Publicidad

La lenta agonía del río Lempa

El acelerado deterioro del río Lempa, un afluente crucial para Guatemala, Honduras y sobre todo para El Salvador, ha llevado a grupos de pobladores de sus riberas a tratar de unirse y organizarse para intentar sanear sus aguas contaminadas.

Carlos Mario Márquez (AFP) / El Faro

 
 

Un caballo se pudre en la ribera del río Lempa a su paso por Ocotepeque, la cabecera del departamento homónimo, en Honduras. Foto Marvin Recinos (AFP).
 
Un caballo se pudre en la ribera del río Lempa a su paso por Ocotepeque, la cabecera del departamento homónimo, en Honduras. Foto Marvin Recinos (AFP).

Olopa, GUATEMALA. “La situación que se vive es de emergencia”, dice a la agencia AFP Héctor Aguirre, el gerente de la Mancomunidad Trinacional Fronteriza Río Lempa, el principal ente autónomo que gestiona el tramo del río que trascurre en la zona en la que se unen los tres países que conforman el Triángulo Norte: El Salvador, Guatemala y Honduras.

Durante una inspección en el nacimiento del río Lempa en el municipio de Olopa, en el departamento de Chiquimula (Guatemala), Aguirre explica que “ante la ausencia de políticas estatales, las alcaldías de 45 municipios de los tres países han decidido unirse para mitigar la contaminación”.

Con la cooperación de la Unión Europea y Japón, la mancomunidad estableció tres plantas para procesar la basura de los municipios aledaños a la cuenca del Lempa.

El Lempa es una fuente de vida para las poblaciones por las que pasa: sirve para irrigar los sembradíos, alimenta plantas hidroeléctricas y abastece de agua de consumo a gran parte de El Salvador, donde está la mayor parte de su extensión.

Nace en las montañas del municipio guatemalteco de Olopa a 1,500 metros de altitud, y sus 422 kilómetros recorren territorio de Guatemala (31 kilómetros), Honduras (también 31 kilómetros) y El Salvador (360 kilómetros), donde desemboca en el océano Pacífico.

Pero a lo largo de todo su recorrido, el río recibe aguas negras, desechos de vertederos de basura a cielo abierto, los tóxicos residuos del procesamiento de café y químicos usados en la agricultura sin que ningún gobierno tome cartas en el asunto.

Ante el llamamiento de la mancomunidad, Yovany Guevara, de 49 años, estableció un beneficio ecológico para procesar el café y elaborar de su pulpa abono orgánico a orillas de La Quebradona, donde está el nacimiento principal del río Lempa, en Guatemala.

Rodeado de varas de bambú, este hombre alto y moreno lamenta que aguas abajo otros beneficios descarguen en el río las mieles descartadas del café, que asfixian a los peces. En su teléfono móvil muestra imágenes que registró una semana antes de peces que saltaban a la orilla del río por la falta de oxígeno.

Para evitar que la erosión de una ladera bloqueara el caudal del río, Guevara levantó un gigantesco muro de más de 13,000 llantas rellenas de tierra, donde cultivó maíz y frijoles y piensa sembrar girasoles.

Un kilómetro más abajo, el propietario de otro beneficio, Juan Carlos Cardona, dice que para disminuir la contaminación redujo la cantidad de café que procesa de 5,000 a 500 quintales por día.

“De siete años para acá hemos ido bajando la capacidad de recibir café maduro por el motivo de la contaminación (...) Hoy estamos recibiendo 400, 500 quintales por no contaminar tanto el río”, explica el dueño del beneficio Agua Tibia.

Cardona construyó un sistema de canales que lleva los desechos a una fosa, pero su esfuerzo resultó limitado porque una pequeña corriente lleva los contaminantes al río Olopita, uno de los dos afluentes del Lempa.

Un río enfermo

En su recorrido, el río Lempa surca el oeste del territorio hondureño, donde la población utiliza sus aguas para irrigar extensas plantaciones de hortalizas, maíz, sandía y cebolla.

“No podemos pescar ni bañarnos”, se lamenta Edwin Padilla, un agricultor de 28 años. “El agua que llevamos de aquí a las plantaciones de cebolla produce hongos y nos eleva los costos en la compra de productos químicos”, agrega.

El año pasado, Padilla y otros pobladores debieron sacar ellos mismos una gran cantidad de peces muertos del río para evitar una epidemia.

Pero otros pobladores cooperan con la contaminación: en la ciudad hondureña de Ocotepeque lanzan animales muertos y aguas negras a una quebrada que desemboca en el Lempa. Y cerca de allí, en el poblado salvadoreño de Citalá, en Chalatenango, los vecinos utilizan las aguas para oficios domésticos.

Mujeres lavan la ropa en el río Lempa a su paso por el municipio chalateco de Citalá. Usan productos de limpieza que a pequeña escala también deterioran la calidad de las aguas. Foto Marvin Recinos (AFP).
 
Mujeres lavan la ropa en el río Lempa a su paso por el municipio chalateco de Citalá. Usan productos de limpieza que a pequeña escala también deterioran la calidad de las aguas. Foto Marvin Recinos (AFP).

“Aquí vienen todas las suciedades de Honduras, pero la gente viene al río a lavar, a pescar y a bañarse”, comenta resignada Mercedes Guevara, una vendedora de tamales de maíz de 26 años.

El Lempa resulta estratégico para El Salvador, que tiene cuatro centrales hidroeléctricas que producen el 38 % de la demanda energética del país, y abastece de agua a 800,000 habitantes de 10 municipios del área metropolitana de San Salvador.

© Agence France-Presse


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad