El gobierno relaja las medidas extraordinarias a las ‘ovejas’ de Gotera

Foto Marvin Recinos (AFP) / Texto Roberto Valencia

 
Publicidad

El gobierno ha relajado las llamadas ‘medidas extraordinarias’ a unos 460 pandilleros recluidos en los sectores 4, 5 y 6 del Centro Penal San Francisco Gotera, en Morazán. Estos internos son los que en el argot pandillero se conocen como ‘ovejas’, una figura con peso creciente en las cárceles y bartolinas desde hace al menos una década, y que engloba a aquellos que dicen haber abrazado a Dios a través por lo general de iglesias evangélicas. Los 460 pandilleros, entre los que hay varios exlíderes de clica, ya no están en encierro permanente en las celdas, y asisten a talleres de guitarra, de alfabetización o de pintura, impartidos por reos que tienen esos conocimientos. En el marco de su programa ‘Yo cambio’, la Dirección General de Centros Penales también ha permitido mejoras en las instalaciones, como el pintado de paredes.

El jueves 16 de febrero, el gobierno permitió a un grupo de periodistas una visita guiada a los sectores de las ‘ovejas’, y algunos expresaron de manera explícita su deseo de dejar atrás la vida pandilleril.

En Gotera, como se conoce popularmente esta cárcel, se hallan recluidos –desde los traslados masivos de abril de 2015– miembros de la pandilla 18-Revolucionarios. Antes fue un penal asignado a la Mara Salvatrucha. Y con anterioridad, en buena parte de la década pasada, estuvo bajo el férreo control de civiles aglutinados en La Raza, una banda carcelaria.

En la actualidad son arriba de 1,100 los internos de Gotera. El gobierno dijo que a los más de 650 no integrados en ‘Yo cambio’, en teoría los que forman parte del núcleo duro de la 18-Revolucionarios, se les seguirán aplicando con rigidez las medidas extraordinarias, vigentes desde finales de marzo de 2016.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad