Publicidad

“Estoy casi seguro de que el FMLN no ganaría sin mí”

Nayib Bukele avienta duras críticas al partido con el que ha decidido buscar la reelección en 2018. Dice de la actual dirigencia del FMLN que hace política “totalmente en contra del ideario de Schafik Hándal”, y se define como una especie de contrapoder en un partido al que busca rescatar de sus propios dirigentes. “El problema del FMLN no soy yo”, dice. En esta entrevista acepta errores propios, como cuando participó en una marcha contra el fiscal general o cuando impidió a El Diario de Hoy acceder a una de sus conferencias de prensa.

 
 

El alcalde de San Salvador Nayib Bukele es entrevistado por El Faro en su despacho en San Salvador, el 9 de marzo de 2017. Foto: Fred Ramos
 
El alcalde de San Salvador Nayib Bukele es entrevistado por El Faro en su despacho en San Salvador, el 9 de marzo de 2017. Foto: Fred Ramos

La noche del domingo 2 de abril, Nayib Armando Bukele Ortez anunció que buscará la reelección como alcalde de San Salvador en las elecciones municipales de inicios de 2018. Maestro del marketing en redes sociales, el anuncio lo hizo a través de la plataforma Facebook Live, con una cuidada puesta en escena: un Bukele resaltando su look más juvenil, arremangado y con una gorra echada para atrás; de fondo, un par de guitarras eléctricas; y sin periodistas delante que pudieran plantear preguntas incómodas.

En el anuncio no hubo casi ninguna alusión a su gestión municipal y versó más bien sobre las controversias internas de un alcalde que tuvo que sopesar su decisión debido al repudio que le produce la política tal cual se ejerce en El Salvador. Aseguró que, visto desde adentro, el mundo político es más “sucio” y “asqueroso” de lo que se percibe desde fuera, y en esa misma afirmación incluyó a su propio partido. Luego de compartir sus dilemas personales con la política, anunció que competiría nuevamente por la Alcaldía de San Salvador básicamente por dos razones: para evitar que ARENA gane las elecciones y que el que aún define como su partido, el FMLN, se termine de pervertir.

El video fue visto en vivo por más de 25,000 personas. Dos días después de estar colgado en la red había sido reproducido más de un millón de veces. La onda expansiva alcanzó al FMLN. Un día después del anuncio, el lunes 3, ya se había armado una pequeña trifulca mediática. El diputado Guillermo Mata escribió en un tuit: “Si a mí no me gusta el FMLN y lo critico… pues yo me salgo”. Esas líneas fueron retuiteadas el martes por la expresidenta de la Asamblea Legislativa, Lorena Peña. Pero esta vez Bukele lanzó una pregunta retadora: “¿Esto es en serio, diputada? Quiero creer que le hackearon la cuenta… ¿Es una invitación a que me salga del FMLN?”. La diputada Peña guardó silencio, pero el miércoles, el propio secretario general del partido, Medardo González, dijo en la entrevista matutina de Canal 12 que lo de Nayib Bukele era “politiquería”, “vacía, falsa y sin sentido” y que lo buscaba Bukele –su virtual cantidato a la alcaldía a no ser que la ruptura se consuma– era hacer un “show político”. Por lo pronto, el alcalde ha decidido no dar el vuelto a las declaraciones del líder de su partido.

Esta entrevista se realizó antes que estallara toda esta controversia. El alcalde accedió a recibir a El Faro unos minutos después de concluido su mensaje público. El alcalde insistió en sus puntos: la política es sucia y su partido es decepcionante, cada vez más alejado de sus principios históricos, de su lucha guerrillera… de Schafik Hándal. Bukele se siente llamado a enderezar un FMLN del que dice que está “en caída libre” y argumenta que uno de los puntos que más peso tuvo en su decisión fue la seguridad de que el FMLN no sería capaz de ganar la alcaldía capitalina si no es él el candidato.

De su anuncio en Facebook se puede inferir que ha elegido un mal menor: usar el FMLN básicamente como instrumento político para ser candidato a la Alcaldía de San Salvador.
Sí, pero no solo eso: solo tenía dos posibilidades legales, de acuerdo a la última sentencia de la Sala de lo Constitucional: vos podés ser candidato del partido que sos cuando sos funcionario electo, o no ser nada. O iba por la reelección o me retiraba de la política. Con el FMLN y Arena tengo diferencias, pero son mucho más marcadas con Arena, porque con el FMLN tenemos cosas en común, sobre todo en el ideario, aunque tal vez no en la práctica. Al final, retirarme era darle gusto a Arena y de alguna manera permitir que el FMLN se convierta en Arena 2.0.

¿Usted cree que tiene capacidad de incidir en el FMLN?
No.

Entonces, ¿qué le hace pensar que un período más en la Alcaldía de San Salvador...
¡Nooooo! Un período más en la Alcaldía de San Salvador, por sí solo, no va a cambiar en nada a nadie, y creo que lo dije incluso en el Facebook Live.

Caminando en esa dirección: en 2004, cuando Schafik Hándal impidió que Mauricio Funes fuera candidato a presidente y se propuso a sí mismo, lo que él explicaba era…
Estoy seguro de que Schafik Hándal habría sido mejor presidente que Funes, solo para hacer paréntesis.

Schafik decía: “¿Por qué le vamos a permitir a alguien usar al partido simplemente como escalera para su propio proyecto?” Eso aplica bastante a lo que nos acaba de decir.
No, no aplica. “Tengo una idea de política y no me queda otra que usar como instrumento al partido”. Es diferente.

¿Cuál es la diferencia?
Hay muchísimas razones, pero las de más peso son las siguientes: Schafik era un hombre con ideales profundos. Murió pobre, pudiendo haber muerto rico. Era un hombre que vivía y sentía lo que decía. Lo que él veía en Mauricio Funes era “no vamos a prestar el partido de escalera para que alguien logre sus objetivos personales”. En este caso es al revés. Porque en este caso el problema del FMLN no soy yo; el problema del FMLN es que está haciendo una política totalmente en contra del ideario de Schafik Hándal y del propio FMLN.

Ahora resultará que usted representa más fielmente el ideario de Schafik que sus propios compañeros de la antigua comandancia general guerrillera. 
Lo que pasa es que si tu decís: “Ah, bueno, veamos el pedigrí político de alguien”, probablemente Jorge Schafik Hándal, el hijo de Schafik, tiene más pedigrí político que yo, ¿no?. O alguien que fue su compañero en armas. Pero no discutamos personas, discutamos ideas: quitar subsidios a la clase media, ¿es una política neoliberal o es una política que habría impulsado Schafik?

Al final de cuentas, este debate con respecto al partido se transforma en un tema de alcances. Usted dice: “Si yo soy candidato, voy a rescatar el proyecto original del FMLN”.
No. No dije eso. Dije que solo había dos opciones y que una era retirarme. ¿Qué implicaba esa opción? Número uno, que Arena gane la Alcaldía de San Salvador, de entrada...

¿No cree que el FMLN pueda ganarla sin usted?
Estoy casi seguro de que no. Sería entregar la alcaldía a Arena. No porque el FMLN no pueda tener un carta ganadora, es porque la ruptura conmigo crearía un impacto político también; es decir, el hecho de que diga yo no voy, crearía un impacto en sí mismo, no solo el hecho de que yo no sea candidato. La salida mía del FMLN iba a tener diversas interpretaciones, y la principal iba a ser que el FMLN se cierra a la renovación, que se cierra a nuevos cuadros, que retrocede 15 años al pasado.

¿En serio que cree que el FMLN ha permitido que sea candidato por temor?
Hay una combinación de factores. En realidad nadie sabía mi decisión hasta ahorita que terminó el Facebook Live. Solo mi esposa y mi hermano.

Otra posibilidad es que el FMLN solo quiere su imagen para asegurar votos para sus diputados.
Es que tenés que definir qué es FMLN. ¿Qué es FMLN? Estoy seguro de que hay gente que me quiere afuera, con todo y votos. Hay gente que me quiere adentro por los votos, y hay gente que me quiere adentro porque estima mi proyecto. Hay muchísima gente del FMLN que te va a decir que están en contra de que el FMLN mantenga los privilegios a los poderosos.

Pero, a fin de cuentas, ¿el hecho de que usted sea candidato nos asegura que no subirán dos puntos al IVA?
No, pero no me pueden ignorar.

Hombre… de poder, pueden.
No, no pueden. Pueden hacer como que me ignoran, pero no pueden ignorarme en la realidad.

¿No lo han ignorado todo este tiempo?
No, han tratado. Puede que hayan tratado. Te voy a dar un ejemplo: cuando se buscó quitarle dientes al Instituto de Acceso a la Información Pública, ya estaba aprobada la reforma y, luego de un comunicado que publiqué yo en Facebook y de una plática que tuve que con el entonces candidato Salvador Sánchez Cerén, se retractó y pidió al presidente Mauricio Funes que vetara la ley. A los dos días, viendo que no tenía el apoyo del FMLN, Funes se echó para atrás. O el caso de Luis Martínez, que prácticamente tenía los votos para seguir como fiscal dos días antes de que yo diera la conferencia de prensa. El micrófono que te da ser alcalde de San Salvador va más allá de las obras que podás hacer.

Acaba de decir que se lanza para evitar que su partido se termine de pervertir.
Ha habido una evolución: cuando era alcalde de Nuevo Cuscatlán, yo disentí con mi partido y con el gobierno. Cuando me convertí en alcalde de San Salvador, esas divergencias fueron mayores porque el partido comenzó a aplicar más políticas neoliberales que antes y porque el partido ya no tiene excusa: cuando Funes gobernaba, podían decir que era él el que estaba aplicando políticas neoliberales. Ahora no, ahora el FMLN controla el Ejecutivo.

Usted se ve a sí mismo como un contrapoder a su partido. Esa suele ser una de las funciones de la oposición.
Pero yo no soy oposición.

Eso es lo curioso.
Cada quien juega en su cancha. Te voy a dar un ejemplo: me reuní con el presidente el día martes [28 de marzo]. El presidente es una buena persona. Además, es una persona con buenas intenciones para el país y lo digo de corazón, porque lo creo.

¿Pese a recortar subsidios, aprobar el impuesto a la telefonía, sugerir la idea de subir el IVA…?
Es que no está rodeado de las mejores personas, que son las que le recomiendan esas cosas como única opción. Él no tiene todo el poder y estoy seguro de que no es experto en finanzas. Por eso cuando le dicen: “Hacés eso o se cae en impago”, infiero que, según él, tomó la decisión menos mala.

El alcalde de San Salvador Nayib Bukele es entrevistado por El Faro en su despacho en San Salvador, el 9 de marzo de 2017. Foto: Fred Ramos
 
El alcalde de San Salvador Nayib Bukele es entrevistado por El Faro en su despacho en San Salvador, el 9 de marzo de 2017. Foto: Fred Ramos

¿Cree que el presidente no nos gobierna del todo?
No, por supuesto que no. Pero déjame avanzar con esto: le dije que necesitábamos retroceder el tema de los subsidios. Ahorita hay una forma de ahorrarse muchísimos millones de dólares, y te voy a dar un ejemplo: CEL vende la luz a 5 centavos de dólar, pero al consumidor le llega a 20 centavos de dólar. Al final de cuentas, el gobierno está subsidiando un robo. Lo que le digo al presidente es que hay que cambiar la matriz del mercado energético y hacer que funcione el libre mercado, porque el libre mercado funcionando en pro de la gente podría bajar ese subdisio, bajando la tarifa eléctrica... Pero a loq ue voy es que si yo no fuera alcalde de San Salvador, no podría hablar con el presidente. No sé si lo va a hacer, pero al menos lo puedo empujar.

Parece que la parte más interesante de ser alcalde de la capital son los temas que no tienen que ver con la ciudad de San Salvador.
Lo que pasa es que la capital no es solo un municipio: es la ciudad más poblada del país, la ciudad con más delincuencia y la que más impacto tiene en la economía. El otro factor es el micrófono, que es fuerte. La capital tiene un peso político muy fuerte.

Entendemos que puso condiciones para aceptar la candidatura. ¿Podemos saber cuáles son?
Son dos condiciones bien sencillas: mis expresiones y campaña las manejo yo. Y número dos: la independencia con la que hemos seguido gobernando la alcaldía no solo debe mantenerse sino que debe de potenciarse. Es decir, la alcaldía debe manejarse independientemente de los intereses de la presidencia.

¿Usted va a a proponer a todos los candidatos a concejales?
Es correcto.

¿Va a hacer campaña para el FMLN? ¿Para los diputados de San Salvador?
Eso tendría que ir amarrado a otras condiciones. Por ejemplo, si van a retroceder en el subsidio, estaría dispuesto a hacer un spot para los diputados, si no, difícilmente... Es decir, yo salir en un anuncio que diga "Sigamos con los cambios" es imposible. Pero si el anuncio va amarrado al compromiso de retroceder en malas decisiones, yo haría campaña por el partido.

Hoy por hoy...
Hoy por hoy no me sacan en un spot.

¿Le gustaría que los diputados del FMLN de la próxima legislatura tengan en sus manos la elección del fiscal general, la Sala de lo Constitucional, la Corte de Cuentas…? 
La pregunta tiene un poco de truco, porque si me preguntás si confío en que van a tomar las mejores decisiones para elegir Sala de lo Constitucional, Fiscal General de la República, Corte de Cuentas, etcétera... mi respuesta sería que no. Pero si me preguntás que si yo quiero que mi partido no tenga la posibilidad, sería entonces que Arena la tuviera, y entonces me daría mucho más miedo que Arena eligiera Sala de lo Constitucional, fiscal general y Corte de Cuentas.

¿Usted presionaría para que el FMLN eligiera una Sala Constitucional como la que está ahorita?
A mí me gustaría que el FMLN apoyara una Sala de lo Constitucional independiente. La actual siempre me pareció independiente, a excepción de algunas sentencias, como protegerse del Instituto de Acceso a la Información Pública, por ejemplo.

Si el FMLN consiguiera articular mayoría en la Asamblea, tendría a mano el control de los tres órganos del Estado.
Pero no lo van a tener. Es que hay algo bien bonito aquí: si el FMLN no se transforma en lo que la gente quiere, no va a obtener los votos, no va a sacar los 31 diputados que tienen ahorita. Mucho menos los 56 que se necesitan para elegir Sala de lo Constitucional y fiscal... Si el FMLN sigue en caída libre, y como está ahorita en las encuestas, y tomando las decisiones que están tomando ahorita, Arena va a recuperar el Ejecutivo, por desgracia, en el 2019.

¿O sea, si el FMLN consigue otra vez 31 votos, demostraría que usted está equivocado?
Bueno, dependerá del ausentismo, dependerá de si Arena comete demasiados errores. Yo siempre he dicho que el FMLN debería de ponerle una velita y agradecer a Arena todos los días, porque gracias a Arena conserva la cuota de poder.

Usted montó un mitin contra el recién electo fiscal general por investigar el acoso de troles contra La Prensa Gráfica. ¿Eso estuvo bien?
Primer factor: mi papá acababa de morir dos meses atrás. Pero viene un fiscal que ha hecho muchas cosas buenas y se pone a investigar un caso que toda la comunidad jurídica te dice que ni siquiera está tipificado como delito. El día que se dieron esas capturas yo no estaba en el país; decidí regresar para que no se pensara que yo no quería estar aquí, y dije: “Yo voy a ir a la Fiscalía a presentarme y a preguntar ¿de qué se me acusa?". En un momento, probablemente… si lo querés considerar un exabrupto, dije: "¿Quién me acompaña?" Y al final de cuentas, la cosa se hizo más grande de lo que se debió haber hecho.

Acabó en una tarima con Medardo González retando al fiscal. En un evento que se convirtió casi en un mitin partidario, con gente acarreada incluso desde el interior del país.
Probablemente se hizo más grande de lo que se debió de haber hecho. Si retrocediera en el tiempo, probablemente no lo haría, te lo acepto. Pero, ¿no será un derecho político de todos, así como a mí me hacen manifestaciones enfrente de la alcaldía?

No juzgamos si es un derecho o no, si es ilícito o no. Juzgamos si el gesto político describe las actitudes de un político capaz de encajar críticas y con criterios democráticos.
Como te dije hace un rato, si pudiera retroceder el tiempo, no lo haría, pero si me preguntás por qué lo hice, es porque a mí me hierve la sangre cuando veo que nuestro país siempre está cooptado por la oligarquía, por los poderes fácticos. Cuando tenés una institución tan poderosa como la Fiscalía trabajando en ese caso para La Prensa Gráfica… porque no hay una demanda de la sociedad en investigar el caso de los troles, es un interés meramente empresarial de La Prensa Gráfica.

Eso podría ser así si lo único que ve es un caso de boicot a la imagen de una empresa. Lo que pasa es que si se ve como un caso en el que un político importante ha alentado ataques contra un periódico, claro que es de interés público.
Precisamente por eso me vine inmediatamente de viaje, en vez de quedarme exiliado en otro país a pedir asilo (ríe). Me vine inmediatamente, fui a la Fiscalía con un documento y pedí que se me informara si se me estaba investigando de algo. He vuelto a mandar cartas, ya sin mitin, de una manera más discreta.

¿Usted alentó o financió el troleo a La Prensa Gráfica?
No.

¿Tuvo algún conocimiento de que eso iba a ocurrir?
No. De hecho a mí me mandan memes todos los días, portadas de la prensa que dicen chistes… A veces me mandan memes en los que se burlan de mí, cadenas, caricaturas. Es parte del juego político de todos los días. Caricaturas, memes y ridiculizar. Ahora si vos me preguntas si yo tenía conocimiento de todos los chistes, del 99 % de los chistes yo no tenía conocimiento.

No hablo de chistes: crearon una página que intentaba replicar la de La Prensa Gráfica para simular que eran ese periódico. El gerente de redacción, Gabriel Trillos, asegura que usted le amenazó vía chat con socavar con la credibilidad de ese periódico si seguían atacándole.
Es totalmente falso.

¿Él se lo está inventando?
Por supuesto.

Si los chat que La Prensa Gráfica le atribuye a usted fueran ciertos, si un político financiara, albergara, conociera o alentara una campaña de esa naturaleza, estaría mal, ¿no?
Estaría mal. Ojo, yo creo que la sátira es válida. Si puedes hacer la sátira de un político, creo que puedes hacer la sátira de un medio. Ahora, si estás amenazando directamente, creo que está mal. Son dos cosas distintas.

Otro caso: usted hizo expulsar de una conferencia de prensa a un periodista de El Diario de Hoy. Ese es un periódico de derecha. Lo ha sido siempre. Pero es un periódico y en un país con libertad de expresión habrá medios que le serán favorables y otros que no. Lo mismo pasa cuando Donald Trump expulsa de conferencias de prensa a CNN o a The New York Times. 
Debes ver algunas cosas. Primero, el contexto en el que pasó. En segundo lugar, en ese momento estaba una campaña de difamación. De hecho hay demandas, que las he hecho de forma discreta y que están en los tribunales. Las he hecho sin mitines. Creo que fue error haberlo hecho de aquella forma, tan, tan de esa manera… se dejó afuera a uno de los dos demandados.

¿Eso le parece correcto? 
Por supuesto. Sobre todo que la campaña de difamación estaba activa. Es una difamación asquerosa. No es comparable con el The New York Times ni con The Washington Post. Probablemente sea comparable con un tabloide. Comparar CNN, The New York Times y The Washington Post con El Diario de Hoy yo creo que es absurdo.

No estoy comparando The New York Times con El Diario de Hoy. Lo estoy comparando a usted con Trump.
En todo caso, no, porque es diferente. La decisión de Trump de sacar a esos medios equivaldría a que yo sacara a un periódico de la calidad del The New York Times. Pero no dejar entrar a un tabloide… Yo a El Diario de Hoy lo considero un panfleto. No es lo mismo que sacar a un periódico de prestigio… Esa fue la única vez que no se le permitió la entrada a El Diario de Hoy. Todas las demás veces posteriores a esa… incluso han entrado El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica, a pesar de la evidente campaña sistemática de difamación que tienen. Ojo, rayando lo ilegal.

Eso lo va a decidir un juez.
Claro, eso lo van a decidir los tribunales.

¿No le parece que estamos mal si queda en manos de los políticos decidir cuáles son los buenos medios y los malos medios?
Pero a partir de esa vez, todos los medios han entrado a todas las conferencias de prensa.

¿Aquella decisión fue un error, Nayib?
Fue un error en el sentido de que tal vez se lo merecían, pero tal vez no era yo el que tenía que hacerlo. Quizá era la población la que tenía que juzgar si es un panfleto o es un arma de proselitismo de Arena, y no era yo el que tenía que juzgarlo. Por eso es que de ese entonces nunca se ha prohibido la entrada a un medio de comunicación.

¿No lo volverá a hacer?
Nunca más ha pasado. Como tú dices, será un juez el que determinará si es difamación o no, y la población a la hora de comprar o no el periódico, o de creer o no lo que dicen. Sí acepto que no soy yo el que debe de juzgarlo.

Otra: hizo rodear la plaza Libertad de agentes del CAM armados para evitar que la Secretaría de Cultura se metiera. Son dos instituciones en controversia y quien debe decidir si entraban a hacer excavaciones arqueológicas no podía ser un agente del CAM con una pistola en la mano. ¿O sí? 
No. Gobernar es difícil. Hay una cosa que sucede en este país: todo se arma de alguna manera en la que se trata de destruir todo lo que pueda ser bueno para la gente o pueda estar en contra de los intereses de los poderosos. Rescatar el Centro Histórico de San Salvador es una labor que a mí todo el mundo me recomendó que no me metiera a hacer. Hacerlo implica una tarea quijotesca donde tenés que negociar reubicación con los vendedores y sin violencia, porque no es lo mismo parar de una forma disuasiva a agentes del CAM que lo que hicieron todos los alcaldes anteriores, que fue agarrar a todos a garrotazos y a incendiar puestos de gente humilde. Ahí estás hablando de hacer una exposición de fuerza.

¿No son comparables ambas situaciones?
No tienen ninguna comparación, porque una está luchando contra los poderes fácticos, y la otra, contra la gente pobre.

¿La Secretaría de Cultura es un poder fáctico?
No. La Secretaría de Cultura es instrumentalizada por los poderes fácticos. Dejame explicarte por qué: debés lidiar con la realidad de las 39,000 ventas en las calles; con las rutas de buses, el millón de personas que pasa por una zona que ya está ocupada, la falta de inversión privada, el desinterés por rescatar nuestro patrimonio cultural... Por ejemplo, el balcón del Palacio Nacional se cayó en el terremoto de 1986. Pasó todo Duarte, Cristiani, Calderón Sol, Flores, Saca, Funes y Sánchez Cerén y no arreglaron el balcón. En la actualidad sigue siendo de cartón. ¡El balcón del principal edificio país es de cartón! Ahorita la alcaldía lo está reparando gracias al convenio que firmamos con Secultura. Como no son de la alcaldía, firmamos convenios para que nos dejaran intervenir los edificios; los restauramos, los pintamos, los arreglamos, los reconstruimos. Negociamos con el Viceministerio de Transporte para reordenar las rutas de buses. Tuvimos que negociar con los transportistas que sabés lo difícil que es eso. Pavimentamos calles que le correspondían al FOVIAL para poder mover esas rutas a esas calles y para que las calles soportaran ese nuevo tránsito de buses. Movimos a los vendedores de más de 17 organizaciones distintas sin usar ni un ápice de fuerza, porque de los dos años que llevamos gobernando la capital nunca hemos golpeado a nadie. Vamos con Secultura y obtenemos permisos para remodelar las plazas. Nos dan los permisos. Vamos a licitación. Adjudicamos contratos. Hacemos los pagos y damos los anticipos. Empiezan a construir. Cuando todas las plazas son un polvazal, porque están los tractores construyendo, vienen los poderes fácticos de nuevo a detener el proyecto. Dijeron que los vendedores no se quieren ir. Mentiras. Todos se fueron. Dijeron que la opción de mercados del alcalde no sirve. Mentiras. Sí, sirven. Dijeron que eran proyectos desfinanciados. Conseguimos el dinero y lo hacemos. Luego dijeron que talamos árboles, ¡hombre! Los que para construir sus edificios talaron miles de árboles ahora están preocupados porque se talaron ocho árboles no nativos de una plaza donde se va a triplicar la vegetación. Y cuando no les funcionó lo de los árboles, empiezan a atacar con el patrimonio cultural. Y cuando no funcionó lo del patrimonio cultural, mandan una orden para parar la obra...

El alcalde de San Salvador Nayib Bukele es entrevistado por El Faro en su despacho en San Salvador, el 9 de marzo de 2017. Foto: Fred Ramos
 
El alcalde de San Salvador Nayib Bukele es entrevistado por El Faro en su despacho en San Salvador, el 9 de marzo de 2017. Foto: Fred Ramos

¿La manda quién?
La manda Secultura...

Pero Secultura es el gobierno del FMLN.
Pero el director de Patrimonio Cultural que estaba desde antes...

Decís que Secultura fue instrumentalizada por los poderes fácticos. ¿Qué poderes fácticos?
Existe en El Salvador una mesa que coordina esos poderes fácticos, y pensar que no existe es un poco ingenuo. En esa mesa se reúnen los poderes fácticos y deciden cuáles son las líneas de ataque. Arena, más que un partido político, es el brazo electoral de los poderes fácticos del país.

Pero la Secretaría de Cultura está en poder de tu partido.
Sí, pero la Secretaria de Cultura no sabía lo que había sucedido. Cuando hablamos con la Secretaria de Cultura, se echó para atrás; dijeron: no, sí hemos firmado un convenio con el alcalde Bukele, tiene razón. La Secretaría hizo un estudio y nos autorizó 63 centímetros de excavación, porque en esos 63 centímetros no hay nada y ahí están los planos, sellados y firmados. Solo fue necesario excavar 30 centímetros, es decir hay todavía un margen de 33 centímetros… ahora lo que queda es poner la plaza, las nuevas plantas, los nuevos pasillos, las nuevas bancas, piso de granito, etc... Entonces viene Secultura y nos manda una carta donde dicen que harán cuatro pozos de excavación en la plaza, ¿¡Cuál es el interés de excavar dos metros en cuatro puntos diferentes de una plaza que ya no va a ser excavada!? Cuando me senté con el exdirector de Patrimonio de Secultura, le pregunté cuántos arqueólogos tiene Secultura. Me dijo: 17. ¿Cuántas construcciones se está realizando en San Salvador? Me dijo: no sé. Yo le dije: bueno, son más de 3,000. Algunas con parqueos subterráneos.

¿Quién quería parar las obras?
Los mismos poderes fácticos que van a detener el progreso venga lo que venga.

¿Qué persona representa esos poderes fácticos?
Es que no es una persona. Es un grupo. Entran unos y salen otros. Probablemente los Guirola estaban hace 100 años, y ya no están probablemente.

¿Pero el FMLN está en eso también?
El FMLN como partido no está, pero las instituciones no están controladas cien por ciento por el FMLN. El exdirector de patrimonio no era del FMLN.

¿Qué pinta el CAM armado ahí?
No, permitime, permitime... Yo les dije que nos dejaran terminar la obra, porque si encontraban un pedazo de una taza de alguien ahí adentro, iban a decir que lo mandarían a hacer la prueba del Carbono 14 a Europa, y van a pasar seis meses y el proyecto... y ahí se acaba la posibilidad de rescatar el centro.

Y le arruina la campaña...
¡Deja la campaña! Va a venir el invierno y se va a hacer lodazal. Los medios, así como tomaron la foto con los árboles talados, iban a tomar los lodazales. Los vendedores iban a manifestarse porque los inundamos con lodo. Y los empresarios, 200 demandas… Había que generar una ventana de tiempo. Lo que yo hice con el CAM, que por cierto no golpearon a nadie, fue una demostración de fuerza simbólica que nos permitió ganar dos días, para generar la reunión con la Secretaria de Cultura, y poder decirle: “Yo le financio los pozos pero cuando la plaza esté terminada”. A veces toca decidir el mal menor. ¿A quién golpeamos? ¿A quién le hicimos daño? A nadie. Solo hicimos una demostración de fuerza para ganar tiempo y poder hacer una negociación en la que ganamos todos: gana la arqueología porque hoy van a tener financiación para las excavaciones que harán en cuatro puntos cuando la plaza esté terminada; gana el Centro Histórico porque se va a poder rescatar. Todos los alcaldes han usado la fuerza real contra gente humilde, y yo usé fuerza simbólica contra una institución, que es diferente, pero se me critica a mí.

Vamos cerrando el círculo, alcalde. De alguna manera nos explicó las razones por las que quiere posturlarse. ¿Tiene alguna idea de por qué el Frente quiere retenerlo? ¿Para ellos también es usted un mal necesario?
Sí.

Qué bonita relación...
Pues no tiene que ser bonita. No soy perfecto, he cometido errores y acepto algunos de ellos, como no dejar entrar a El Diario de Hoy, aunque se lo merecían. O hacer una concentración masiva, aunque no estoy de acuerdo con que se ocupen los exiguos recursos de la Fiscalía para investigar troles, pero no le tocaba al alcalde de San Salvador ir afuera de la Fiscalía con 5,000 personas a gritar. Yo acepto mis errores, pero sí te puedo decir que la decisión que tomé hoy fue de dejar algún sacrificio y para mí ese sacrificio tiene que valer la pena.

¿Y cómo lo va a medir?
No sé, al final lo vamos a medir de varias formas. Lo estamos midiendo, por ejemplo, con las obras en San Salvador, el éxito del centro... Cuando inauguremos el centro, yo no sé si va a ser un fracaso o un éxito. Yo voy a hacer todo lo posible por que sea un éxito. Si no lo es, entonces voy a fracasar, la gente va a decir qué basura lo que hizo este alcalde y entonces no van a votar por mí. Yo no tengo miedo a que no voten por mí. Lo que sí sé es que mi incomodidad en el FMLN, que fue lo que me preguntaste, es parecido a la incomodidad con lo del Centro Histórico. Claro que es incómodo, si para mí sería más tranquilo estar en mi casa e irme de viaje a Europa con mi esposa, y no tener que estar peleando con Secultura...

¿Cómo va a medir su incidencia con el FMLN? ¿Cuánto tiempo se da? ¿Cómo va a saber que ha conseguido incidir en eso de que el FMLN no termine convertido en una nueva oligarquía? 
Nunca voy a disputar un puesto de dirección del partido. Sería malísimo dirigente. Eso descartado. Yo creo que el FMLN, para mí, no ha cruzado aún la raya en la que yo tenga que retirarme. Es decir, ha hecho muchísimas cosas malas, te he mencionado algunas, y te puedo mencionar un par más, pero aún no han cruzado la raya en donde yo esté obligado a retirarme.

¿Qué es cruzar la raya?
Por ejemplo: subir el IVA.

El día que suban el IVA….
Bueno, no sé si es legal que me vaya, porque según la última sentencia de la Sala de lo Constitucional no lo es, pero para mí ya se habría acabado el FMLN histórico.

¿Retirar los subsidios es lo mismo?
Sí, claro, por eso lo estoy denunciando, porque ya retiraron bastantes subsidios. Por eso digo que se están convirtiendo en Arena 2.0. Tengo esperanzas de que todavía se salve. Yo creo que en el FMLN, a diferencia de Arena, está siendo dirigido por gente que poco a poco se está pareciendo más a Arena, pero que en su momento tuvieron la valentía de agarrar un fusil y de ir a defender sus ideales. Yo estoy seguro de que quienes están cometiendo estas barbaridades, en algún momento estuvieron dispuestos a dar su vida por defender al pueblo.

¿Entiende que su misión como político es rectificar eso?
Quisiera ayudar a rectificar eso y sé que puedo influir en rectificarlo. ¿Yo solito lo voy a lograr? Seguro que no, pero puedo ser un factor.

¿Tiene usted formalmente las puertas cerradas para la candidatura presidencial?
Nunca tocamos ese tema, jamás. De hecho, Medardo siempre fue muy claro en decir, y no a mí, en público, que el tema de candidatura presidencial no se va a tocar hasta después de las elecciones de 2018.

Toquémoslo ahora nosotros. ¿Le gustaría Medardo como candidato presidencial?
[Pausa larga y silenciosa].

Ya.
¿Qué te puedo decir?

Está claro.
Si el partido va a ser Arena, no me importa el candidato. Si el partido quiere cambiar el país, necesita tener un programa que enamore de nuevo a la gente y necesita tener a un candidato que enamore de nuevo a la gente.

Hablamos de una meta aspiracional: el FMLN quiere ganar todo, de ser posible controlar los tres poderes del Estado y evitar negociar con Arena.
Lo lindo de esto es que nunca lo van a tener si no cambian. Y si cambian y se lo merecen, el pueblo se lo va a dar, pero para eso tienen que cambiar muchísimo.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad