El funeral perpetuo de la masacre de La Joya

 
Publicidad
El cantón La Joya es uno de lugares aledaños a El Mozote cuyas víctimas se incluyen entre las de la masacre de 1981. En este valle a unos tres kilómetros al suroeste de El Mozote, en la planicie conocida como Arada Vieja, aterrizaron el 10 de diciembre de 1981 los helicópteros de la Fuerza Armada salvadoreña en los que viajaba el batallón Atlacatl, autor de los asesinatos. Algunos habitantes huyeron hacia las montañas a esconderse; otros decidieron no abandonar el lugar. Los hombres que que se fueron pensaron que los soldados no dañarían a sus mujeres e hijos. Aproximadamente a las 8:00 de la mañana del 11 de diciembre de 1981, los soldados comenzaron sacar a las personas de sus viviendas para asesinarlas y quemar las casas. 35 años después, el pasado domingo 11, los sobrevivientes de la masacre y sus familiares velaron y enterraron a 22 de esas víctimas, cuyos cadáveres fueron exhumados en abril de 2015. Cuando, el pasado mes de mayo, el juez de paz Mario Soto declaró la masacre de El Mozote delito de lesa humanidad lo hizo basándose en lo que Fiscalía decía y en los testimonios de los sobrevivientes. El juez asegura que cada una de las osamentas que los antropólogos encuentran en las exhumaciones que todavía se desarrollan, prueban que no se equivocó. Hasta la fecha el estado salvadoreño ha restituido a sus familiares los cuerpos de 520 víctimas.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad