Publicidad

Johnny Wright: “Arena sigue siendo un partido excluyente”

El diputado Johnny Wright Sol considera que la decisión de despedir a un dirigente de la juventud de Arena es un retroceso en el supuesto proceso de renovación de su partido. Critica que "Arena sigue siendo un partido excluyente” y recomienda que para salir adelante, el partido tiene que cambiar. 

 
 

El diputado de ARENA Johnny Wright fue el único diputado, de los 84, que se abstuvo de votar durante la plenaria en donde se eligió a Douglas Arquímides Meléndez como fiscal general, en enero de 2015. Foto: Fred Ramos
 
El diputado de ARENA Johnny Wright fue el único diputado, de los 84, que se abstuvo de votar durante la plenaria en donde se eligió a Douglas Arquímides Meléndez como fiscal general, en enero de 2015. Foto: Fred Ramos

Con un proceso de elecciones internas de cara a los comicios de 2018 recién estrenado, muy pocos se atreven a hablar libremente en Arena, el principal partido de oposición. Sobre todo porque la dirigencia ha pedido lealtad, pero también ha amenazado a sus diputados a respetar la línea vertical de mando, so pena de recibir sanciones con un reglamento que amenaza con una guillotina a quienes sean considerados como unos rebeldes. Mientras la amenaza sigue latente en la fracción legislativa, por el patíbulo inquisidor de Arena ya desfiló la primera víctima. El lunes 6, el presidente Mauricio Interiano y las autoridades del Coena destituyeron a Andy Failer, el director de comunicaciones de la Juventud Republicana Nacionalista (JRN). ¿Su crimen? Haber facilitado una entrevista colectiva en la que los dirigentes de la JRN desafiaron los viejos dogmas de la vieja Arena, denuncian los jóvenes. El partido navega en una tempestad y está envuelto en un proceso que ha enmudecido a la mayoría de sus diputados, pero Johnny Wright Sol se pone los guantes y critica con dureza a su partido, en otro ejemplo más de la comodidad que le produce remar contracorriente. Wright es el primero que habla sin medir palabras, calificando a Arena como un partido "excluyente" tras la decisión que ha diezmado a la JRN. 

Sus palabras llegan horas después de que el vicepresidente de Ideología pidiera cerrar filas a sus correligionarios. La destitución de Andy Failer (que provocó la renuncia en solidaridad de cinco directores de la JRN, y duras críticas en redes sociales) ha hecho que la dirigencia exija mesura. Rolando Alvarenga dijo, en la mañana del miércoles 8, que “este Coena ha tomado la decisión de discutir el tema solo en privado, no daremos declaraciones públicas al respecto”. Por la tarde, Johnny Wright no se mide. Lanza una dura crítica contra Arena, a sabiendas de que sus palabras serán auscultadas por una comisión que revisa la conducta de aquellos que aspiren a la reelección en 2018. 

Antes de Wright, los diputados que salieron a dar su opinión por la destitución de Failer, y la posterior renuncia (en apoyo) de cinco directores de la JRN, fueron aquellos que auparon al partido. “Este es un partido de libertades”, dijo en la mañana el diputado René Portillo Cuadra, quien también es director de asuntos políticos del Coena. “A esos jóvenes les faltó política y les sobró show”, sentenció Norman Quijano, el exalcalde de San Salvador y excandidato a la presidencia. A El Faro, el diputado David Reyes, quien hasta mediados de 2015 fue el líder de la JRN, mostró un discurso intermedio, conciliador: “La juventud siempre va a ser vista como un enemigo de la política tradicional. Me emocionó verlos cuando quedaron juramentados, pero lamento que no hayan perseverado más, que desistieran en la primera tormenta”. Consultado de si le parecía acertado entonces que el partido haya despedido a Andy Failer, Reyes dijo que desconocía la razón del despido. Luego señaló que Arena debe aprovechar el momento “para reflexionar sobre cómo acercarnos a la juventud”.

Otros, como el diputado Juan Valiente, criticaron en redes sociales pero desistieron de hablar en una entrevista. “ARENA ha perdido en este proceso y hemos retrocedido en nuestra capacidad de ser una alternativa política real para los jóvenes del país!”, escribió en su cuenta de Twitter. También dio retuit a una publicación de su colega Johnny Wright Sol: "'Por qué encajar cuando naciste para sobresalir' –Dr. Seuss."

Wright tiene mucho que decir. A él se le señaló como un personaje influyente para quienes desde el martes fueron directivos de la JRN. “No me tomo las cosas de manera personal. No se trata de si estoy dolido o herido. No me he detenido para considerar eso”, dice.

Wright aclara que no busca pleitos, pero tampoco se guarda dardos. Por mencionar uno: “De ninguna forma creo que es este el mensaje que se le debe enviar a la juventud”. O este otro: “¿Qué quiere ser Arena? Si Arena quiere salir adelante, si Arena quiere volver a representar a la mayoría de los salvadoreños, tiene que cambiar, de una u otra forma. Pero no con cambios cosméticos”.

Atiende a El Faro por teléfono. Dice que se ha estacionado a un lado de la calle para poder conversar.

¿Está de acuerdo con la decisión del presidente de Arena de pedirle la renuncia a Andy Failer, director de comunicación de la JRN?
Rotundamente no, no estoy de acuerdo, y aunque tiene la potestad para hacerlo, en el comunicado del partido se habla de que Arena es una institución. Pero en una institución también hay procesos, en una institución la acusación también se justifica con evidencias, y yo no he visto que se haya seguido un debido proceso. De hecho, conozco diferentes versiones en torno a lo sucedido. He leído declaraciones de algunos que dicen que fue porque Andy filtró información; he escuchado que porque les dio una entrevista a su medio; e inclusive he escuchado que porque él ha manifestado su opinión en torno a que la legislación vigente del aborto es algo que hay que discutir. Entonces, hay varias versiones, y verdaderamente, para tomar la decisión para quitar a alguien de la estructura del partido pues no me pareció correcta ni la forma ni el fondo con lo que se ha hecho a la Juventud.

¿La decisión de pedirle la renuncia a alguien es un castigo, una sanción o una censura?
Yo no creo que para Andy o para la Juventud haya sido un castigo. Creo que el gran perdedor en todo esto es el partido que, a través de esta acción, manifiesta que sigue siendo un partido exclusivo o excluyente.

¿Pero acaso no hubo un mensaje de apertura cuando se les juramentó como directivos de la JRN, en diciembre?
De ninguna forma creo que es este el mensaje que se le debe enviar a la juventud. No creo que si se invita a la juventud a que participe en política, se le debe pedir a la juventud que se adapte a los partidos políticos; todo lo contrario, creo que los partidos políticos deben adaptarse a la juventud. Y precisamente no logro ver eso en estos momentos. Estaba lleno de esperanza con los nuevos jóvenes que habían llegado a conformar la directiva nacional, que habían preparado un proyecto importante en torno a los temas que ellos consideran son temas fundamentales de nación. Es lamentable que haya sucedido lo que sucedió, aunque creo que la decisión que tomaron los cinco (que renunciaron) ha sido una decisión muy valiente, consecuente, y pues realmente gozan de todo mi respeto y admiración.

¿Está claro por qué despidieron a Andy Failer?
Mirá, hay una versión de los jóvenes en donde ponen en su comunicado que el trasfondo de la decisión es haber accedido a darle una entrevista a El Faro. Esa es la versión de los jóvenes. Entre la versión de los jóvenes y la de la dirigencia del partido, yo a ciegas confiaría en la versión de los jóvenes.

¿Es falso que Andy estuviera filtrando información equivocada? ¿Te parece poco sostenible?
Pues para ser una acusación de ese tipo considero que debe sostenerse con evidencia, porque no deja de ser una acusación bastante seria. Por eso existen instancias como el Tribunal de Primera Instancia del partido donde uno puede interponer una denuncia para que haya una investigación. Esas acusaciones diría que son irresponsables.

Cuando cinco jóvenes deciden irse, seguramente consideraron que ni siquiera se podía hacer la lucha adentro, sino que tiraron la toalla y pensaron: “Ya aquí no se puede”.
No creo que deba verse como que este grupo está tirando la toalla, incluso ellos lo manifiestan en su comunicado, que esto no se trata de una protesta sino que ellos van a seguir trabajando por El Salvador. Yo conozco a todos los integrantes que renunciaron el día de ayer y tengo mucha cercanía con Andy, que está en mi equipo de trabajo, y estoy totalmente convencido de que a estos jóvenes no los detiene nadie. Tienen grandes sueños y van a hacer grandes cosas. Lo que esto podría implicar para el partido, pues... yo sigo estando en el partido, soy un diputado del partido Arena, y ahí estamos también trabajando por generar espacios, debate, diálogo y apertura, pero apertura real. 

¿Podrías, por ejemplo, discutir internamente sobre el buen uso de los recursos públicos, o el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo o en el tema de aborto en determinadas circunstancias?
Son temas de nación, relevantes, que definitivamente tienen que abordarse, discutirse y por supuesto que hay que buscarles solución. Pero creo que la gran pregunta para el partido no es cómo lo va a lograr, cuándo lo va a lograr, quiénes lo van a lograr. La pregunta fundamental es ¿qué quiere ser Arena? Yo creo que todo mundo reconoce que si Arena quiere salir adelante, si Arena quiere volver a representar a la mayoría de los salvadoreños, tiene que cambiar, de una u otra forma. Pero no cambios cosméticos, yo diría que cambios fundamentales. Y lo primero que hay que plantearse es ¿qué partido quiere ser? A mí me parece que para algunas personas, la salida de estos jóvenes lo están viendo como una victoria o una reafirmación de que Arena es un partido conservador. Pues podés llamarle liberal, podés llamarle conservador, el partido no va a salir adelante si no representa los sueños, los ideales, y la solución a los problemas de la gran mayoría de salvadoreños. Yo no creo que es un tema de tipificar la ideología, o inclusive definirla aún más, sino que Arena debe demostrar que está trabajando sobre lo fundamental, sobre el desarrollo social que necesita la gente, sobre verdaderamente apostar al país, que no solo quede en palabras y de ser un partido de oposición responsable.

¿Preguntabas qué es Arena? ¿No está definido en los estatutos, en los principios y objetivos?
Es curioso que mencionás los principios y los estatutos. Muchas personas hablan de los mismos, yo los he leído muchas veces, y no encontré en el cuerpo de estatutos o de principios razón alguna por la cual se puede justificar el despido de Andy de la estructura del partido.

¿No hay una razón comprensible de por qué ha ocurrido esto?
Desde mi punto de vista, no.

¿El despido y las renuncias posteriores son un retroceso con lo que se había avanzado de apertura y renovación del partido?
¿Un retroceso para el partido? Sí, es un retroceso. Creo que la decisión que se tomó dificulta que el partido sea un partido atractivo para jóvenes. Queda claro que la juventud salvadoreña, o la juventud en general, no es un segmento de la población que va a seguir una línea. Yo veo una juventud idealista, con aspiraciones, con sueños, rebelde, llena de energía y con deseos de cambiar las cosas. Entonces, yo creo que es difícil decir: 'todos son bienvenidos, pero siempre y cuando, vea...' Yo creo que o todos son bienvenidos o todos no son bienvenidos.

Hay dirigentes que nos dijeron o que pusieron en Twitter 'bueno, los que no piensen así, tienen que irse y buscar otro partido'.
El abordaje no debe de ser un abordaje confrontativo. El reto que tenemos las personas que pensamos diferente es lograr persuadir, y no tanto hacia dentro del partido, que de hecho tiene su base reducida al histórico más bajo. Más bien, debemos de persuadir y convencer a los votantes, a los salvadoreños que hoy por hoy ni se identifican con ningún partido político. Creo que en esas aguas debemos de estar pescando y creo que esa es la gente a la que hay que convencer.

¿Esta decisión marcha en sentido contrario a eso?
Sí, evidentemente sí.

¿Qué pasó con Mauricio Interiano? Él prometió renovación, pero este caso lo deja en entredicho, lo pone como un dirigente conservador para un partido conservador.
Creo que esa pregunta solo se la puedes hacer a Mauricio Interiano y te deseo toda la suerte del mundo de que él te pueda conceder esa respuesta.

¿Cuál es tu valoración de Interiano?
No. Honestamente no quisiera opinar o hacer una valoración sobre el desempeño del presidente del partido. La opinión que realmente cuenta es la de los salvadoreños y la de los areneros que quieren sumarse o incluso de los que quieren alejarse del partido. En el fondo, aquí responsabilidad tenemos todos de hacer cada quien lo que podemos hasta donde podemos.

¿Dirías que hay una intención para afectarte a vos? Andy tiene un vínculo contigo. Algunos de los que renunciaron también.
Pudiese ser, pero en la política y en nuestro proyecto, en el trabajo que hacemos. No me tomo las cosas de manera personal. Nuestro compromiso, nuestra visión, nuestros objetivos y la defensa del sistema democrático liberal, la defensa del estado de derecho, de la igualdad ante la ley, del principio de tolerancia y del respeto a la libertad de expresión, y otros derechos y libertades que nosotros tenemos y que creemos fundamentales. Todo ese trabajo y todo lo que hacemos nosotros es más grande que la persona. No se trata de si estoy dolido o herido de forma personal. Ni siquiera me he detenido para considerar eso.

¿La decisión del partido afecta a los diputados de Arena, a vos, te resta credibilidad?
¿A mi persona? No.

¿Y al partido?
Al final, cada quien es responsable de lo que dice y hace. Yo estoy dispuesto a siempre responsabilizarme por mis fracasos, por mis errores, como también por mis aciertos. Pero en general creo que esta situación no le ayuda (al partido). Definitivamente no le ayuda.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad