de matar a esos once trabajadores. Conozco casos donde básicamente se agarra a cualquiera y quizás paga gente que no tenía nada que ver. Eso es un problema.
Primera vez que yo escucho que paga gente inocente. Cuando se da ese tipo de redadas, la policía captura a la gente que ya tiene mapeada. Un crimen que necesita más investigación no necesariamente en la primera acción se resuelve.

Ministro, hace poco publicamos el caso de un operativo en el que la policía mató a un empleado de una fábrica que no tenía nada que ver.
Eso no lo conozco yo. 

Gerson Martínez es poeta, líder histórico del FMLN y  ministro de Obras Públicas. Foto : Fred Ramos
 
Gerson Martínez es poeta, líder histórico del FMLN y  ministro de Obras Públicas. Foto : Fred Ramos

Me va a decir usted "es un caso, no es sistemático", pero son dos casos los que tenemos ya y ¿eso es una guerra frontal contra el delito? 
¿Tú lo crees así? Yo no. En todo caso, esos pueden ser errores dentro de una batalla sin cuartel que se está dando contra el delito. Yo no creo que una equivocación de un policía deba entenderse como la estrategia, ni creo que tú lo creas.

Parece una guerra en la que no hay una planificación, que no existe un plan estratégico para perseguir focalizadamente a las personas que han cometido el delito.
¿O sea que tú crees que toda la movilización de las fuerzas armadas y de la policía carece de un plan y de una estrategia?

No. Creo que no es justo que una persona sea asesinada y que la policía no puede matar indiscriminadamente. 
Yo creo igual que tú, pero estamos hablando de dos cosas distintas. Si tú me preguntas que si la equivocación de un policía ante una persona inocente es correcta, te digo que no. ¿Es una estrategia? No. Nadie honestamente puede pensar eso, pero de ahí a pretender que se afloje la batalla contra el crimen, eso no lo vamos a hacer. En todo caso, si hubiera equivocaciones que funcione la institucionalidad, pero no hay que aflojar la batalla.

Otro ejemplo. Cuando los periodistas hablaron con el vicepresidente Óscar Ortiz, él respondió que era normal lo de la masacre en Opico. ¿Usted no cree que hay un error dar ese tipo de declaraciones?
Nunca un acto de violencia puede formar parte de la normalidad. Porque hay una amenaza extraordinaria hay una batalla extraordinaria. La amenaza a la vida es la peor anormalidad que puede vivir una sociedad.

El alcalde Nayib Bukele escribió en su página oficial de facebook una invitación al presidente a reconocer que el rumbo y la estrategia de seguridad no está dando resultados. Él dice que no se vale después de siete años decir que sí está dando resultados.
Lo que la Policía y las Fuerzas Armadas están haciendo es dar la más dura batalla de nuestros efectivos contra el crimen. Y yo creo que la Policía, el Estado y las fuerzas armadas no pueden distraerse de esa batalla. Hay que continuar.

Usted cree que las autoridades de seguridad van por el rumbo correcto, que vamos a terminar en buen camino al final de no sé cuánto tiempo.
La vida no es una película blanco y negro. Mire a su alrededor y mire afuera, registra muchos colores. Esta es una batalla que no está definida pero es una batalla que se está dando y con la más alta moral.

Hablemos de su partido. El FMLN ha hablado de renovación política con la conformación de su nueva Comisión Política y queremos saber cuál es la nueva clase política joven del FMLN. ¿Miguel Pereira y Nayib bukele son la representación del político joven del FMLN? 
Es que yo creo que los políticos no deben ser una clase. Deben convertirse en servidores.

¿Y de los servidores jóvenes del FMLN quién sería un  buen ejemplo para el país?
Yo creo que la presidenta de la comisión de relaciones exteriores, Karina Sosa, es una mujer joven y talentosa.

Usted es un dirigente histórico del partido, cuéntenos cómo mira el futuro de los nuevos líderes en el FMLN. ¿Nayib Bukele o Miguel Pereira representan a la otra generación?
Mire, hay una generación muy grande de jóvenes en el FMLN. El FMLN es un partido muy grande y gran parte de su musculatura y también de su cabeza son jóvenes. La vitalidad de un partido está en la sabia combinatoria entre la experiencia de los mayores y la sabiduría de los nuevos.

¿Qué nombres de jóvenes me puede dar que tengan una capacidad de decisión o de opinión de peso dentro del partido?
Los seis o siete miembros de la juventud en la Comisión Política del Partido. 

¿Charlín Zúniga por ejemplo?
Sí, él dirige el movimiento de la juventud. Alguien que dirige un movimiento de juventud tan grande como la del FMLN, por algo será. 

Lo que queremos también es que nos cuente si de verdad ustedes reconocen el liderazgo ganado por Bukele. O Miguel Pereira, que le quitó las riendas de la alcaldía de San Miguel a Wil Salgado, ¿los tenemos que evaluar como dentro del partido o como líderes con los que el FMLN tiene una especie de asocio?
Mire, la vida no es especulativa. La vida habla por sí misma. El FMLN desde hace varios años ha tenido la práctica de postular al servicio público tanto a líderes natos del FMLN como líderes que no son del FMLN. Nosotros teníamos en la alcaldía de San Salvador al doctor Silva, que era un líder atípico dentro del FMLN. Eso no es nuevo. O Miguel Pereira, me parece también un líder atípico. ¿Qué está diciendo la realidad? ¿Que el FMLN es un partido cerrado o un partido abierto? El FMLN es un partido abierto.

¿Cómo caracterizaría usted al próximo candidato presidencial del FMLN?
Yo creo que se necesita un ser humano leal a la fe pública. Leal al ciudadano. Por supuesto a eso usted le puede añadir gente talentosa, honrada, trabajadora, abnegada, sacrificada, proba y transparente, pero creo que la madre de todas las virtudes es la lealtad al ciudadano hasta las últimas consecuencias.

La encuesta de marzo de LPG datos lo coloca a usted como el funcionario mejor evaluado del gabinete, incluso sobre el vicepresidente Óscar Ortiz, ¿usted hará algo con ese capital político que tiene de cara la elección presidencial?
Ya antes me han preguntado eso porque no es la primera encuesta, desde el gobierno anterior, en que aparecen datos parecidos. Y siempre he respondido que yo acepté una tarea de servicio, estoy consagrado al servicio público, a mis tareas. A mí me parecen bastante detestables aquellos políticos que no han terminado de hacer obra cuando ya andan especulando para otros cargos.

¿A quién se refiere?
Ese tipo de políticos que han desprestigiando a la política, así que yo no estoy en la especulación. Tampoco caigo en el envanecimiento. Yo agradezco la generosidad de la ciudadanía, y si ustedes revisan las entrevistas, siempre que me han preguntado que si yo me siento satisfecho con mi gestión, siempre he comenzado diciendo no, porque la autocomplacencia es uno de los mayores defectos de los políticos. Nuestra gestión en obras públicas no es perfecta. Si se creyera así comenzaríamos a ser decadentes. Nuestro principio es "hoy mejor que ayer y, primero Dios, mañana mejor que hoy".

Pero su partido lo considera presidenciable ¿o no?
Que hable el partido, que hable la militancia. El partido me ha dado una tarea de servicio y estoy en eso.

¿Usted quisiera ser presidente del país?
Quiero decirle honradamente, creo que casi cualquier salvadoreño o salvadoreña quisiera liderar su país. Y sobre todo si hay grandes desafíos. Creo que es una aspiración legítima de cualquier salvadoreño, el pecado es cuando algún individuo convierte una aspiración legítima en una ambición a cualquier costo y es capaz de mentir en función de eso, de convertirse en falseador y de vender a su abuelita con tal de hacer eso y de hacer canibalismo en sus partidos, de engañar a la gente. No. Eso es lo que hay que cambiar.

¿A quién se está refiriendo ministro?
(Risas) Eso es lo que ha desprestigiado a la política en el mundo, en América Latina y también en el país. Hay que cambiar las cosas y debo decirle que sé qué es lo que hay que hacer. 

Sigamos hablando de El Salvador. El FMLN prometió hacer llegar el presupuesto de la educación a seis puntos del PIB, ahora está en 3.47 y la pobreza aumentó 2.3 puntos en el 2014, ¿usted cree que la bandera del partido va a tener posibilidades grandes de ganar otra elección presidencial? 
Las cosas hay que analizarlas cualitativamente y cuantitativamente. Yo fui el director del programa de gobierno. En él se postula que hay que avanzar para llegar en algún momento a tener un presupuesto de educación de 6.5 % o 6 %, pero también hay que referirse a aspectos cualitativos. ¿En qué se está invirtiendo? Durante la primera etapa se invirtió en aspectos materiales de la niñez, el paquete escolar, los zapatos, la leche de los niños, el uniforme escolar. Hoy se han logrado colocar cerca de 40 mil computadoras en las escuelas. No es suficiente, pero este gobierno va a llevar a un nivel importante la distribución de computadoras en los centros escolares. Esto tiene que ser política de Estado.

La gente le puede decir al partido: "nos dijeron que iban a reducir la pobreza y ha aumentado, nos dijeron que iban a llevar al 6% con respecto al PIB el presupuesto de la educación y no ha llegado".
No, es que eso último no se dijo. Yo fui el director del programa y siempre he sostenido que si usted quiere hacer de una vez los grandes cambios fiscales usted infarta al país y al Estado. No son posibles. Nosotros creemos en reformas, en procesos. Lo dijimos en ese momento, se necesita por los menos tres gobiernos para llevar la inversión a ese estándar mundial.

O sea, que no es en el 2019 que se pretendía lograr. 
Bueno, yo no creo que un solo gobierno... Vamos a ver: si se necesitó toda una historia de 200 años para llegar al 3 %, no se le puede pedir a un gobierno que haga lo mismo en cinco años.

Pero es que el plan lo decía, ministro. 
No. Esa es la direccionalidad, llevar al 6 % del PIB la inversión en educación. 

En el 2019 no esperemos tener el seis...
Yo redacté el programa de gobierno y aunque no me está preguntando sobre la fiscalidad, siempre he pensado que casi todas las reformas fiscales de América Latina fueron espasmódicas como coyunturales, resuelven problemas temporales. La reforma que necesita América Latina es una reforma de largo horizonte, integral y de proceso. Hay cosas que un país no puede hacer de una vez, pero las puede resolver como políticas de Estado. Cuando anduve en campaña, cuando fui legislador, yo siempre comencé mis mítines con "no vengo a prometer nada".

Pero tiene que prometer algo...
No, lo que hay que hacer es asumir compromisos y cumplir tareas. No promesas. 

Un compromiso de este gobierno era subir el presupuesto de educación, ¿usted cree que no se va a llegar al 6 pero que sí se va a avanzar?
Yo creo que el progreso en el presupuesto de educación tiene que ser cualitativo y cuantitativo. No solo es el cuánto, sino cuáles son los nuevos programas.

¿Qué porcentaje de inversión en educación sería una proyección justa para 2019?
Si se lograra sentar las bases y avanzar a un 30 % del programa un niño, una computadora, eso sería bastante. Y crear las bases para que el siguiente gobierno lo universalice.

¿No se atreve a hablar de números en las proyecciones?
Lo que pasa es que no lo podría hacer con gran propiedad porque como usted me ve, yo soy el albañil de los ciudadanos. 

¿Qué número cree que sería lo justo?
Cualitativamente estos programas son superiores a mucho de lo que se hizo antes, pero creo que podría acelerarse su desarrollo si se incrementara por lo menos un punto del PIB. Pero hay que asegurar hacia qué programas va. Debe ir a los programas cualitativos y no a la burocracia, aunque debe invertirse también en los maestros y los niños. Y lo que hay que comprimir es el resto del gasto burocrático. 

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad