Publicidad
Hace un año y tres meses, el vicepresidente Óscar Ortiz y su socio, José Adán Salazar Umaña, alias Chepe Diablo, se encontraron en el estadio Jorge "El Calero" Suárez, de Metapán. Fue la noche del sábado 6 de diciembre de 2014, cuando el Santa Tecla F.C. enfrentó al Isidro Metapán, campeón saliente, en el partido de ida de la semifinal del torneo Apertura de la Liga Mayor de Fútbol de El Salvador.
 
Al finalizar el partido (0-0) inició el encuentro entre estos dos socios. En esta foto cedida a El Faro por un lector, aparecen al centro Ortiz y Salazar Umaña custodiados por dos guardaespaldas. Dos personas que asistieron por separado a presenciar aquel partido recuerdan la presencia de los dos personajes en las tribunas del estadio metapaneco. Para esa fecha, Ortiz y Salazar Umaña acababan de cumplir seis meses: Ortiz como vicepresidente de la República y Salazar Umaña como capo del narcotráfico, según designación que el 30 de mayo de ese año había hecho el presidente estadounidense Barack Obama, al incluir al empresario en una lista de “relevantes traficantes de drogas extranjeros”.
 
El Faro reveló el 5 de abril de 2016 que el vicepresidente y al presunto líder del Cártel de Texis son socios en Desarrollos Montecristo, S.A. de C.V., empresa dedicada a la compraventa de terrenos en la isla Montecristo, ubicada en la zona costera salvadoreña, en las cercanías de la bahía de Jiquilisco.
 
El vicepresidente se ha rehusado, por el momento, a dar una entrevista a El Faro. Luego de la publicación, Ortiz ha insistido en varios medios de comunicación dos cosas. La primera, que la sociedad que creó junto a Salazar Umaña y el empresario Rogelio Cervantes nunca operó, nunca funcionó, que siempre estuvo inactiva. El Registro de Comercio y el Registro de Propiedades del Centro Nacional de Registros de El Salvador lo desmienten. Montecristo no solo realizó una serie de compraventas de terrenos que terminaron favoreciendo a Ortiz, sino que su último movimiento registrado es de 2011. Consultado el Registro sobre la situación de la empresa, este respondió en febrero de 2016 que para entonces la sociedad continuaba activa, sin que a esa fecha hubiera modificado su pacto social o se hubiera desligado alguno de los socios.
 
La segunda idea que ha repetido el vicepresidente Ortiz es que a Salazar Umaña tiene muchos años de no verlo. A los periódicos Factum y La Prensa Gráfica les respondió que tiene 12 años de no ver a su socio, y luego agregó: “No me acuerdo ni en 10 años, 8 años, o en 12 años, a excepción de alguna vez en el estadio de la Selección, o cuando hemos ido a ver al Metapán (equipo de fútbol), más nada…”
 
Ortiz ha sido presidente del Santa Tecla F.C. Salazar Umaña fue presidente de la primera división del fútbol salvadoreño y es considerado uno de los mecenas del Isidro Metapán.
 
En sus primeras respuestas, cuando El Faro le consultó sobre Desarrollos Montecristo, el vicepresidente defendió su relación con José Adán Salazar, pues este, argumentó, nunca ha sido vencido en juicio.
 

 CERRAR
Publicidad