Publicidad

¿Tendrá el divorcio de Panamá y Taiwán un efecto dominó en el resto de Centroamérica?

El abrupto giro de Panamá al establecer relaciones diplomáticas con China puede alentar a los otros países de Centroamérica, tradicionales aliados de Taiwán, a hacer lo mismo, consideran los expertos consultados por la agencia AFP. Sobre la postura de El Salvador, el canciller Hugo Martínez asegura que “en este momento” la opción de romper con Taiwán no está “en el radar”.

Katell Abiven (AFP) / El Faro

 
 

El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, y la vicepresidenta de Panamá, Isabel Saint Malo, brindan tras la conferencia celebrada el 12 de junio en Pekín, en la que se anunció la ruptura del país centroamericano con Taiwán. Foto Greg Baker (AFP).
 
El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, y la vicepresidenta de Panamá, Isabel Saint Malo, brindan tras la conferencia celebrada el 12 de junio en Pekín, en la que se anunció la ruptura del país centroamericano con Taiwán. Foto Greg Baker (AFP).

Montevideo, URUGUAY. “Pienso que República Dominicana y Nicaragua lo seguirán pronto”, dijo en Twitter el embajador de México en China, Jorge Guajardo, tras conocerse la sorpresiva ruptura de relaciones entre Panamá y Taiwán.

Hasta 2007, los siete países de Centroamérica reconocían Taiwán. Luego, Costa Rica tomó la decisión de romper relaciones con Taipéi para volver a acercarse a Pekín. Con la ruptura de Panamá ya no le quedan más que cinco (El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Belice), pero la región sigue siendo un apoyo crucial para Taiwán.

Incluyendo a las naciones del Caribe, “ahora hay once países” en la región que apoyan a Taiwán, de un total de 20 gobiernos en el mundo, subraya Margaret Myers, directora del programa China y América Latina del centro de estudios Diálogo Interamericano, en Washington. “América Latina sigue siendo un bastión para Taiwán en número de países”, agrega la experta.

“Pero la cifra está menguando, parece que muchos países están llegando a la conclusión de que es más interesante fortalecer los vínculos con Pekín, para atraer inversiones y mejorar las relaciones comerciales”, matiza.

En el caso de Panamá, es difícil ignorar el hecho de que China es el segundo país, después de Estados Unidos, que utiliza su centenario canal interoceánico. El año pasado, China transportó a través del canal de Panamá unos 38 millones de toneladas en mercancías, es decir el 19 % del tráfico total.

El cambio diplomático ocurre una semana después de iniciarse la construcción por parte de Pekín de un puerto de contenedores, con instalaciones de gas natural, en la provincia de Colono, al norte de Panamá.

¿Quién podría ser el próximo en cambiar de bando? “Nicaragua es un candidato probable”, considera Margaret Myers. Este país alberga el proyecto más ambicioso que hay actualmente en América Latina financiado por capitales chinos: un canal interoceánico, destinado a competir con el de Panamá.

Competencia diplomática

Esta obra faraónica, estimada en 50,000 millones de dólares, no es del gobierno chino sino del grupo privado Hong Kong Nicaragua Canal Development (HKND), recuerda Myers.

En el ámbito local hay cuestionamientos a esa inversión y las obras parecen avanzar en cámara lenta desde que arrancaron a fines de 2014. Pero en términos generales, “Nicaragua fue un lugar muy acogedor para las inversiones chinas” y “no me sorprendería si es el próximo en cambiar”, señala.

Para Carlos Malamud, especialista en América Latina del Instituto Real Elcano de Madrid, todo es “parte de un proceso más largo”, que ha visto a lo largo de los últimos años cómo Taiwán va perdiendo poco a poco sus apoyos.

China, “ha sabido jugar sus cartas con América Latina, señalando que no quería competir con Estados Unidos por el control de la región”, indica Malamud.

A Centroamérica llegó más tardíamente que a Sudamérica, dirigiendo sus inversiones a tres sectores: energía, telecomunicaciones e infraestructura. Alentada por su éxito diplomático con Panamá, en lo sucesivo China podría mostrarse más activa políticamente.

El divorcio entre Panamá y Taiwán “representa evidentemente un cambio significativo”, observa Matt Ferchen, profesor de política internacional en la universidad china de Tsinghua. Esto “podría incrementar la competencia entre China y Taiwán” por conquistar el corazón diplomático de la región, adelantó.

Igualmente, Margaret Myers cree que ahora “veremos a Taiwán reforzar sus lazos con sus actuales aliados, en un intento por evitar que haya nuevos cambios entre quienes le apoyan”.

Hugo Martínez: “No lo tengo en el radar”

En una primera reacción en caliente a la ruptura de Panamá con Taiwán, el canciller de El Salvador, Hugo Martínez, aseguró este martes que en la actualidad el gobierno salvadoreño no tiene en su “radar” buscar relaciones diplomáticas con China.

“En este momento no tengo en el radar ningún establecimiento de relaciones diplomáticas con otros países del mundo y por tanto no tengo nada nuevo que anunciar”, dijo Martínez tras ser consultado en una rueda de prensa sobre la posibilidad de abrir relaciones con Pekín.

El jefe de la diplomacia salvadoreña dijo que eso era “una decisión soberana” del Estado panameño en la que El Salvador “no tiene por qué pronunciarse”.

Martínez recordó que en 2007 Costa Rica estableció relaciones diplomáticas con China, y esa decisión “no implicó ninguna afectación” en “las buenas relaciones” de Taiwán con los demás países centroaméricanos.

El Salvador no tiene relaciones con China desde 1949.

© Agence France-Presse


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 

Allison Jackson y Juan José Rodríguez (AFP) / El Faro

 

Juan José Rodríguez (AFP) / El Faro

 

 CERRAR
Publicidad